San Marcos exonerará del pago a 1.000 postulantes

Estudiantes de bajos recursos económicos que hayan tenido como promedio 15 en sus notas serán los beneficiados.

Piden presupuesto para continuar investigaciones

Walter Alva recordó que en el 2016 no se ejecutaron trabajos de investigación arqueológica en Lambayeque.

Se realizarán tours nocturnos en Chavín de Huántar

Ministerio de Cultura autorizó visitas para promover importante monumento arqueológico.

Polémica de los Pitufos comunistas ya es mundial

La prestigiosa BBC hace eco de la polémica desatada en Uruguay por comparar a los Pitufos con una sociedad comunista.

¿Se hará realidad la ficción cinemtográfica

Según la agencia, roca espacial circuló demasiado cerca de nuestro planeta.

Los 55 años de El Dominical

Por Jorge Moreno Matos

“Él no piensa en faldas ni en jaranas
-le explicó mi tío Lucho-. Es un intelectual. Ha publicado
un cuento en el Dominical de "El Comercio"

Mario Vargas Llosa
La Tía Julia y el Escribidor


Tres años antes de este diálogo, que Mario Vargas Llosa inserta en una de sus más conocidas novelas, apareció el primer número del Dominical de El Comercio y, como revela el mismo, el suplemento del decano ya se había hecho de una reputación y un prestigio que servía de consagración o carta de presentación a quien escribiese en él. Publicar en el Dominical era entonces, hace 55 años, y lo sigue siendo todavía, el reconocimiento público como intelectual para algunos y la consagración como escritor para otros. Algo que no debiera extrañar a propios y extraños porque es en este suplemento, a lo largo de su historia, donde se han dado a conocer jóvenes escritores, intelectuales en ciernes y artistas que con el tiempo han dado lustre a las letras y artes nacionales.

>>> Seguir Leyendo... >>>

El doctor Francisco Miró Quesada Cantuarias, quien fue su director durante décadas y quien estableció las líneas generales del suplemento, recuerda, por ejemplo, que el primer trabajo que publicó Vargas Llosa en él, a los 19 años, fue un “estupendo reportaje” a José María Arguedas (el 4 de setiembre de 1955). Y también que fue El Dominical quien aceptó la primera colaboración para un diario del recordado Sofocleto, Luis Felipe Angell, luego de ser rechazado en otros. “Una cosa formidable”, rememora. “Te lo voy a publicar. Y es más, te lo voy a pagar”, le dijo para asombro del escritor y humorista, estableciendo de ese modo una fluida colaboración de años que haría decir a Honorio Delgado que en El Dominical cada día se escribía mejor. No extraña entonces que existiera una demanda enorme por escribir en él y que fuera el propio doctor Miró Quesada quien seleccionaba, secundado por Héctor López Martínez o Manuel Jesús Orbegozo, qué se publicaba y qué no tratando de no ofender a las personas y manteniendo a la vez la calidad del suplemento.

Cuando apareció su primer número, el 29 de marzo de 1953, hacia ocho años que había concluido la Segunda Guerra Mundial y los problemas de papel, que durante la contienda habían obligado al decano a reducir las páginas culturales dominicales de ocho a dos, habían desaparecido, abriendo la posibilidad de dedicar un suplemento completo y aparte a temas de arte y cultura, que era una idea que ya se venía acariciando desde hacía tiempo entre los directores del diario. Cuando se concretó el proyecto, el doctor Francisco Miró Quesada Cantuarias asumió casi por casualidad la dirección del suplemento, sin sospechar que se quedaría casi cuatro décadas al frente del mismo. “El lema – cuenta - desde el principio fue: Para todos los gustos. Había política, economía, literatura, historia, geografía, filosofía”. Con el tiempo haría su aparición en sus páginas el Super Cholo, la versión peruana de Superman, una historieta elaborada sobre conceptos y valores peruanistas, y de la cual hay en marcha un proyecto para su versión fílmica.

Sería larga de enumerar la lista de escritores, historiadores, filósofos, hombres de ciencia o intelectuales que han escrito en su páginas. En 1989, cuando El Comercio cumplió 150 años, el diario publicó, para conmemorar la efemérides, un suplemento especial de 108 páginas y El Dominical, que no quiso quedarse a la zaga en tan magna fecha, hizo lo propio. Durante seis meses, en una labor de arqueología periodística que no se ha vuelto a repetir, hurgó en sus ediciones pasadas y seleccionó, para una edición de antología que se publicó el 7 de mayo de 1989, treinta y tres artículos publicados en sus páginas por intelectuales de la talla de Raúl Porras, Jorge Basadre, Víctor Andrés Belaunde, Carlos Cueto Fernandini, Mariano Iberico, Honorio Delgado, Ventura García Calderón, José León Barandiarán, Augusto y Sebastián Salazar Bondy, y Oscar Miró Quesada de la Guerra, Racso, entre los nacionales; y de Azorín, Bertrand Russell, Ortega y Gasset, Albert Camus, Arnold Toynbee y Alfonso Reyes, entre los extranjeros. Una pequeña y selecta muestra que da una idea aproximada de lo que atesora la colección del Dominical.

Cuando Francisco Miró Quesada, por motivo de estudio o trabajo, se ausentó en ocasiones del país, la dirección del Dominical recayó en manos de Luis Miró Quesada Garland, ‘Cartucho’, un reconocido arquitecto de gran sensibilidad artística que permitió que la calidad del suplemento no declinase, imprimiéndole su propia personalidad. Al retorno del primero de ellos, la dirección corrió alternada entre uno y otro cada año, hasta que ‘Cartucho’ se dedicó completamente a su profesión dejando exclusivamente la dirección del Dominical al segundo.

A inicios de los 90, cuando el doctor Miró Quesada dejó la dirección del suplemento, el Dominical decayó notoriamente, al punto de arriesgar un prestigio ganado a pulso durante largos años. Entró en una etapa de altibajos y reestructuraciones en las que la más visible fue la eliminación del comentario político de sus páginas y la inclusión de nuevas secciones, para convertirlo en magazín, que nunca terminaron de convencer a sus lectores. Con el tiempo se retornó el espíritu original del suplemento, el de esencialmente cultural, lo que le ha permitido volver a ser considerado el suplemento cultural más importante del periodismo peruano.

Hoy mismo, cuando se publican los ‘monográficos’, tan entusiastamente recibidos por el público, no hace sino seguir una tradición que viene de lejos. Ahí están para confirmarlo los números especiales dedicados al cincuentenario de la muerte de Ortega y Gasset, en mayo de 1983, o el del centenario de Racso, en julio de 1984; o el número extraordinario dedicado al sesquicentenario de la independencia nacional en julio de 1971, entre muchos otros más consagrados a acontecimientos nacionales y mundiales, avances científicos, corrientes artísticas o filosóficas, descubrimientos geográficos, etc., cumpliendo de ese modo el ideal expresado en su primer editorial: “La cultura, libremente creada y expresada, es uno de los factores fundamentales en la formación de los pueblos”.


El periodismo cultural en el Perú

El periodismo cultural, en sentido estricto, casi ha desaparecido por completo del diarismo nacional. Como en tiempos de guerra, se ha reducido a una o dos páginas en la prensa y ha encontrado un refugio, para sobrevivir a estos tiempos de barbarie cultural, en publicaciones mensuales especializadas al igual que en el pasado. Es en ese sentido, como afirma Abelardo Oquendo, quien fue jefe de su sección literaria en los primeros años del suplemento, que el Dominical constituye un ‘rara avis’.

Porque revistas como Amaru, Mar del Sur, Letras Peruanas, Hueso Húmero, Las Moradas, Cultura y Pueblo, Cultura Peruana, por mencionar las más emblemáticas del periodismo cultural peruano, son precisamente eso, revistas, y no propiamente suplementos de un diario o periódico como lo es El Dominical. Para igualar las cosas habría que mencionar publicaciones de la calidad de Hipocampo, de la desaparecida La Crónica, que alcanzó apenas las 48 ediciones, o sea que no llegó a cumplir el año. O Canto Rodado, del mismo diario, que no alcanzó a llegar al número 30. O el suplemento Artes & Letras, del fugaz diario El Mundo, que tuvo la misma efímera existencia del diario.

Pero si hay un suplemento que merece ser mencionado, ese es El Caballo Rojo, del desaparecido diario Marka, antes de que se convirtiera en el pasquín que terminó siendo. El suplemento que ideó y dirigió el poeta Antonio Cisneros a lo largo de casi tres años no ha tenido hasta ahora un digno continuador, menos aún uno que lo supere. Sólo El Dominical pervive, tras 55 años, como la publicación cultural más longeva y acreditada del periodismo cultural peruano.


TESTIMONIO
Abelardo Oquendo


“Hace medio siglo había muy pocos diarios entre nosotros, pero su ética profesional y su impacto en la opinión eran mucho mayores. También el papel cultural que cumplían. Una buena muestra de esto último es el Suplemento Dominical de El Comercio. En los años 50 era un punto de referencia obligado para los interesados en la cultura y su actualidad. En las páginas del Dominical se difundía la creación literaria, artística e intelectual, se comentaban los libros nacionales y los más importantes de los que llegaban a nuestras librerías. Hace medio siglo nuestro movimiento cultural era más pequeño que ahora pero la atención que recibía de la prensa era más grande. Hoy se han multiplicado las universidades, los centros culturales, la actividad editorial, teatral, cinematográfica, artística en general sin que nuestro periodismo cultural haya crecido. Proporcionalmente ha decrecido. El Dominical, por ventura, persiste. Ha tenido momentos mejores y peores, pero en todos ellos ha sido alentador que El Comercio mantenga ese reducto que en estos tiempos y aquí resulta más bien un ave rara”.


RTVE ofrecerá gratis en la Red más de un millón de horas del archivo audiovisual

Fernández asume que la televisión pública "lleva una década de retraso en Internet"
Afirma que 'es obsoleto hablar de periodismo digital: es periodismo'


Por Pablo Romero

HUESCA.- Bienvenidos a la tercera era de la televisión, con más pantallas y formatos que nunca, con la Televisión Digital Terrestre en marcha y el apagón analógico a la vuelta de la esquina. Con este panorama, las televisiones públicas y las privadas buscan ser referente también en la Red. Llegan quizá un poco tarde, pero quieren hacerlo con mucha fuerza.

