San Marcos exonerará del pago a 1.000 postulantes

Estudiantes de bajos recursos económicos que hayan tenido como promedio 15 en sus notas serán los beneficiados.

Piden presupuesto para continuar investigaciones

Walter Alva recordó que en el 2016 no se ejecutaron trabajos de investigación arqueológica en Lambayeque.

Se realizarán tours nocturnos en Chavín de Huántar

Ministerio de Cultura autorizó visitas para promover importante monumento arqueológico.

Polémica de los Pitufos comunistas ya es mundial

La prestigiosa BBC hace eco de la polémica desatada en Uruguay por comparar a los Pitufos con una sociedad comunista.

¿Se hará realidad la ficción cinemtográfica

Según la agencia, roca espacial circuló demasiado cerca de nuestro planeta.

Presentan tercer tomo de las "Obras Escogidas" de Carlos Lazo

Este lunes 1 de diciembre, dentro de la actividades de la Feria del libro Ricardo Palma de Miraflores, se realizará en el auditorio Chabuca Granda del Parque Kennedy, la presentación del libro La Moneda, tercer tomo de las Obras Escogidas de Carlos Lazo García, el maestro e historiador sanmarquino fallecido en el 2006. La edición, como en las dos tomos anteriores, ha corrido por cuenta del fondo editorial del Pedagógico San Marcos. El comentario estará a cargo de los profesores Waldemar Espinoza, Director de la Escuela de Post Grado de la Facultad de Ciencias Sociales, José de la Puente Brunke, profesor de la Universidad Católica, y Francisco Quiroz Chueca, Director de la Escuela de Historia de San Marcos. La cita es a las 5 :30 de la tarde (hora exacta).

Este tercer tomo ha sido publicado como homenaje póstumo a la memoria del autor. El texto es una valiosa fuente de información para estudiantes, profesionales y amantes de nuestra historia. Carlos Lazo García fue docente universitario y director de la Escuela Académico-Profesional de Historia de la Universidad de San Marcos. Es autor de Crónicas peruanas de los siglos XVI, XVII y XVIII (1975); Economía colonial y régimen monetario: Perú, siglos XVI-XIX, 3 vols. (1992), y de numerosos estudios sobre la acuñación de monedas en la ceca virreinal de Lima. En colaboración con Javier Tord Nicolini publicó Del negro señorial al negro bandolero: cimarronaje y palenques en Lima, siglo XVIII (1977); Economía y sociedad en el Perú colonial: dominio económico y movimiento social (1980), entre otros libros.

Nueva revista de Ciencias Sociales 'Saber'

Este sábado 29, a las 7:00 p.m. en la sala Juan Mejía Baca de la Biblioteca Nacional (San Borja), se llevará a cabo la presentación de "Saber. Revista Hispanoamericana de Humanidades y Ciencias Sociales". La presentación estará a cargo de Nelson Vallejo-Gomes (Embajada de Francia en el Perú) y Antonio Ramírez-Victorio (Grupo Diaporein, UNMSM).

La revista, dirigida por Manuel Oyague, Percy Ortega y Santiago Ortega, ha contado con el auspicio de la Embajada de Francia en el Perú y de la Universidad Nacional Pedro Ruiz Gallo. El ingreso es libre.

Cien años de Mujeres en las aulas universitarias, 1908-2008

Conmemorando los 100 años de la promulgación de la ley que permitió el ingreso de las mujeres a la universidad en Perú, el Programa de Estudios de Género de San Marcos a través de la presente exposición pretende generar un escenario de discusión y reflexión, en el que sea posible visualizar el papel desempeñado por las mujeres en los distintos procesos de configuración de la nación peruana en términos políticos, sociales y culturales, desde las últimas décadas del siglo XIX hasta la actualidad.

La exposición presenta una exploración visual, a través de publicaciones y fotografías, que pretende acercarnos y vincularnos a una parte de la historia de la educación de las mujeres en el Perú. A través de estas imágenes queremos reconstruir esta parte de nuestra historia y nuestra memoria otorgándole visibilidad y relevancia a las contribuciones femeninas al devenir del país.

>>> Seguir Leyendo... >>>

La curaduría ha corrido a cargo de Odalis Valladares y Arón Núnez-Curto. La exposición puede verse en la Sala de Exposiciones de la Biblioteca Central Pedro Zulen de la UNMSM, Ciudad Universitaria, hasta el 28 de noviembre, de lunes a sábado 9 am. a 7 pm. El ingreso es libre.

No hubo derecho inca (*)

Por Francisco José Del Solar
Profesor Universitario


Desde hace más de quince años estamos en condiciones de afirmar que no existió el derecho incaico. Sin embargo, aprendices de historiadores jurídicos siguen repitiendo, irresponsablemente, lo contrario.

Ello, ignorando los adelantos histórico-científicos que se han producido en las investigaciones y estudios sobre el Estado del Tahuantinsuyo (mal llamado imperio) y con los cuales se ha elaborado y se viene reescribiendo una nueva historia incaica (John V. Murra, Giorgo Alberti, Enrique Mayer, Natham Wachtel, Karl Polanyi, María Rostworowski de Diez Canseco, Franklin Pease García-Yrigoyen, Jürgen Golte, Liliana Regalado, Luis Guzmán Palomino, entre otros). Bastante alejada de lo que nos contaron idílica o críticamente los cronistas y lo que, fundamentalmente, sirvió a los románticos historiadores embriagados de historicismo y etnocentrismo, para narrar una historia irreal hasta la década de 1970. Este producto no fue por incapacidad, sino, de un lado, por la carencia de otras fuentes y, por otro lado, porque ellos pertenecieron y algunos aún pertenecen a la “Escuela de la Vieja Historia”: narrativa, descriptiva o novelada.

>>> Seguir Leyendo... >>>

HISTORIA TRADICIONAL

Este conocimiento, repetido ortodoxamente desde hace varios siglos, es recogido, lamentablemente, por la historia tradicional-ofi cial, que sigue enseñándose en la educación primaria y secundaria y, desgraciadamente, hasta en la superior. Ésta, en aquellas universidades que no hacen investigación, que carecen de los medios para difundir masivamente los logros y avances de lo anterior y, lo que es peor, cuentan con profesores incapaces de aceptar los cambios, limitándose a seguir repitiendo lo mismo que ellos aprendieron en su juventud.

Más grave aún, cuando sustentan el dictado de sus clases en una bibliografía obsoleta y los más audaces y temerarios hasta escriben libros o artículos que no solo reinciden en lo vetusto, sino, muchas veces, malinterpretan o copian defi cientemente a autores que en su época fueron un referente obligado para conocer la historia incaica. Esto es, además de los cronistas que tuvieron grandes limitaciones –de lenguaje, de concepción o visión de la vida, diferencia de costumbres, etcétera–, estudiosos extranjeros que hicieron interpretaciones del pasado inca aisladas del contexto global del mundo andino. Entre otros, Jose Kohler (1849-1919), Hermann Trimborn (1901-1986), Louis Baudin (1890-1960), Heinrich Cunow, cuyos aportes hoy han sido sustancialmente superados.

HISTORIA vs. HISTORIA DEL DERECHO

Empero, no debemos olvidar que escribir sobre historia del Perú, es muy distinto a escribir sobre historia del derecho peruano. Para lo primero, basta ser historiador. Para lo segundo, necesariamente, se requiere ser historiador y abogado. Esto es, las dos actividades desarrolladas profesionalmente. No como hobby o aventura, en una de ellas. Más aún, cuando queremos tratar el período prehispánico, que todavía encierra tantos misterios y abundantes fuentes por analizar e interpretar, y todo lo nuevo que vamos descubriendo va deshaciendo o modifi cando lo que antes se tenía por cierto o dogma. Ello, porque los pueblos de ese entonces fueron ágrafos y se carece de fuentes escritas que faciliten su conocimiento. De ahí que el historiador de la Escuela de la Nueva Historia está llano y predispuesto al cambio que produce la ciencia histórica.

En este contexto, el propio Jorge Basadre Grohmann (1903-1980) reconoció sus limitaciones en cuanto a fuentes se refi ere para cuando escribió su Historia del Derecho Peruano (1937), obra que quiso reescribir, empero, lamentablemente, no pudo porque el Supremo Creador lo llamó para ocupar puesto privilegiado a su diestra. De ahí que, en 1978, afi rmó: “Asistimos hoy a una verdadera revolución en toda la historia andina mediante el desarrollo del interés por asuntos relacionados con la ecología, la demografía, los cultivos, los modos de utilizar la tierra, el agua, la economía, la lingüística y otros aspectos importantes”.

También se refi rió a las visitas o informes administrativos de las autoridades coloniales y agregó: “En aquellos documentos hablan los indios de abajo y no los parientes de los Incas o los curacas, tal como ocurre en las crónicas. John V. Murra ha podido afi rmar, con fundamento, que en el examen del mundo andino se puede ahora ir más allá de las crónicas hacia (su) comprensión desde un punto andino también”. Y concluye recalcando que lo que se sabía ayer acerca del mundo andino, hoy resulta completamente obsoleto, en virtud de los nuevos descubrimientos y estudios de la historiografía. De ahí la necesidad de reescribir la historia del derecho peruano, máxime el período prehispánico.

IGNORANCIA

Demostramos ignorancia de la ciencia historico-jurídica cuando seguimos citando a autores clásicos hoy largamente superados. De igual manera, cuando nuestra exposición y escritos se sustentan en la Historia del Derecho Peruano de Basadre Grohmann que data de 1937, y que nunca pudo reescribir, no obstante su intención de hacerlo.

Por eso, nosotros escribimos el Primer Tomo: Derecho Primitivo de nuestra Historia del Derecho Peruano (1988), en el que afi rmamos que no hubo derecho incaico basado, por un lado, en los nuevos aportes de la etnohistoria –por los grandes historiadores antes citados–, y en una correcta interpretación de la fi losofía y ciencia jurídica en los planteos de E. Adamson Hoebel, Paul Bohannan, Hans Kelsen (1881-1973) y Luis Recaséns Siches (1903-1977). Y, por otro lado, en la concepción del profesor sanmarquino y connotado jurista e historiador Juan Vicente Ugarte del Pino (Lima n.1926)

Palabras más, palabras menos, quienes investigamos y trabajamos profesionalmente este tema coincidimos en señalar que antes de llamar derecho a las diferentes formas de regulación social que desarrollaron los incas, preferible es denominarlo prederecho o, en todo caso, derecho primitivo. Éste estaba en formación, gestándose, al decir del padre de la Escuela Histórica del Derecho, el jurista e historiador alemán Friedrich Karlvon Savigny (1779-1861).

