Cinco libros (+1) sobre Mario Vargas Llosa para leer en su 80 cumpleaños

0 comentarios

La bibliografía sobre Mario Vargas Llosa es ingente, abrumadora. Es, tal vez, el autor peruano que más libros y estudios ha motivado y el que más debates ha promovido, estimulados no solo por su trabajo literario sino, especialmente, por sus opiniones y posiciones políticas que ha sabido defender en cada escrito, artículo o polémica que ha sostenido. Su obra, que abarca la narrativa, el cuento, el teatro, el ensayo y el artículo periodístico, ha ocupado tanto a sus lectores más fervientes como a sus detractores más enconados. Una obra que, desde el colegio hasta la universidad, se encargan de recordarnos la importancia que reviste. Aquí les reseño cinco libros (más uno) que repasa esa obra y que por suerte se encuentran en muchas bibliotecas públicas al alcance de todos.

1. Mario Vargas Llosa: la invención de una realidad (1970), de José Miguel Oviedo. Si la memoria no me falla, este es el primer ensayo o estudio orgánico escrito sobre la obra de MVLL y el primero que ofrece una visión panorámica, completa de la misma a la fecha de su publicación. Si bien su lectura puede estar dirigida más hacia un público especializado antes que al lector común, no deja de ser un libro que se lee con el mismo interés que leemos cada libro de MVLL. Con dos partes introductorias con sendos capítulos dedicados a la biografía del novelista y a su forja como escritor, los siguientes capítulos abordan cada uno una novela del escritor en los que la cultura, inteligencia y erudición de Oviedo convierten la lectura tanto en un placer literario como en un ejercicio crítico memorable. Hay que anotar que el autor ha corregido, aumentado y reescrito el libro en las sucesivas ediciones que ha tenido el mismo, lo que ha permitido incorporar nuevos materiales y actualizar una bibliografía que resulta de una enorme importancia para el lector o investigador.

>>> Seguir Leyendo... >>>

2. Las guerras de este mundo. Sociedad, poder y ficción en la obra de Mario Vargas Llosa (2008). La obra de Mario Vargas Llosa tal vez sea una de las que más simposios, congresos y encuentros internacionales ha suscitado a lo largo y ancho del planeta. Este libro reúne las ponencias del que se organizó en Lima en 2001 y que tiene la particularidad de abordar todas las facetas del escritor, la del novelista, el periodista, el dramaturgo y el entusiasta del cine; y tanto desde la literatura y el periodismo como desde la perspectiva de las ciencias sociales. El ensayo del historiador Manuel Burga, por ejemplo, sobre las novelas “Conversación en La Catedral” y “Lituma en los andes”, mi favorito del libro, nos ofrece un análisis sobre la incomunicación que existe entre las ‘naciones’ que integran el Perú.

3. Mario Vargas Llosa, escritor, ensayista, ciudadano y político (2001), de Roland Forgues. Este libro reúne las ponencias del congreso internacional celebrado en Francia en octubre del 2001 y que, por la calidad y número de los expositores, la variedad de temas y el cuidado con el que el crítico Roland Forgues editó las actas, es uno de los más completos que se haya publicado sobre MVLL y su obra. Las 34 ponencias que recoge el libro abordan tanto los aspectos literarios y políticos de la obra narrativa y dramática del escritor, así como los sicoanalíticos, históricos y estéticos que confirman la vastedad de una obra que se abre a múltiples interpretaciones constantemente.

4. La ciudad y los perros. Biografía de una novela (2015), de Carlos Aguirre. De todos los libros publicados en los últimos años sobre MVLL o su obra, este es el que más entusiasmo ha despertado entre sus lectores, como el suscrito, que son legión. El trabajo del historiador Carlos Aguirre es una enciclopédica investigación que reconstruye el proceso de creación del libro y el de la proeza de su publicación en medio de la censura franquista, una publicación que no estuvo exente de problemas, concesiones, rechazos y anécdotas que Aguirre reconstruye con una suficiencia realmente admirable. El libro (que constantemente 'actualiza' a través de un blog que proporciona datos o referencias nuevos o que quedaron fuera del libro) está escrito para ser leído por todos, no es un libro escrito para especialistas y vargasllosianos irredentos, sino también para todo aquel que ama los buenos libros, la excelente lectura y la inteligencia expresada en palabras. Sin la menor duda, un libro magnífico como pocas veces se ha escrito en nuestra historia cultural. Casi como el libro del que trata.

5. Mario Vargas Llosa, entrevistas escogidas (2004), de Jorge Coáguila. El periodista Jorge Coáguila ha tenido el acierto de compilar y seleccionar las mejores entrevistas que a lo largo de su vida ha dado MVLL. Más aún, las ha publicado acompañadas de un conjunto de notas y apuntes que ayudan a comprender mejor el contexto en que cada una de ellas se realizó. La última edición de este libro que ya lleva tres, suma treinta y ocho entrevistas que recorren toda la carrera literaria de MVLL, desde la primera, en 1964, hasta la última, en 2010, cuando se le concedió el premio Nobel de Literatura. Un ejercicio de documentación y pesquisa digno de encomio.

6. Mario Vargas Llosa. La libertad y la vida (2008). Este libro en formato grande y en impresión de lujo es el catálogo de la mega exposición que en 2008 organizó la PUCP en la Casa Museo O’Higgins del centro de Lima y que reunió material gráfico, bibliográfico, fotográfico y documental (la mayoría de él proveniente del archivo personal del escritor y de los archivos de la Universidad de Princeton) casi desconocido para sus miles de lectores. Es, en realidad, un libro para coleccionistas que tiene el mérito de documentar bastante bien el proceso creador de las principales novelas de MVLL. Un libro que, sin duda alguna, engalana cualquier biblioteca.