Tras 18 meses como presidente de la Corporación RTVE, Luis Fernandez abrió el congreso con una ponencia sobre la que él denominó 'La tercera era de la televisión'. Fernández se definió a sí mismo como un periodista, para quien Internet es "el medio de la diversidad" y el periodismo, "rigor y honestidad". Por eso, consideró "obsoleto" hablar de periodismo digital. "Periodismo es periodismo", dijo.

>>> Seguir Leyendo... >>>

Si la primera era de la televisión en España se remonta a los dos canales públicos, y la segunda llegó con las privadas y el muy democrático 'zapping', Fernández habló de la televisión del siglo XXI, la tercera era, con la llegada de la TDT, la multiplicación de canales temáticos y el paso del mando a distancia a plataformas como la Red.

"Los ciudadanos quieren todavía más, más contenidos y poder acceder a ellos cuando quieran", apuntó, y recordó que "cerca de 10 milones de personas en España ven vídeos en la Red". "YouTube supone el 10% del tráfico total de Internet", remató Fernández.

Claro, que para las televisiones el paso a la Red supone un reto. "Tenemos que ser capaces de dar contenidos en cualquier plataforma, y en nuestro caso fundamentalmente contenidos de servicio público, y esto abre un panorama creativo único", comentó el presidente de la Corporación RTVE, que destacó como algo "fundamental" que la Red dé la oportunidad a los usuarios de participar.

Una década de retraso

"En RTVE llevamos más de una década de retraso en Internet, y estamos comprometidos a responder a la demanda de los ciudadanos, que son nuestros 'accionistas'", confesó, y se comprometió a ofrecer los contenidos "gratis y accesibles cuando quieran los ciudadanos en Internet y otras plataformas multimedia".

"Queremos sacar a la luz también el archivo, extraordinariamente valioso", dijo, y recordó que dicho archivo reúne "un millón de horas de imágenes que se pretenden poner al alcance de todos". Y añadió la apuesta de la televisión pública que debe ser "brindar la información a los ciudadanos". "Queremos traer el mundo a España, pero también llevar a España al mundo, y no sólo colgando telediarios en la Red, sino yendo más allá con una redacción propia", dijo.

Por último, puso de manifiesto la intención de RTVE de "experimentar". "Quienes más innovan son los usuarios, no los periodistas, y tenemos que aprender de ellos", concluyó.

Presentación

Gumersindo Lafuente, director de Soitu.es y ex director de elmundo.es, recibió el VII Premio José Manuel Porquet de manos del presidente de la Comunidad de Aragón, Marcelino Iglesias. Tras la entrega del premio, el presidente de Aragón (que se reconoció como un "principiante que aprende en este congreso todos los años") pasó a describir los objetivos de su Gobierno en cuanto a las Nuevas Tecnologías. Según Marcelino Iglesias, en primer lugar existe el reto de la igualdad de oportunidades para todos los ciudadanos, "e Internet lo permite, independientemente de dónde se encuentren los ciudadanos, bien en la ciudad, bien en una aldea remota".

En segundo lugar, abogó por que estas herramientas digitales "se encuentren al alcance de todos los ciudadanos, gracias a la alfabetización digital". En tercer lugar, destacó el apoyo de su Gobierno a las iniciativas de desarrollo, con especial atención al mundo universitario y a la investigación. Por último, quiso subrayar la lucha contra la censura digital y a favor de la libertad de expresión, algo que es más fácil gracias a la Red.

Por supuesto, el evento del año para Aragón, la ExpoAgua 2008, estuvo presente en la presentación del congreso. Fue al principio, cuando se anunció como novedad la próxima apertura de un blog realizado por una veintena de voluntarios del evento, en el que se contará el día a día del evento. De hecho, el actual blog de la ExpoAgua 2008 de Zaragoza recibió una mención especial durante la entrega del premio José Manuel Porquet.



Vía: El Mundo (España)

La prensa histórica española, disponible en Internet

El Ministerio de Cultura español ha digitalizado desde 2005 cuatro millones de páginas de 1.960 cabeceras

EFE - Madrid - 29/03/2008

La Biblioteca Virtual Española de Prensa Histórica ha puesto a disposición de los internautas casi cuatro millones de páginas de 1.960 cabeceras de la prensa histórica española, convirtiéndose este archivo en uno de los más importantes de Europa.

El Ministerio de Cultura español lleva desde 2005 con la tarea, haciendo accesible a los ciudadanos los fondos de las bibliotecas públicas del estado, de ateneos, fundaciones, ayuntamientos, universidades y de propietarios de periódicos que empezaron a editarse en el siglo XIX.

>>> Seguir Leyendo... >>>

Rogelio Blanco, director general del Libro, Archivos y Bibliotecas, ha explicado que "con la iniciativa se ha democratizado el acceso a materiales que, en general, y debido a su deterioro, estaban reservados únicamente a pocos investigadores y en condiciones con frecuencia muy limitadas"

La publicación más antigua de las recogidas es La Pensatriz Salmantina, de 1777, conservada en la Biblioteca Pública del Estado de Cáceres, una de las rarísimas publicaciones aparecidas en el XVIII destinadas a las mujeres.

"Dexense, pues, Vds de reducir toda la ciencia y comprensión femenina al gobierno de la aguja, al manejo de la rueca, de la escoba y de la almohadilla, y a la superintendencia de los pollos, las gallinas y los gallos", reclama la articulista Escolástica Hurtado, en La Pensatriz Salmantina.

En la Biblioteca Virtual de Prensa Histórica se encuentran periódicos y revistas de quince comunidades autónomas (Andalucía, Aragón, Asturias, Canarias, Castilla-La Mancha, Castilla y León, Cataluña, Madrid, Comunidad Valenciana, Extremadura, Galicia, Islas Baleares, La Rioja, País Vasco y Región de Murcia), 45 provincias y 140 localidades. El Ministerio tiene previsto incluir en fases sucesivas colecciones de las comunidades autónomas y provincias que aún no están en la base de datos.

La prensa histórica, en peligro

El director general del Libro, Archivos y Bibliotecas ha explicado que de todos los conjuntos del patrimonio bibliográfico español, "el que se halla en mayor peligro de desaparecer es la prensa. Por ello, debía ser el primero en intentar rescatarse".

En opinión de Blanco, hay dos razones básicas por las que la prensa histórica está desapareciendo. La primera es la utilización, desde 1840, de un papel fabricado a partir de la celulosa de madera, que al contacto con la atmósfera sufre una degradación rapidísima que incluso podemos comprobar con la prensa actual.

La segunda consiste en el hecho de que la prensa es un recurso informativo muy solicitado por investigadores y lectores, pues en ella se recogen todo tipo de informaciones que abarcan desde la política a la literatura.

Una de las más importantes de Europa

Las 3.906.000 páginas digitalizadas convierten esta biblioteca en una de las más importantes de Europa. Entre las colecciones de prensa digitalizadas incluidas en The European Library (www.theeuropeanlibrary.org), the Finnish Historical Newspaper Library incluye 415.000 páginas e Historical Newspapers in Pictures de la Biblioteca Nacional de Holanda, 350.000.

Hasta la fecha, solo Austrian newspapers on line, con casi tres millones de páginas, alcanza un volumen cercano al de la Biblioteca Virtual de Prensa Histórica de España.

La iniciativa tendrá continuidad en 2008 y es paralela a otra muy importante, también en marcha: la creación de la Biblioteca Virtual del Patrimonio Bibliográfico (http://bvpb.mcu.es), iniciada en 2007, que ya alcanza la cifra de 2.160 títulos de manuscritos, incunables y libros impresos antiguos, con un total de casi 600.000 páginas, conservados en bibliotecas españolas.


Vía: El País (España)

Este domingo El Dominical cumple 55 años

Este domingo 30, el diario El Comercio publicará un número especial de aniversario por los 55 años de El Dominical, el decano de los suplementos culturales del periodismo peruano cuyo primer número se publicó el 29 de marzo de 1953.

En esta edición de aniversario, que se abre con unas breves notas sobre su creación, escriben Alonso Cueto, quien nos relata su experiencia cuando estuvo al frente del suplemento en una nota salpicada de anécdotas. En el mismo sentido, José Miguel Oviedo nos relata sus años como crítico literario y da cuenta de la historia de su página literaria. Una cronología que reseña la historia del suplemento cierra el especial cediendo lugar a las notas de la semana.

Por un lado, una verdadera primicia constituye la publicación de un poema de nuestro celebrado novelista Mario Vargas Llosa, en un sentido homenaje a Homero. Una nota de Julio Ortega sobre el asesinato de Federico García Lorca, otra de Fernando Iwasaki sobre la última novela de Javier Marías, Tu rostro mañana, 3. Veneno y sombra y adiós, y otra de Peter Elmore sobre Arguedas y Ribeyro completan este número tan literarrio del domingo 30. Como para no perdérselo.

Los 10 años de Ciberpaís

Mala leche. Con lo asiduo que soy a la lectura diaria de El País, nada me hubiera gustado más que disponer del tiempo necesario para poder participar en la encuesta que organizaba por sus 10 años el suplemento Ciberpaís, del que soy todavía mucho más adicto. Y más aún, escribir el post que hace tiempo que quiero escribir sobre cómo ésta publicación de 12 páginas le cambió la vida a un historiador y cómo se la puede cambiar a otros. Algo de eso dejé entrever en el relato que por el Día de Internet envié y publicaron hace un tiempo. Ahora puedo decir que lo que ahí digo en gran parte se debe a la lectura semanal que hago de este suplemento. Hoy, que se publica el número especial de aniversario de 60 páginas, sólo me queda extenderles mis felicitaciones y que vengan los próximos 500. ¡Un fuerte abrazo!