En este contexto, todos los pueblos han generado su propio derecho, desde el incipiente o prederecho hasta el más perfeccionado y sistematizado, como el derecho romano. Empero, pretender sustentar o afi rmar que existió el derecho incaico es una falacia que hoy ya no se puede aceptar. Asimismo, es obvio, que este aserto es válido para la época preincaica. No obstante, hay ilusos o mal intencionados que persisten en la existencia de un derecho preincaico e incaico, y, lo que es peor, le atribuyen características de derecho positivo, tanto sustantivo como adjetivo, esto es, un verdadero sistema jurídico con normas e instituciones jurídicas. En suma, subrayan un paralelismo cultural jurídico en el que casi no hay diferencia entre el derecho romano y el derecho incaico. Tremendo despropósito ya no puede ser aceptado, más aún cuando el propio Basadre Grohmann estuvo dispuesto a rehacer su Historia del Derecho Peruano (1937).

Sin embargo, no podemos ni debemos negar que el Estado del Tahuantinsuyo estaba creando mecanismos de control social y económico que, en verdad, no son propiamente derecho, empero, tuvieron determinada eficacia, sobre todo a partir de Pachacútec, noveno inca que gobernó 33 años (1438-1471) y que es el segundo y último gran arquetipo jurídico el decir del historiador Pease García-Yrigoyen. Sin duda, Franklin nos dice que el primero fue Manco Cápac.

PREDERECHO

El Tahuantinsuyo estaba en proceso de expansión, consolidación y perfeccionamiento cuando recibió el choque de la conquista e imposición de la civilización occidental. Los incas (quechuas) aparecieron más o menos a fi nes del siglo XIII y fueron dominados en 1532 (captura de Atahualpa, el 16-11-1532. Fue ajusticiado el 26-07-1533). Por un lado, sus normas de organización política, económica y social estaban mezcladas con costumbres religiosas y morales; y, por otro lado, ellas no fueron impuestas a rajatabla –como antes se creía–, porque la extensión incaica no fue producto exclusivo de la conquista, sino, fundamentalmente, de negociaciones basadas en: 1) la reciprocidad; 2) redistribución de excedentes; 3) enseñanza del cultivo bajo el sistema de la producción vertical; 4) uso racional de los ecosistemas o microclimas. Y, por último, los incas, basados en la reciprocidad, respetaron o incorporaron determinadas costumbres de las etnias anexadas o aliadas, siempre y cuando no difi cultaran la integración del incario, la misma que aún no habían logrado, por los escasos 200 años y algo más de vigencia en el mundo andino.

En este orden de ideas, el Estado inca recién estaba generando sus propias normas de regulación y control social que, sin duda, constituían un prederecho. El fundamento de éste era, justamente, las bases normativas de su expansión, desarrollo y consolidación. Fundamentos creados por los arquetipos jurídicos: Manco Cápac y Pachacútec, con formas de trabajo como el ayni, la minka y la mita; la posesión y propiedad discontinua de la tierra, la autarquía de los ayllus; autoridad y responsabilidad del kuraka; los mores y tabúes como normativa penal; el servinakuy, etcétera.

CONCLUSIÓN

No hubo propiamente derecho incaico, empero sí un conjunto de normas de regulación y control social y económica que bien pueden constituir un prederecho (derecho primitivo). En este sentido, los incas estaban en camino de tener su derecho, como lo habían logrado, primero, los mesopotámicos y, después, los romanos. Esto, en virtud de que los pueblos generan su propio derecho, al decir de Von Savigny.


* Publicado en Jurídica, N° 225, Suplemento del diario El Peruano, el 18/11/2008.

Mañana se inicia en Arequipa el XIII Simposio Internacional de Estudiantes de Historia

A partir de mañana tendrá lugar en la ciudad de Arequipa el XIII Simposio Internacional de Estudiantes de Historia “Nuevas Formas de Pensar la Historia”, organizado en esta ocasión por la Escuela Profesional de Historia y el Centro Federado de Estudiantes de Historia de la Universidad Nacional de San Agustín de esa ciudad. Tal como puede apreciarse en el Programa Oficial que han dado a conocer, las áreas temáticas, periodos y ponentes es tan variado como plural, lo que asegura no sólo el éxito del evento sino también candentes debates y polémicas que seguramente suscitarán algunas de las ponencias presentadas.

Tal como anunciamos en setiembre pasado, losobjetivos de este XIII Simposio Internacional son:
1. Propiciar el conocimiento, diálogo, intercambio entre investigadores dedicados al estudio de la historia desde múltiples enfoques y abordajes temáticos, conformando un espacio de provechosa discusión e intercambio de las investigaciones dedicadas a la indagación de la realidad histórica.

2. Generar y ofrecer un espacio de intercambio y cooperación académica entre todos los colegas e instituciones que dirijan sus esfuerzos a la investigación histórica de carácter internacional nacional y regional.

3. Incentivar y difundir las investigaciones de las ciencias sociales y favorecer a los investigadores e investigadoras para promover la investigación histórica.

Si alguien se anima, puede enviar las incidencias (y fotografías, por supuesto) de la cita a nuestro correo para publicarlas aquí.

Nixon en San Marcos: imágenes inéditas



Estas son nueve imágenes casi inéditas provenientes de LIFE photo archive hosted by Google, que documentan la accidentada visita de Richard Nixon a San Marcos cuando era vicepresidente de Eisenhower. Apenas si son una pequeña muestra de lo que ofrece este nuevo servicio de Google. Como para encerrarse este fin de semana Apec y recorrer la historia del mundo de los últimos 150 años. En el sitio respectivo está la ficha técnica de cada fotografía.

>>> Seguir Leyendo... >>>

















El Archivo de Life ahora disponible en Google



¿Cómo calificar la noticia que ayer diera The Official Google Blog? Simplemente de extraordinaria. Desde ayer se encuentran disponible para el público el Archivo Fotográfico de la revista Life, uno de los íconos del fotoperiodismo de todos los tiempos. Y aunque, como explicam, sólo ha sido digitalizado el 20% del total de su acervo (unos 3 millones), en los próximos meses deben estar acabando la tarea hasta completar los 10 millones de imágenes. Y hay más aún: las imágenes están libres para uso personal o para fines de investigación. O sea, a disponibilidad de los historiadores como nosotros. Hay que señalar que las imágenes son de una gran calidad artística y documental, como lo prueban estás de la Gran Depresión de los años 30, pero en realidad hay que sumergirse en el para hacerse una idea cabal de lo que disponemos ahora. Una maravilla.

>>> Seguir Leyendo... >>>

Las fotografías pueden consultarse tanto por décadas (desde 1860) como por personajes, lugares o sucesos históricos. Una maravilla de herramienta para el historiador, periodista o cualquier interesado en el arte fotográfico.

Para probar el servicio hice una búsqueda de temas peruanos y me encontré con una auténtica sorpresa: aparecieron nueve imágenes de Paul Schutzer de la visita de Nixon a San Marcos que ya sabemos cómo acabo y que, hasta donde alcanza mi conocimiento, resultan inéditas.



José Ragas estrena blog

Uno de los jóvenes historiadores de mayor proyección en nuesto país se ha sumado a la lista de histobloggers que pueblan la blogósfera peruana de historia. José Ragas Rojas es bastante conocido en medios académicos no sólo por sus méritos profesionales, sino porque, fundamentalmente, se ha interesado por la historia electoral peruana que ha tenido muy pocos cultores entre nosotros. Los trabajos que ha publicado en distintas revistas, en particular en Elecciones, la revista de estudios de la ONPE, le han merecido, a mi modo de ver, un justo reconocimiento a su trabajo intelectual e historiográfico. Ahora viene a sorprendernos gratamente estrenando blog, con lo cual, y con lo que hemos podido leer hasta ahora, contribuirá, en muchos sentidos, a ampliar nuestra blogósfera de historia que, valgan verdades, todavía no ha llegado ni siquiera a su pubertad. Seguramente Ragas contribuirá como pocos a que llegue a su madurez. Si no lo creen, pasen por su blog y compruébenlo. ¡Enhorabuena!

Coloquio internacional "La desamortización de los bienes eclesiásticos"

En reiteradas ocasiones la Iglesia se ha enfrentado a Estados que han buscado hacerla partícipe de sus gastos, llegando incluso a confiscarle total o parcialmente su patrimonio. Pero el fenómeno adquirió una relevancia nueva, al apoyarse en una nueva concepción de la nación y el Estado, a partir de la Revolución Francesa. El 2 de noviembre de 1789 la Asamblea Nacional Constituyente aprobó la nacionalización de los bienes de la Iglesia y decidió ponerlos en venta. Con las conquistas efectuadas por los ejércitos de la Revolución y el Imperio, el fenómeno se extendió a buena parte del continente europeo, por ejemplo a España y Portugal, alcanzando también a la América española y portuguesa. En todos estos países el fenómeno desamortizador, que incluía una fase previa de confiscación y nacionalización de bienes, se extendió también a las tierras de propiedad colectiva o a «tierras de nadie». Dos siglos después del inicio de las independencias hispanoamericanas, vale la pena observar dicho proceso, bajo una óptica comparada.

