San Marcos exonerará del pago a 1.000 postulantes

Estudiantes de bajos recursos económicos que hayan tenido como promedio 15 en sus notas serán los beneficiados.

Piden presupuesto para continuar investigaciones

Walter Alva recordó que en el 2016 no se ejecutaron trabajos de investigación arqueológica en Lambayeque.

Se realizarán tours nocturnos en Chavín de Huántar

Ministerio de Cultura autorizó visitas para promover importante monumento arqueológico.

Polémica de los Pitufos comunistas ya es mundial

La prestigiosa BBC hace eco de la polémica desatada en Uruguay por comparar a los Pitufos con una sociedad comunista.

¿Se hará realidad la ficción cinemtográfica

Según la agencia, roca espacial circuló demasiado cerca de nuestro planeta.

Meme: 5 Blogs interesantes

Hoy es el Blog Day Internacional y nada mejor para celebrarlo que enviando este meme de 5 blogs que recomiendo en este día para muchos especial:

1. Caparroscinema, uno de los mejores blogs de cine que se puedan leer.
2. Reading Archives , uno de los mejores, si acaso no el mejor, blog sobre el papel de los archivos en la sociedad.
3. El Criticablogs, un blog para tomarlo muy en serio a la vez que divertirnos con sus ácidas críticas.
4. Museum 2.0, un blog dedicado a los museos y la museología que resulta fascinante desde todo punto de vista.
5. El Cuarto Bit, un blog para periodistas que aun tienen dificultades para entenderse con la tecnología.

Primeras pruebas de la nueva edición de 'Fuentes Históricas' de Porras

Como anunciáramos en febrero pasado, ya se encuentra bastante avanzado el trabajo de reedición de Fuentes Históricas Peruanas, la obra cumbre de Raúl Porras Barrenechea que en tres tomos reeditara el Instituto que lleva su nombre y el Fondo Editorial del Instituto Nacional de Cultura y que constituirá un acontecimiento editorial e historiográfico. Como se anunció, esta reedición es totalmente actualizada con correcciones y añadidos anotados por el propio Porras en un ejemplar del libro que él hizo con miras a una actualización del mismo apenas se publicó en 1954 y que no pudo llevar a cabo personalmente. A casi medio siglo de su muerte, sus herederos y discípulos han tomado la posta. Aquí presentamos las pruebas de las que serán las tapas de los mencionados volúmenes.



>>> Seguir Leyendo... >>>

Las anotaciones manuscritas de Porras en el libro son innumerables y son una prueba tanto del método de trabajo del maestro como de su rigurosidad, tal como podemos observar en las siguientes imágenes que reproducimos de ellas.





























La Casa-Museo Porras




>>> Seguir Leyendo... >>>

En el transcurso de la semana pasada, en las oficinas del Instituto Nacional de Cultura y a instancias y buenos oficios de este organisnmo, se reunieron representantes del Instituto Raúl Porras Barrenechea y de la empresa constructora que tiene a su cargo el megaproyecto inmobiliario de un centro comercial de cuatro torres de 15, 8 y dos de 6 pisos más cinco sótanos para 400 estacionamientos en el terreno colindante al local del Instituto, y cuya realización constituye una amenza al mismo.

Durante la misma, que buscó conciliar entre las partes involucradas un acuerdo formal que permitiese tanto la conservación del monumento histórico nacional que representa la Casa-Museo Raúl Porras Barrenechea, así como despejar cualquier obstáculo a la inversión privada, tanto las autoridades del IRPB como las de la empresa constructora expusieron sus puntos de vista e intereses, y aunque no se llegó a un acuerdo formal inmediato, ambas partes mostraron sus deseos de llegar a uno que satisfaga a todos. Tanto la empresa constructora, que expresó su deseo de no perjudicar en modo alguno el monumento nacional, como el Instituto Porras, que fue firme en su deseo y obligación de conservar la integridad del inmueble histórico, se han comprometido a lograr el mejor resultado para este caso que preocupa a la comunidad sanmarquina, a los herederos y discípulos de Raúl Porras y el país entero.

Investigadores replantean la antigüedad del hombre en América y Europa (*)

Según las hipótesis contemporáneas, los primeros pobladores que llegaron a América lo hicieron hace 35.000 años.

Ciudad de México (DPA).- Por siglos, la llegada del hombre a América, estimada entre 10.000 y 20.000 años de antigüedad, se explicó con teorías religiosas, históricas o científicas.

Según las hipótesis contemporáneas, los primeros pobladores llegaron procedentes de Oceanía, Europa o Asia en balsa, barco, sorteando islas o a pie, aprovechando la glaciación del estrecho de Bering. Sin embargo, hoy en día se debaten nuevas posibilidades.

Una de ellas dice que los primeros individuos que poblaron el continente americano lo hicieron hace 35.000 años, según el planteamiento presentado en el "IV Simposio Internacional El Hombre Temprano en América", que se realizó en Ciudad de México del 18 al 22 de agosto.

>>> Seguir Leyendo... >>>

Investigadores como Laura Miotti, de la Universidad de la Plata, en Argentina, coincidieron en que la ocupación "inició en el norte hace 35.000 años" y se fue desplazando hacia el sur con una diferencia de 5.000 años menos en cada zona de asentamiento.

Es decir, 30.000 años en lo que hoy se conoce como Estados Unidos y México, 20.000 en América Central y cerca de 10.000 en la Patagonia. Los estudios, hechos en diversos países, apoyan la teoría de la llegada al continente, desde Asia entrando por Alaska, a través del istmo de Bering, tal como propuso en 1937 el checo Ales Hrdlicka.

No obstante, otro trabajo sugiere que América fue ocupada en diversas épocas, dos muy importantes. Para explicarlas, José Luis Lanata, de la Universidad de Cambridge, divide la región en dos triángulos, Norte y Sudamérica, conectados por "dos cuellos de botella": el estrecho de Bering y América Central.

Para Lanata, los primeros pobladores viajaron en orden descendente desde Canadá y se dispersaron, pero en Panamá se terminaba la tierra hasta que otra glaciación les permitió ir por mar hacia el sur.

En el simposio también se presentaron los estudios hechos a 200 muestras de polen fosilizado de sedimentos de una localidad del Estado de México, centro del país, donde en la década de los 70 se hallaron vestigios humanos de hace 20.000 años.

Estos análisis permitieron recrear 40.000 años de vida de la Cuenca de México y conocer tres cambios climáticos que modificaron la flora y fauna local en el Cuaternario, el último de período geológico.

Lauro González aseguró en la conferencia "La vegetación del Cuaternario en la Cuenca de México" que "en esa era (32.000-13.000 a.C) cactáceas, pinos y zacates" alimentaron a los herbívoros que llegaban de Estados Unidos e iban colonizando el altiplano mexicano.

González, biólogo de la Escuela Nacional de Antropología e Historia de México, además informó que algunas especies animales de ese período fueron "berrendos, camellos, bisontes, caballos y tuzas".

En el encuentro, al que asistieron especialistas de Cuba, El Salvador, España, México, Brasil, Argentina, Estados Unidos, Perú y Chile, no sólo se centró en los estudios del llamado "Nuevo Continente".

En la ponencia "Los yacimientos en la sierra de Atapuerca", el investigador ibérico Carlos Lorenzo fechó en un 1,2 millones de años los restos humanos más antiguos de Europa, hallados este mismo año cerca de la ciudad española de Burgos.

Hasta hace poco, se consideraba a otras osamentas, también halladas en España, como las más antiguas de Europa con 800.000 años.