Notas relacionadas:

Diez libros (+1) de Mario Vargas Llosa para leer en su 80 cumpleaños
Diez libros para leer o volver a leer este verano
Diez libros sobre la Primera Guerra Mundial que todos deberían leer
Diez libros sobre la Segunda Guerra Mundial que todos deberían leer
Los libros del Día D


Diez libros (+1) de Mario Vargas Llosa para leer en su 80 cumpleaños

0 comentarios

A más de treinta y cinco años de haber leído el primero de muchos libros de Mario Vargas Llosa, un océano de ideas, posiciones, declaraciones, manifiestos, escritos y puntos de vista sobre una diversidad de temas (generalmente políticos) me han alejado de quien, a los dieciséis años, me reveló que la vida podía ser mejor de lo que es si se tiene una buena novela con que sobrellevar las decepciones juveniles, la falta de trabajo o un pésimo desempeño escolar. Hoy, a mis más de cincuenta años, lo sigo creyendo fervientemente. Lo que queda fuera de toda duda es que siempre habrá una buena razón o una excusa (elija usted la que más le acomode) para leer un libro suyo y disfrutar las largas horas que uno pase con él, sea cual sea este. No se deje llevar, como hacen otros, por prejuicios políticos o ideológicos (como del que presume cierta excongresista fujimorista que afirma jamás haber leído un libro de Vargas Llosa –“¡Ni lo leeré!” –), porque se perderá de una experiencia intelectual y literaria como pocas que no solo alimenta nuestro espíritu, sino que además nos vacuna contra ciertas formas de deficiencia moral y política contra las que muchas personas (como la excongresista) no están inmunizadas. Un poco para facilitarles las cosas, les sugiero esta lista de libros de nuestro Premio Nobel que humildemente leo y releo todos los años para, como dije, vacunarme contra lacras como el fanatismo, la ignorancia, el autoritarismo, la intolerancia, el militarismo o la simple estupidez. Y por si se lo preguntó, sí: están ordenados de acuerdo a mi muy personal orden de importancia. De querencia, debería decir.

>>> Seguir Leyendo... >>>

1. La Guerra del fin del mundo (1981). Cuando apareció este libro, la campaña publicitaria de la editorial lo presentaba como “la mayor aventura literaria de nuestro tiempo” y es lo más cercano a la realidad que se puede decir de este libro. ¿Cuál es la trama de LGDFDM? Decir que recrea la rebelión de Canudos en el Brasil de fines del siglo XIX sería circunscribirla a un hecho puntual que en realidad es solo el marco donde el autor presenta los problemas políticos, morales, históricos e ideológicos de nuestro tiempo. Así, la historia de Antonio El Consejero y su legión de seguidores se convierte en una profunda reflexión sobre el fanatismo y las utopías y sobre el sempiterno enfrentamiento modernidad-tradición. Además, como el propio autor explicó en una entrevista el año de la aparición del libro, LGDFDM más que una historia es “un árbol de historias”, lo que en buena cuenta significa que es una novela tan oceánica como inacabable. Por cierto, este fue el primer libro que me regalaron y leí de él y el único del que me he preocupado que lleve su autógrafa. Nunca más he vuelto a pedir (o necesitar) que me firme otro libro suyo.

2. Conversación en La Catedral (1969). Alguna vez leí que el gran Luis Buñuel tenía sobre su mesa de noche un ejemplar de esta novela con cientos de anotaciones hechas con lapicero rojo. Eran los apuntes y notas, según recuerdo, que este gran director había hecho para adaptarla al cine. Ignoro si la historia es cierta, ignoro si este ejemplar anotado de CELC existe en la Casa Museo de Buñuel en México, pero lo que sí me queda claro es que el audaz que se atreva a llevar a la pantalla grande esta novela total, que contiene a todo el Perú contemporáneo en sus páginas, necesitará talento, eso que ponen las gallinas y más talento para hacerlo. La que tal vez sea su mejor y más lograda novela es el relato de una rencilla familiar que se convierte en el retrato de una dictadura y de una época, en un mosaico de voces e historias entretejidas y entrecruzadas con un virtuosismo y técnica literarios como pocas veces se ha visto en nuestra literatura y que reflejan la compleja composición de la sociedad e historia peruanas. Yo también, como su autor, elegiría a este libro si tuviera que salvar uno solo de todos sus libros del fuego.

3. La ciudad y los perros (1963). Es la novela de Vargas Llosa que menos releo pero que siempre recomiendo leer primero a quien desee iniciarse en su obra. Y es que se trata de una obra que desde la primera línea deslumbra a quien la lee y lo enfrenta con algo completamente distinto a todo lo que ha leído hasta entonces. Escrita a los 26 años, catapultó a la novela peruana a un universo literario del que nunca más volvió. Es una novela de aprendizaje que rompe con la tradición de las novelas de aprendizaje, en la que sus jóvenes protagonistas (Alberto, El Esclavo, El jaguar) descubren un mundo marcado por la violencia y códigos de honor y lealtad que los deshumanizan. Ningún autor peruano ha vuelto a repetir la proeza de escribir una novela como esta, a esa edad y con los resultados que ya todos conocemos. Como dije, es la mejor puerta de entrada a la novelística vargasllosiana.