>>> Seguir Leyendo... >>>




Coloquio internacional.
La desamortización de los bienes eclesiásticos.
Una perspectiva comparada: Francia, Península Ibérica, Latinoamérica
Universitat de Girona, 20-22 de noviembre de 2008



JUEVES 20 DE NOVIEMBRE
15.30 h Apertura del Coloquio e introducción de la problemática general


Primera sesión
Preside Jean Piel (Université Denis Diderot, Paris 7)
La propiedad eclesiástica y la pujanza socioeconómica y financiera del clero antes de la nacionalización de sus bienes y la desamortización


16 h Bernard Bodinier (Université de Rouen). L’importance de la propriété ecclésiastique en France, aspects quantitatifs et qualitatifs

16.30 h Pegerto Saavedra (Universidade de Santiago de Compostela). La riqueza eclesiástica en España a finales del Antiguo Régimen

17 h Pausa

17.30 h Pablo F. Luna (Université Paris 4 - Sorbonne). Las posesiones de los conventos y monasterios en Lima durante la segunda mitad del siglo XVIII e inicios del siglo XIX

18 h María Elena Barral (Conicet, Universidad de Luján, Argentina). Las posesiones rurales eclesiásticas en el Virreynado del Río de la Plata, siglo XVIII - principios del siglo XIX

18.30 h Francisco Cervantes (Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, México). Propiedades y rentas de las instituciones eclesiásticas de Puebla, 1780-1850

19 h Debate


VIERNES 21 DE NOVIEMBRE

Segunda sesión
Preside Nadine Vivier (Université du Maine)
La legislación, los mecanismos y la amplitud de la nacionalización de los bienes eclesiásticos; la cronología y las coyunturas de la desamortización


9.30 h Bernard Bodinier (Université de Rouen). La nationalisation des biens du clergé en 1789: la législation, les mécanismes et les aspects quantitatifs

10 h Josep Fontana (Universitat Pompeu Fabra). Desamortización y «revolución liberal» en España

10.30 h Pausa

11 h Nuno Monteiro (Universidade de Lisboa, Portugal). Le désamortissement dans le cadre de la législation agraire de la révolution libérale au Portugal

11.30 h Núria Sala i Vila (CRHR, Universitat de Girona). Desamortización eclesiástica y proyectos liberales en el mundo andino (siglo XIX)

12 h Debate


Tercera sessió / Tercera sesión / Troisième séance
Preside Josep Fontana (Universitat Pompeu Fabra)
Los beneficiarios de la venta de los bienes eclesiásticos, a corto y a medio plazo; la reacción sociopolítica del clero


15.30 h Gérard Béaur (CNRS, CRH-EHESS). Acheter de la terre pendant la Révolution. Un premier bilan des opérations foncières sur le marché des biens nationaux et sur le marché ordinaire

16 h Rosa Congost (CRHR, Universitat de Girona). Nuevos y antiguos propietarios: reflexiones sobre el proceso de desamortización en España

16.30 h Pausa

17 h Gisela Von Wobeser (Universidad Nacional Autónoma de México). La consolidation des Vales Reales en Nouvelle-Espagne, 1804-1809 : importance financière et sociopolitique

17.30 h Alex Ortegal (Universidad Nacional Mayor de San Marcos, Perú), Pablo F. Luna (Université Paris 4 - Sorbonne). 1867: el último intento fracasado de la desamortización eclesiástica en Perú

18 h Debate


SÁBADO 22 DE NOVIEMBRE

Cuarta sesión
Preside Alejandro Tortolero (Universidad Autónoma Metropolitana de México)
Las consecuencias económicas y sociales de la venta de los bienes del clero


9 h Fabrice Boudjaaba (CNRS). La vente des biens nationaux : de nouveaux acteurs et denouveaux réseaux pour le marché foncier?

9.30 h Germán Rueda (Universidad de Cantabria). Enfoque cuantitativo de la desamortización española, el proceso y sus consecuencias socioeconómicas

10 h Fernando Armas Asín (Universidad de Lima, Perú). El impacto de la desamortización sobre la evolución del crédito y la inversión eclesiásticos en Perú, siglo XIX

10.30 h Debate

11 h Pausa
11.30 h Maurice Aymard (MSH-Paris) Conclusiones



Comité Científico:

Gérard Béaur (CRH-EHESS, Paris), Nadine Vivier (Université du Maine, Le Mans), Maurice Aymard (MSH Paris), Guy Lemarchand (Université de Rouen), Alejandro Tortolero (Universidad Autónoma Metropolitana, México), Núria Sala i Vila (Universitat de Girona), Josep Fontana (Universitat Pompeu Fabra), Jean Piel (Université Denis Diderot, Paris 7).

Comité Organizador:
Bernard Bodinier (Université de Rouen, Association Histoire et Sociétés Rurales); Rosa Congost (Centre de Recerca d’Història Rural – Universitat de Girona); Pablo F. Luna (Université Paris 4 - Sorbonne)

Organización:
Centre de Recerca d’Història Rural (Institut de Recerca Històrica) de la Universitat de Girona, projecte de recerca HUM2005-04731/HIST; Sociétés Rurales Européennes, Groupe de recherches pour l’Histoire Économique et Sociale des Campagnes (XVe-Xxe siècles) CNRS-Paris, SORE-GHREC; Centre de Recherches Historiques (CRH-EHESS-Paris)

Con el apoyo de :
Ministerio de Ciencia e Innovación, Generalitat de Catalunya, Fundació Privada Girona: Universitat i Futur, Maison des Sciences de l’Homme (MSH) de Paris, Centro de Estudios Mexicanos y Centroamericanos (CEMCA-México), Instituto Francés de Estudios Andinos (IFEA-Lima).

Lugar de realización: Facultat de Lletres de la UdG (Pl. Ferrater Mora, 1, Girona)

Más información:
Secretaria del Centre de Recerca d’Història Rural (Institut de Recerca Històrica)Facultat de Lletres. Pl. Ferrater Mora, 1 – 17071 Girona. Tel. (+34) 972 418 945.
E-mail: dir.irh@udg.edu

Página Web: Coloquio Internacional



INSCRIPCIÓN

Importe inscripción: 30 € Gratuito par los estudiantes de la UdG y los miembros de la Associació d’Història Rural de les Comarques Gironines (AHRCG), la Sociedad Española de Historia Agraria (SEHA) y la Association Histoire et Sociétés Rurales (AHSR)

Transferencia bancaria a : Caixa de Girona IBAN: ES65 2030 0105 69 3110000483 (BIC: CECAESMM030)

Remitir el boleto a: UdG, Centre de Recerca d’Història Rural. Pl. Ferrater Mora, 1, 17071 Girona (fax +34 972 418 230)

I Congreso Nacional Enfoque Archivístico 2008

El Comité Organizador se complace en invitarlo a la comunidad archivística nacional al 1er Congreso Anual de la Revista Profesional: “Enfoque Archivístico” de los egresados y estudiantes de la Escuela Nacional de Archiveros (ENA) integrantes de la Comisión Especial de la Revista Profesional “Enfoque Archivístico” (CERPEA), bajo el patrocinio del Congreso de la República, Ministerio de la Mujer, Universidad Nacional “Federico Villarreal”, Archivo General de la Nación, Escuela Nacional de Archiveros, que se llevará a cabo el 27, 28 y 29 de noviembre del 2008, en el “PARANINFO” del campus principal de la Facultad de Humanidades de la UNFV. Esta reunión nacional durará tres días. La intención primordial es que el Congreso de ”Enfoque Archivístico” se constituya como un espacio reflexivo, profundo, comprometido y multidisciplinario; orientado a la discusión de los más variados temas vinculados a la agenda archivística nacional e internacional. El motivo principal para haber sido elegida la Universidad Nacional “Federico Villarreal” (Facultad de Humanidades), como colaborador directo y sede de este Congreso, es su participación en los avances en materia Archivística, que se viene materializando a través de los “Diplomados en Archivística” que ha venido realizando en estos últimos años.

>>> Seguir Leyendo... >>>

Perfil de participantes:

Investigadores en general (Archiveros, historiadores, sociólogos, antropólogos, arqueólogos, abogados, etc.); Jefes y trabajadores de Archivos públicos y privados (de niveles centrales, periféricos e históricos); estudiantes de Archivística e Historiadores (Archiveros, Historiadores) y funcionarios y trabajadores públicos y privados en general a fines con el tema. Público en general encargado de la organización y manejo de documentos.

Generalidades

El Congreso se llevará a cabo en las instalaciones de la Universidad Nacional Federico Villarreal de Perú, “PARANINFO” local central, en la ciudad de Lima, y contempla las siguientes modalidades de participación: ponencia, mesa redonda y comunicación.
Fechas Importantes:

Fecha Límite para la recepción de ponencias: 17 de Noviembre de 2008
Fecha Límite de Aceptación de comunicación: 17 de Noviembre de 2008
Fecha Límite de inscripción al congreso: 20 de Noviembre de 2008

I. Objetivos del Congreso:

• Brindar el espacio propicio para la comunicación y divulgación de soluciones a la problemática archivística académica de los archiveros las perspectivas en materia académico archivístico y su desarrollo.
• Impulsar el debate, así como el intercambio de ideas y propuestas o proyectos entre la comunidad tanto universitaria como de profesionales e investigadores de las ciencias relacionadas con la temática archivística, desde una visión multidisciplinaria.
• Impulsar la formación de redes de investigadores para: propiciar el desarrollo de la investigación, por ende la generación de bibliografía archivística entre archiveros e historiadores así como de la participación universitaria multidisciplinaria, en proyectos de carácter archivístico.
• Constituir un foro de debate sobre la necesidad de la atención ligada a la problemática archivística por parte de las entidades universitarias llámense nacionales o privadas.

II. Lugar y fecha

Fechas: 27, 28 y 29 de noviembre del 2008
Sede: Ciudad de Lima

III. Tema central del Congreso:

“Archivística: nueva área del conocimiento científico en las universidades peruanas, propuestas, retos y perspectivas.”

IV. Temas vitales del congreso

Los 3 ejes Temáticos de la versión 2008 se centrarán prioritariamente en los siguientes temas:

Jueves 27 de Noviembre (14 a 21 horas)

1er Eje Temático: "La Archivística, ciencia auxiliar de la historia".

• Marco Conceptual de la Archivística
• El Archivo y la Archivística
• El Archivo a través de la Historia
• Evolución de la Archivística como ciencia
• Las normas generales de Descripción Archivística estandarizada, herramientas profesionales para el Archivero
• Problemáticas del Sector Archivo a propósito del Archivo de Historias clínicas.
• Archivística: Área del Conocimiento en las Universidades.


Viernes 28 de Noviembre (14 a 21 horas)

2do Eje temático: "La función de las Universidades en la formación de profesionales en Archivística".

• El Diplomado en Archivos y Gestión Documental de la Universidad Nacional Federico Villarreal. Avances retos y perspectivas.
• La investigación universitaria sobre archivos y Archivística en el Perú a partir de las tesis doctorales.
• La falta de una titulación universitaria reglada provoca constantemente situaciones muy difíciles en la dinámica profesional de los archiveros
• Código deontológico del archivero peruano. Propuesta de aplicación universitaria
• El Estado democrático y los Archivos.
• La implementación de la enseñanza de Archivística en el mundo: Ejemplos de formación Archivística en países extranjeros
• Importancia de los archivos en la Administración Pública en el marco de la Fiscalización por la lucha anticorrupción.
• Iniciativas legislativas en favor de los Archivos, la memoria del Perú.