El Reportero de la Historia ‘(re)descubierto’

Si había algún íntimo y secreto deseo que he albergado los últimos años en que me he dedicado a este blog, era éste y se ha hecho realidad: José Luis Orihuela ha tenido la gentileza de mencionar al Reportero de la Historia en el último de sus habituales ‘(re)descubriendo blogs’ de E-Cuaderno. Como mencioné cuando cumplió 5 años, leo, reviso y utilizo en clase E-Cuaderno desde hace un buen tiempo y puedo decir, con total honestidad, que he aprendido más leyéndolo que en cualquier clase, seminario o taller de periodismo digital de los muchos a los que he asistido. Por eso la importancia que tiene para nosotros la mención hecha el día de ayer. Una razón más para desechar la idea que nos rondó hace un buen tiempo de cerrar este espacio. Hoy tenemos un real motivo para no hacerlo. Además del de ustedes, que nos leen, por supuesto.

¿90 años de Cortázar?

El día de ayer miércoles 26 de marzo el diario La República publicó, tanto en su versión impresa como en la digital, una información con cuatro años de retraso. La noticia no pasaría de lo anecdótico sino fuera porque la noticia en cuestión giraba en torno a uno de los escritores más queridos y leídos de la literatura hispanoamericana, el argentino Julio Cortázar, y por lo mismo era muy sencillo detectar el error. Un detalle que en sí mismo revela la forma de trabajar de algunos colegas. Y lo decimos bien claro, de un colega. No del diario donde trabaja.

Porque, en honor a la verdad, hay que decir que la página cultural de La República no sólo es una de las más sólidas del medio, sino también que está a cargo de personas competentes y reconocidas en el periodismo cultural peruano. Así que lo que podemos conjeturar es que el responsable de este increíble gazapo no sólo es daltónico (la fuente original de donde lo tomó, el diario Página 12 de Argentina, resalta notoriamente en color rojo la fecha de publicación), sino que además no sabe sumar: 1914 + 90 = 2004. No 2008.

>>> Seguir Leyendo... >>>


Otro aspecto que pone de manifiesto este incidente es que todavía existen colegas que ante la falta de material (¿ideas?) recurren a ‘la tijera’ digital. Lo cual no está mal, porque hasta en este blog hacemos uso de ella. Pero de ahí a poner como nueva una información con cuatro años de antigüedad, hay un enorme trecho. ¿Qué pasó?


Chile aprueba retorno de documentos peruanos

CancillerÍa informa a Congreso sobre predisposiciÓn de paÍs vecino.
Decreto de país sureño faculta devolución de más de cien documentos.

El subsecretario de política cultural exterior de la Cancillería, embajador Martín Irigoyen, informó al inicio de esta semana que el Gobierno de Chile publicó un decreto que faculta la devolución de 77 volúmenes pertenecientes al archivo de ministerios y del Ejército del Perú, y 32 libros manuscritos que fueron sustraídos de nuestro país durante la ocupación chilena de la Guerra del Pacífico.

>>> Seguir Leyendo... >>>

El diplomático formuló tal anuncio ante la subcomisión encargada de documentar y hacer el seguimiento de las gestiones para recuperar el patrimonio cultural del Perú sustraído durante dicho episodio bélico del siglo XIX, la cual es presidida por el congresista Rafael Vásquez Rodríguez (GPN).

Se trata de 41 volúmenes del archivo del Ministerio de Relaciones Exteriores del Perú, otros 12 volúmenes del Ministerio de Hacienda, 24 volúmenes del Ejército del Sur del Perú, además de los mencionados manuscritos. “La devolución de estos elementos de archivo ya ha sido aprobada por el Gobierno de Chile”, precisó.

La subcomisión recibió también a Miguel de Althaus, profesor emérito de la Pontificia Universidad Católica, intelectual reconocido por su labor destinada a ubicar los libros saqueados de la Biblioteca Nacional. Durante su exposición reiteró lo dificultoso que resulta recuperar los miles de ejemplares que terminaron en manos de privados y sugiere que sean donados al Perú por particulares.



Vía: El Peruano


Hace 75 años le daban vía libre a Hitler

El 23 de marzo de 1933 el Congreso alemán aprobó la "ley para eliminar la miseria del pueblo y del Reich", con lo que ponía fin a la república demócratica de Weimar y le daba plenos poderes a Adolf Hitler, hasta entonces sólo canciller. Nadie preveía lo que iba a ocurrir.

Quizá los legisladores alemanes no pensaron que con su decisión de otorgar plenos poderes al gobierno de Adolfo Hitler, el 23 de marzo de 1933, apoyaban al hombre que causó el Holocausto e inició la Segunda Guerra Mundial.

O tal vez otros alemanes lo intuían, como ocurrió a lo largo de varios genocidios que soportó la humanidad, y no pudieron hacer nada para detener la despiadada maquinaria hitleriana.

>>> Seguir Leyendo... >>>

Lo cierto es que en aquellos años Hitler recibió el respaldo de 17 millones de alemanes en las elecciones del 5 de marzo, es decir el 44,1% de los votos, mientras los socialdemócratas tuvieron el 18,2%, los comunistas el 12,3% y las fuerzas de centro el 12,3%.

EL 30 de enero fue nombrado canciller (jefe de gobierno) y el 23 de marzo el parlamento alemán aprobó la "ley para eliminar la miseria del pueblo y del reich", con lo que ponía fin a la república demócratica de Weimar y le daba plenos poderes a Hitler.

Esta decisión del Parlamento, sin embargo, era un procedimiento excepcional, aunque estaba previsto en la Constitución alemana.

"El objetivo era poner orden. Por eso el ascenso de Hitler fue apoyado por el pueblo y sectores importantes de la sociedad alemana", dijo a Télam el profesor de Historia de la UBA Eduardo Jacubovich.

"En la película Cabaret (un musical dirigido por el director estadounidense Bob Fosse, de 1972) hay una parte en que uno de los protagonistas le increpa a otro por el ascenso del nazismo. El personaje dice lo siguiente: ’Cuando Hitler acabe con el peso del socialismo, ya nos ocuparemos de él’", dice Jacubovich.

El mismo recordó que en aquellos años la izquierda era muy fuerte en Alemania, donde el Partido Socialdemócrata era masivo, así como los comunistas.

"Por eso, Hitler aparece como una alternativa para poner orden en el país", afirmó.

"Ni siquiera los ingleses se preocuparon por el nazismo, ni a los norteamericanos les importó mucho la llegada de Hitler al poder. La Ford y otras empresas tenían importantes intereses en Alemania", agregó.

El 23 de marzo de 1933 la alianza entre los nazis de Hitler y los conservadores de Alfred Hugenberg se consolida en el poder mediante una política represiva que envía a la cárcel a miles de opositores.

Sin embargo, antes de que el Congreso le otorgara plenos poderes, el presidente alemán, Paul von Hindenburg, había designado a Hitler canciller para que forme un gobierno de coalición en Alemania.

Hindenburg, no obstante, no estaba completamente convencido de su decisión, ya que tardó dos semanas antes de ofrecer la Cancillería a Hitler, líder del nacionalsocialismo. Para nombrar al futuro führer, primero se convenció de que éste sería controlado por el ejército y las fuerzas cristianas y conservadoras.

Pero sus previsiones fracasaron, ya que Hindenburg murió el 2 de agosto de 1934 y Hitler se convirtió en jefe supremo de Alemania, tras unificar el Estado y la Cancillería.

La historia recuerda que en aquellos años, las SS ya contaban con más de cien mil hombres dirigidos por un ex agricultor llamado Heinrich Himmler.

En los meses siguientes, Hitler pondría en marcha su campaña de persecución contra los judíos, mediante una serie de edictos en los que pide a los funcionarios estatales, profesores, juristas y artistas "no arios" que abandonen inmediatamente sus tareas.

Posteriormente, Hitler prohibió la actividad del Partido Socialdemócrata alemán, cuyos legisladores se negaron a otorgarle plenos poderes, y luego disolvió el Movimiento Nacional alemán, con lo que el Partido Nacionalsocialista fue la única agrupación legal del país.

Después, la historia conocerá "La noche de los cuchillos largos", en la que fue exterminada un ala extremista del partido nazi, y luego se crearon los campos de concentración que estarían a cargo de Himmler, jefe de las SS y de la Gestapo (policía política).

"El huevo de la serpiente" (como relata aquella célebre película del sueco Ingmar Bergman) estaba en plena gestación en Alemania y, más tarde, Hitler amenazaría a toda Europa y se iniciaría la Segunda Guerra Mundial que finalizó en 1945.

El exterminio nazi, cuya realidad superó sin duda a la ficción, acabaría con la vida de seis millones de judíos y, además, con millones de opositores políticos, negros, gitanos y minusválidos.



Vía: Diario Hoy

Nuevo libro de Preston sobre Franco

Para los que leímos las casi mil páginas (en su edición de bolsillo) de "Franco, Caudillo de España', la noticia de la salida a librerías este primero de abril de un nuevo libro de Paul Preston sobre la figura del dictador español nos llena de expectativa. "Franco, el gran manipulador" es el título de esta nuva publicación del hispanista inglés Premio Príncipe de Asturias de Humanidades y autor de una decena de libros sobre la historia contemporánea de España. Un libro que, hasta donde se sabe, está dedicado a desmontar todos los mitos que existen sobre el 'generalísimo'. Esperemos que llegué pronto a nuestras librerías, sino habrá que recurrir una vez más a la Casa del Libro para que nos saque del apuro y la angustia de la lectura de un libro que se presagia imprescindible.


Hemeroteca Digital de Prensa Española

Por Ángel Romera teníamos ya noticia de este ambicioso proyecto de Hemeroteca Digital de la prensa española, pero no es sino revisando su 'Guía de Publicaciones Periódicas Digitalizadas' que podemos apreciar verdaderamente los alcances y magnitud del mismo. Un catálogo ilustrado, como lo define el propio Romera, que consigna 54 publicaciones pertenecientes a la Biblioteca Regional de Madrid digitalizadas con una resolución que permite fácilmente su consulta y lectura por los investigadores. Un proyecto que es, en realidad, complementario de otro de mayor perspectiva y envergadura. Nos referimos al de la "Biblioteca Digital Hispánica", de la Biblioteca Nacional de España, la cual incluye uno de Prensa Histórica Española.