4. García Márquez: Historia de un deicidio (1971). Leí este libro -que en realidad es su tesis doctoral- en la clásica y única edición que se hizo de él (tengo entendido que el volumen VI de sus Obras Completas en Círculo de Lectores lo reedita) y que hoy es casi una joya bibliográfica que los libreros de viejo suelen vender como un artículo de lujo, que lo es. Apenas concluí su lectura volví a la primera página para empezar y entender ese desmontaje propio de un relojero, pieza por pieza, que hace de un libro irrepetible como es “Cien años de soledad” y para lo cual MVLL leyó toda la obra del y sobre el escritor colombiano de un modo tan obsesivo que uno solo puede llegar a esta conclusión después de leerlo: a Vargas Llosa le hubiera gustado escribir “Cien años de soledad”.

5. El pez en el agua (1993). Las Memorias que escribió Vargas Llosa tras su frustrada carrera política a fines de los 80 y que concluyó en su aparatoso fracaso en 1990 son, tal vez, las más sonadas, cautivantes, tiernas, duras y mejor escritas memorias de toda la historia peruana. Es un gran libro de memorias, pero es, ante todo, un arreglo de cuentas con todos los protagonistas de aquella turbulenta época. No exagero si digo que son pocos los que quedan indemnes tras el ejercicio memorioso de Vargas Llosa. Es también el libro de memorias más pirateado de la historia editorial peruana. Un dudoso honor que, cuando apareció, dio origen al mito de que fue el propio Vargas Llosa quien había propiciado y financiado una edición pirata de su libro para que todos leyeran su verdad de la campaña electoral del 90. Nada más falso. Y lo reafirmo ahora: un bulo espurio que no se merece un gran libro como este.

6. Pantaleón y las visitadoras (1973). Nunca he entendido muy bien porque algunos críticos y lectores califican como una obra menor a esta novela que es una de las más logradas, mordaces y originales de todas las que ha escrito Vargas Llosa. El alegato antimilitarista de esta obra recurre al humor más bizarro para zaherir de manera fulminante todos los fanatismos que nos carcomen: el del nacionalismo, el fundamentalismo religioso, el militarismo, el machismo. La historia del servicio de ‘visitadoras’ que organiza un capitán del Ejército peruano para saciar las urgencias sexuales de la tropa es, sin la menor duda, la crítica más feroz que esta institución y sus valores hechos de papel maché han recibido en toda su historia y de la que no salen bien librados. Lo repito: uno de los mejores libros salidos de la pluma de VLL.

7. La fiesta del Chivo (2000). Hubiera querido incluir a “La casa verde” en esta lista, pero para no sumar demasiados libros de la primera época de VLL incluyo este que está ambientada en los días finales de la dictadura de Rafael Leónidas Trujillo, apodado El Chivo, en República Dominicana, y que relata, en tiempos diferentes, una tragedia personal y la de un país, hilvanadas por esa maestría técnica y narrativa de sus mejores novelas. Como periodista, la lección que deja el trabajo de documentación que requirió y exhibe este libro es una que tengo siempre muy presente cuando emprendo cualquier trabajo frente a la computadora. Tal vez el mejor elogio que ha recibido LFDC fue lo que respondió Gabriel García Márquez cuando alguien le preguntó qué le había parecido el libro: “Esto no se le hace a un viejo”, dicen que dijo. Sin el menor asomo de duda, se trata de la última gran novela de un gran escritor (por lo menos, hasta hoy).

8. Historia de Mayta (1984). En una entrevista que dio cuando apareció este libro a una pregunta sobre el personaje principal (un trotskista en el invierno de su vida), Vargas Llosa responde esto (cito de memoria): “El protagonista es pobre, provinciano y comunista. Cómo podía hacerlo, todavía, más marginal y me dije: maricón”. Está tan convencido de esta premisa que incluso se lo confiesa al Mayta verdadero en la propia novela cuando le explica porqué lo hace: “Para acentuar su marginalidad, su condición de hombre lleno de contradicciones”. Si alguna novela contiene al nuevo Vargas Llosa político, al desilusionado de la Revolución Cubana y al defensor a ultranza del liberalismo esa es HDM, que contiene todos los prejuicios, fobias e ideas preconcebidas de su nuevo catecismo ideológico. El propio Vargas Llosa ha escrito que se trata de su novela peor entendida y más maltratada. Esto que lee es una prueba de ello.

9. La verdad de las mentiras (1990). Este libro se puede leer como la mejor guía de lecturas que uno puede encontrar, como el canon personal del autor, como una introducción a los estudios literarios o como usted desee. El asunto fundamental es que lo lea. Todas las personas amantes de las novelas y la literatura deberían leer este conjunto de 35 ensayos sobre igual número de novelas (la edición original era de 26) en los que Vargas Llosa explica el germen, naturaleza y sentido de 35 novelas capitales del siglo XX. Lo mejor de este libro es que lo empuja a uno a salir corriendo a buscar el libro sobre el que acaba de leer sin pasar al ensayo siguiente. Debo a su lectura el descubrimiento de autores que, confieso con vergüenza, apenas conocía o conocía mal. “Sostiene Pereira”, de Antonio Tabucchi, es uno de ellos. No saben cuánto se lo agradezco.