Sábado 29 de Noviembre (14 a 21 horas)

3er Eje Temático: "Desarrollo de la Archivística como nueva área del Conocimiento Científico en las Universidades”.

• Gestión del conocimiento en los Archivos.
• La legislación Archivística peruana, arma estratégica en la normalización de los Archivos, aporte importante en el desarrollo de la Archivística.
• Archivística: Probabilidades de Postgrado en el extranjero a partir de las Becas.
• Conferencia Magistral.
• Conferencia Magistral.
• Razones para estudiar Archivística. Características actuales y el porqué de una licenciatura.
• Desarrollo y perspectivas de la Escuela Nacional de Archiveros.
• Archivero, profesión del futuro en América.


V. Modalidades de participación

1. Se podrá participar en el Congreso en una de las siguientes categorías:

a) Ponente: se considera aquella persona cuyo trabajo(s) haya(n) sido aceptado(s) para exponer en el congreso por el espacio de 1 hora académica en el Congreso. A más tardar el 10 de octubre de 2008, los interesados deberán enviar al Comité Organizador a través del correo electrónico: enfoquearchivistico@gmail.com, el resumen de su ponencia con una extensión máxima de una cuartilla. El resumen debe contener el nombre del ponente, el título de la ponencia, sus objetivos, la metodología y los aportes de la misma.

b) Asistente: es todo aquel interesado en escuchar las ponencias. Se recibirán las solicitudes de registro hasta el 20 de noviembre de 2008 a través del correo electrónico enfoquearchivistico@gmail.com. Así mismo se deberá realizar el pago en nuestro módulo instalado en la Escuela Nacional de Archiveros ubicado en el Jr. Rodriguez de Mendoza Nº 153 – Pueblo Libre y llenar Ficha de inscripción, para contar con Certificado de asistencia. Se expedirán los recibos de pago correspondientes.

2. Los ponentes deberán enviar trabajos originales ajustados a los requisitos que se mencionan más adelante; a las direcciones electrónicas y en las fechas establecidas a continuación: enfoquearchivistico@gmail.com.

VI. Requisitos de presentación de ponencias:

Las ponencias deberán priorizar el análisis científico y académico y se valorará, sobre otros elementos, el resultado de investigaciones, así como los recursos de fundamentación y argumentación empleados, debiendo evitarse en la medida de lo posible cualquier tipo de exaltación personal, ideológica o de cualquier otra índole. Los interesados en presentar una ponencia en el Congreso deberán enviar sus artículos de acuerdo con las siguientes instrucciones:

1. Los artículos en el aspecto formal, no deberán superar las 20 páginas de extensión en tamaño A4 (estándar europeo) incluyendo citas y bibliografía, a espacio y medio, utilizando letra Arial de doce puntos. Los textos deberán estar procesados en alguna de las versiones del programa MS Word o PDF para sistema operativo Windows, en plataforma PC (No use Word 2007), y versarán sobre alguno de los temas convocados. Por ello deberán ser claros. Estos deberán incluir:

a) Título del artículo en LETRAS MAYUSCULAS

b) Nombre del autor(es). Usar siempre el siguiente formato: apellidos, nombre. Subrayar el nombre del autor responsable del envío para efectos de contacto con los organizadores del Congreso.
c) Afiliación, dirección (calle, ciudad, estado, código postal, país, teléfono, fax) del autor responsable.

d) Correo electrónico del autor responsable (muy importante)

e) Indicar en principio el eje temático al que corresponde la ponencia.

2. El resumen deberá contener y organizarse según el siguiente esquema: objetivo del trabajo, alcances, metodología, conclusiones y soluciones a la problemática discutida.

3. Con el fin de facilitar el posterior tratamiento de los textos para ser publicados, se recomienda evitar las tabulaciones, no crear encabezamientos de página, así como ubicar las notas preferentemente al final del texto.

4. Los resúmenes se deberán enviar en archivos de Word o PDF por correo electrónico al Comité Organizador del congreso “Enfoque Archivístico 2008” a la siguiente dirección de correo electrónico: enfoquearchivistico@gmail.com Con la finalidad de asegurar los estándares de calidad del Congreso, el número máximo de artículos en que podrá participar cualquier profesional es de tres (3), sin importar la jerarquía de su autoría (primer autor, segundo autor, etc.).

5. La ponencia aceptada será presentada oralmente por su autor, siempre y cuando se haya inscrito formalmente al evento y dispondrán para ello del tiempo límite establecido de 1 hora de exposición o ponencia).

6. Como apoyo a la presentación oral se podrá realizar una síntesis de la ponencia utilizando el programa Power-Point para Windows, grabado en un disco compacto o memoria USB o en su defecto diskette.

VII. Tiempo de Exposición o ponencia:

El tiempo de Exposición o ponencia será de 1 hora y al finalizar las exposiciones de todos los colegas se hará una mesa redonda con todos los expositores y una rueda de preguntas de los asistentes; así también, debate e intercambio de ideas y divulgación de soluciones de parte de los expositores y todo ello también nos tomará 1 hora.

VIII. Normas para la presentación de las comunicaciones:

• Los autores deberán entregar a la Secretaría su comunicación en papel y en un disquete (Wordperfect o Word) antes del 17 de Noviembre de 2008.
• La extensión máxima de los textos, incluidos gráficos, fotografías, cuadros, apéndices, etc. será de 20 páginas.
• Las Comunicaciones presentadas serán revisadas por la Comité Científico.
• El Comité Organizador del Congreso podrá divulgar esos trabajos, bajo el nombre de sus autores.

IX. Publicación de actas

Las actas de este congreso serán publicadas por la revista “Enfoque Archivístico” posteriormente.

X. Premios a Grandes Personalidades:

Se hará entrega del Premio el “Khipu de Oro” a la investigación, aporte y difusión del legado histórico documental del Perú ya sea a un peruano o un extranjero tanto en vida como de forma póstuma y Como criterio de elección para la premiación se tomará como referencia a destacados personajes que hayan realizado investigaciones en el Perú o en el extranjero; sin embargo resaltando la documentación peruana en cualquier formato o soporte de documento de cualquier época desde los inicios de la civilización peruana hasta nuestros días habiéndola investigado, discernido, valorado y difundido en el contexto nacional y mundial.

XI. Cuotas de inscripción general al Congreso:

• Asistentes en general: 120.00 Nuevos Soles
• Asistentes estudiantes ENA con credencial: 60.00 Nuevos Soles

XII. La inscripción incluye:

a) Ponentes Profesionales:

• Fólder del congreso y distintivo de ponente
• Asistir a los Actos Académicos.
• Asistir a las Recepciones que se ofrezcan al Congreso.
• Programa
• Pluma o lapicero
• Constancia de participación como Ponente

b) Asistentes:

• Fólder del congreso y distintivo de Asistente
• Asistir a los Actos Académicos.
• Asistir a las Recepciones que se ofrezcan al Congreso.
• Programa
• Pluma o lapicero
• Constancia de participación como Asistente

XIII. Instrucciones para viajar al I Congreso Enfoque Archivístico 2008:

Transporte Aéreo:

Aquellos asistentes que viajen por avión pueden volar a través del Aeropuerto Internacional de Jorge Chávez del Callao (Lima Air Port Partners). Este aeropuerto queda como a 45 Minutos del campus o Local Central de la Universidad Federico Villarreal. Al salir del aeropuerto, tome la Av. Elmert Faucett. Proceda más o menos 10 kilómetros hasta llegar a la Av. Argentina, tome esta Avenida con dirección al (este) hasta llegar a la Plaza Ramón Castilla doble a la derecha e ingrese a la Av. Alonso Ugarte hasta llegar a la plaza 2 de Mayo voltee a la derecha y tome la Av. Nicolás de Piérola y avance solo 3 cuadras y mire sobre su mano izquierda y encontrará frente a usted el Local Central de la Universidad Federico Villarreal dentro del mismo encontrará el PARANINFO o local en el que se realizará el I Congreso Enfoque Archivístico 2008 Los orientadores estarán pendientes de usted para darle la bienvenida y orientarlo de la mejor manera. El hotel Riviera está ubicado más o menos a unas 8 cuadras sobre su mano derecha. Aquellos participantes que se alojen en el Hotel Riviera pueden usar el servicio de taxis y para ello indicar que se dirigen al “Paraninfo” de la Universidad Nacional Federico Villarreal (Local Central) citando la cuadra 3 de la Av. Nicolás de Piérola N° 351 tres cuadras antes de llegar a la Plaza 2 de Mayo.

Autobús de enlace del aeropuerto al hotel. Por favor haga los arreglos con sus respectivos hoteles si desea usar el servicio mencionado.


Precios

Inscripción Regular 120.00 Nuevos Soles. 135.00 Nuevos Soles después
del 20 de Noviembre _________

Estudiantes ENA 60.00 Nuevos Soles. 95.00 Nuevos Soles después del 20
de Noviembre ________

Estudiantes de Otras Universidades e Institutos 60.00 Nuevos Soles.
95.00 Nuevos Soles después del 20 de noviembre

Información de Pago:

Todo pago e inscripción es personalizado. No se aceptan Pagos con tarjeta de crédito. Llene el formulario y entréguelo en el “Módulo de Inscripción” instalado en la Escuela Nacional de Archiveros, sito en el Jr. Rodríguez de Mendoza Nº 153 - Pueblo Libre.

A la altura del cruce de la Calle Paso de los Andes y la Av. Bolívar (Costado de la Clínica Japonesa).