>>> Seguir Leyendo... >>>

Este proyecto tiene ya digitalizados 123 publicaciones periódicas, lo que supone una prueba y muestra de que la Madre Patria no se ha quedado a la zaga en proyectos culturales de este tipo y dimensiones. En esta presentación, elaborada por Lola Rodríguez de la Biblioteca Nacional de España, podemos conocer detalles técnicos del Proyecto que sirven, además, para tomarlos como punto de partida o directrices en proyectos semejantes que debiéramos emprender por aquí.

En la mencionada presentación hay una clara especificación de aquella parte que está disponible en red local (es decir, más de 4 millones de páginas consultables sólo en la sala de lectura de la propia BN de España), de aquella otra disponible a través de Internet. Según esta misma indicación, son 448.414 imágenes a las que podemos acceder a través de la red, y entre las que se encuentran las publicaciones de la Guía mencionada en el primer párrafo.



La sombra del estalinismo planea sobre el Kremlin otra vez

La noticia la da el diario El País en su edición de hoy domingo. Katyn, la extraordinaria película del director polaco Andrzej Wajda, está encontrando serias dificultades para su exhibición en la Rusia de Putin. Y no podría ser de otro modo ya que se trata de un extraordinario documento fílmico, una contundente acusación contra Rusia como la responsable de la matanza de 4,143 oficiales polacos en los bosques de Katyn, cerca a la localidad rusa de Smolensk en 1940, y que pese al reconocimiento oficial de la matanza por parte de ellos en 1990 y a existir sobradas pruebas de la misma, todavía constituye un crimen difícil de asimilar por el Kremlin, porque aunque el gobierno ruso de entonces reconoció la masacre, se negó a calificar a la misma de 'genocidio' y a revelar los nombres de los responsables.

>>> Seguir Leyendo... >>>

Como resulta obvio señalar, la película está inspirada en los sucesos ocurridos luego de la derrota del ejército polaco en 1939, en que la oficialidad polaca, prisionera del Ejército Rojo, fue trasladada a campos de prisioneros soviéticos mientras que los soldados polacos eran transferidos al ejército alemán como trabajadores forzados u obligados a luchar por ellos. La correspondencia que existe de los primeros con sus familias desde los campos soviéticos resulta fluida hasta los primeros meses de 1940, luego de la cual se pierde toda noticia sobre ellos. Hasta el 13 de abril de 1943, en que el ejército alemán, en su avance sobre Rusia, descubre unas fosas con centenares de cadáveres con las manos atadas a la espalda y con un tiro en la cabeza. Todos los cadáveres tienen el uniforme de oficiales polacos. Lo que sucedió antes y después de la matanza, y los pormenores de la masacre misma, están narrados en el film de Wajda con un realismo y una honestidad histórica que la película se convierte en un alegato no tanto ya contra el crimen en sí mismo, sino contra el silencio y la tergiversación de la historia que se pretendió hacer, y se hizo, durante décadas.

¿A qué se debió la matanza? De todas las investigaciones realizadas, ninguna ha sabido dar una explicación convincente para ella. Sin embargo, siempre se han manejado tres hipótesis como las más plausibles. La primera de ellas alega que la matanza se realiza justo antes de la invasión alemana de Rusia, y ante el temor de que los polacos lucharan del lado de los alemanes, resultaba urgente deshacerse de ellos. Una segunda, sostenida básicamente por historiadores polacos, conjetura sobre las intenciones de Stalin de impedir el renacimiento de Polonia una vez finalizada la guerra y para lo cual había que eliminar en primer lugar a quienes encabezarían cualquier resistencia o rebelión contra la Unión Soviética. La tercera, y menos creíble de todas, es la que se basa en el acendrado odio que Stalin sentía por Polonia y en especial por su ejército, que le infringió una humillante derrota durante la guerra de 1920.

Pero si Putin ha logrado evitar que Katyn sea visto en Rusia, aquí podemos disfrutar de su visión gracias (como siempre) a los piratas de Polvos Azules que ya la tienen en venta en los puestos 'especializados' en filmografía europea y cuya adquisición resulta impostergable. ¿Es que acaso ninguna distribuidora traerá esta excelente película a salas limeñas?

La colección de Max Uhle

Intelectuales comparan su caso con el de las piezas de Machu Picchu. A fines del XIX y comienzos del XX realizó excavaciones en el Perú. Parte de ellas estaría en universidad de Estados Unidos.

Por Ernesto Carlín Gereda

La semana pasada un grupo de arqueólogos e intelectuales suscribió una carta abierta en la que se pronunció sobre la necesidad de reclamar la devolución incondicional de las piezas halladas en Machu Picchu por Hiram Bingham y que se encuentran en la Universidad de Yale. En uno de los acápites de la misiva recalcan que igual trato debe ser dado a otras piezas “como la vasta colección Max Uhle de la Universidad de California-Berkeley”.

La semana pasada un grupo de arqueólogos e intelectuales suscribió una carta abierta en la que se pronunció sobre la necesidad de reclamar la devolución incondicional de las piezas halladas en Machu Picchu por Hiram Bingham y que se encuentran en la Universidad de Yale. En uno de los acápites de la misiva recalcan que igual trato debe ser dado a otras piezas “como la vasta colección Max Uhle de la Universidad de California-Berkeley”.

>>> Seguir Leyendo... >>>

Con ello se referían a las cerca de 10 mil piezas peruanas que Phoebe A. Hearst, madre del magnate de las comunicaciones William Randolph Hearst, donó a la universidad norteamericana a principios del siglo XX y que fueron encontradas en los trabajos de arqueología del estudioso alemán. En la actualidad, este importante lote arqueológico es administrado por el Museo de Antropología de dicha casa de estudios y que se conoce poco en el Perú.

Trabajo pendiente

Consultada sobre el tema, la historiadora Mariana Mould de Pease, una de las firmantes de la misiva, señaló que hace falta documentar el caso de Max Uhle. Hizo notar que a diferencia de las piezas de Machu Picchu que han tenido la atención de público y especialistas, los restos hallados por Uhle no han obtenido similar miramiento.

La intelectual recordó que la salida de material arqueológico está prohibida desde los primeros años de la República del Perú por decreto de José de San Martín. Aunque confesó no ser especialista en el caso de Uhle, destacó que la importancia de su colección es el poseer piezas de varias partes del Perú. Entre las culturas presentes en este material estarían Paracas, Chimú, Chiribaya, Nasca, entre otras.

Por su parte, Ruth Shady, otra firmante de la carta sobre el caso de las piezas en poder de Yale, pidió cautela a la hora de tratar sobre las demás colecciones. Sin embargo, se animó a comentar que el retorno del patrimonio cultural a los pueblos de origen “es una tendencia en el mundo”. Incluso, puso de ejemplo la decisión del Congreso de Estados Unidos de ordenar al Museo Smithsoniano la devolución de material.

Algo más

Por sus hallazgos y por sus teorías sobre la cronología de las culturas precolombinas, Max Uhle es considerado como el padre de la arqueología peruana.

El recorrido de Uhle

En la última década del siglo XIX, Max Uhle viajó a Sudamérica para reunir material para el Museo Etnográfico de Berlín. Aunque su primer destino fue el norte argentino y Bolivia, al poco tiempo se trasladó al Perú. En 1899 pasó a trabajar con el auspicio de la universidad de California, la cual tenía como filántropa a Phoebe A. Hearst. Uhle hizo sus excavaciones en diversos lugares del país como Pachacámac, Chan Chan y otros.


Vía: El Peruano

La 'Biblioteca Ayacucho' en línea

Tapera, uno de los mejores blogs de historia que existen en el ámbito hispanoamericano (me parece que ya lo he dicho antes), me ha ganado por puesta de mano esta noticia: la clásica Biblioteca Ayacucho se encuentra, una gran y significativa parte de ella, en formato digital lista para ser descargada. ¡Totalmente gratis! Hay que recordar que las obras que la componen no sólo representan lo mejor del pensamiento y creación de nuestro continente, sino también que los prólogos que acompañaban a cada título, además de la cronología que cerraba cada uno de ellos, son asimismo igual de valiosos e importantes. Citemos, a modo de ejemplo, el prólogo de Anibal Quijano a la edición de los 7 Ensayos de Mariátegui que fue noticia esta semana.

>>> Seguir Leyendo... >>>

Hay que señalar que problemas con los derechos de algunas de las obras ha impedido que el proyecto de Ayacucho Digital esté compelto del todo. Me refiero a que autores como Alejo Carpentier, Juan Rulfo o Uslar Pietri están ausentes en este extraordinario proyecto. En desmedro de lo anterior, podemos disfrutar de la lectura de la Historia general de las Indias, El Carnero, Los Sertones, Casa-Grande y Senzala, Facundo, La Vorágine, Nuestra América, María, entre muchas más.

Entre los autores peruanos que podemos encontrar, están Garcilaso de la Vega (I y II), Felipe Guamán Poma de Ayala (I y II), Manuel González Prada, Ricardo Palma, el ya citado Mariátegui, además del clásico Doctrina del Libertador. El Cátalogo de la colección, aquí.

Visiones historiográficas de la Guerra del Pacífico

Del 1 al 22 de abril, el Instituto de Estudios Peruanos está organizando el Curso "Las Visiones Historiográficas de la Guerra del Pacífico", el mismo que es coordinado por el historiador Antonio Zapata Velasco. El objetivo de este curso es presentar y analizar las diferentes interpretaciones sobre la Guerra del Pacífico (1879-1883) que han sido predominantes en el Perú, en Bolivia y en Chile. Asimismo, el curso se propone comparar estas interpretaciones, examinando su influencia en la cultura, en la identidad y en las relaciones contemporáneas de los tres países contrincantes.