"(En uno de los yacimientos, Sima del Elefante,) Localizamos una mandíbula con dientes y la falange de un dedo meñique", dijo Lorenzo, investigador de la Universidad Rovira i Virgili de Tarragona, y agregó que el método del carbono 14 permitió dar una fecha.

En declaraciones a la agencia DPA, el organizador del evento y antropólogo del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), Concepción Jiménez, dijo que en el simposio "los asistentes pidieron descentralizar y compartir las teorías desarrolladas en el orbe sobre los primeros grupos humanos en América".

Para lograrlo, agregó se creó la Red Latinoamericana de Orígenes, que permitirá intercambiar información y homologar los conocimientos sobre ecología, prehistoria, antropología y paleontología. En ella participan el INAH y la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y las universidades de Buenos Aires, Cambridge y Tarragona, entre otras instituciones.

* Publicado en El Comercio, de Lima, el 23/08/2008.

José Luis Dader en Lima

Para participar en el Seminario Latinoamericano Reubicaciones de la Comunicación organizado por Calandria, se encuentra por estos días en Lima José Luis Dader, Doctor en Ciencias de la Comunicación y Catedrático de Periodismo de la Universidad Complutense de Madrid, pero ante todo conocido por muchos de nosotros como el propulsor del llamado Periodismo de Precisión en el periodismo hispanoamericano. Es quien mejor ha entendido, y practicado, el concepto de periodismo creado por el norteamericano Philp Meyer. Su libro "Periodismo de Precisión. La vía socioinformática de descubrir noticias" (1997), no sólo es ya un referente obligado para muchos reporteros interesados en innovar sus técnicas de trabajo, sino también para quienes, como el que escribe, trabajamos en centros de documentación de medios de comunicación y tenemos que enfrentarnos a diario con una avalancha de datos. Sus aportes en este campo y en los de Comunicación Política y Opinión Pública, en donde también ha dado muestras de gran solvencia teórica y académica, le han permitido ser profesor visitante y conferenciante en universidades de España, Estados Unidos y América Latina, en donde ha explicado las bondades y beneficios que reporta el trabajo periodístico con métodos propios de las Ciencias Sociales.

>>> Seguir Leyendo... >>>

Durante su estancia en Lima, compartió por unas horas sus experiencias con editores y periodistas del diario El Comercio, en donde pudimos comprobar todo lo que ya sospechábamos de él. Si creemos firmemente, como creemos algunos, que a un autor se le puede conocer por sus libros, en el caso de Dader no nos equivocamos. Durante su charla hizo gala de buen humor, sabiduría y solvencia al explicar cómo con métodos sociológicos y estadísticos se puede hacer buen y mejor periodismo. Los ejemplos que utilizó y la explicación practica de los mismos sirvieron para que muchos de nosotros entendamos mejor aquella falsedad del 'anumerismo' de nuestra profesión.

Su visita y el conocerlo resultaron estimulantes para el suscrito. Tanto así que me he decidido a retomar el blog sobre Documentación Periodística que tengo abandonado desde hace tiempo. Porque creo que es la mejor manera de continuar con lo dicho en este post.

[Addenda del 30 de agosto: El dia de hoy, El Comercio publica una entrevista a José Luis Dader: "Hay una obsesión por las encuestas".]

[Addenda del 31 de agosto: El diario La República también entrevista a José Luis Dader: "Los medios se han dejado atrapar por el entretenimiento".]


Un gran 'meme' para celebrar el Día del Blog

De este modo titula el día de hoy el diario El País de España la noticia sobre el inminente Día Internacional del Blog o Blog Day que incluso aquí en el Perú se celebrará como se debe. Para ello, según informa el diario español, los organizadores del IV Blog Day Internacional han pedido a los bloggers del mundo que el próximo domingo 31 creemos un post en el que recomendamos cinco blogs que consideremos interesantes. Así que este reportero tiene hasta el domingo para decidirse por 5 blogs que crea dignos de ser recomendados. Difícil tarea, mas no imposible. La custión es, ¿cinco blogs de historia o cinco blogs cualquiera? Sobre esto, habrá también que decidirse. ¿Alguna sugerencia?



Sobre catálogos y boletines de historia


A propósito del post anterior, en la pasada Feria Internacional del Libro de Lima (que como suele decir mi amigo Miguel Rivera, cada año es más feria y menos libro), me causó una agradable sorpresa constatar que entre las novedades que traía Crisol se encontraba una gran cantidad de títulos de Editorial Crítica, todos ellos sobre la Segunda Guerra Mundial y que yo sólo conocía por las reseñas que los mismos habían merecido en el suplemento Babelia del diario El País. No menos de diez títulos de esta temática se lucían en las mesas de exhibición, y uno no podía menos que desear sacarse la Tinka para comprarlos todos. Una verdadera frustración porque entre los libros recién llegados estaban obras consideradas verdaderos clásicos modernos de la historiografía mundial o de la renovada historia militar. Es el caso de los dos títulos de Rick Atkinson, Un ejército al amanecer. La guerra en el norte de África, 1942-1943 y El día de la batalla. La Guerra en Sicilia y en Italia, 1943-44; o los de Laurence Rees, Auschwitz. Los nazis y la Solución final y Una guerra de exterminio. Hitler contra Stalin, libros todos ellos que han recibido una acogida de crítica y público más que justa, además de premios internacionales. Pero había mucho más.

>>> Seguir Leyendo... >>>

Estaban también Armagedón. La derrota de Alemania, 1944-1945, de Max Hastings; La batalla del Ruhr. La derrota alemana en los frentes del Oeste, de Derek S. Zumbro; Nuremberg. El mayor juicio de la historia, de James Owen, entre otros muchos títulos más. Por esa razón, sería conveniente que Crítica tomara la sabia decisión que ha tomado La Esfera de los Libros, mi otra editorial favorita (en especial de su colección Historia siglo XX, que ha puesto en línea su catálogo completo (132 págs.). Aunque si bien es cierto que proporciona unos boletines de novedades, siempre un catálogo resulta más útil al investigador, periodista o interesado. Sería un enorme favor el que nos haría ya que no hay que olvidar que Crítica es, asimismo, la editorial que tiene fichado a dos de los autores más importantes de la historiografía contemporánea: Eric J. Hobsbawm y Antony Beevor.

Mientras tanto, seguiré comprando la Tinka a ver si algún fin de semana me hago con todos ellos. Soñar no cuesta nada.

Mes(a) de trabajo

Recientemente en una reunión de coordinación en el diario donde trabajo, una de las personas que asistía a la misma manifestó el contratiempo que significaba las tareas que, en esa misma reunión, se estaban asignando. Su manera de expresar su contrariedad no pudo ser más elocuente: “Yo leo dos libros a la semana y con esto apenas voy a leer uno”, dijo y a mí me embargó un sentimiento de culpa tremendo que hasta ahora no me abandona. Y es que, como mencioné en otros post, desde ya hace varias semanas que vengo acumulando sobre mi mesa de trabajo una cantidad de libros que esperan ser leídos, fichados, digeridos, resumidos y, por supuesto, reseñados en este blog. Pero ya está resultando imperdonable semejante situación. Porque a las manidas y resabidas excusas de siempre de falta de tiempo, exceso de trabajo y la familia (y que según Vargas Llosa, son las más comunes y corrientes que damos), habrá que sumar la que tal vez sea la única y auténtica razón: la pereza. Pero no esa vulgar pereza de echarse a dormir y no hacer nada por la vida. No señor. La pereza de tener que soplarse 200 ó 300 o quien sabe si unas muy densas 500 páginas de texto duro y sesudo, cuando bien podríamos leernos esa misma cantidad de páginas (o el doble o triple) de una buena novela o de un conjunto de relatos o poemas que seguramente nos resultarán más entrañables e inolvidables. A ese tipo de pereza me refiero. Y en este sentido, las últimas semanas me he vuelto muy perezoso.