10. Obra periodística completa (2012). Hace unos años, en un foro con internautas del diario “El País” de España, Vargas Llosa respondió lo siguiente a una lectora que le dijo que sus novelas la habían ayudado mucho, pero que no soportaba las ideas que defendía en sus artículos periodísticos: “No se haga problemas. Lea solo mis novelas y olvídese de mis columnas”. Yo no estoy muy seguro de este consejo. Como escribe en el prólogo de las casi 5,000 páginas en tres tomos, todos los temas, asuntos, problemas, personas, ideas, autores y libros que a lo largo de más de cincuenta años de ejercicio periodístico han merecido la atención de su columna quincenal están ahí. Y especialmente, todos los Vargas Llosas que conocemos. Quien lea al novelista no puede ignorar al comentarista de la realidad, la política o la cultura nacional e internacional porque, aunque usted no lo crea, el Vargas Llosa periodista no es el mismo que escribe sus novelas. Se lo aseguro. Por cierto, curiosamente esta obra periodística completa no lo es. Le faltan como medio centenar de artículos que dos acuciosos lectores mexicanos detectaron para su disgusto y molestia. “¡Queremos al Vargas Llosa periodista completo!”, reclamaron. Yo también.

11. Cinco esquinas (2016). No solo es la última de sus novelas publicadas sino también la que nos devuelve al Vargas Llosa que muchos extrañábamos. Ese que, al igual que en “Conversación en La Catedral”, podía contener al Perú entero (y actual) en un libro de ficción mejor que cualquier ensayo o estudio sociológico. La obra inicia con una escena erótica que, como suele suceder con los mejores libros del género, ‘se leen con una mano’, para luego ofrecer el retrato despiadado de una sociedad desde todos sus ángulos, aristas y protagonistas. Un retrato en el que muchos de sus estamentos, como el periodístico o el político, salen maltrechos, lo mismo que sus personajes. Por cierto, hay quienes han alabado la maestría con la que MVLL ha construido el personaje de La Retaquita, pero es el de Juan Peineta el personaje que mejor retrata la frustración, envilecimiento y fracaso de estos últimos años.



Notas relacionadas:

Cinco libros (+1) sobre Mario Vargas Llosa para leer en su 80 cumpleaños
Diez libros para leer o volver a leer este verano
Diez libros sobre la Primera Guerra Mundial que todos deberían leer
Diez libros sobre la Segunda Guerra Mundial que todos deberían leer
Los libros del Día D


Carlos Aranibar (Lima, 18 de julio de 1928 - 21 de marzo de 2016)

0 comentarios

La tarde de hoy falleció el historiador Carlos Araníbar Zerpa, una de las mayores figuras de la historiografía peruana contemporánea. Discípulo de Porras, compañero de aulas de Pablo Macera, Araníbar integró una de las generaciones de intelectuales e historiadores más fecunda y original que haya dado San Marcos. Un auténtico erudito que dio sobradas muestras, en distintas ocasiones y escenarios, de su conocimiento casi omnisciente sobre las crónicas y cronistas que conocía como si él mismo hubiera sido testigo de su escritura. Precisamente, este año publicó, con el sello editorial de la Biblioteca Nacional, una monumental edición de la "Nueva corónica y buen gobierno”, de Guamán Poma de Ayala en cuatro tomos que si no es definitiva, tardará mucho en ser superada por otra. Su muerte enluta no solo a la comunidad de historiadores peruanos, sino a toda la cultura peruana porque con su desaparición se va el que tal vez sea uno de los últimos sabios peruanos. Descanse en paz, maestro. (Los interesados en despedir al maestro Aránibar y acompañar a sus deudos, el velorio será hoy hasta las 10 de la noche en la Parroquia de Nuestra Señora del Carmen -Carmelitas-, en Paseo de la República Nº 6045, Miraflores, frente al Parque Reducto). Y mañana de 9 a 4 de la tarde. Posteriormente sus restos serán cremados en el cementerio Jardines de la Paz del kilómetro 19 de la Panamericana Sur).


¿La función de la palabra o del ego?

0 comentarios

A mí nunca terminará de sorprenderme la enorme seducción que Marco Aurelio Denegri suscita en una legión de personas, medios de comunicación, universidades y personas cultas o instruidas. No porque no tenga algo interesante o inteligente que decir, sino por el pedestal de intelectual completo y consumado al que lo han aupado todos ellos. Tampoco le voy a negar su enorme capacidad como el gran comunicador que es, en esencia su verdadero y gran mérito. Pero haciendo las sumas y las restas está muy lejos de ser el intelectual que muchos creen que es y mucho menos el difusor de conocimientos y cultura que todos dan por cierto. Una prueba de lo dicho, y de las claras limitaciones de las que padece o sufre, es la entrevista a Guillermo Nugent que cualquiera que conozca su obra o haya leído el libro que los reúne ("Errados y errantes. Modos de comunicación en la cultura peruana", su mejor libro desde "El laberinto de la choledad"), sabe que ha sido un desperdicio de tiempo, programa e invitado. Si miran bien el video de la entrevista, podrán deducir las características, las grandes líneas maestras de su programa y los grandes defectos (que para muchos es su gran virtud) que definen a MAD. Para empezar, utiliza los cinco primeros minutos del programa para hablar de lo que ha leído, lo que ha entendido de eso y las hipótesis o conclusiones a las que ha llegado (una clara muestra de que tiene graves problemas con su ego), para finalmente decirle a ese invitado de lujo que es Nugent: “Pero claro, quería saber su opinión”.