La historia de la Guerra del Pacifico ha sido un tema central para los historiadores de las tres repúblicas que se vieron envueltas en el conflicto armado. Sin embargo, motivaciones nacionalistas no han permitido evaluar y comparar -muchas veces ni siquiera conocer en el Perú- las interpretaciones de los hechos realizadas en los países vecinos. Esta falta de conocimiento sobre este episodio de la historia sudamericana ha dado pie a posturas sesgadas, estridentes o simplistas sobre un capitulo fundamental del pasado peruano. El Programa del Curso es el siguiente:

>>> Seguir Leyendo... >>>

Martes 1 de abril, 6:30 – 8:30 p.m.
La historiografía peruana sobre la Guerra del Pacífico. De Jorge Basadre a Heraclio Bonilla
Expositor: Dr. Antonio Zapata Velasco

Jueves 3 de abril, 6.30 – 8:30 p.m.
La Campaña de la Breña. De Nelson Manrique a Hugo Pereyra
Expositor: Dr. Antonio Zapata Velasco

Martes 8 de Abril, 6.30 – 8:30 p.m.
Alteridad e imaginario en la historiografía chilena acerca de la Guerra del Pacífico: la obra de Sergio Villalobos
Expositor: Dr. Daniel Parodi

Jueves 10 de Abril, 6.30 – 8:30 p.m.
El otro registro historiográfico: la Guerra del Pacífico en los manuales escolares chilenos
Expositor: Dr. Daniel Parodi

Martes 15 de abril, 6.30 – 8:30 p.m.
La historiografía boliviana: Roberto Querejazu
Expositor: Dr. Antonio Zapata Velasco

Jueves 17 de Abril, 6.30 – 8:30 p.m.
La historiografía boliviana: Carlos Mesa Gisbert
Expositor: Dr. Antonio Zapata Velasco

Martes 22 de abril, 7:00 – 9:00 p.m.
Mesa de síntesis sobre las interpretaciones de la Guerra del Pacífico
Expositores: Dr. Carlos Contreras, Dra. Carlota Casalino, Dr. Nelson
Manrique.
Moderador: Dr. Marcos Cueto


Informes e inscripciones:
Instituto de Estudios Peruanos - IEP
Dirección: Horacio Urteaga 694, Jesús María, Lima
Correo electrónico: curso@iep.org.pe
Teléfonos: 332-6194 / 424-4856.
www.iep.org.pe/curso/

Costo de inscripción:
Público general: 150 soles
Estudiantes universitarios y docentes del magisterio: 100 soles

Se entregarán certificados

Presentación de libro en el IEP

Curso de Actualización sobre Historia del Periodismo en el Perú

Esta sí que es una buena noticia. El Instituto Raúl Porras Barrenechea de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, que viene organizando el Curso de Actualización sobre Historia del Periodismo en el Perú a cargo del profesor y periodista Juan Gargurevich Regal, está haciendo circular una nueva nota de prensa en la que comunican que a quienes se inscriban en el curso recibirán, además de los materiales del mismo, un ejemplar de "Historia de la Prensa Peruana, 1594-1990", uno de las obras más conocidas del expositor.

Como anunciamos anteriormente, el curso se inicia este lunes 24, de 7 a 9 de la noche en el auditorio del Instituto Porras (Calle Colina 398, Miraflores). El programa del curso es el siguiente:


A 5 años de la Guerra de Irak, ¿cuáles son los resultados?

Ahora que se cumplen, este 20 de marzo, 5 años del inicio de la Guerra de Irak, una guerra que pese a los discursos triunfalistas del presidente Bush, todavía no ha concluido, han empezado a publicarse artículos y análisis en la prensa internacional que pretenden realizar un balance de la misma. En esa línea se encuentran los artículos que publica hoy La Nación, firmados por Hugo Alconeda Mon, ("Irak, la guerra sin fin"), Khatchik DerGhougassian ("El riesgo de una guerra civil") y Elisabetta Piqué ("Hoy las mujeres son la sombra de sí mismas"), que confirman lo que ya es una verdad para el mundo entero: el estrepitoso fracaso de la administración Bush en este asunto.

>>> Seguir Leyendo... >>>

También puede consultarse esta Cronología de la Guerra de Irak que tiene como material adicional una selección de artículos publicados en distintos medios internacionales en el momento en que sucedían los hechos que reseña cada uno de ellos (no perderse particularmente el que firma Gary Leupp sobre la pérdida del patrimonio histórico y cultural iraquí). Como se puede apreciar, una fecha que no debe pasar, ni pasará, desapercibida para nadie.

Kershaw, la Democracia y los Humala

El día de hoy el diario La Nación de Argentina trae una entrevista al historiador inglés Ian Kershaw, quien hace unos años publicó una biografía de Hitler en dos tomos que concitó la atención del mundo académico y cultural de ambos hemisferios (incluso aquí hicimos la reseña respectiva cuando el libro llegó a nuestras librerías). De esta entrevista destacó una respuesta que, guardando las respetuosas distancias, confirma lo que nosotros afirmábamos hace poco: "Fueron las condiciones que da la democracia las que permitieron a Hitler florecer, y tuvo éxito, en parte, al saber explotar las condiciones de la democracia. Pero ni él era un producto de la democracia ni su visión tiene nada que ver con la democracia, obviamente". Como lo confirma Kershaw, doctrinas como el etnocacerismo y personajes que lo propagan, como la familia Humala, no tienen nada que ver con la democracia. Se valen de ella para sus propósitos y no tienen nada que ver con ella. Por esencia, y sus propios discursos lo demuestran, son antidemocráticos. Pueden leer la entrevista completa aquí.

El Marx menos conocido

Por Jorge Moreno Matos

Cuando Marx murió, el 14 de marzo de 1883, su amigo y colaborador Friedrich Engels, en carta a un amigo, escribió: “He sido un segundo violín, y creo haber alcanzado cierta virtuosidad; estoy muy contento de haber tenido un primer violín como Marx”. En realidad se quedaba corto en la descripción de sí mismo, ya que de no haber sido por él difícilmente Marx hubiera llegado a ser quien fue y a escribir lo que escribió. Porque en la biografía de Marx si algo resalta nítidamente es que él y su obra sobrevivieron gracias a que Engels financió ambas.

>>> Seguir Leyendo... >>>

Nacido en Tréveris en el seno de una familia judía alemana, Marx tuvo siempre problemas con la autoridad y el primero de ellos fue con la autoridad paterna, un rabino que ocupaba un alto cargo en la administración pública y que se pasó al protestantismo para conservar el puesto. Marx vio en esto una claudicación y no sólo se apartó de la religión sino que renegó de cualquier forma de ella. Aunque inició estudios de Derecho en la Universidad de Bonn, fue en el estudio de la filosofía, en la Universidad de Berlín, donde encontraría el camino de Damasco que lo llevaría a la creación del socialismo científico. Fue por su época de estudiante que conoce y se compromete con Jenny von Westphalen, hermana de un ministro prusiano y con la que se casa a la muerte de los padres de ella, que se oponían tenazmente a la relación. Es también por esta misma época que empieza su fecunda actividad periodística que añadiría dos constantes en su vida: el cierre por las autoridades de las publicaciones que dirigía y la marcha al exilio luego de ellas.

Desterrados de Alemania, Bruselas y Francia sucesivamente, recalarán en Londres en donde fijan su residencia definitiva, siempre bajo la mirada vigilante de la policía. Aquí, “Marx vive en la peor, la más barata calle de Londres. En el apartamento entero, no hay un solo mueble sólido y limpio; todo está roto, viejo, gastado e invadido por el polvo”, escribe en su informe el policía que fue hasta la casa de los Marx para investigar la actividad subversiva del sospechoso. Pero así como describe en su informe al Marx padre y esposo, como “el más gentil y manso de los hombres”, se ceba en el mismo describiéndolo como “alguien muy desordenado, cínico y un mal anfitrión” (Marx, que andaba siempre en aprietos económicos, no tuvo ni un vaso de agua que ofrecerle o una silla donde sentarse). “Lavarse, cepillarse y cambiarse de ropa son cosas que raramente hace, y a menudo está ebrio. Aunque frecuentemente se entrega al ocio, se desvelaría noches enteras cuando tiene mucho trabajo por hacer”, concluye. Otro contemporáneo suyo lo describió como “un hombre poderoso y greñudo, sin domesticar”.

Cuando se publicó su correspondencia, los especialistas en construir ‘verdades oficiales’ la expurgaron con tanto celo que sólo quedó lo político y doctrinario en ella; y dentro de lo que quedó, exclusivamente aquella parte que no fuera contra la línea oficial del partido. Estaban tan empeñados en crear un Marx heroico y semidivino que el Marx más humano, el devoto padre de familia que se condolía por la muerte del primogénito varón (“por primera vez sé lo que significa el infortunio”); el esposo enamorado que escribía apasionadas cartas de amor (“le aseguro a usted, sin el menor asomo de romanticismo, que estoy perdidamente enamorado”); el hombre común y corriente que recibe la noticia de la muerte de la madre con expectativa (“en las presentes circunstancias, yo era más necesario que la vieja… Tengo que viajar a Tréveris cuanto antes con motivo de la herencia”), no asoma por ningún lado en ella. Hubo que esperar muchos años para conocerla íntegramente y revelarnos un Marx menos glorioso del que conocemos.

Este es el hombre que proclamó “Proletarios del mundo, uníos. No hay nada que perder, sólo sus cadenas”. El mismo que sucumbe a la tentación y embaraza a su criada y consiente que sea Engels quien lo reconozca; el que permite que su mecenas firme con su nombre, para cobrar él los réditos, los artículos que el fiel amigo publicaba en diarios de Nueva York; el entusiasta degustador de pescado y de platos fuertes y picantes que minaban terriblemente su salud y que, como no podía ser de otra forma, tenía por color favorito al rojo; el que leía en inglés a Shakespeare y en griego a Esquilo. El que admiraba a personajes tan disimiles entre sí como Espartaco y Kepler. Al que el poeta Antonio Cisneros llamó cariñosamente ‘viejo aguafiestas’. El hombre del que el pasado viernes se cumplieron 125 años de su muerte y cuyo fantasma, utilizando sus propias palabras, “recorre el mundo”.