>>> Seguir Leyendo... >>>

Así que no extrañe a nadie que lo más probable sea que le dé curso primero a este otro conjunto de libros, novelas y relatos, que es lo que verdaderamente va a suceder y por lo cual se seguirán acumulando los libros de historia sobre mi escritorio. Una prueba de ello: ahora mismo, cuando empezaba la lectura de las primeras páginas de Roma. Auge y caída de un imperio, de Simon Baker, un libro extraordinariamente bien escrito (por cierto, se deja leer como la mejor novela), claudique para empezar la lectura de Vida y destino de Vasili Grossman, la extraordinaria novela rusa sobre la Segunda Guerra Mundial. Y todo parece indicar que quien le va a seguir es el primer tomo, en la edición de bolsillo, de las Obras Completas de Borges (su Historia Universal de la infamia es una deuda pendiente que tengo desde hace mucho tiempo por razones que ya tendré oportunidad de comentar). Aunque siempre queda, por supuesto, la tercera vía a todo este vergonzoso asunto, una más salomónica y sencilla: seguir el ejemplo del experimentado periodista que mencione al inicio de este post y empezar a leer dos libros a la semana (no uno, y mucho menos un libro en dos semanas), y equitativamente uno de historia y una novela. Claro está que el verdadero compromiso es honrar la palabra y cumplir el objetivo propuesto. Y después, escribir. Escribir, escribir, escribir.

¡ 150,000 !

Al momento de escribir estas líneas, el contador de Motigo que contabiliza las visitas de este blog suma ¡150,000 visitas!. Nada mal para un blog pretendidamente de Historia. Porque hay que reconocer que aunque aquí hablamos de Historia mayoritariamente, también lo hacemos sobre literatura, algo de periodismo y muy esporádicamente de política (porque es un deber hacerlo). En todo caso, por modesta que sea la cifra comparada con la de otros blogs, siempre es preferible ésta a tener que recurrir a recursos de cualquier tipo con tal de sumar más y más visitas. En otras palabras, prefiero que me lean los pocos que me leen a tener que salir a buscarlos o atraerlos con fotos o muy bonitas o escandalosas, chismes y rajes sobre la tribu de uno o, lo que resulta más frecuente y con excelentes resultados, publicando materiales que muchos escolares ávidamente buscan para no tener que hacer lo que deben: investigar y leer. Como mea culpa podemos agregar que aquí leemos mucho, pero esperamos a partir del próximo mes investigar más y leer mucho más todavía. Que es, nos parece, la receta indicada para construir el blog que deberíamos ser. Que queremos hacer. La deuda todavía está pendiente.

>>> Seguir Leyendo... >>>

Por otro lado, entre los cuadros informativos que ofrece Motigo está este que figura abajo y que permite desagregar por país de origen las visitas que recibimos, en donde podemos apreciar que el 55% de ellas es de aquí mismo, del Perú, y un considerable 9,4% (14,059 visitas) de España, seguida de México con un 7,2% (10,814 visitas). Y así sucesivamente. Información verdaderamente útil para calibrar y seleccionar tanto los temas como el público al cual nos dirijimos.



Los Rollos del Mar Muerto entran en la era digital (*)

Rayos infrarrojos permitirán leer en la Red los manuscritos con nuevos matices

Por JUAN MIGUEL MUÑOZ - Jerusalén - 28/08/2008

La más moderna tecnología abraza los textos hebreos más antiguos. Los Rollos del Mar Muerto, que arrojan luz sobre la vida de judíos y cristianos en tiempos de Jesús y que contienen los documentos más vetustos que se conocen del Antiguo Testamento, estarán en un par de años a disposición de cualquiera en Internet, sea o no investigador.

Cuatro científicos presentaron ayer en Jerusalén el proyecto que permitirá fotografiar digitalmente los 900 rollos, compuestos por entre 15.000 y 20.000 fragmentos de muy diversos tamaños. Y, merced a la utilización de cámaras con rayos infrarrojos, podrán leerse palabras de los papiros que hasta la fecha no podía detectar el ojo humano. Es un trabajo extremadamente delicado. La conservación de los rollos, descubiertos casualmente en 1947 por un pastor beduino en Qumran, en el desierto de Judea, a la orilla del mar Muerto, exige cuidados exquisitos. Hasta hace sólo siete años, únicamente un puñado de investigadores tenía acceso a ellos, considerados uno de los tesoros arqueológicos de Israel. En 2001, se publicaron en su integridad. Ayer, una de las conservadoras, Elena Libman, mostró un fragmento original. Es una de las cuatro mujeres que puede manejarlos.

>>> Seguir Leyendo... >>>

Gracias a las potentes cámaras digitales y a la utilización de la fotografía espectral, podrá conocerse el grado de humedad de los papiros, lo que favorecerá sobremanera su preservación. "Si descubrimos que los pergaminos están demasiado secos, será necesario modificar las condiciones de su mantenimiento", aseguró Greg Bearman, un científico que acaba de abandonar la NASA, la agencia espacial estadounidense.

Las nuevas técnicas permiten fotografiar sin emitir calor ni rayos ultravioletas, que podrían dañar los históricos papiros y pergaminos. Hasta la fecha sólo habían sido fotografiados en una ocasión en 1950. Y sólo unos pocos grandes fragmentos se exponen permanentemente en el Museo de Israel. Al menos otro rollo se conserva en un museo de Ammán (Jordania). Para los académicos, el programa de la Autoridad de Antigüedades de Israel, que custodia los rollos, tendrá otros beneficios. Las nuevas fotografías permiten discernir con nitidez letras de los pergaminos que eran antes imposibles de divisar. "Somos capaces de ver los rollos con un grado de detalle como no se han visto nunca", apuntó Simón Tanner, un experto del King's College de Londres. No obstante, las dificultades para la interpretación de los textos no desaparecerán. Resta una labor ingente para conocer el significado exacto de numerosos vocablos. El hecho de que se puedan ver nítidamente letras que antes eran invisibles aportará algo de luz. Pero la polémica continuará, como es habitual con cualquier hallazgo arqueológico en Israel. Porque incluso conociéndose el contenido completo de alguno de los rollos, los expertos a menudo discrepan radicalmente sobre su significado.

Pnina Shor, directora del Departamento de Conservación de la Autoridad de Antigüedades, explicó que una vez digitalizados los rollos y puestos a disposición en Internet, cualquier persona podrá ofrecer su interpretación de los textos situando los fragmentos como si se tratara de un gran rompecabezas.


* Publicado en El País, el 28/08/2008.

Mario Vargas Llosa: "Aun sin darnos cuenta, todos hemos sido educados por el cine" (*)

Por Rosario Yori

Lima se convirtió, en las dos semanas pasadas, en la capital que reunió lo mejor del cine latinoamericano. Y no sólo eso. Dentro del marco del Festival de Lima, organizado por la Universidad Católica a través de su Centro Cultural, visitaron la capital reconocidos críticos, cineastas, actores y productores con el propósito de hablar y disfrutar del séptimo arte. Dentro de este inusual movimiento cultural que estremeció nuestra ciudad, el escritor Mario Vargas Llosa vino al país desde España para cumplir una de las labores más exigentes en esta celebración: presidir el jurado de la Sección Oficial de Ficción. Durante su estadía, la agenda era apretada en extremo, pero el mayor escribidor peruano se dio un tiempo para recibirnos una tarde en su departamento de Barranco.

