San Marcos exonerará del pago a 1.000 postulantes

Estudiantes de bajos recursos económicos que hayan tenido como promedio 15 en sus notas serán los beneficiados.

Piden presupuesto para continuar investigaciones

Walter Alva recordó que en el 2016 no se ejecutaron trabajos de investigación arqueológica en Lambayeque.

Se realizarán tours nocturnos en Chavín de Huántar

Ministerio de Cultura autorizó visitas para promover importante monumento arqueológico.

Polémica de los Pitufos comunistas ya es mundial

La prestigiosa BBC hace eco de la polémica desatada en Uruguay por comparar a los Pitufos con una sociedad comunista.

¿Se hará realidad la ficción cinemtográfica

Según la agencia, roca espacial circuló demasiado cerca de nuestro planeta.

Weblog sobre Documentación Periodística

Acabo de crear un nuevo weblog dedicado al tema de la Documentación Periodística, una de las actividades a las que me dedico tanto profesional como académicamente. El texto que he escrito para el mismo, Documentación y Periodismo, es el primero de una serie de otros más sobre el tema que espero sirvan a aquellos que están inetresados en esta especialidad de la documentación o que prestán servicio en estas unidades informativas.

Elogio de la incompetencia: El hombre que sepultó a Lenin

Veinte años después de su elección como jefe máximo de la extinta Unión Soviética, una verdad ha terminado aceptándose de manera incuestionable: sin Gorbachov la Guerra Fría aún continuaría.

Cuando la Unión Soviética desapareció de la escena mundial, hubo quien quiso también desaparecer la momia de Lenin, enterrarla para siempre junto con el sistema político que él ideó y que en su nombre durante 70 años una gerontocracia sostuvo por encima de todo y contra todos. A nadie se le ocurrió preguntarle qué hacer con ella a Gorbachov. Después de todo, fue él quien realmente sepultó a Lenin.

El último comunista

El 11 de marzo de 1985 Mijail Gorbachov es elegido Secretario General del Partido Comunista. Su elección sólo admite una interpretación: una nueva generación política está emergiendo. En 70 años de comunismo real, Gorbachov es el más joven de los que han gobernado la monolítica URSS. El nuevo comunista que todos esperaban es en realidad el último.
>>> Seguir Leyendo... >>>
Desde el momento de su elección está lleno de buenas intenciones, las que materializa en dos palabras: Perestroika (reestructuración) y Glassnot (transparencia). Lo que empezó como una reforma en el campo económico destinada a mejorar el nivel de vida, también incluyo cambios en el aparato del partido, en lo militar, en la política interna y en el aspecto internacional. Todas estas reformas pusieron en evidencia el espectro de falsa prosperidad material y social que durante décadas sostuvo al régimen y que con ellas se vino abajo.

En el frente externo, los otros países de la órbita comunista, Polonia, Checoslovaquia, Hungría, Alemania Oriental, libres del temor de una invasión soviética, hicieron trizas sus regímenes totalitarios. El 9 de noviembre de 1989 caía el Muro de Berlín y con él toda una época llegaba a su fin.

Su plan de reformas terminó arrastrándolo a él mismo. El 26 de diciembre de 1991, luego de dimitir como Secretario General y suspender las actividades del partido, y tras "la revuelta de las naciones" de lo que ya era el cadáver de la URSS, el Parlamento votó la disolución de la Unión Soviética. Meses antes había salido airoso de un fallido intento de golpe de estado de parte de viejos comunistas reacios al cambio. Pero este era el fin. Uno de los diarios más importantes de Europa tituló su primera plana así al día siguiente: "La CEI liquida la Unión Soviética y despide a Gorbachov". No había ninguna duda al respecto: el bloque comunista había colapsado y él era el único responsable. O el único héroe.

El fin del Imperio

Cuando ya todo hubo acabado, alguien definió todo el proceso como una “absurda y desmedida borrachera de libertad” que la Perestroika y la Glassnot provocaron en una anquilosada URSS que no supo, que no pudo soportarlas.

En 1996, cuando presentó sus memorias, le preguntaron cuáles consideraba eran sus tres mayores logros. La libertad, la apertura entre las naciones y el final de la carrera armamentista, respondió. Las mismas tres razones por las cuales hoy en día no hay un solo ruso que no lo condene. Esa es la gran paradoja que el balance de sus seis años al frente de la URSS dejó: mientras en Occidente era alabado y mimado (en 1990 recibió el premio Nobel de la Paz), en su país es considerado poco menos que un traidor, un destructor innato. Un historiador peruano de mucho prestigio lo llamó “el mayor incompetente de la historia”.

En la actualidad Gorbachov vive viajando por el mundo dando conferencias, despotricando contra Yeltsin que le quitó todo protagonismo y a quien acusó siempre de demagogo, irresponsable y “figuretti”. Hubo un momento que sostuvo su economía haciendo comerciales para un fabricante de pizzas o participando como extra en películas en donde se representaba a sí mismo. Extraño final para el hombre que destruyó un Imperio y acabo con la mayor amenaza que tuvo al mundo en vilo durante décadas: la hecatombe nuclear.

Invitaciones para Gmail

Tengo a disposición 20 invitaciones para Gmail. Para aquellos que todavía no tienen su cuenta de correo electrónico de Google, esta es una buena oportunidad para obtener una escribiendo a jorgemoreno47@gmail.com y recibirán una invitación. Saludos.