PARA MAYOR INFORMACION

Comité Organizador I Congreso Peruano Enfoque Archivístico 2008
Contactos:
Comité Organizador: Giovani Saavedra Cabrera, Promotor Gral
Teléfono Fijo: 7627159
Teléfono Móvil: 989774575
E-mail: enfoquearchivistico@gmail.com
Página Web: www.enfoquearchivistico.com
Teléfono Fijo: 7627159
E-mail: enfoquearchivístico@gmail.com


Comité de Honor

Ministra de Justicia: Dra. Rosario del Pilar Fernández Figueroa
Vicerrector – U. Nacional Federico Villarreal: Dr. Hernán Álvares Sotomayor
Decano Facultad de Humanidades UNFV: Dr. Germán Peralta Rivera

Comité organizador

Congresista de la República - Dra. Fabiola Salazar Leguía
Congresista de la República - Mg. José Antonio Urquizo Magia
Docente Facultad de Humanidades UNFV - Lic. Maria Inés Valdivia Acuña
Promotor Gral. CERPEA - Sr. Giovani Fran Saavedra Cabrera

Comité Científico

Jefe de la Oficina de Becas y Créditos OBEC - Dra. Regina Medina Espinoza
Docente de la Escuela Nacional de Archiveros – Dr. Juan Alberto Bazán Saavedra
Docente Postgrado Universidad Ricardo Palma - Mg. Noemí Salazar Haro
Docente Facultad de Humanidades UNFV - Lic. Nila Martínez Gutiérrez

Coordinadores

Consejero Universit. Facultad de Humanidades UNFV – Sr. Roberth Salazar Quispe
Tutor Docente de prácticas Pre-profesionales ENA – Arch. Rafael Martín Loyola Hilario
Tutor Docente de prácticas Pre-profesionales ENA – Arch. Luís Sandoval Gómez
Integrante CERPEA - Arch. Lourdes Paz de Noboa Rodríguez
Integrante CERPEA – Sr. José Sarabia Chávez

Patrocinadores

Congreso de la República
Ministerio de la Mujer
Archivo General de la Nación
Universidad Nacional Federico Villarreal
Escuela Nacional de Archiveros
Oficina de Becas y Créditos
Enfoque Archivístico

Sede del Congreso

“PARANINFO” Universidad Nacional Federico Villarreal (Local Central)


Herramientas Digitales Para El Periodismo Investigativo

Durante las próximas semanas es muy probable que actualice muy poco este blog dado que he sido honrado con una vacante en el curso de Herramientas digitales para el Periodismo Investigativo del Centro Knight para el Periodismo en las Américas de la Universidad de Texas en Austin, el cual estará a cargo de la periodista Sandra Crucianelli, a quien tuvimos hace poco de visita en Lima y Piura y que se dio un tiempo para compartir sus conocimientos con los periodistas de El Comercio.

Para algunos de nosotros la trayectoria profesional de Crucianelli no es para nada desconocida, y mucho menos aún para quienes, como el que escribe, utiliza internet como herramienta de trabajo de manera intensiva y además tiene un especial interés en el llamado Periodismo de Precisión. Por lo que participar en este curso resulta una verdadera oportunidad de ampliar aún más lo aprendido con ella en anteriores talleres.

Espero, luego de concluirlo, disponer de algo más de tiempo para actualizar el blog de Documentación Periodística con el cual esperaba compartir y discutir los temas que se tratarán en este curso. Ya veremos.

La corrupción en el Perú

Cuando el general Manuel Apolinario Odría derrocó al presidente Luis Bustamante y Rivero el 3 de octubre de 1948, el poeta Martín Adán soltó una verdad tan lúcida que muchos la consideraron una más de sus excentricidades o de sus típicas boutades, pero que en el fondo sólo revelaban la cruel realidad de los días que esa nueva dictadura inauguraba: “El Perú ha vuelto a la normalidad”, dijo.

Porque lo cierto es que desde mucho antes el Perú vive en una suerte de normal anormalidad, o anormal normalidad si se quiere. Y nada hay más normal y cotidiano en el Perú que la corrupción, que desde arriba hasta abajo, y del primero al último funcionario, lo han convertido en el triste y nefasto referente que es para muchos. Por eso no debe sorprendernos que en este país de aristócratas venidos a menos, de esforzados aspirantes a yuppies y excesivos hombres del pueblo con vocación de políticos, la estirpe que más ha perdurado sea la de los corruptos. Y que el último vástago de este terco linaje, la dupla Fujimori-Montesinos, tenga detras de sí una larga lista de antepasados. Sobre ello escribo hoy una breve crónica en el diario El Comercio. Seguro que mañana también la comentan en Prensa Libre.

Convocan Premio Ramón Carande 2008

El Premio Ramón Carande convocado por la Asociación Española de Historia Económica tiene el doble objetivo de reconocer el trabajo de jóvenes investigadores y de alentar nuevas investigaciones en temas de Historia Económica de España y América. La Secretaría General de la AEHE, haciendo uso de sus facultades, convoca el Premio Ramón Carande 2008, con arreglo a las siguientes bases:

1) Podrán concursar al Premio Ramón Carande 2008 todos aquellos investigadores cuya edad fuese menor o igual a treinta y cinco años el día 31 de Diciembre de 2007.

2) Se presentarán trabajos de investigación inéditos sobre Historia Económica de España y/o Latinoamérica.

>>> Seguir Leyendo... >>>

3) La extensión de los trabajos tendrá un máximo de 12.000 palabras, incluidos cuadros, gráficos y notas a pie de página.

4) Los textos deberán presentarse escritos en castellano.

5) El plazo de presentación de los trabajos se fija hasta el 31 de enero de 2009.

6) Los trabajos deberán enviarse por correo electrónico a la Secretaría de la Asociación Española de Historia Económica (carlos.barciela@ua.es).

7) El autor deberá enviar un correo electrónico haciendo constar explícitamente que presenta el trabajo enviado al Premio Ramón Carande 2008, incluyendo, además, su fecha de nacimiento.

8) El fallo del Premio corresponde al Consejo de la AEHE, o a un Comité designado por dicho Consejo. El fallo se dará a conocer a los interesados antes del 31 de marzo de 2007, pudiendo quedar desierto si el jurado así lo estima oportuno. Asimismo, la Secretaría de la AEHE dará a conocer el fallo del Jurado a todos sus miembros a través de la página web de la Asociación.

9) El Premio Ramón Carande está dotado por la AEHE con un premio en metálico por la cantidad de 600 euros.

10) El trabajo premiado se publicará en Investigaciones de Historia Económica, la revista de la AEHE, siempre que el autor lo ajuste a las normas de edición de dicha revista.


Ganadores del Premio Ramón Carande

Premio Año Ganador

I 1987 Jesús Mª Valdaliso Gago

II 1988 Desierto

III 1989 Joseba de la Torre

IV 1990 Eugenio Torres Villanueva

V 1991 Vicente Pinilla Navarro

VI 1992 Ex-aequo Mario García Zúñiga y Miguel Angel Gutiérrez Bringas

VII 1993 José Antonio Miranda Encarnación

VIII 1994 Alfonso Herranz Locán y Daniel Tirado Fábregat

X 1995 Rafael Barquín Gil

X 1996 José María Ortíz-Villajos

XI 1997 J. Patricio Sáiz Pastor

XII 1998 Carlos Alvarez Nogal

XIII 1999 Lina Gálvez Muñoz

XIV 2000 Javier Silvestre Rodríguez

XV 2001 Ernesto López Losa

XVI 2002 Pilar Nogués Marco

XVII 2003 Fernando Collantes Gutiérrez

XVIII 2004 María del Mar Cebrián Villar

XIX 2005 Noemí Cuervo Fuente

XX 2006 Desierto

XXI 2007 Eva Fernández García


Presentación del libro “La Biblia en la historia del Perú”

La Sociedad Bíblica Peruana, anuncia la publicación del libro: “La Biblia en la historia del Perú”, del autor Dr. William Mitchell, a la vez que invita a la prensa nacional, estudiantes, profesionales, docentes, miembros de las comunidades cristianas y público en general, a la presentación que se llevará a cabo el sábado 15 de noviembre, a las 6 p.m., en el auditorio del Colegio San Andrés, de Lima, sito en la Av. Petit Thouars 179, Lima. La presentación de esta obra estará a cargo del Pr. Pedro Arana Quiróz, Secretario General de la Sociedad Bíblica del Perú y del historiador Juan Fernández Valle.

“La Biblia en la Historia del Perú” es la primera visión total de la presencia de la Biblia en el Perú. Desde el trágico incidente de Atahualpa en Cajamarca en 1532 hasta nuestros días. Es una contribución a la vida cultural y religiosa de nuestra patria, que el lector cuidadoso podrá valorar y, que sin duda, enriquecerá tanto su vida espiritual como intelectual” manifestó Pedro Arana

>>> Seguir Leyendo... >>>

El libro comprende la presencia de la Biblia desde la época de la Conquista, la época de la Colonia, Independencia y hasta la época Republicana.

El libro presenta, asimismo, el texto de la conferencia del Dr. William Mitchell, autor del libro, con motivo de la presentación de la Revisión de la Biblia en-quechua del Cusco realizada en el Hemiciclo del Congreso de la República en abril del 2005.

“Entre las luces y sombras, entre la ambigüedad y la ambivalencia, vez tras vez en medio de la confusión y el caos, la Biblia nos deja vislumbrar un nuevo horizonte, no trazado por el ser humano sino por la mano de Dios” señala el autor en el epilogo de la obra.

La Sociedad Bíblica Peruana, es una entidad misionera, sin fines de lucro, al servicio de todas las confesiones cristianas y cuya misión es poner la Palabra de Dios al alcance de todos los peruanos, en un lenguaje que puedan leer y entender. La Sociedad Bíblica anhela promover la lectura, el uso, la investigación y estudio de la Biblia en las iglesias, organizaciones eclesiásticas, centros educativos y otras instituciones que lo requieran.

El Dr. William Mitchell, es escocés, estudió en la Universidad de Aberdeen, Escocia, la Universidad de San Andrés, Escocia (Literatura y Linguística), y la Universidad de Edimburgo, Escocia (Ph.D en Teología). Ha sido Coordinador del área de Traducciones de las Américas de las Sociedades Bíblicas Unidas. En el Perú dirigió el proyecto de traducción de la Biblia en Quechua del Cusco.


Mayores informes a los teléfonos 433-0077 y 433-0232.

Plagio

"Si el diario reproduce informaciones, material gráfico o artículos de opinión de otros medios, o tomados de Internet, se indicará con toda claridad la fuente y, si el caso lo amerita, el nombre del autor o autores de la nota. Por ningún motivo se aceptará el plagio, la invención o la reproducción de textos ajenos sin consignar su origen".