>>> Seguir Leyendo... >>>

¿Qué caracterizaba a la población universitaria en la época en la que usted asistía a San Marcos como estudiante?

Nosotros vivíamos en la dictadura de Odría y eso marcaba profundamente la vida universitaria. Cuando yo entré a San Marcos había muchos profesores universitarios en el exilio, se había arrasado con las organizaciones universitarias, los centros federados estaban decapitados, había muchos estudiantes presos. Entonces, en la universidad se vivía un ambiente de mucho recelo, pues había policías disfrazados de estudiantes para vigilar las actividades políticas dentro de San Marcos. Yo milité en una organización clandestina, el grupo Cahuide, que quería resucitar al Partido Comunista. Estuve sólo un año ahí, pero realizamos una serie de actividades que luego me servirían como materia prima para escribir Conversación en la Catedral.

¿Este mismo ambiente se vivía entonces también en la Universidad Católica?

Era muy distinto porque San Marcos era mucho más politizado. La Católica, en esos años, era un mundo de muchachos de familias acomodadas. Sólo a partir de los años 60 se abriría más a estudiantes de todos los sectores sociales. Había una distancia muy grande entre las dos universidades. Yo tenía amigos en la Católica que compartían conmigo aficiones literarias, como Abelardo Oquendo y Luis Loayza, y por eso la frecuentaba. Asistí alguna vez a escuchar las clases que dictaba Luis Jaime Cisneros en el local del Instituto Riva-Agüero. Pero aparte de esas visitas esporádicas, ambas universidades mantenían vidas muy separadas.

En la muestra que hay en su honor en la Casa O’Higgins, llama la atención que expusieran sus libros con anotaciones suyas, que reflejan una gran rigurosidad en el trabajo de lectura.

Yo estoy muy agradecido con la Universidad Católica por estos homenajes. Ha sido emocionante descubrir mi vida tan organizada. Cuando tú vives tu vida, no sospechas que haya una estructura que se va tejiendo poco a poco. Yo me acostumbré, desde mis años universitarios, a anotar los libros que leía, a poner pequeños comentarios. A mí me servían como una guía de lectura y también como algún testimonio sobre mi experiencia al enfrentar esos libros, pero jamás imaginé que eso sería expuesto al público. Era una cosa absolutamente privada, personal. Pero al mismo tiempo, cuando me plantearon el proyecto de la exposición, me pareció que era bueno también dar cuenta de esta vida privada, que es una vida intelectual.

Esta vez ha venido a Lima dentro del contexto del Festival de Lima. Varias de sus obras han servido de inspiración para películas de cine. ¿De qué manera se ha recorrido el camino inverso?

Yo creo que el cine ha tenido influencia en mi obra, como creo que la ha tenido en prácticamente todos los escritores de mi generación y los más jóvenes. El cine es el arte del siglo XX y creo que todos, aun sin darnos cuenta, hemos sido educados por el cine en nuestra manera de entender una historia. Sobre todo la organización del tiempo y la manera en que este circula de manera más veloz en una película ha tenido un efecto en la literatura. Ahora las historias ocurren de una manera más rápida y directa que en la literatura del pasado, donde todo era muy fijado y precisado para no confundir al lector. Hoy día, con la estructura de la narración cinematográfica, los lectores están acostumbrados a esos saltos en el tiempo, a que el tiempo sea como un espacio.

No sólo ha cambiado el creador, sino también el receptor.

Sin duda. Yo creo que la literatura contemporánea es muy distinta en gran parte por el cine, pero por otra parte porque el lector exige un tipo de literatura que no es la clásica. Por eso, cuando nosotros leemos un libro clásico, tenemos que reacomodarnos, no lo podemos leer de la misma manera en la que leemos una obra contemporánea. Tenemos que adoptar una actitud diferente porque nos enfrentamos a obras que transcurren de una manera muy distinta; el tiempo transcurre con más lentitud y esto resulta casi irresistible para un lector contemporáneo. Uno tiene que reeducarse, reaclimatarse a lo que fue el lector clásico para leer a los clásicos.

Es también distinta la relación que se establece con un libro que con una película.

Creo que el espectador cinematográfico es mucho más pasivo que el lector. Cuando una historia nos es contada con imágenes, como sucede en el cine, nosotros somos más pasivos, nos dejamos impregnar por esas imágenes y nuestra participación es muchísimo menor que la del lector, que tiene que traducir palabras en imágenes e imágenes en conceptos para saber qué es lo que ocurre en la historia. El lector está mucho más comprometido intelectualmente y obligado a participar de manera creativa que el espectador cinematográfico. Por eso mismo, creo que el efecto que tiene la literatura es más demorado, más duradero que el que tiene una película, que puede ser muy intenso, pero es más efímero. (Por Rosario Yori)


* Publicado en Puntoedu, N° 119, p. 16.

Acosta de nuevo en Lima (*)

Por Manuel Burga

Acosta se encuentra de nuevo en Lima, luego de más de 400 años, a través de su obra cumbre Historia Natural y Moral de las Indias –HNMI– de 1590. Es un acontecimiento celebrado por los especialistas en temas del siglo XVI, que no deben ser pocos, y que seguramente sabrán apreciar esta importantísima edición crítica del académico español Fermín del Pino-Díaz, del Consejo Superior de Investigaciones Científicas de Madrid. En esta reedición se han dado la mano la UNMSM, la U. Antonio Ruiz de Montoya y la Organización de Estados Iberoamericanos. El CSIC madrileño ha invitado a instituciones nuestras a sumarse a esta empresa editorial, a dejar de lado la actitud de beneficiarios pasivos y más bien, quizá por primera vez en este caso, a colaborar para que Acosta vuelva a casa en su obra clásica y en una bella edición.

>>> Seguir Leyendo... >>>

Josef de Acosta (1540-1600), dejó Lima en 1583, para regresar a España, vía México, donde se quedó casi un año para conocer la historia de los aztecas y poder luego compararla con la de los incas, romanos y chinos. Es un personaje singular por muchas razones. Entre ellas, las siguientes: llegó como un joven intelectual jesuita en 1572, con una excelente formación en textos clásicos y teológicos y casi de inmediato inició sus famosas visitas al interior andino. Realizó tres: 1573-74; 1576-77 y 1578-79. Las dos últimas las hizo como provincial de la Compañía de Jesús en el Perú. Estas visitas, como dice Michel Foucault en su libro La verdad y las formas jurídicas, tenían como objeto hacer "indagaciones" por la verdad de las cosas: conocer las parroquias, revisar sus registros parroquiales, conversar con los naturales, con los notables bien informados (como Polo de Ondegardo en este caso), conocer el mundo natural y moral de estas poblaciones. Hay que esperar hasta Antonio Raimondi, hombre de la modernidad europea, en el siglo XIX, para encontrar un ejemplo similar. Por eso, hoy que comento a Acosta, no puedo sino sonreír al pensar en el libro Paisajes peruanos de Riva-Agüero, donde describe su "trabajosa y sorprendente" travesía entre Cusco y Lima en 1912, que fue recibido como el gran reinicio del interés de los intelectuales limeños por el interior andino.