>>> Seguir Leyendo... >>>

Luego, entre pregunta y pregunta, suelta títulos y autores de los que está convencido nadie ha leído o conoce solo él, con lo cual construye esa imagen de intelectual que ha leído todos los libros del mundo (algo que se decía de Borges, y que en su caso sí era cierto), siempre remarcando la frase: “que he leído”. Alguien, un comunicador cultural o un intelectual serio que cita a un autor o un libro en particular, ¿tiene necesidad de señalar esto? Por esta misma razón, citas innecesarias de libros y autores para reafirmar lo que piensa, la entrevista, todas sus entrevistas, siempre se van por otro rumbo. A mí, por ejemplo, me hubiera gustado escuchar más a Nugent hablar de su propio libro y el tema, o temas de este, que son los modos de comunicación en la cultura peruana como reza el subtítulo del mismo, y menos de las lecturas o conversaciones que Denegri ha tenido. (Quien quiera hacerse una mejor idea de todos esto, le sugiero leer la entrevista de Pablo Sandoval al autor que figura al final del libro que cumple bastante bien ese objetivo). Finalmente, como ya señalé, creo que el gran problema de MAD es su ego, su enorme ego. Si se toman las molestias de sumar los minutos que utiliza él y los que utiliza su entrevistado, verán que tanto habla él como este, incluso en ocasiones más él propio Denegri. Esto me recuerda el caso de un colega que presumía de los escritores que había entrevistado y las fotos que se había tomado con todos ellos, que de alguna forma lo confirmaban también como ‘un intelectual que habla de los libros que ha leído’.

Todo esto explica porque una persona como el señor MAD tiene un ‘programa cultural’ en el canal del Estado: pues por la sencilla razón, como mencioné, que como comunicador la sabe hacer, pero no porque sea, me parece, el intelectual más idóneo para un programa de este tipo (quienes recuerdan a Luis Alberto Sánchez y su programa en el mismo canal saben muy bien de lo que habló). Pero tampoco es el único y, como se puede concluir, con RTP pasa lo mismo que con todos los medios de comunicación: se rinde a la cuestión de rating, a la popularidad del entrevistador y no de si se trata de la mejor opción. De hecho hay muchos comunicadores o periodistas culturales que podrían desempeñar un mejor papel que el de Denegri, pero popularidad manda (un viejito perorando sobre la tetamenta, la nalgamenta y la piernamenta siempre será más atractivo que un historiador, por ejemplo, hablando con otros intelectuales sobre sus libros). Además, en un país que no lee pero le gusta parlotear sobre los libros que no ha leído pero que igualmente juzga, Denegri está perfecto. Así de simple.



María Rostworowski de Diez Canseco (1915-2016)

1 comentarios

En una ocasión, cuando el patriota José Martí se encontraba en el exilio, intentaba escribir una carta a su madre en la que le expresaba cómo se sentía lejos de los suyos y de su pueblo, de las luchas por su libertad de este. Intentaba, porque no podía poner en negro sobre blanco todos los sentimientos que lo embargaban, que le dolían. “Con palabras no puedo, con palabras no puedo”, fue todo lo que pudo escribirle a su madre. He recordado esta historia al enterarme de la muerte de María Rostworowski, ocurrida hoy y que ha dejado en todos los que la conocían, leían y escuchaban la triste sensación de una orfandad que hiere. Nunca podremos con palabras expresar la enorme deuda que tenemos todos los que nos iniciamos en la historia leyendo sus libros, la lección de trabajo y vitalidad que hasta el último instante siempre nos dio, la entereza para sostener sus ideas y el empeño que puso en cada investigación que emprendió y que culminaba en libros que se vendían y leían con fruición. Podrán algunos estar en desacuerdo con algunas de sus hipótesis y conclusiones, con sus libros que muchos guardamos como objetos de colección luego de haber sido de estudio y debate, pero nadie podrá negarle que detrás de cualquiera de ellos hay un trabajo de compulsa de archivos verdaderamente abrumador. Con la partida de esta señora, cuya mayor credencial era haber logrado lo que logró siendo una autodidacta, se cierra un capítulo muy importante y significativo de la historiografía peruana, en el que la etnohistoria adquirió un nivel y una importancia, académica y pública, que me atrevo a decir, es el gran legado que le deja al Perú. Descanse en paz, doña María.


Historia secreta de "La ciudad y los perros"

0 comentarios

Este año no partícipe en la encuesta sobre Los Mejores Libros de Historia del 2015 (encuesta que llevaron a cabo los historiadores Alex Loayza y Víctor Arrambide) por motivos personales, pero me hubiera gustado hacerlo para votar y encumbrar al primer lugar al que, para mí, es el mejor libro de historia publicado en el Perú el año pasado: "La ciudad y los perros. Biografía de una novela" (PUCP), de Carlos Aguirre. En su momento hice una breve reseña del libro y compartí aquí todo lo que se ha publicado sobre esta estupenda investigación que tardará mucho en ser superada, tanto en el tema como en el método de trabajo e investigación, así que me eximo de decir más de lo mismo. Solo me gustaría agregar que si la novela de Vargas Llosa cambió para siempre la literatura peruana y contribuyó a poner a la latinoamericana en el lugar que hoy ocupa, el libro de Aguirre, que reconstruye la factura del libro y el proceso de su publicación en medio de la censura franquista, es el mejor reconocimiento que puede recibir un libro como el de MVLL. El libro (que constantemente 'actualiza' a través de un blog que proporciona datos o referencias nuevos o que quedaron fuera del libro) está escrito con las armas y herramientas del gran investigador que es Aguirre y, por si fuera poco, con la prosa de un novelista que permite que el lector lo lea de un tirón de la primera a la última página, lo que en buena cuenta significa que es un libro no solo para especialistas y vargasllosianos irredentos, sino también para todo aquel que ama los buenos libros, la excelente lectura, la inteligencia expresada en palabras. Todo eso es el libro de Carlos Aguirre, que desmenuza bastante también Ángel Páez en la entrevista al historiador que publica hoy La república. No se la pierdan.