Camilo Taufic
La autorregulación del periodismo.
Manual de ética periodística comparada
, p. 51

Historia del Derecho: De von Savigny a García-Gallo (*)

Por Francisco José Del Solar
Profesor Universitario


Hoy, sin duda, ya hay consenso, en las comunidades científica y jurídica, de que el Derecho es una ciencia social normativa. Concepto que, cada día, se reafirma más. La contundencia de este aserto la encontramos en que la cientificidad del Derecho se sustenta en la dogmática jurídica, en la historia del derecho, en la sociología jurídica y en la comparación del derecho.

En este contexto y a los efectos de este artículo, sólo nos interesa la historia del derecho. Empero, antes debemos recordar que el reconocimiento de la historia como ciencia, es de vieja data. Griegos y romanos ya la denominaban como scientia (conocimiento-información-narración-descripción) y fueron grandes historiadores, entre otros, los griegos Heródoto (484-420 a. C.), Tucídides (460-396 a. C.) y Polibio ( 201-118 a. C.)

>>> Seguir Leyendo... >>>

La revolución científica copernicana - Nicolás Copérnico (1473-1543), Johannes Kepler (1571-1630) y Galileo Galilei (1564-1642) - cambió los esquemas del conocimiento humano y la concepción del mundo, del geocéntrico al heliocéntrico. El primero sostenido por Hiparco (130 a. C.) y el egipcio Claudio Tolomeo (100-170 d. C.), y aceptado por los filósofos antiguos y teólogos cristianos, hasta el siglo XVII. Luego, fue una ruptura con los dogmas creacionistas. El racionalismo se impuso al deísmo, como la matemática y la ciencia física a la filosofía y a la teología. El imperio del positivismo físico produjo una dictadura y subsumió a todas las disciplinas que no podían probar su cientificidad dentro de los esquemas y exigencias de las ciencias naturales, durante tres siglos (XVI-XIX). Lapso en que la Santa Inquisición persiguió a los científicos y la Iglesia cometió grandes errores. Consciente de esta realidad histórica, en pleno siglo XXI, el papa Juan Pablo II (Karol Wojtyla, 1920-2005), en nombre de su representada, pidió perdón a la humanidad por la injusticia cometida contra Galileo (1633) y el atropello contra la ciencia, lo cual produjo atraso y obtuso conservadurismo.

Empero, regresemos al siglo XIX, cuando se da el inicio del positivismo social creado por el filósofo francés August Comte (1798-1857), a partir de 1826. Doctrina que alcanzó su máxima expresión en 1837, cuando creó la “Física social”, denominada sociología. La concibió como ciencia compleja –más compleja que la matemática, que la física, etcétera- habida cuenta que su ámbito de aplicación es la sociedad humana, que de por sí es compleja.

De ahí que, Comte buscando rigurosidad científica para su “Física social” (sociología) –que en definitiva era una ciencia social-, creó la filosofía positiva –positivista- que cuestionó, paradójicamente, la cientificidad de las otras disciplinas sociales y que la propia sociología quiso integrar dentro de su seno, al encumbrarse ella como ciencia total, unificadora, restándoles autonomía e independencia científicas a las otras. Éstas eran la historia, la geografía, el derecho, la economía, la antropología, etc.

En este orden de ideas del positivismo social, el jurista alemán Friedrich Karl von Savigny (1779-1861), creó el “positivismo jurídico” y la “Escuela histórica del Derecho”.

VON SAVIGNY

Para sustentar su planteo, von Savigny se sublevó contra el derecho natural imperante en ese entonces. Para ello siguió las enseñanzas del conspicuo maestro de las universidades de Göttingen y Heidelberg, Gustav Hugo (1764-1844) - de quien no fue alumno, empero, sí su penitente lector -, en su versión racionalista. Fue él, quien usó por primera vez la expresión “Filosofía del Derecho”, la cual, más tarde –en 1821-, sirvió de título para la obra del filósofo alemán Georg Wilhelm Friedrich Hegel (1770-1831). El gran aporte histórico está en el enfrentamiento con la conciencia científica de entonces: “una realidad que es la vida misma”. En este contexto, también estuvo el maestro alemán Georg Friedrich Puchta (1798-1846)

Von Savigny se desarrolló como catedrático de derecho romano e historia del derecho en las universidades de Hamburgo y Berlín. Ganó fama y prestigio. Afirmó, entonces, que el derecho es producto de los usos y costumbres de cada pueblo. De ahí que –sostuvo- que cada pueblo tiene su propio derecho que responde a su “propia, realidad, naturaleza o espíritu” (Volksgeist). Es, fundamentalmente, el derecho consuetudinario, vigente, por la fuerza, impulso y uso del pueblo.

El maestro de Hamburgo no sólo se inspiró en el positivismo social comteano, sino se basó en la vigencia de las leyes romanas que fueron compiladas por disposición del emperador romano bizantino Justiniano I (482-565 d. C.), al encomendar a sus jurisconsultos Triboniano, Teófilo y Doroteo, hacer una recopilación sistemática del derecho romano, lo cual puso en vigor el Código de Justiniano, en 529, y un año después se confeccionaron las Pandectas o Digesto. En 533, las Institutas o simplemente Instituta, para, finalmente, después de 534, aparecieron las llamadas Novellae leges o Novelas. Por ello, el maestro sanmarquino Mario Alzamora Valdez (Cajamarca 1909-Lima 1993), apuntó: “Los orígenes del estudio científico del derecho positivo, esto es, de la Dogmática Jurídica, se remontan al Derecho Romano. El propósito de la compilación de Justiniano fue crear un sistema cerrado y, especialmente, poner término a cualquier libre interpretación del Digesto”

A ello hay que agregar la importante labor de los glosadores y compiladores de la escuela jurídica de Bolonia, que creó el jurisconsulto Irnerio, en el siglo XII, a instancias del emperador del imperio romano-germánico Federico I Barbarroja (1122-1190), quien convocó la Dieta de Roncaglia, en 1158, donde se dispuso la revisión y vigencia del “Derecho Romano Clásico”, adoptando la forma absolutista y centralista de gobierno que imperó durante el emperador bizantino Justiniano. Es más, todo ello generó el establecimiento de la universidad de Bolonia en 1158, para imitar a la de París, que se había fundado ocho años antes (1150)

Este largo recorrido del Derecho que hemos revisado sucintamente, lo resume magistralmente el tratadista y jurista Ángel Latorre: “La elaboración racional y sistemática de las normas del Derecho positivo, y el desarrollo deliberado y coherente de métodos para resolver los problemas jurídicos, sólo aparecen en Roma en los siglos II y I a. C., y alcanzan su apogeo en los dos siglos siguientes para entrar en profunda decadencia en el siglo III d. C. Será preciso esperar muchos años, hasta el siglo XI, para que ese análisis racional del Derecho resucite en Italia, en torno a la Escuela de Bolonia, y de allí se esparza progresivamente por todo el Occidente europeo”. Sin embargo, debemos dejar en claro que Latorre no tiene en cuenta – y por ello no lo menciona- la cima que alcanzó el Derecho romano en el Imperio de Oriente con el emperador Justiniano.

Mutatis mutandi, para von Savigny fue fundamental conocer la historia del Derecho romano para crear su “Escuela histórica del Derecho” y comparando las instituciones jurídicas del imperio con las leyes germánicas del siglo XIX, comprendió que el derecho positivo era el derecho vigente creado por la voluntad del pueblo (Volksgeist) y reconocido por el Estado, y el derecho no vigente – que ya no era derecho positivo- era objeto de estudio de la historia del derecho. Con esta concepción, la ciencia de la historia se sumaba al derecho para conocerlo, interpretarlo y describirlo.

En principio, sus ideas sobre la “Escuela histórica del derecho” y “el positivismo jurídico”, fortalecidos con el volksgeist, fueron el sustento para desarrollar las corrientes del “historicismo y etnocentrismo jurídicos” en Alemania. Todo ello, de una u otra manera, contribuyó a la unificación germana que llevó a cabo el príncipe Otto-Leopold Bismarck (1815-1898), quien fue un monárquico luterano convencido de la función negativa del parlamentarismo y opuesto a cualquier sistema político.

De ahí que von Savigny, como tenaz adversario de las tendencias racionalista y legislativa promovidas por el genio de Napoleón Bonaparte y la Revolución Francesa, condenó la codificación del derecho. No podía ser de otra manera, ya que el derecho es para él, “producto del pueblo, se encuentra en el espíritu popular (Volksgeist”, y, de ninguna manera “se hace”, esto es, el derecho no se elabora, no se produce” En otras palabras, el legislador entra en acción después que la costumbre popular ha sido articulada por los juristas y se ha desarrollado y consolidado plenamente, vale decir, el legislador recoge el espíritu popular de la ley, no lo produce.

Empero, las exigencias del maestro de Hamburgo y de Berlín de considerar como ciencia al derecho encontró muchas resistencias y no fueron aceptadas ni por los propios positivistas. Por el contrario, produjeron una extensa polémica y tediosa discusión hoy superada, afortunadamente. Sin embargo, sólo mencionaremos que su primer y acerbo crítico, fue el fiscal berlinés, Julius Hermann von Kirchmann (1802-1884)

Dicho sea de paso, la situación de reconocimiento científico tanto a la historia como al derecho, ganó rigurosidad cuando el filósofo alemán Wilhelm Dilthey (1833-1911), sustentó su teoría de las “Ciencias del espíritu”, las cuales no tenían por qué someterse a las exigencias de las ciencias naturales, afirmando que ellas son las ciencias humanas, sociales, - como la historia, el derecho, la antropología, etc- que, fundamentalmente, se comprenden, mas no se explican (“La naturaleza se explica; la vida del espíritu se comprende”)

Los planteos de la “Escuela histórica del derecho” de von Savigny fueron acompañados de las corrientes historicista y etnocentrista jurídicas, tal como hemos señalado. Rápidamente ganaron adeptos en las diversas comunidades jurídicas nacionales, máxime, del sistema jurídico romano-germánico. Fue así como muchos juristas sin formación histórica, así como muchos historiadores sin formación jurídica, escribieron libros sobre historia del derecho de sus respectivos países. Es más, las universidades crearon la cátedra de Historia del Derecho.