Siempre tuve curiosidad, en mis años de tesis de bachiller, por leer a Acosta. Me llamó la atención que sus obras se encontraran en las nueve bibliotecas que estudié bajo la dirección de Pablo Macera. Igualmente en todas ellas estaban las obras de Antonio Vieira (1608-1697), célebre jesuita brasileño de origen portugués, que no tuve ni tiempo ni curiosidad por leer ya que yo buscaba los signos de la Ilustración en estas bibliotecas y dejé de lado lo realmente existente, las estrategias y políticas misioneras jesuitas, que sí afectaron profundamente a las poblaciones indígenas. Fermín del Pino-Díaz siempre lo entendió muy bien, y por eso, desde 1978, se empeñó en estudiar la HNMI, que ahora concluye–en parte, supongo– con esta edición crítica que aparentemente supera a todas las anteriores de los siglos XIX y XX, en calidad y fidelidad al texto original. Las razones técnicas están expuestas en la introducción y son muy convincentes.

¿Por qué es tan importante la HNMI? ¿Cómo un jesuita, teóricamente parte del brazo intelectual del imperio evangelizador, pudo escribir una obra como la HNMI? Pero no solo eso, sino que Acosta –en esta obra–parece salirse por momentos de la episteme renacentista, de la manera de pensar y producir conocimientos de esta época, para plantearse temas y preguntas de los siglos siguientes. Por ejemplo, nos dice que si la naturaleza del Nuevo Mundo tiene una razón, las costumbres de los hombres que viven en ella deben tenerla también. Que las idolatrías, ritos y costumbres, de los incas, aztecas y romanos, son en realidad sus religiones y no hay olvidar esto al evangelizarlos. En otra parte nos dice "El grano de maíz en fuerza y sustento pienso que no es inferior al trigo". Pero además hace observaciones técnicas que sorprenden, como cuando dice que un tercio, cuando no la mitad, de la plata que sale de Potosí se queda sin "quintar" –sin registro oficial– en estas regiones, trasladándose hasta los más recónditos lugares en los Andes.

No podemos pedirle a Acosta que se escape a su tiempo, que eluda la episteme renacentista, su formación religiosa, su pertenencia a la Compañía de Jesús. Eso era imposible, por eso nos sorprende su actitud intelectual, su curiosidad por entender al otro, su doble diálogo, tanto con sus pares jesuitas, con la Inquisición, como con los que lo entienden como Polo de Ondegardo, interesado también en descubrir este país. Por eso siempre nos fascinará Acosta, su actitud, su escondida independencia intelectual y generosidad humana. De nuevo, bienvenido al Perú.

* Publicado en La República, el 21/08/2008

Catálogo de Investigaciones del Seminario de Historia Rural Andina

Una ocasión más que oportuna ha sido el reciente II Encuentro sobre Investigaciones de los Museos y Centros de Investigación No Facultativos de la UNMSM, organizado por la Oficina de Coordinación de Servicios de Investigación e Innovación (OCSII) del Vicerrectorado de Investigación de la universidad, para tomar conocimiento de las labores que en algunas instituciones de la cuatricentenaria universidad se vienen realizando. Tal es el caso del Seminario de Historia Rural Andina, fundado en 1966 por el doctor Pablo Macera, y cuyo papel en el desarrollo de la ciencia histórica en nuestro país resulta innecesario reseñar o resaltar. Durante el mismo, los representantes de cada centro de investigación entregaron informes y materiales sobre las actividades y publicaciones realizadas por cada uno de ellos en los últimos años y para muchos resultó una verdadera revelación, en ese sentido, la labor que realiza el SHRA pese a las enormes limitaciones con que realizan sus investigaciones aquellos que trabajan en universidades públicas y más aún en San Marcos.

>>> Seguir Leyendo... >>>

Como se ha dicho, resulta innecesario reseñar o resaltar la labor del SHRA pero el catálogo de publicaciones 2007-2008 que entregaron resulta verdaderamente significativo en relación con todo lo afirmado. Digno de encomio.

En el catálogo en mención (que va precedido de una breve historia del Seminario y de sus directores, así como de la relación del personal que hace realidad este esfuerzo académico), encontramos 24 investigaciones publicadas y otras cinco en proceso de edición para el periodo mencionado que resultan de mucho interés por la diversidad de temas, periodos y especialidades. De entre ellas quisiera destacar, de manera especial, el “Estudio socio-histórico del Epistolario Meiggs (1866-1885)” y “Capital extranjero y ferrocarriles (1884-1899)” de Alejandro Salinas, los “Informes de los prefectos durante el primer gobierno del Mariscal Ramón Castilla(1846–1848)”, “Criminalística peruana en el siglo XVIII (ensayo de interpretación estadística en torno a la causal de homicidio)” de Rosaura Andazabal Cayllahua, “Indígenas, mestizos y criollos en Cusco y el Alto Perú, 1780-1815” de Luz Peralta Apaza, y “Economía y Geografía Histórica. Linderos y reducciones en Lima. Visitas eclesiásticas 1627-1820. Volumen I”, de Miguel Pinto y Arturo Urbano.

Resulta realmente lamentable que la universidad no cuente, u otorgue, con los fondos necesarios para brindar la difusión, y edición, que estas investigaciones merecen y que, como ya es conocido por todos, éstas queden relegadas a u tiraje reducidísimo y en ediciones casi artesanales que en nada desmerecen el trabajo final. Muy por el contrario, lo enaltecen. Tanto el esfuerzo como la excelencia.

Geolocalizando las noticias

Leo en Amphibia, con gran satisfacción, que Pablo Mancini comenta hoy los mapas interactivos que El Comercio publica en su edición diaria y que permiten, con la ayuda de Google Maps, ‘geolocalizar’ las noticias del día. En su comentario, Mancini se refiere a la importancia que tienen, en la cultura visual de hoy en día, los mapas y aún más los mapas interactivos: “Son una herramienta muy poderosa que permiten… visualizar información en forma atractiva, se comprenden rápidamente y muestran mucho en poco espacio”.



>>> Seguir Leyendo... >>>

Sobre la importancia y utilidad de Google Maps, nosotros ya habíamos anotado su aprovechamiento como herramienta para el historiador y el periodista (y más todavía para el educado y docente) al referirnos al caso del Instituto Porras anteriormente en este blog. En aquella ocasión pudimos mostrar mediante reveladoras imágenes de este servicio cómo la construcción de un enorme complejo comercial colocaba en posición desventajosa la casa del notable historiador. Con lo cual sólo queda lanzar el reto a otros historiadores y periodistas a utilizarlos y presentarnos nuevas formas o visiones de ver las noticias y la historia.







Enemistades históricas

Cuando Goethe afirma que “una vida ociosa es una muerte anticipada”, no falta en nada a la verdad. Porque ninguna muerte más anticipada que aquella del historiador (o blogger) que deja para otro día o para mejor ocasión la nota o el post que pensaba escribir o, peor aún, que toma notas interminables para escribirla, con lo que, como dice García Márquez, uno termina escribiendo para el libro de notas antes que la nota misma. Así, el escribir, leer, investigar o historiar (¿existe este verbo?) se convierten en tareas postergadas que sólo anticipan nuestra propia muerte como escribas. Una sentencia que he tenido muy presente las últimas tres semanas leyendo el especial de verano del suplemento dominical del diario El País, “Grandes Antagonistas”, en que pasa revista a esas pequeñas querellas personales, esos conflictos entre grandes personajes que forman parte de la historia y que, la mar de veces, quedan fuera de ella (Las rapaces enfrentadas, A la greña por el Polo. "¡Ese 'diplodocus' es mío!"). Y la he tenido presente por la sencilla razón de que tenía pensado escribir una serie de notas para el diario donde trabajo sobre el mismo asunto y que, provisionalmente, tenía el título de “Enemistades históricas”.