‘El Capital’

Tanto sus contemporáneos como biógrafos posteriores han señalado la asombrosa capacidad de Marx para el trabajo intelectual. Era un auténtico devorador de libros. Un lector insaciable que pasaba ocho horas diarias en la sala de lectura del Museo Británico componiendo, a lo largo de muchos años, su obra magna, ‘El Capital’, una disección de la sociedad burguesa y capitalista del siglo XIX. Una obra que difícilmente un obrero hubiera podido leer, mucho menos comprender. Tan densa y oscura que existe la vieja historia del censor ruso que la leyó y dejó pasar con el argumento increíble de que se trataba de una obra que exaltaba el capitalismo.

En ella aportó dos conceptos, plusvalía y revolución social, que sentó las bases del materialismo histórico y dialéctico en los cuales se basarían quienes buscaban una transformación radical de la sociedad. El primero de ellos, la plusvalía o apropiación del trabajo por parte de los propietarios de los medios de producción, y el segundo, la lucha de clases como verdadero motor de la historia, fueron la gran contribución teórica de Marx a la construcción de un socialismo científico.


¿Y su legado?

Es un lugar común repetir que la revolución que predijo Marx se hizo contra los postulados del propio Marx. La gran revolución proletaria que vaticinó no se produjo en Inglaterra o Alemania, los países más industrializados de su época, sino en el más atrasado y rural de todos, en la Rusia zarista. "El socialismo triunfó en países atrasados y su obsesión fue modernizarlos… y si para hacerlo era necesario recurrir a procedimientos autoritarios, pues adelante", escribió Hobsbawm una vez.

El socialismo que en nombre de Marx llegó a gran parte de Europa del Este lo hizo por la fuerza de las armas, no por una sublevación popular como había predicho. En el mejor momento de su existencia, los regímenes marxistas llegaron a contar con una población de 1,500 millones de personas. De ellas, más de cien millones murieron en campos de concentración o en oleadas represivas que se sucedían una tras otra. Y los que murieron por hambrunas, o los que marcharon al exilio o se pudrieron en sus cárceles, ayudarían fácilmente a duplicar esta descarnada estadística.

En su tumba, en un cementerio de Londres, se lee la última de sus 'Tesis sobre Feuerbach': “Los filósofos no han hecho más que interpretar de diversos modo el mundo, pero de lo que se trata es de transformarlo”. Y vaya que si contribuyó, al igual que Darwin, Freud o Einstein, a transformarlo.


Testimonios

"En el siglo XIX Marx ya vaticinó la globalización, y cuando se celebraba el 150 aniversario del Manifiesto Comunista, las crisis económicas del sureste asiático y de Rusia en 1997 y 1998 confirmaban sus predicciones. El poder del marxismo sigue intacto".
Eric Hobsbawm

“El Capital es la obra de un hombre que no pertenece a la sociedad normal alemana o inglesa y que ha escrito sobre capitalistas y trabajadores como si fuera un corresponsal de la guerra de clases”.
George Bernard Shaw

“No se puede admitir que sean exclusivamente los motivos económicos los que determinan el comportamiento del hombre en la sociedad”.
Sigmun Freud

“Marx es un Ricardo convertido al socialismo y un Hegel transformado en economista”
Ferdinand Lassalle

“Imagínate a Rousseau, Voltaire, Holbach, Lessing, Heine y Hegel juntos – y digo bien juntos, no revueltos – en una sola persona y tendrás al Dr. Marx”.
Moses Hess

“Su mayor grandeza está en que supo recoger las ideologías del siglo XIX y lanzarlas en una dirección completamente opuestas”
George L. Mosse

"El Gran Viaje de Kapuscinski" en formato PDF


La noticia del Seminario virtual de Literatura y Periodismo dedicado a la obra de Ryszard Kapuscinski, considerado el mejor reportero de la historia, que diéramos en diciembre del año pasado, se actualiza. Porque ahora anunciamos que está disponible el contenido del mismo en formato PDF, listo para su descarga. A disfrutar su lectura.

Historia con fantasmas

A principios de 2005, el gran historiador inglés Eric Hobsbawm fue invitado al Foro Político Mundial organizado en Turín (Italia), donde se encontró por primera vez cara a cara con las personas que hicieron la historia de la que él tanto escribió: 13 ex presidentes y ex primer ministros, 9 ex cancilleres y varios aviones cargados de diplomáticos y funcionarios entre los que se contaban Gorbachov, Helmut Kohl, Giulio Andreotti y Lech Walesa. Esta es la crónica de ese viaje.

>>> Seguir Leyendo... >>>


Historia con fantasmas
Por Eric Hobsbawm

Estuve a punto de conocer a Mijail Gorbachov cuatro años atrás, en una conferencia centenaria de la Fundación Nobel en Oslo, donde confluían una selección de premios Nobel y un elenco de académicos. Había aceptado la invitación porque iba a estar presente Gorbachov, pero al final no apareció, y mi compañero de mesa resultó ser el surcoreano Kim Dae Jung, que sin duda es una figura admirable pero no alguien que haya hecho por sí solo mucho más que cualquiera para salvar al mundo del peligro de una guerra nuclear. Porque fue Gorbachov el que aseguró la transición en la URSS e impidió que el imperio soviético terminara en un baño de sangre, como sucedió en Yugoslavia.

Este año tuve más suerte. El Foro Político Mundial (cuyo presidente es Gorbachov) me invitó desde Turín a participar de una asamblea general que conmemoraría, bajo el título 1985-2005: Veinte años que cambiaron el mundo, el momento en que, luego de convertirse en el líder de la URSS, Gorbachov lanzó su ofensiva por la paz mundial y la perestroika en su propio país. Me apresuré a aceptar. Era mi oportunidad, como fanático, de rendirle tributo a un héroe. Aun cuando fuera un héroe trágico.

¿Por qué Turín? ¿Por qué no? Turín tiene más afinidad histórica con el proyecto de Gorbachov que la que tiene Davos, con su Foro Económico Mundial, con una reunión de capitalistas triunfales. Después de todo, es la ciudad de Gramsci y de Togliatti, el lugar donde nacieron el partido comunista italiano –cuya política inspiró la pre-perestroika de Gorbachov– y liberales combativos como el distinguido y admirable Franco Venturi, comandante partisano e historiador de la Ilustración europea y el populismo ruso. Severa, de una irreprochable seriedad intelectual, no hay ciudad italiana que pueda lucir tantos antecedentes antifascistas, incluso entre sus hombres de negocios más poderosos.

Turín siempre me gustó, pese a su predilección por la pomposidad de los estilos arquitectónicos del principesco siglo XIX. A diferencia de Milán, la ciudad no ha perdido su cohesión ni sus lazos orgánicos con las montañas circundantes. Tiene un milieu académico genuino y una Academia de Ciencias, que alguna vez tuvo de presidente honorario al primer cónsul Napoleón Bonaparte. Estuve allí por primera vez durante su período de gloria, cuando era la Detroit italiana a instancias del regio Gianni Agnelli (el "Avvocato") y, al mismo tiempo, cuartel general de la distinción literaria e intelectual italiana a instancias del igualmente regio pero financieramente mucho más inestable Giulio Einaudi, hijo del hombre que se convirtió en el primer presidente de Italia. La suya fue la editorial más prestigiosa del país (Pavese, Calvino, Vittorini, Primo Levi, Natalia Ginzburg, por no mencionar a Gramsci) y, durante un par de décadas después de la guerra, probablemente la mejor del mundo. Einaudi solía invitar a autores (mal pagados) como yo a cenar al opulento restaurante Cambio, intacto desde que Cavour, sentado a una de sus mesas, planeara la transformación del reino de Saboya en el reino de Italia.

Esos tiempos ya pasaron. Tanto Giulio como el "Avvocato" (cuyas muertes merecieron no menos de ocho páginas del diario La Repubblica) han muerto. El fin del fordismo hizo que la ciudad perdiera un cuarto de su población y el fin del comunismo le aportó los albaneses y los rumanos. La Fiat –cuya fuerza de trabajo pasó de 60 mil a 15 mil trabajadores– está en conflicto; me cuentan que los chinos están considerando una oferta. Turín ya no es lo que era, salvo para la Juventus y el bello cordón alpino que la rodea. ¿Mantendrá la Juventus su supremacía sin el respaldo del extinto Agnelli? Si la economía local, con la esperanza de revitalizarse, está invirtiendo su dinero en las Olimpíadas de invierno del año que viene, ¿por qué la ciudad no habría de asumir un posible destino de centro de convenciones? Es evidente que los poderosos de Turín y el Piamonte que nos recibieron y patrocinaron piensan que un evento capaz de atraer a 13 ex presidentes y ex primer ministros, nueve ex cancilleres y varios aviones cargados de diplomáticos y funcionarios gubernamentales es algo que confiere prestigio.

No recuerdo una experiencia parecida. Es raro que los historiadores se encuentren en presencia de sus objetos de manera masiva; incluso hoy, cuando la TV nos familiariza diariamente con los rostros de la gente que toma las decisiones a nivel nacional y mundial. Es un panorama inesperado: como visitar el museo de Madame Tussaud y descubrir que las figuras de cera han sido reemplazadas por los originales. Estrechamos sus manos, compartimos la mesa en las comidas, podemos hacerles preguntas y escuchar sus respuestas, cordiales pero por lo general anodinas. Y la seguridad es menos obvia que la de un museo.

Adentro, unos cien señores maduros y mayores y el habitual puñado de mujeres están sentados de un lado de un largo rectángulo de mesas, en el hall de una academia militar en el barroco Victor Emmanuel, mirándose unos a otros a través de un amplio espacio y escuchando traducciones simultáneas de y a los idiomas habituales más el polaco (los polacos enviaron a dos ex presidentes de ideas muy diferentes y un ex primer ministro). En ángulo recto a mí, en el extremo de la mesa, veo al encogido y astuto Giulio Andreotti, siete veces primer ministro de Italia entre 1972 y 1992; la rígida apostura marcial del general (luego presidente) Jaruzelski, que suprimió Solidaridad y negoció el fin del comunismo polaco, y al mismísimo Mijail Gorbachov, asombrosamente bien mantenido, elegante y afable, aunque algo empequeñecido al lado de su vecino, el enorme Helmut Kohl, el canciller más longevo de Alemania, a la que reunificó en 1990. Hasta un historiador viejo y cínico se impresiona con semejante elenco.