Así, por ejemplo, en el Perú, la Universidad Nacional Mayor de San Marcos (UNMSM) la inauguró el 13-04-1875. Sobre quién fue el primer catedrático, existe discrepancia entre los tratadistas y profesores del curso de “Historia del Derecho Peruano”. En efecto, para Juan Vicente Ugarte del Pino (Lima, n. 1923) fue Ricardo Aranda y Vargas Machuca (1846-1906), mientras que para Jorge Basadre Grohmann (1903-1980) y su hijo Jorge Basadre Ayulo, fue Román Alzamora Mayo (1847-1883) Dicho sea de paso, éste fue quien publicó el primer texto orgánico de la asignatura, en 1876, tratando, fundamentalmente, la parte del “derecho inca”, que hoy, indudablemente, cuestionamos si realmente existió. Ugarte del Pino cree que tal derecho no se dio, corriente seguida por las nuevas generaciones de abogados-historiadores con sustento en la “escuela revisionista de la nueva historia”. Contrariamente, los aprendices y repetidores del planteo antiguo, insisten en tan absurda posición de la “escuela de la vieja historia”, carente de análisis e interpretación.

HEINRICH MITTEIS

Frente a la excluyente preocupación por desarrollar solo la historia del derecho nacional, llamada también “interna”, el jurista e historiador alemán Heinrich Mitteis (1889-1952), hijo del reconocido historiador Ludwig Mitteis, propuso, casi a mediados del siglo XX, la conveniencia e importancia de elaborar una “historia supranacional del derecho”, es decir, una “Gran Historia Universal del Derecho”. Esto es, la historia comparada del derecho de diversas naciones, a la cual denomina “externa”, teniendo como fuentes las historias de Derecho egipcio, griego, romano, anglosajón, musulmán, etc. Sin embargo, en honor a la verdad histórica, la concepción de la “historia universal del derecho”, fue idea primigenia del jurista e historiador alemán Joseph Kohler (1849-1919), profesor de Filosofía del Derecho en la Universidad de Berlín, quien quiso denominar así a la asignatura que dictaba.

Sin duda, a nuestro juicio, después de von Savigny, puede ser ubicado Heinrich Mitteis como el más importante iushistoriador alemán y el más relevante historiador jurídico del siglo XX, junto con el jurista e historiador español Alfonso García-Gallo y de Diego (1911-1992).

Mitteis – al igual que Friedrich Karl von Savigny (1779-1861) - fue profesor de derecho romano e historia del derecho. Enseñó estos cursos en las universidades de Colonia, Heidelberg y Viena. Fue perseguido por el Gobierno nazi. A la caída de éste, regresó a Alemania, y en 1947 fue incorporado como catedrático en la Universidad de Bonn. En 1952 pasó a la de Munich. Dos años antes, había sido elegido presidente de la Academia Bávara de Ciencias (1950).

Entre sus obras más importantes, destacan: “Derecho imperial y popular en las provincias orientales del Imperio Romano” (1931); “El Estado de la alta Edad media” (1940), la cual constituye una historia constitucional comparada de Europa. Con las dos pudo formular su plan de la “Gran Historia Universal del Derecho”; “Historia jurídica de Alemania” (1949); “La idea de Derecho en la Historia” (1957.

Las ideas de Mitteis, hoy han sido revitalizadas por el Instituto Max Planck de Historia del Derecho Europeo en Francfort del Meno (Alemania) y por el Centro di Studi per la Storia del Pensiero Giuridico Moderno de la Universidad de Florencia (Italia)

GARCÍA-GALLO

Alfonso García-Gallo y de Diego (1911-1992) es, sin duda alguna, el más importante historiador del derecho de la segunda mitad del siglo XX. Destacado profesor de las universidades de Murcia, Valencia y Complutense.

Autor de una inmensa obra históricojurídica que comenzó con su “Manual de Historia del Derecho Español” (861 pp), en 1934. Él fue el principal gestor para que en 1952, la comunidad científica aceptara considerar a la “historia del Derecho como ciencia histórica”, lo cual coadyuvó a que, consecuentemente, el Derecho sea tenido también como ciencia, tal como lo hemos apuntado al inicio de este artículo. Ello fue posible gracias a los grandes aportes sobre historiología del filósofo español José Ortega y Gasset (1883-1955).

La prolífica obra de García-Gallo fue determinante para este importante y trascendente logro para los historiadores-abogados. Y es que hay que decirlo sin tapujos de ninguna clase, para trabajar la historia del derecho hay que ser abogado e historiador, a la vez, es decir, se requiere ambas formaciones. Es insuficiente tener una sola de ellas, puesto que se carece de la visión en conjunto.

En concreto, el gran aporte y herencia de García-Gallo y de Diego se dio el 25-11-1952, en la conferencia internacional que ofreció en homenaje del jurista e historiador español Eduardo de Hinojosa y Naveros (1852-1919) en el Ilustre Colegio de Abogados de Madrid. Extraordinaria exposición que luego fue publicada en el Boletín de esta bicentenaria institución. El planteo original del ilustre profesor universitario fue ampliado y desarrollado, al año siguiente, en su trabajo de investigación “Historia, Derecho e Historia del Derecho. Consideraciones en torno a la Escuela de Hinojosa”, publicada en AHDE n° 23, pp. 5-36 (1953)

Sin duda, este fue el punto de inflexión que hizo posible que la Historia del Derecho dejara de ser una disciplina más y sea reconocida como: 1) Una ciencia histórica basada en que la historia es una ciencia social; y, 2) Una ciencia parte del Derecho y no como un apéndice o disciplina separada de él. Es obvio que este reconocimiento científico a la historia del Derecho sirvió de sustento para que, posteriormente, el Derecho alcance su cientificidad, tal como ya lo hemos afirmado.

A partir de entonces, la historia del derecho tiene como objeto de estudio los sistemas jurídicos (Constituciones, leyes, normas legales, en general) e instituciones jurídicas (familia, contratos como la compra-venta, préstamo, enfiteusis, transacciones, pena de muerte, etc.) del pasado y su comparación con las del presente de un Estado o sociedad y, también, con sus similares de otros Estados, tanto en espacios y tiempos diferentes. En otras palabras, se fue más allá de la concepción de Friedrich Karl von Savigny (1779-1861) y se recogió, sustancialmente, lo planteado por Heinrich Mitteis (1889-1952).

De ahí el interés de algunos iushistoriadores de querer elaborar una “Historia Universal del Derecho”, tal como hemos mencionado, empero, por cierto, es una obra sumamente ambiciosa y muy difícil de realizar, si tenemos en cuenta que las fuentes para reconstruir la historia del derecho son solo de dos clases: 1. Directas (normas legales en general); y, 2. Indirectas (Todo aquello que nos pueda dar información sobre la vida jurídica de los pueblos: tradición oral, costumbres, crónicas, novelas jurídicas, historias con algún contenido jurídico, objetos que reflejen alguna información relacionada con lo jurídico, etc., habida cuenta que el mundo jurídico tiene manifestaciones que trascienden los meros textos legales)

Finalmente, en la copiosa obra de García-Gallo sobre el “Derecho indiano” reviste, para nosotros, especial importancia El Proyecto de “Código Peruano” de Gaspar de Escalona y Agüero, en AHDE n°17, pp. 889-920 (1946); La “Nueva Recopilación de las Leyes de Indias de Solórzano y Pereira”, en AHDE n°s 21 y 22 (1951-1952)

CONCLUSIÓN

La “Historia del Derecho” no puede ser entendida fuera del contexto del pensamiento de estos tres grandes historiadores-juristas: Friedrich Karl von Savigny (1779-1861); Heinrich Mitteis (1889-1952) y Alfonso García-Gallo y de Diego (1911-1992)


* Publicado en Jurídica, N° 224, Suplemento del diario El Peruano, el 11/11/2008.

Periodistas desubicados

“[Detesto] A LOS PERIODISTAS DESUBICADOS. Me refiero a esos niños y niñas que no saben nada de la vida, que ni siquiera han ido a una marcha en sus vidas, pero se sienten Truman Capote. Los miro y no los soporto. La lástima y la rabia se apoderan de mí. Ejército de bobos. Creen que el periodismo es escribir en primera persona + buen floro + un poquito de datos de archivo, o del bendito Google. Estos niños y niñas tienen look de escritores sufridos. Se lamentan de no hallar espacios para escribir, porque todos los periódicos son una mierda con eso de la cantidad de palabras, y los editores carniceros. Los chicos (as) bonitos (as) del periodismo nacional exigen, por supuesto, que la historia no solo tenga su firma sino también su fotito. Una fotito en la que ellos aparecen mirando como Truman, y en el peor de los casos como Jaime Bayly. Ah, los hay en Perú, y en Argentina, y en México… Yo conozco de casi todos los países”.

Caída, agonía y muerte del ex dictador: El juicio criminal contra Leguía (*)

Por Francisco José Del Solar
Profesor Universitario


Después de once años de gobierno autocrático y corrupto (1919-1930), el presidente Augusto Bernardino Leguía y Salcedo tuvo que sufrir las consecuencias de su excesivo autoritarismo y de muchos actos y disposiciones dictatoriales que no sólo permitieron la violación de los derechos civiles y políticos fundamentales de millones de peruanos, sino, también, la corrupción con el ilegal enriquecimiento de muchos empresarios, agricultores, comerciantes, senadores, diputados, jueces, militares, policías, abogados, intelectuales y periodistas, con la finalidad de que avalaran las reformas constitucionales y legales que le llevaron a las sucesivas re-elecciones de 1924 y 1928 (período presidencial de 5 años por la Constitución de 1920), alterando el orden jurídico y, consecuentemente, la paz y tranquilidad sociales. Todos ellos crearon una nueva clase plutocrática en nuestra sociedad de los años 20 en adelante, y que, en verdad, después de la caída del dictador se diluyó lenta y progresivamente.

Sin embargo, hay que ser justo en reconocer que Leguía no fue cruel ni malvado con sus adversarios, empero, sí rígido y, quizá, hasta demasiado severo.

>>> Seguir Leyendo... >>>

INICIO DEL FINAL: EL COMANDANTE SÁNCHEZ CERRO

El viernes 22-08-1930, en Arequipa, se sublevó el comandante del Ejército Luis Miguel Sánchez Cerro. Oficial nacido en Piura, con una oscura carrera que no acreditaba mérito académico alguno. Sólo había destacado como audaz, valiente y hasta temerario militarista, al par de “sobón” y acomodaticio.