>>> Seguir Leyendo... >>>

Ahora, no sólo debo renunciar a la idea misma, sino también desechar todas las notas que había tomado porque, como se dice en predios periodísticos, me ganaron la pepa y éstas perdieron, al menos para mí, todo sentido o interés. Gajes del oficio y culpa del ocioso. Una lástima.

Una lástima porque verdaderamente quería contar, y ensayar una interpretación, de las razones que enfrentaron de manera tan áspera, y en ocasiones tan bruscamente, a personajes reverenciados por todos nosotros. Quería bajarlos del pedestal de la historia y presentarlos como los seres humanos comunes y corrientes que fueron, con los pequeños rencores o celos que en ellos, personajes históricos de dimensión casi sacrosanta, se convirtieron en inexplicables aborrecimientos por el otro o la obra del otro. ¿Qué velados intereses llevaron, por ejemplo, a que los dos grandes libertadores, San Martín y Bolívar, no concluyeran juntos la gesta emancipadora? O relatar los pormenores de las desavenencias que concluyeron en el asesinato del poeta Elmore a manos de Chocano. O el desprecio de Gutiérrez Quintanilla por Tello, que dejó impreso en un libro que no desmerece en nada la gloria del primero.

Pero si hay una enemistad verdaderamente histórica y grande, esa fue la que enfrentó a González Prada y a Ricardo Palma y de la que se han ocupado tanto los historiadores, pero de la que aún sigo creyendo que escapa a la manida explicación de dos corrientes literarias enfrentadas y que cada uno de ellos encarnaba.

Para otra ocasión será.

QBI: Extraordinario banco de imágenes del Quijote

De entre todos los proyectos que existen, y conozco, de digitalización del patrimonio cultural a lo largo y ancho del mundo, ninguno más asombroso y encomiable que este Banco de Imágenes del Quijote (1605-1905), que al momento de escribir estas líneas supera largamente las 11,500 ilustraciones procedentes de 365 ediciones. Y todas ellas con su ficha técnica respectiva. Este proyecto, que empezó en el 2002 como parte de los actos conmemorativos por el IV centenario de la obra cervantina, pretende reunir, clasificar y etiquetar todas las ilustraciones de las ediciones del Quijote (en todos los idiomas), desde la primera de ellas de 1605 hasta la conmemorativa de 1905. Un esfuerzo que se ve coronado con las estadísticas de consulta que el sitio tiene y que a nadie debiera sorprender. Por cierto, la consulta a esta información ("las 50 ediciones más visitadas") nos lleva directamente a las ilustraciones de una edición en particular lo que constituye en sí misma otra forma de pesquisa. Fue así como pude descargar algunas de las 374 ilustraciones de Gustave Doré de la edición de 1863 de Paris, que conozco desde mis años escolares.

>>> Seguir Leyendo... >>>

Para la consulta de las imágenes se puede recurrir a tres sistemas de búsqueda: una temática, una guiada y otra experta. En la primera de ellas, un serie de temas nos guía por todo el sitio, pero es tanta la información existente que su uso puede resultar farragoso. Distinto es el caso de las dos siguientes, ideadas para el investigador, que permiten buscar por impresor, librero, grabador o biblioteca de donde procede (búsqueda experta), o por los mismos ítems, pero navegando en ellos si es que se desconce el nombre de cualquiera de ellos (búsqueda guiada). Un trabajo sólo superado por el Sitio de Guamn Poma de la Biblioteca Real de Dinamarca.







'Dos versiones del Tercer Reich', por Daniel Salas

En relación con el post anterior, las relaciones del escritor con su tiempo y con la historia, acabo de recordar un ensayo de mi entrañable amigo Daniel Salas y cuya lectura recomiendo vivamente. En su texto "Dos versiones del Tercer Reich: El milagro secreto y Deutsches Requiem", Daniel desmiente totalmente, o al menos eso es lo que a mí me parece, la versión extendida de que Borges fue un escritor desligado de su tiempo, interesado más en sus juegos de artificios mentales y literarios, que en la realidad de la que era parte. La afirmación de Daniel, "las preocupaciones de Jorge Luis Borges por el nazismo son significativamente tempranas. La lucidez con la que, desde 1937, juzga severamente los nacionalismos en diversos artículos periodísticos, demuestra su sutil y prematura comprensión de la desmesurada crisis que el fascismo estaba generando en la cultura occidental", un "un punto de quiebre para la humanidad". En ese sentido, es una verdadera lástima que tanto él como el equipo que escribía Ficciones haya dejado abandonado este blog. Se deja extrañar tanta lucidez y originalidad

'Las guerras de este mundo'

Lo primero que hay que decir de este libro, que ha tardado mucho en ser publicado (corresponde a las actas de un Congreso Internacional celebrado en Lima en el año 2001), es que los trabajos que lo componen no sólo constituyen una invitación a una relectura de la novelistica y ensayística de Mario Vargas Llosa, sino también una nueva forma de entender el pensamiento del intelectual peruano más importante e influyente del último medio siglo.

Los diecinueve ensayos están divididos en cuatro secciones, una general y tres temáticas (Las Ciencias Sociales en la obra de MVLL, La historia en la obra de MVLL y MVLL en el teatro y el cine), siendo de todas ellas la mejor lograda la correspondiente a la general, en donde los textos de Antonio Tabucchi o los de Armas Marcelo y Efraín Kristal son, de lejos, lo mejor del volumen. Extraña, en ese sentido, que los menos logrados sean aquellos correspondiente a los de los científicos sociales de quienes se esperaba más en esta nueva relectura de la obra vargasllosiana. Y extraña porque si el motivo del congreso, del libro se entiende, era una reflexión sobre el poder en la obra de Vargas Llosa, era de estos últimos de quienes esperábamos mejores ideas, nuevos aportes, planteamientos tal vez inéditos respecto a la obra de nuestro mejor y más comprometido y polémico novelista.

>>> Seguir Leyendo... >>>

En ese sentido, el texto de Manuel Burga, 'El Perú como nación en dos novelas de Vargas Llosa', sería la única excepción y en donde el único reproche que se le puede hacer es que despache el asunto en apenas dos páginas y media en un tema donde, estamos plenamente seguros, hubiera podido decir mucho más. Vulgarmente dicho, nos dejó con las ganas. Algo que no puede decirse de los textos que firman Iván Hinojosa y Juan Luis Orrego que, pese a la calidad de los mismos, caen en los mismos lugares comunes de siempre o repiten ideas que ya conocíamos. Estos tres trabajos conforman la sección 'La historia en la obra de Mario Vargas Llosa', y cuya sola enunciación aún espera un estudio digna del mismo.

De todos modos, es un libro que se lee con verdadero interés, sugiere algunas ideas y, más importante aún, sirve como pretexto y guía para nuevos estudios y planteamientos a futuros investigadores. ¿Quién se anima?

Especial multimedia de 'La Guerra de los clones'

El siguiente es lo que los entendidos suelen llamar un tema 'friki', y la verdad es que lo es y este reportero no tiene el mayor rubor en reconocer su afición por él (y vaya que si tiene motivos para hacerlo): el día de hoy el diario El Comercio publica un especial multimedia sobre el reciente estreno en nuestro país de 'Las Guerras Clon', la primera película animada de George Lucas sobre su particular universo galáctico, y hay que decir que está muy bien realizado en la medida en que se disfruta sin echarse a perder la visualización de la película para aqeullos que todavía no la hemos visto y que por este mismo especial y el del sitio oficial, todo parece indicar que borrará el sabor amargo que a muchos nos dejó la segunda trilogía.