Llega a su fin la trilogía sobre Trajano

0 comentarios

Un prurito de desprecio por los best sellers escritos a pedido y dictados por el marketing más pesetero había impedido que un lector de novelas históricas como el suscrito leyera hasta ahora a un autor como Santiago Posteguillo. Llegue a él gracias a la recomendación que en su muro de Facebook hizo un lector culto y atento como lo es el doctor Carlos Ramos Núñez, que en un post muy entusiasta daba sobradas razones para acometer la lectura de su voluminosa trilogía sobre Escipión el Africano. Luego de concluir esta, le metí el diente a los dos primeros volúmenes de su segunda trilogía sobre Trajano, el primer emperador hispano de Roma. Como anunció en su momento la editorial Planeta, hace unos días salió a librerías de España el esperado tercer volumen, con lo cual la espera de miles de sus seguidores (entre los que me cuento) ha concluido. Solo nos queda esperar que no tarde en llegar pronto a estas tierras un libro del cual su propio autor ha dicho: "Es la novela más completa y de la que más orgulloso estoy hasta la fecha", con lo que la espera se hará más angustiante.


Tom Zuidema (1927-2016)

2 comentarios

Un amigo me escribe para comunicarme una lamentable noticia: el antropólogo e historiador Tom Zuidema ha fallecido. Especializado en la cultura inca, Zuidema llegó al Perú en los años 50 y desde entonces se dedicó a investigar y estudiar con tesón la organización social, cultural y económica de esta cultura, esfuerzo que derivaron en una serie de trabajos y publicaciones que hoy se consideran imprescindibles para los especialistas en la materia. Su obra, tan polémica como innovadora, permitió abrir debates y discusiones con sus críticos y seguidores de un modo que permitió ampliar los horizontes sobre el tema. En el 2007, Zuidema, muy vinculado al Perú, donó parte de su biblioteca personal al Cusco, siendo la biblioteca del Centro Bartolomé de las Casas de esa ciudad la recipendiaria de la donación. Su última actividad oficial en el país fue la presentación, en diciembre de 2014 en la Biblioteca Nacional, de "El calendario Inca. Tiempo y espacio en la organización ritual del Cusco. La idea del pasado", una voluminosa obra de más de 900 páginas publicadas por el Fondo Editorial del Congreso de la que muchos hablan y que pocos han podido reseñar habida cuenta de lo intrincado que en ocasiones resultan sus investigaciones y libros. Con todo, la deuda que el Perú tiene con este peruanista holandés es enorme. Ojalá sepamos honrarla y reconocerla. Descanse en paz.


Publican libro sobre el rol de las mujeres en la época prehispánica

0 comentarios

Chiclayo, feb. 28. El rol de las mujeres en la época prehispánica en la costa norte del país es abordado en la publicación del libro titulado: “Chornancap, palacio de una gobernante y sacerdotisa de la cultura Lambayeque”, informó Carlos Wester, director del proyecto de investigación Chotuna-Chornancap.

Indicó que el Ministerio de Cultura, a través de la Unidad Ejecutora 005 Naylamp - Lambayeque, financió la publicación de este compendio que reúne información científica que explica la complejidad e importancia de una residencia de élite de la cultura Lambayeque que sirvió como espacio de prácticas de rituales y mausoleo de una gobernante mujer.

>>> Seguir Leyendo... >>>

"Esta es una publicación que, a diferencia de muchas que se han realizado, trata de un tema que no se ha tocado a lo largo de la arqueología peruana, y que se ha empezado a poner de manifiesto en los últimos 20 años. Tiene que ver con investigar el papel, el rol de las mujeres en la historia antigua de nuestro país y especialmente en la costa norte”, destacó.

Wester recordó que las investigaciones que se realizaron por el especialista Luis Jaime Castillo en la zona de San José de Moro, en la región La Libertad, permitieron que se conozcan las tumbas de mujeres muy importantes de la época Mochica Tardío. Además, en el año 2004 el arqueólogo Régulo Franco excavó la tumba de la Dama de Cao.

“Nosotros conocíamos a través de los cronistas la presencia de mujeres importantes de la aristocracia del siglo XVI, llamadas 'Las capullanas', mujeres con mucho poder y autoridad. Pero en el caso de la cultura Lambayeque, teníamos un vacío donde no se podía hablar de un tema de género con un rol protagónico de mujeres. Estamos hablando de las tumbas de Sicán, de la tumba este y oeste con personajes masculinos", comentó.

Sin embargo, dijo que con el apoyo del Ministerio Cultura se excavó en Chotuna-Chornancap en los últimos diez años, y en octubre del 2011 se descubrió la tumba de un personaje femenino de aproximadamente los siglos XII y XIII después de Cristo, lo que permitió entender el rol de las mujeres en la época Lambayeque”, sostuvo.

El investigador refirió que esta investigación constituye un proceso muy largo que abarca el periodo Mochica horizonte medio y la época Lambayeque hasta la época en que los conquistadores españoles llegaron al país.