Terminé sentado entre el consejero nacional de seguridad de Reagan de 1981 y un ex funcionario francés, y frente a un israelí anti Sharon con el que hablé durante el almuerzo y que resultó que había estado a la cabeza de la Mossad en tiempos previos al Likud. También reconozco una aparición checa procedente de un pasado que me gustaría olvidar: Rudolf Slansky junior, expulsado del partido por participar de la primavera de Praga, más tarde militante de la Carta 77. Me sigue resultando parecido a su padre, ejecutado en 1952: la víctima comunista más prominente del último y más abiertamente antisemita de los procesos-shows de la Europa oriental stalinista. En algún lugar de la mesa, Lech Walesa explica que ni la política rusa ni los comunistas polacos tuvieron nada que ver con la reconquista de la independencia polaca: todo fue obra de Solidaridad y del Papa. (Mi vecino no parece demasiado impresionado, y eso que él fue el que firmó los cheques para pagar las operaciones de la CIA en la Polonia de esa época.)

Y lo que es aún más extraño: me doy cuenta de que estoy en medio de un cónclave de fantasmas. Exceptuando a los chinos, que rehúyen los debates públicos, una sorprendente porción de los que tomaron las decisiones que cambiaron el mundo en los años '80 están aquí. Pero los que hoy gobiernan sus países brillan por su ausencia. No hay nadie que represente a la Rusia de Putin, ni al Washington de Wolfowitz, ni a la Alemania de Schroeder, ni a la Inglaterra de Blair. Salvo los políticos turineses y piamonteses y el ministro italiano de asuntos europeos, que representa sigilosamente a Berlusconi, el único funcionario gubernamental activo presente es el ex disidente soviético Nathan Sharansky, ahora, ¡ay!, miembro del gabinete de Sharon. Hasta los asesores occidentales de la época se retiraron de la política, si no de los negocios. Los que discuten los cambios mundiales de los últimos 20 años son los mismos que quedaron relegados por esos mismos cambios. Por supuesto: una ocasión como ésta, destinada a homenajear a Gorbachov, no es el mejor momento para que los oradores se tomen el trabajo de emitir juicios históricos sobre un hombre por el que la mayoría siente una admiración sincera. Pero el espíritu de la reunión está lejos de ser celebratorio. Es difícil evitar la impresión de que pocos de los que están reunidos en este hall, del este al oeste, están felices con lo que sucedió en los ex Estados comunistas o con la situación internacional desde la caída de Gorbachov.

Sin embargo, pese a la preocupación por los Estados Unidos de Bush que unifica a este foro, hay una diferencia entre la gente del Este y la del Oeste. Nuestros sistemas continúan. Para ellos, en cambio, este evento es básicamente una reunión de lo que los herederos de la Revolución Francesa solían llamar los ci-devant y los herederos de la Revolución Rusa de 1917 los byvshie lyudi: una reunión de gente del pasado. Algunos representantes del Este aquí presentes fueron durante mucho tiempo disidentes. Entre ellos se destaca la viuda de Sakharov, Elena Bonner, y también Alexander Yakovlev, alguna vez el aliado más cercano de Gorbachov, que ahora no para de hacer denuncias sobre la era soviética. La mayoría es gente con toda una vida al servicio leal y eficaz de los regímenes que quedaron atrás, cuyos mundos han desaparecido para siempre. Nadie habla de nostalgia, aunque alguna alusión apareció en los discursos de los ex yugoslavos, pero para muchos de los que están en este edificio –que acaso evoque algunos de los decorados de sus propios anciens régimes– es una suerte de despertar de un sistema en el que creían y que ha muerto, y la resurrección de una esperanza –aunque sea una mínima esperanza de reforma– que sólo abandonaron a regañadientes, si es que alguna vez la abandonaron.

Pero, ¿qué pasa con los intrusos, los expertos, los académicos –la mayoría de EE.UU.– que hacen bulto? Las viejas manos soviéticas que están entre ellos se sienten en su salsa: felicitan a viejos amigos y fuentes de información, completan lagunas, defienden sus interpretaciones, intercambian recuerdos de Moscú y Varsovia. Pero la caída del comunismo, aunque forme parte de mi vida, no es "mi campo"; su escenario no es el mío. Estoy aquí simplemente como un historiador que escribió sobre el siglo en el que vivió la mayoría de ellos, que quiere comprenderlo mejor y que espera que sus propios escritos sobre el siglo se tengan en pie en presencia de la gente sobre la que escribió.

Esa es, en cierto sentido, la pregunta que todos los historiadores se hacen: ¿una mera asociación personal con las reliquias del pasado ilumina el pasado? Y si es así, ¿cómo? Sin duda lo ilumina, pero no sabemos cómo. Casi siempre lo que tenemos en mente son lugares, no personas. Incluso sin gente, la topografía habla: un paisaje seco de Brasil permite entender con más facilidad a los evangelistas rurales, un fuerte menor en el centro de Gales ilumina la tierra de nadie de las marchas medievales. A veces las ciudades solían hablar más alto que las palabras, y algunas lo siguen haciendo: San Petersburgo, por ejemplo, o –hasta su precipitada decadencia poscomunista– Praga. ¿Puede compararse la experiencia de la reunión de Turín con la que recuerdo que sentí hace un tiempo, parado en una fría mañana de invierno, ante la versión reconstruida de la vieja estación Finlandia de Leningrado? ¿Aprendí de la reunión más de lo que habría aprendido leyendo libros o asistiendo a un coloquio más pequeño y menos imponente sobre los últimos años de la era soviética?

La respuesta a ambas preguntas es no. ¿Por qué? ¿Porque los seres humanos envejecen y se vuelven obsoletos más rápido? ¿Porque la gente en un paisaje social es más perecedera que los edificios o los ríos? ¿Porque –como lo saben cualquier historiador y cualquier periodista– nadie saca demasiado entrevistando a presidentes y primeros ministros? Mucho mejor es hablar con la gente que cobra por mantener los ojos y los oídos abiertos y está acostumbrada al chismorreo: los periodistas y los emisarios diplomáticos inteligentes. (Afortunadamente, de ésos había muchísimos.)

Pero no fui a Turín con la esperanza de aprender demasiado sobre la perestroika sino –como la mayoría de los demás– para homenajear a un hombre admirable, sobresaliente, bueno y honesto. Si el historiador que hay en mí se sintió ligeramente decepcionado, el fan de Mijail Gorbachov no. ¿Fue un gran hombre? No lo sé. Lo dudo. Fue –sigue siéndolo– un hombre íntegro y bondadoso cuyas acciones tuvieron consecuencias enormes, para bien y para mal. Ser su contemporáneo es un privilegio. La humanidad está en deuda con él. Y al mismo tiempo, si yo fuera ruso, también pensaría en él como en el hombre que llevó a su país a la ruina.


Vía: Página 12

El racismo en el Perú (3ra. parte)

[1]

Hola Daniel, cuánto tiempo!

Hay un malentendido, en ningún momento sostuve que la conformación de la clase obrera y el aumento del enganche respondieran al proyecto político del 2do civilismo, sino que dichos fenómenos se dieron a raíz del crecimiento económico desatado durante la República Aristocrática.

>>> Seguir Leyendo... >>>

Por supuesto que su proyecto político se basó en la exclusión social y política, pero muy a su pesar las fuerzas económicas desatadas conducían inexorablemente a un nuevo tipo de sociedad, mucho más parecida a los modelos europeos que pretendían emular, y ellos debieron preveerlo. Eso es todo. Coincido contigo en lo de encontrar el equilibro entre la inercia del mercado y la participación del Estado, y en incluir a los sectores menos favorecidos a través del desarrollo económico y la mejora de los servicios del Estado, sólo que para lograrlo es necsario alcanzar, precisamente, el ansiado despegue económico sin el cual seguiremos tan estancados como hasta hace muy pocos años. Esa debe ser la prioridad, lamentablemente ni la ideología ni la política no han ayudado mucho en eso. Un abrazo,

Miguel



[2]

Estimado amigo.

La conformación de la clase obrera y el aumento del enganche no respondió a ningún proyecto político, sino a la inercia de un auge económico internacional. De hecho, dicho proyecto político - el de la República Aristocrática - se basó en la exclusión social y política. Su caducidad respondió precisamente a ello; por ello las luchas obreras desde 1911 a 1919, y por ello el Leguiísmo que rompió con ese orden político precisamente para incorporar a las clases medias al aparato del Estado, y promover a las obreras a través de su política de obras públicas.

Yo creo que el pasado se debe mirar con ojos menos ideológicos - aunque la objetividad no es posible - pues si no corremos el riesgo de falsearlo.

Por lo demás, la actual coyuntura es otra y el tema que nos preocupa se resolverá favorablemente en la medida en que las clases económicas y políticas se coman el pleito de incluir a través del desarrollo económico y la mejora de los servicios del Estado. No está demás planificar y dejarle ese trabajo a verdaderos estadistas.

Creo que se debe encontrar el equilibro entre la inercia del mercado y la participación del Estado en la búsqueda de justicia, mejora de la calidad de vida e inclusión.

Por cierto, oyeron a MArtin Rivas: \"Lo que dije en el video era un ensayo para ver si salía bien ante cámaras\", de ripley!