>>> Seguir Leyendo... >>>

Y como mencioné antes, mi afición por este producto cultural viene de muy lejos. De mi admiración, entre otras cosas, por la maestría con la que se supo crear todo un universo particular, con su propia mitología y cronología como lo haría el mejor novelista. Porque, al menos en la primera película y que es la que aprecio por encima de todas y de todo, se conjugaron magistralmente dos de las mejores tradiciones de la historia del cine: el western y las películas de ciencia ficción. Y porque, no siendo para nada aficionado al deporte y a los juegos, encontré algo que compartir, en todas sus dimensiones, con mi hijo: el buen cine y las historias bien contadas.



El Reportero primero, ¡al fin!

Vaya, ésta sí que resultó una verdadera sorpresa. Buscando información para postear las dos noticias anteriores me topé con ésta otra que sinceramente me alegro el día: El Reportero de la Historia ocupa (¡al fin!) el primer lugar en el ranking de popularidad en la categoría de Historia de Perú Blogs. Un logro que este reportero comparte con sus lectores, lo obliga a actualizar el sitio y, sobre todo, a mejorar cada día. ¡Gracias!



20 Blogs peruanos

En los próximos días está por finalizar el concurso “20 Blogs Peruanos”, organizado por PaginasAmarillas.pe y PeruBlogs.com, el cual busca identificar los blogs más populares de la blogósfera peruana. Si nos atenemos a lo afirmado por sus organizadores, ya son más de 10,000 los blogs peruanos lo que significa que la competencia estará reñida. Los resultados de ésta se darán a conocer el jueves 29 de agosto, el mismo día en que se estará celebrando la segunda versión del Blogday en nuestro país. Aunándose a esta iniciativa, este reportero se ha apuntado en el mismo, en la categoría de Educación, así que si tienen tiempo, y ganas, los invito a votar por nosotros. Y de antemano, ¡Gracias!

Blogday 2008 en el María Angola

Como dejé dicho en el post anterior, el próximo jueves 29 se debe estar celebrando en las instalaciones del María Angola el Blogday 2008 en el Perú. La idea de este breve mensaje es invitarlos a asistir (generalmente este reportero no suele concurrir a este tipo de eventos, ya que aún no logra vencer su inveterada timidez), pero creo que la mejor forma de hacerlo es alcanzarles el vídeo que los amigos de Perú Blogs, los organizadores, han colgado con esa intención. Y no han encontrado mejor forma de hacerlo que invitando a Morena y Ocram, dos de los bloggers más populares y respetados de la blogósfera peruana. Ya saben, no falten (y luego me cuentan).

>>> Seguir Leyendo... >>>












Conferencia "La vida política de Diego Portales"

Continuando con el ciclo Miércoles Arqueológicos y Antropológicos del Museo de Arqueología y Antropología de San Marcos, el día de mañana miércoles 13 de agosto, a las 6:00 p.m., en el Salón de Recepciones del Centro Cultural de San Marcos, se realizará la conferencia “Virtud, fortuna y portales. La vida política de Diego Portales desde la perspectiva de ‘El Príncipe’ en el orden político chileno del siglo XIX”, a cargo del historiador Juan Carlos Arellano.

El objetivo es analizar, desde la antítesis existente entre los conceptos de virtud y fortuna, presentes en la obra El Príncipe de Maquiavelo, la actuación política del ministro Diego Portales. Partiendo de la premisa que el libro del pensador florentino es una tipología de la innovación y sus consecuencias, se examinará el ejercicio del poder practicado por Portales a través de la revisión de su Epistolario y su participación en la política chilena.

>>> Seguir Leyendo... >>>

El ingreso es completamente libre y se otorgará constancia de asistencia a quienes lo soliciten.

Informes:
Centro Cultural de San Marcos
Av. Nicolás de Piérola Nº 1222 - Parque Universitario
Tel. 6197000 Anx. 5216
www.ccsm-unmsm.edu.pe/arqueologia/index.htm
museoarql.ccsm@unmsm.edu.pe

'50 anécdotas del sabio Tello'

Conocía este libro por pura referencia bibliográfica, y aunque había leído una que otra 'anécdota' en distintos lugares, no había tenido oportunidad de leerlo completamente hasta el sábado último en que, en una de mis habituales visitas al jirón Amazonas, lo encontré sepultado bajo una montaña de libros que se remataban a 5 soles. Y apenas empezada su lectura, no he podido dejarla hasta concluirlo, sorprendido no tanto por su contenido sino por el libro en sí mismo.

No porque sea un libro que se lea con la avidez de un clásico que se lee por primera vez o que por fin va a engrosar nuestras bibliotecas. Tampoco con el interés que despierta una biografía bien compuesta y que escapa a los convencionalismo de las mismas. Menos aún con el morbo que despiertan páginas escritas para, sin infidencias ni indiscreciones, contarnos, en letra menuda, la historia 'no oficial' de alguien famoso o reverenciado. En realidad este libro se lee con el humilde interés de quien sabe que está leyendo el testimonio sincero y emocionado del discípulo hacia su maestro. Porque el libro de Hernán Ponce Sánchez, "50 anécdotas del sabio Tello" (1956), es esencialmente eso. Un conmovedor homenaje de quien fuera su secretario de campaña e ilustrador en muchos de sus viajes durante más de diez años, tiempo en el cual fue reuniendo una a una las anécdotas a que se refiere el título y que en cada línea puede uno encontrar esa admiración que despertaba Tello, su vida y su obra.

>>> Seguir Leyendo... >>>

Pero dejando a un lado los sentimentalismos, el libro también sirve como fuente de información para saber cómo trabajaban nuestros arqueólogos hace 50 años, qué pensaban ellos y la sociedad sobre su trabajo y la importancia de éste. Es así que este anecdotario resulta, sin quererlo o pretenderlo, una historia de nuestros museos. No resulta, por ello, exagerado darle la importancia que se merece. Si bien no es una mina de información, no es menos cierto que resulta útil a la historia de nuestra arqueología. Como prueba de lo dicho, les dejo aquí dos de las anécdotas del libro y que ejemplifican muy bien lo dicho.


Con el Gobernador de Huantán

Tenía el arqueólogo veinte años de edad (1901) y cursaba a la sazón, segundo año de ciencias, cuando, lejos de disfrutar su vocación, por sugerencia y encargo de su maestro, el sabio Sebastián Barranca, organizó su primera salida científica. Había elegido la provincia de Yauyos para estudiar la lengua cauqui, la flora, la fauna y el folklore.

Como era un jovencito, no podía, pues, darse trazas para organizar su expedición con gente extraña ni mayor que él, quizás no hubiera podido influir ni mandar; eligió a dos coterráneos suyos que gustaban también d ese tipo de investigaciones: Julián Macavilca y Sixto Inga, (1) de manera que los tres huarochiranos hicieron su aparición por los dominios de los yauyos.

Ningún contratiempo se les interpuso hasta llegar al pueblo de Huantán. Y parecía que la presencia de ellos no llamaba la atención de nadie; sin embargo, el Gobernador de ese lugar no los vio con buenos ojos, porque, según pensaba, los tres muchachos no parecían llevar intenciones cristianas, pues, ¿qué significaba eso de vagar por su jurisdicción recogiendo hierbecitas, florecillas silvestres, preguntando sus nombres y cualidades que nadie ignoraba, averiguando cómo vivía allí la gente, etc.? En consecuencia, puso alerta a sus alguaciles.