“Este volumen de 430 páginas ilustradas trata los detalles de la sepultura de la sacerdotisa de Chornancap, el valor de los objetos a nivel simbólico, de las explicaciones que tienen estos objetos en el conjunto de la tumba, así como de la relación que tiene esta mujer con otros territorios y cómo aparece este personaje en la historia. También se plantea si es que hay alguna posibilidad de que tenga una relación ancestral; es decir, que se convierte al morir en una divinidad o sencillamente es una mujer que por mera casualidad tiene protagonismo”, manifestó.

Wester mencionó que este compendio reúne toda la información de la que se dispone hasta el momento. “Es un volumen que tiene cuatro partes y doce capítulos. Se ha contado con una colaboración importante para la documentación gráfica y el privilegio de que el arqueólogo Alfredo Narváez, especialista en el tema Lambayeque, haya escrito el prólogo. Además, la presentación estuvo a cargo del doctor Luis Jaime Castillo y el comentario principal a cargo de la doctora Joanne Pillsbury, experta en arte antiguo de América, quien labora en el Museo Metropolitano de Arte de Nueva York”, destacó.

Distribución de ejemplares a los colegios

El investigador destacó que estos libros serán distribuidos a los principales colegios de Lambayeque. “Ha sido redactado en un lenguaje sencillo y muy accesible a cualquier lector para que llegue a la comunidad", subrayó al mencionar que la publicación demandó un plazo de 18 meses.

Precisó, que este texto ha sido traducido al idioma inglés y se ha empezado hace algunos días su difusión a nivel digital en las principales universidades de Estados Unidos, porque no se ha impreso en ese idioma, sólo en español. “Los resultados han sido muy satisfactorios y se han empezado a tener solicitudes para comprar el texto en español antes de su presentación”, apuntó.

La tumba de la sacerdotisa fue hallada en octubre del 2011 en la huaca Chornancap y se trata de una soberana o reina de la época que expresa el poder femenino en la cultura Lambayeque. Allí se encontró un fastuoso ajuar compuesto de orejeras, conchas spondylus y otras joyas. A finales del año 2012 se presentó a la comunidad nacional e internacional su rostro reconstruido.

La presentación del texto ante la prensa regional se realizó con la participación de los arqueólogos que brindaron su aporte científico, como Marco Fernández Manayalle, Manuel Curo Chambergo, Samuel Castillo y Juan Martínez, así como representantes de la Unidad Ejecutora Naylamp-Lambayeque.


Tesoros de la Sacerdotisa de Chornancap serán exhibidos en Museo de Nueva York

0 comentarios

Chiclayo, feb. 28. Los tesoros de la tumba de la Sacerdotisa de Chornancap junto a otros objetos precolombinos, serán exhibidos en el Museo Metropolitano de Arte de New York, lo anunció el director del Museo Nacional Bruning de Lambayeque, Carlos Wester La Torre.

Se informó que en setiembre del 2017 se presentarán estos importantes bienes culturales, para ser vistos por miles de personas.

Agregó, que existe un compromiso formal de la exhibición de ocho piezas originales de la tumba de la sacerdotisa que se sumará a un lote mayor de piezas que conformarán una gran exposición sobre los "Tesoros de América".

>>> Seguir Leyendo... >>>

Precisó que entre los objetos de la Tumba de la Sacerdotisa que se exhibirán figuran copas, el cetro, la corona y un par de orejeras.

“Todavía no existe la autorización para su salida porque se está en el proceso del convenio que se tendrá que suscribir entre los organizadores y el Ministerio de Cultura”, comentó en diálogo con la Agencia Andina.

Mencionó, que se coordinará todo el tema de seguridad para el traslado de este valioso patrimonio cultural de la Nación que permanecería hasta mayo del 2018 en Estados Unidos.

Advirtió que sería la primera vez que los tesoros del ajuar funerario de la Sacerdotisa de Chornancap traspasaría la frontera del país.

“Hay mucho interés en ese país, que ha empezado con el Libro que muestra los resultados de las investigaciones científicas de la Tumba de la Sacerdotisa de Chornancap que se complementaría con el traslado de las piezas”, comentó.

Renovación de Sala

Por otro lado, en el Museo Bruning de Lambayeque se presentó la renovada Sala donde se exhibe al público las más de 300 piezas de cerámica y metal como aleaciones de oro, cobre, plata que son parte del ajuar funerario de la Tumba de la Sacerdotisa de Chornancap.

“Aquí existe más seguridad y control para que el contexto funerario se pueda lucir ampliamente, donde se presenta en un ambiente la primera parte de la introducción de la investigación con los iniciales hallazgos. Los objetos están distribuidos en el orden en que fueron apareciendo en la sepultura”, indicó.

Mencionó que luego existe un corredor que conecta los dos espacios a través de la presentación de una alegoría marítima donde se presenta otros bienes que son parte de los elementos rituales como copas, vasos acompañado de información gráfica.

“Esta Sala ha sido abierta hoy coincidiendo con la presentación de Libro de Chornancap, para que el público puede empezar a disfrutar de la colección en toda su magnitud”, aseguró.

No concluye aún restauración del total de bienes de la Tumba de la Sacerdotisa

En otro momento, el especialista informó que aún no se concluye la restauración del total de bienes hallados en la tumba de la Sacerdotisa de Chornancap.

Advirtió, que la labor de restauración de piezas es muy lento por su minuciosidad en el trabajo.

“Por ejemplo una litera con un personaje sentado hallado dentro del fardo funerario que estaba totalmente desarticulada, tardó su recuperación unos cuatros meses. Se trata de un elemento simbólico que aparece en la tumba y dentro del fardo”, sostuvo.