Abrazos a todos

Daniel Parodi Revoredo
Profesor del Departamento de Humanidades
Pontificia Universidad Católica del Perú
Tlf. 4212798
E - mail: parodi.da@pucp.edu.pe


Seminario on line en Historia a Debate

El martes, 25 de marzo de 2008, de 19 a 20 horas (hora de España), Beatrice Borghi (Universidad de Bologna, Italia), contestará a vuestras preguntas en tiempo real, y también a las que se remitan con antelación por mail o a través del formulario web, desde la Facultad de Geografía e Historia de la Universidad de Santiago de Compostela, España. Os convocamos para ello a conectar el dia y hora acordados con nuestra dirección web .

>>> Seguir Leyendo... >>>

No se aceptarán preguntas que no vayan debidamente firmadas: nombre, institución / profesión, localidad / país.

El resultado del chat será como siempre posteriormente difundido por la lista y colgado de la web.

Tema:

"Historia y uso de las fuentes:
Para una didáctica de las fuentes históricas"


Resumen:

"L’uso delle fonti nella didattica della storia"

La capacità degli allievi di porre le giuste domande alle fonti è il punto di partenza indispensabile per capire la storia, la realtà circostante e soprattutto se stessi. In tale prospettiva la ricerca e l'interpretazione delle fonti possono innescare la tensione alla scoperta, mettendo gli scolari in grado di divenire i protagonisti del proprio apprendimento.Sviluppare una facoltà critica negli allievi è la “meta concettuale” che si dovrebbe raggiungere attraverso il fare la storia. L'indagine storica si basa sulle fonti e qualsiasi ricostruzione storiografica, per essere affidabile, deve basarsi sulle fonti che la avvalorano, da utilizzarsi con un adeguato lavoro di reperimento, selezione e interpretazione. Importante diventa far comprendere agli allievi come il lavoro dello storico comporti un continuo intervento interpretativo: scelta delle fonti, critica sul loro valore, identificazione delle forze materiali e spirituali che provocano e muovono certi accadimenti.

English version

The students' ability to ask the right questions of the sources is an indispensable starting point in order to understand history, the surrounding reality and above all, ourselves. In this context, research and interpretation of sources can trigger a desire for discovery, enabling students to become the protagonists of their own learning process. The development in students of a critical faculty is the ‘conceptual objective' which should be achieved through making history. Historical research is based on sources and any reliable historiographic reconstruction must be based on the sources which support it, used after adequate tracing, selection and interpretation activities.It is important to make students aware that the historian's work involves continual interpretation: selection of sources, critique of their value, identification of the material and spiritual elements that cause and effect certain events.


Vía: Historia a Debate
E-mail: h-debate@cesga.es


El racismo en el Perú (2da. parte)

[1]

Estimado Eligio:

No creo que sea tan fraudulento el caso mencionado por Althaus pues, por donde se lo mire, es un hecho que la economía peruana durante el gobierno de Velasco fue un desastre (si lo fue por la naturaleza misma de sus proyectos, como sostienen los liberales, o por la paralización de aquellos durante el gobierno de Morales-Bermudez, como pretenden velasquistas o humalistas, es otro asunto). No se alcanzó el mismo nivel de crecimiento económico del año 1970 sino hasta el 2002 o 2003, eso quiere decir que se perdieron tres décadas de desarrollo económico y en ese sentido, el de la fría estadística, debemos reconocer que las élites empresariales, y sus intelectuales, tienen todo el derecho de reclamar por el tiempo y las inversiones perdidas. Si observamos que el agro aportaba casi el 35 por ciento de todos los impuestos recaudados hasta el año 1968, sólo por poner un ejemplo, y que lo tributado por dicho sector no llegó al uno por ciento el año pasado, entonces, resulta evidente que algo se truncó con ese gobierno, no hay que ser de derechas para darse cuenta de eso. Ahí no creo que haya ningún mito.

>>> Seguir Leyendo... >>>

No puedo estar de acuerdo contigo cuando sostienes que "diversas experiencias históricas demuestran que el avance de una economía de mercado no democratiza una sociedad, no la hace más incluyente, ni menos racista". El caso del racismo en los Estados Unidos no me parece el más afortunado, pues son muchas las variables que allí confluyen, no sólo las económicas. Ahí tienes los resultados de la lucha por los derechos civiles de los años 60, los negros están mucho más integrados a la sociedad que hace cuarenta años. Que el problema adopte hoy otras formas y no se haya extinguido completamente no quiere decir que no se avance nada en ese sentido. Considero que reducirlo todo al aporte o no de la economía de mercado es un exceso.

Creo que se equivoca Daniel cuando sostiene que durante la República Aristocrática no se avanzó en cuanto a modernidad ni inclusión. Señalo algunos ejemplos: el gran crecimiento experimentado por nuestra economía durante dicho período tuvo consecuencias tremendas en lo social, pues surge nuestra 1ra clase obrera y se inicia una importante migración de campesinos, como jornaleros bajo el sistema de enganche, en las plantaciones de la costa norte y a las minas de la región central, por ejemplo. Son estas las clases trabajadoras de toda sociedad burguesa o capitalista, sin las cuales no hay modernidad posible. Del mismo modo en lo cultural, pues es durante esta época que surgen, también, dos visiones muy exitosas a lo largo del siglo XX: la del Perú como un país mestizo, vigente hasta el día de hoy en la currícula escolar, que buscó incorporar a nuestra idea de nación a grupos sociales distintos al de los "blancos" criollos; y la del indigenismo, discurso contrahegemónico que, desde las universidades de Lima y el Cuzco del novecientos, inicia su camino en pos de la defensa y la reivindicación cultural, social y política del campesinado. En este caso, la economía sí jugó un rol muy importante (no digo que haya sido el único). Que el cambio no se haya dado con la celeridad que todos deseamos no quiere decir que nada se avanzara durante ese período.

Un abrazo,

Miguel


[2]

Estimado Miguel:

No cuestiono que el Señor Althaus tenga una posición política bien definida y que la defienda -todos tenemos derecho a ello- lo que me parece poco ético, es hacer un manejo maniqueo y fraudulento de los acontecimientos históricos, para sustentar un discurso político y defender intereses económicos oligopolícos. He seguido sus programas y es claro el manejo lobbysta que ha hecho de temas como la Mineria (Tambogrande, Shougang, Majaz), o la concesión de puertos.

Ahora bien -sobre el tema en cuestión- diversas experiencias históricas demuestran que el avance de una economía de mercado no democratiza una sociedad, no la hace más incluyente, ni menos racista. Los ejemplos ya los mencioné en mi mensaje anterior y en el caso del Perú -como bien añadió Daniel- tenemos el caso de la República Aristocrática. Sostener que de haber continuado el proceso de capitalista iniciado en los 50, la sociedad peruana sería más rica, integrada y desracializada de lo es hoy, es hacer un juego contrafáctico, que no creo se pueda sostener con seriedad. Según ese discurso, el problema sería pues Velasco y sus reformas que interrumpieron la "supuestamente" ya iniciada modernización capitalista en el Perú. A la luz de nuestra historia, no creo que podamos creernos ese cuento.

Un abrazo.

Eligio.


[3]

Suscribo lo dicho por Eligio, añado como ejemplo el periodo de la República Aristocrática, donde la modernización capitalista no trajo consigo ni la modernidad política, ni la inclusión social. Respeto las ideas de Althaus, pero aveces parece \"lobbysta\" de grandes intereses privados.

Saludos cordiales a todos

Daniel Parodi Revoredo
Profesor del Departamento de Humanidades
Pontificia Universidad Católica del Perú

Académicos dicen no a acuerdo con Yale

Consideran que Yale no tiene derecho a establecer condiciones para devolución de piezas.

Destacadas figuras de nuestro mundo cultural e intelectual han dirigido una carta abierta al presidente Alan García donde lo instan a reconsiderar el Memorando de Entendimiento (MOU, por sus siglas en inglés) que el ministro Hernán Garrido Lecca firmó, en nombre del Perú, con la Universidad de Yale el pasado 14 de setiembre de 2007.

>>> Seguir Leyendo... >>>

Según el acuerdo con la universidad estadounidense, las piezas que Hiram Bingham halló en Machu Picchu -y que se llevó hace casi 100 años con la condición de devolverlas- regresarán en los próximos dos años. Eso sí, con la condición de que el Perú construya un museo para albergarlas. Sin embargo, no volverán todas, solo aquellas 'con calidad de museo' que, según un catálogo preparado por Yale, serían 384 de las más de 4 mil que tiene en su poder. Las demás permanecerán en Estados Unidos, en calidad de 'usufructo', por 99 años más. Es decir, si bien la universidad reconoce la propiedad peruana de las piezas, su uso y destino será determinado por ella.

INACEPTABLE. Los firmantes del comunicado -entre los que figuran Carlos Bustamante Monteverde, Walter Alva, Ruth Shady, Salomón Lerner, Martín Benavides, Mariana Mould de Pease, Marco Martos, Carmen McEvoy, María Rostworowski, Nelson Manrique y otros- señalan sus objeciones al documento firmado por Garrido Lecca y se las plantean a Alan García en estos términos:

"Consideramos inaceptable que la Universidad de Yale pretenda mantener algún poder de decisión y derecho de usufructo sobre estos materiales. Por lo tanto, lo instamos a reconsiderar el alcance y la puesta en práctica de cualquier acuerdo que pueda derivarse del memorando de entendimiento, de manera que respete los principios éticos para su devolución (...) sin condiciones ni tutela alguna (...) Al mismo tiempo, concordamos con la Universidad de Yale en la necesidad de establecer los medios necesarios para la repatriación de estos materiales, y urgimos a su gobierno a asignar los recursos necesarios para su transferencia, conservación, exposición y uso".

Los principales reparos expuestos en la carta abierta son: 1) El compromiso del Perú de construir un museo para albergar los objetos, en cuya operación intervendrá Yale. 2) El poder entregado a Yale para decidir qué piezas deben exhibirse. 3) La entrega de los objetos en usufructo por 99 años más. 4) El derecho de Yale a objetar la entrega de las piezas si, desde su perspectiva, el museo no está listo o no cumple con las condiciones señaladas por ella. 5) La entrega de 40 artefactos para una exposición viajera. 6) La aceptación del Perú para solucionar cualquier conflicto en un tribunal estadounidense.


Fuente: Perú 21