Si el Gobernador había entrado en desconfianza, más aún podían sentirla sus alguaciles; por consiguiente, éstos, como quien no da importancia a los forasteros, fueron siguiéndole los pasos indagando también por todo lo que preguntaban. Terminaron por creer que no llevaban buenas intenciones.

Puesto al tanto el Gobernador de todos los movimientos, concluyó por convencerse que eran gente sospechosa, pues, ¿qué significaba eso de que anduvieran preguntando el nombre de las plantitas, de cómo marcaban sus animales, los de esa comarca, cómo se enterraban, qué ceremonias hacían en los matrimonios, cómo se llamaba aquel cerro, aquella garganta, etc.? Eso era entrometerse en la vida ajena, y dio orden de detención. Los llevaron a la cárcel.

Foete en mano fue el Gobernador para interrogarlos. Pero, documentos a la vista, recomendaciones donde se pedía a las autoridades toda clase de facilidades para los tres y, amén de eso, largas explicaciones donde Tello le manifestaba en el lenguaje más sencillo los objetivos que perseguían con todo aquello que los huantanenses creían patrañas. Aunque el Gobernador no alcanzaba a comprender qué tenía que ver con la ciencia el que ellos se casaran de una manera u otra, ni quien hablaba mejor el cauqui, terminó poniéndolos en libertad.


Cuestión de vida o muerte

El museo necesitaba más salas, aunque no fueran tantas como el sabio anhelaba, ni menos como los planos que acariciaba del edificio proyectado para el futuro.

Además, entre las trescientas y tantas momias de Paracas abarrotadas, había muchas cuyos grandes fardos hablaban de gran cantidad de mantos y por tanto, como las demás, se estaban malogrando con la humedad y precisaban ser desenfardeladas y estudiadas cuanto antes. Pero, esto requería un personal numeroso, ya que cada fardo podía arrojar de diez a quince mantos bordados, cuya mayoría habría de requerir años para su restauración; luego, gran cantidad de cajas para cada especie, vitrinas para la exhibición de las mejores, etc.

Hizo, pues, el sabio, su presupuesto para el año siguiente consignando un mínimun de veinte empleados más, pero, eso sí, escatimando aumentos al personal ya existente, inclusive a aquellos que el arqueólogo contaba entre los fundadores del Museo de Antropología. Por añadidura pedía aumento de partidas para exploraciones, publicaciones, batidas a los huaqueros, etc. Pedía, pues, un brusco y abrumador crecimiento presupuestal del museo; por consiguiente, era de esperar que le pusieran muchos reparos y se lo devolviesen bien cercenado.

Y fue algo peor que reparos, pues se lo rechazaron todo. No había dinero para museos.

- Bueno – dijo el sabio estallando en cólera -, ¿con que estos me niegan un centavo? Pues, ya verán el Ministro y todos ellos lo que yo hago. Porque no hay vuelta que darle; es cuestión de vida o muerte.

Empezó solicitando una audiencia al Presidente de la República, entonces don Manuel Prado.

Después de la entrevista nos informó.

- Muchachos, el domingo a las nueve de la mañana tendremos la visita del Presidente de la República. Quiere ver el estado en que se encuentra todo esto. Vayan quitando el polvo a las momias para que así se sienta mejor el olorcito de las momias y el daño que está ocasionando la humedad. Primero nos iremos a Pachacámac – prosiguió -; quiero mostrarles las maravillas que hemos descubierto y el daño que ha acarreado ese camino carretero que esos zamarros me han hecho allí, porque el día que yo me muera, no me extrañará que volvieran a habilitarla y los miles de curiosos que avancen hasta arriba en automóvil me destruirán todo y dentro de algunos años quedará muy poco. (2) Además, necesito poner un guardían permanente para evitar el paso de los vehículos.

Tal cual el Presidente dijo, a las nueve de la mañana se encaminaba a Pachacámac acompañado del sabio. Desde luego, que otro Presidente ni se habría tomado la molestia de pensar en el museo, y menos en ir a Pachacámac, por lo mismo que implica caminar hundiéndose entre la tierra y la arena. La vista, empero, fue tan detenida y larga que llegaron al museo cerca de las doce del día y el Presidente estuvo observando allí, minuciosamente también, hasta después de la una de la tarde.

Días después el arqueólogo estaba de plácemes, porque el Presidente, evaluando la importancia de los trabajos en el museo, había indicado se aceptase el presupuesto tal cual Tello había solicitado.


(1) Apuntes Biográficos, Mejía Xesspe.
(2) Se está cumpliendo este anuncio. Para decir poco: la parte que se limpió en el templo del Sol con motivo del Congreso de Americanistas en 1938, ha sufrido tanto que hay partes que ya han desaparecido totalmente. En tanto que quedándose los vehículos en la entrada, de los millares de visitantes que mensualmente destruyen esas ruinas, llegarían a la cima solamente los más interesados, y llegarán sin deseos de encaramarse por todas partes ni poner inscripciones en todos los muros.




"Una lectora nada común", de Alan Bennett

No suelo escribir reseñas de novelas en este blog, no tanto porque no las lea (por el contrario, leo más novelas de las que debiera en detrimento de los libros de historia que se siguen acumulando en mi mesa de trabajo), sino porque considero poco pertinente inmiscuirme en el trabajo para el cual otros están mejor calificados. Pero no he podido sustraerme a la tentación de escribir unas líneas sobre este delicioso libro, "Una lectora nada común" del escritor inglés Alan Bennett, una casi subversiva nouvelle de apenas 119 páginas. Un libro sobre los libros, o, más propiamente, un libro sobre la lectura y las consecuencias de la presencia o ausencia de ella en nuestras vidas. Una lectura tan grata que apenas terminada he regresado a la primera página, con lápiz y papel en la mano que, como suelo repetir, es como se deben leer los buenos libros. Y este es de los mejores que he leído en los últimos años. Una perfecta obra de relojería armada sin mayores pretensiones, una miniatura que roza la perfección artística y que encierra el mensaje de que la literatura, para bien o para mal, cambia el sentido de nuestras existencias cuando irrumpe en ellas.

>>> Seguir Leyendo... >>>

Todos los que se han referido a ella inciden en su carácter mordaz y paródico de la misma, y no les falta razón, pero lo cierto es que a mí me ha parecido mucho más que esto. Tal vez porque viniendo del mundo de los libros, en donde trabajo y vivo afortunadamente, no había, hasta ahora, encontrado una obra que reflejará como ninguna otra lo subversivo que puede ser la lectura, lo peligroso y amenazante que para muchos pueden resultar unas páginas impresas. Alguien podrá decir 'Fahrenheit 451' (1953), de Ray Bradbury, pero ésta está muy lejos de lo que afirmo. En la obra de Bradbury los libros ya han sido proscritos porque 'la lectura hace infelices a las personas', es un mundo postapocalíptico el que se nos presenta. En la de Bennett asistimos, como testigos asombrados y divertidos, al derrumbe de otro mundo, al del más pretendidamente sólido e inmutable como lo es el de la monarquía inglesa; a cómo sucumbe, irremediable e inevitablemente, al poder corrosivo de la lectura, de los libros, de las ideas.

A mi modo de ver, toda la historia de la lectura y del libro (y la de sus enemigos) están contenidas en este poco más de centenar de páginas. Y el final, que es inmejorable, la metáfora perfecta de lo que los libros pueden hacer por las personas.