Recordó, que existen piezas cuya restauración demandó un tiempo de unos siete meses como el caso de la máscara. “Tenemos una escasez de conservadores de metales”, acotó.

La tumba de la sacerdotisa fue hallada en octubre del 2011 en huaca Chornancap (Lambayeque) y, se trata de una soberana o reina de la época que grafica el poder femenino en la cultura Lambayeque.

Fue hallado con un fastuoso ajuar entre orejeras, conchas spondylus y joyas. A finales del año 2012 se presentó a la comunidad nacional e internacional su reconstruido rostro.


¿Es Spotlight un film anticatólico?

0 comentarios

Cuando en 1997 se le concedió el Premio Nobel de Literatura a Darío Fo, el dramaturgo italiano acérrimo crítico del capitalismo, la mafia y el Vaticano, L'Osservatore Romano (el diario oficial del Vaticano) editorializó que lamentaba profundamente la decisión de la Academia sueca y que no se explicaba cómo, habiendo tantos autores a quien premiar, se le hubiera dado el premio a Fo. Por supuesto, las críticas y respuestas a ese penoso editorial vinieron de todo el mundo. Hoy, tras el triunfo de Spotlight en los Oscar de anoche, ha sido más cauto y se ha apresurado a 'poner el parche', como decimos acá, y a aclarar que la película "no es un filme anticatólico". Y yo, como ustedes seguramente, me pregunto quién dijo o afirmó tal cosa. El film no denuncia al catolicismo, sino a sus autoridades, a una alta jerarquía que no solo permitió el abuso sexual de menores al cambiar a los responsables de estos una y otra vez de parroquias, sino también que los encubrió de un modo tan diligente que ha evitado que estos respondan a la justicia por años. Esto es lo que denuncia el reportaje del Boston Globe y que cuenta la película. En ningún momento ni uno ni otro ataca al catolicismo como tal, sino a sus representantes, una acusación que llega hasta al ahora santo Juan Pablo II. Más aún, en el texto que firma Lucetta Scaraffia (inteligentemente, L'Osservatore Romano ha evitado esta vez editorializar y ha dejado el asunto de aclarar las cosas a sus periodistas vía columnas de opinión), se menciona el esfuerzo "largo y tenaz" de Joseph Ratzinger, cuando era prefecto de la Congregación por la doctrina de la fe y como Papa, contra la pedofilia en la Iglesia Católica y las "dificultades" para frenarla o castigarla. Lo que en buena cuenta significa un reconocimiento explícito que el enemigo a combatir no es la doctrina católica sino sus representantes ("demasiado a menudo la institución eclesiástica no ha sabido reaccionar con la necesaria determinación frente a estos crímenes", confiesa). Bastante cínico suena, sin embargo, que aclare que la pedofilia es una lacra que no es exclusiva de ellos, sino que esta también existe en las familias, en los círculos deportivos y en las escuelas laicas ("Los ogros no llevan exclusivamente el vestido talar"), para insistir en algo que ya parece un dogma como el de la infalibilidad del Papa: "La pedofilia no deriva necesariamente del voto de castidad". No, no deriva necesariamente, pero vaya que la fomenta. El texto concluye que todavía hay confianza en la institución católica y en la 'limpieza' que esta realiza para que hechos abominables como los que retrata la película no se repitan. Si realmente quieren que les creamos, que saquen de su dorado 'retiro espiritual' a Luis Fernando Figari, fundador del Sodalicio de vida cristiana, acusado de haber cometido decenas de abusos contra miembros de esta comunidad cuando aún eran menores de edad, y entréguenlo a la justicia peruana. Sería el mejor editorial que el Vaticano podría firmar.


Porqué hay que celebrar el Oscar a Mejor Película de Spotlight

0 comentarios

No quiero subirme al carro de los vencedores pero me alegra enormemente que el Oscar a la Mejor Película este año haya sido para Spotlight, la película que relata la historia del grupo de periodistas que investiga y denuncia el abuso sexual de miles de menores por parte de sacerdotes y cómo estos abusos fueron encubiertos por la Iglesia Católica (investigación que les mereció en su momento un premio Pulitzer). Sin embargo, lo que hay que decir claramente y en voz alta es que este es un premio que reconoce lo mejor del periodismo y no al periodismo en general como algunos ingenuamente creen (quienes hayan visto la película saben sobradamente de qué hablo). Es decir, al auténtico periodismo, encarnado en el equipo de investigación de un diario, el Boston Globe, y no a ese tipo de periodismo bobo, farandulero, fotogénico y emasculador que aquí abunda y que está celebrando como si se reconociecen ellos en el premio. Amigos, cuando piensen en Spotlight piensen en gente como la de OjoPúblico, IDL-Reporteros o Convoca, que son, entre nosotros, el último reducto del verdadero periodismo. El resto es solo una concentración de diarios y medios que ha decidido qué debemos leer, cuando debemos pensar, aquién escuchar y de quién debemos conocer hasta los colores de sus sábanas, confundiendo el fin mismo del periodismo con el entretenimiento como norma y el ocio mental como regla. Así que no resulta exagerado decir que el Oscar de esta noche los alcanza, reconoce y premia también a ellos, a nuestros periodistas de investigación que tanto dolores de cabeza les produce a los políticos de pacotilla, amenazan los intereses de pocos que siempre son en detrimento del de muchos y que abominan de la corrupción como el diablo del agua bendita. Se los aseguro, ellos también han ganado hoy.