La suerte del comandante Sánchez Cerro fue que su intento golpista lo dio en la ciudad del Misti y que contó con el apoyo de ilustres abogados y otros profesionales “characatos” que gozaban de prestigio y de la admiración del pueblo. Fue respaldado, de inmediato, por el abogado José Luis Bustamante y Rivero (Arequipa 1894-Lima 1989), autor de “El manifiesto a la nación”. Así también del decano del Colegio de Abogados de Arequipa, Francisco Gómez de la Torre, quien le solicitó al comandante “la destitución de todos los jueces que habían sido nombrados durante el régimen leguiísta”. Clemente J. Revilla Villanueva (Chuquibamba, Arequipa 1873-Lima 1944) y José Manuel García-Bedoya Frías (Lima 1866-1940), nombrados prefecto y subprefecto de Arequipa, respectivamente, etc.

Leguía pensó que la revolución arequipeña era una revuelta más y que no merecía mayor preocupación. Hasta que se produjo el inicio del final con la renuncia del presidente del Consejo de Ministros y abogado, Benjamín Huamán de los Heros (Piura 1878-Lima 1936), por presión de la Junta de Gobierno recientemente instalada, bajo el mando del general Manuel María Ponce, perteneciente al Ejército y quien aceptó órdenes del comandante Sánchez, habida cuenta que Arequipa, en pleno, respaldaba su revolución.

El día 25, Leguía entregó su dimisión ante la aludida Junta. De Palacio de Gobierno fue trasladado a La Punta (Callao), en compañía de su hijo, el coronel de aviación Juan Leguía Swayne, con el fin de que abordaran el crucero AP “Almirante Grau”, que los llevaría, supuestamente, al exilio. El 27 en la tarde, aterrizó en Lima el diminuto “militar golpista” o militarista. El 28, el general Ponce entregó el poder al desconocido comandante Sánchez, quien, no obstante esa realidad, juramentó el cargo de presidente provisorio, rodeado y aclamado por el pueblo. Leguía –el hombre más poderoso del país- había caído con un simple alzamiento de un comandante oscuro de color y desconocido de fama.

SÁNCHEZ CERRO EN LIMA

El militarista de turno nombró como primer ministro al ilustre jurista y acérrimo enemigo de Leguía, José Matías Manzanilla Barrientos (Ica 1867-Lima 1947), quien, desde inicio del siglo XX, había representado al más puro y rancio civilismo. También contó con el respaldo de los juristas Diómedes Arias Schreiber (Lima 1888-1959), quien, sin empacho alguno, se instaló en el decanato del Colegio de Abogados de Lima (CAL) sustituyendo al renunciante decano Carlos A. Calle (Arequipa 1879-Lima1947) –hijo del ilustre jurista Juan José Calle (Lampa, Puno 1851-Barranco, Lima 1929)-, perseguido por leguiísta. Entonces, Arias expresó: “El foro de la capital se adhiere al propósito de la Junta Militar de reformar la organización del Poder Judicial en armonía con las necesidades nacionales”.

Empero, el Poder Judicial en la persona del vocal supremo Anselmo V. Barreto León (Lima 1865-1950) no demoró en acercarse a Palacio y rendir pleitesía al nuevo ocupante precario. Sánchez Cerro le manifestó que sancionaría a los jueces que habían delinquido y por D. Ley N° 6875, de 4-09-1930, cesó a los vocales Ángel Gustavo Cornejo Bouroncle (Arequipa 1875-Lima 1943), Benjamín Huamán de los Heros, Óscar C. Barrós, Juan José Granda San Bartolomé (1862-1944) y José Matías León, y a los fiscales Plácido Jiménez y Heráclides Pérez. En este contexto, mediante D. Ley N° 6876, de la misma fecha, nombró como vocales titulares de la Corte Suprema de Justicia de la República a José María de la Jara y Ureta (Lima 1879-Río de Janeiro 1932), quien no aceptó por ser nombrado por un dictador. En su reemplazo, el golpista designó a Octavio Santa Gadea.

LoS otros vocales nombrados fueron: Julio C. Campos, Eulogio Ugarte, Manuel Benigno Valdivia y Enrique G. Vélez y fiscales titulares a Ezequiel Muñoz y Fernando Palacios, quienes gustosamente aceptaron su nuevo rol y responsabilidad. Finalmente, por D. Ley N° 6877, de 5-09-1930, se sustituyó al vocal e ilustre jurista y profesor universitario Eleodoro Romero Salcedo (Lambayeque 1855-Lima 1931) por Raúl O. Mata, al conocer el rechazo del primero al golpe de Estado y, además, porque era primo del mandatario depuesto. Basadre apunta: “No hubo protestas en el Poder Judicial ante las drásticas medidas adoptadas para “desleguizarlo”.

De esta manera, el gobierno de facto intervino en el Poder Judicial al igual como sucedió en 1839 con el general Agustín Gamarra Messia; en 1855 con el general Ramón Castilla y Marquesado; y, en 1866 con el general Mariano Ignacio Prado Ochoa.

TIRANÍA CONTRA LEGUÍA

El comandante Sánchez Cerro inició su tiranía viendo con agrado que se le identificaba como el sucesor y verdugo de Leguía. Por ello, el mismo 27-08-1930 dispuso que el crucero AP. “Almirante Grau” regresara al Callao y depositara en el penal de la isla San Lorenzo a Leguía y a su hijo, en calidad de detenidos políticos. En otras palabras, los encarceló. Asimismo, ordenó que, de inmediato, fuesen sometidos a juicio criminal por corrupción y enriquecimiento ilícito, debido a las grandes comisiones que habían recibido por la concesión de obras, empréstitos internacionales, etc. (2-09-1930). La acusación política se convertiría, tres meses después, en acusación fiscal. Luego, sin tomar en cuenta la defensa del abogado del acusado, en la sentencia que nunca se leyó ante Leguía, por los hechos que más adelante detallamos.

Con estas arbitrarias, ilícitas e inconstitucionales medidas de Sánchez, comenzó la agonía de Leguía. Por ello es que el historiador Héctor López Martínez señala que el proceso contra Leguía “se asemejó más a una venganza política de la oposición (liderada por Sánchez Cerro)”. Para evitar cualquier fuga concertada por algunos influyentes leguiístas –tanto militares, marinos y policías como civiles-, el ex dictador y su hijo, fueron trasladados de la isla San Lorenzo a la Penitenciaría de Lima (Panóptico), a las 3 y media de la madrugada, del 3-09-1930. Ambos fueron puestos bajo el control del comisario Belisario Mora, quien era enemigo personal del ex-presidente habida cuenta que éste había ordenado encarcelarlo cuando pretendió levantarse contra su régimen autoritario. Mora se vengó al disponer la incomunicación de los presos, al extremo que al enfermar Leguía, su hijo Juan, le ponía la sonda y las inyecciones, sin ser enfermero ni médico.

En este marco de la situación, también fueron acosados los abogados, políticos, periodistas y empresarios-financistas leguiístas, como Víctor Manuel Maúrtua Uribe (Ica 1865-Atlántico 1937), Mariano Hilario Cornejo Zenteno (Arequipa 1866-París 1942), Pedro José de Rada y Gamio (Arequipa 1873-Lima 1938), Foción Mariátegui Ausejo, Celestino Manchego Muñoz, al abogado y periodista Clemente Palma (Lima 1872-1946) –hijo del famoso tradicionista Ricardo Palma Soriano-, al ingeniero mecánico-eléctrico Fernando Reusche, entre otros.

ABOGADO DE LEGUÍA

Desde la Penitenciaría, después de casi dos meses de silencio absoluto, Leguía pudo remitir una carta personal, escrita de su puño y letra, al abogado Alfonso Benavides Loredo (30-10-1930), quien era su amigo y le solicitaba que le vea a la brevedad posible porque tenía que hacerle una consulta.

Alfonso Benavides Loredo (Lima 1893-1939) acudió al llamado y no obstante las dificultades que tuvo para la entrevista –siendo mayores las que se interpusieron para que él conversara libremente con el consultante–, escuchó al ex presidente, quien le solicitó que le patrocinara en el juicio que le seguía el Estado por la acusación política del gobierno del comandante Sánchez. Cerro.

Fue así como el abogado Benavides Loredo, titulado por la UMSM en 1918, a los 25 años de edad, doctor en Jurisprudencia, Ciencias Políticas, Económicas y Administrativas, aceptó defender a Leguía, mas no al régimen leguiísta. En este contexto, fue el valiente y solitario abogado que patrocinó al defenestrado y odiado dictador. Se apersonó a la causa, empero, no lo citaron para nada. Es más, solicitó copias certificadas de las diligencias judiciales efectuadas con anterioridad a su apersonamiento, lo cual fue ignorado y no atendido.

Otro hecho fue cuando el Tribunal dispuso que se abriera la caja de caudales de Leguía (13-09-1930), que éste tenía en Palacio. Sobre el particular, algunos historiadores – y medios de comunicación de entonces- mal informados señalan que Benavides participó en esta actuación judicial, lo cual resultaba imposible porque para esa fecha aún no era el abogado del procesado. Lo que sí es cierto que se le impidió por la fuerza estar presente en otras diligencias, tal como él mismo lo denunció en su alegato.

Debemos ser honestos, en honor a la verdad histórica y jurídica, que durante la estancia del ex dictador en el Panóptico, éste no gozó de ningún privilegio o distinción, pese a encontrarse enfermo. Es más, Benavides Loredo fue detenido en la comisaría del Sexto, por 24 días, sin razón alguna que no sea haber aceptado la defensa de Leguía, y, más aún, hacerla con celo, eficiencia y pasión, puesto que había asumido el reto de verificar ante el Tribunal juzgador y ante la opinión pública la inocencia del ex Presidente.

Los posibles jueces y fiscales que tendrían a cargo el proceso, se preguntaban, en concreto ¿cuáles son los cargos o delitos? ¿Éstos, a partir de qué fecha se le imputarían? ¿Cuáles serían los códigos a aplicar? En verdad, esos eran los temas de conversación y hasta polémica en los predios judiciales y conversaciones entre juristas y abogados.

Por esos días hubo cambio de ministros, y entre los recién nombrados estaban dos reconocidos abogados. Uno, el autor intelectual del “arequipazo”: Bustamante y Rivero, quien ocupó la cartera de Justicia e Instrucción. Y, el otro, Manuel Augusto Olaechea Olaechea (Lima 1880-1946), se hizo cargo del ministerio de Hacienda y Comercio.

No obstante la incorporación de estos ilustres letrados al Gabinete, el nuevo dictador Sánchez arreció su política represiva sometiendo a los civiles al fuero militar y estableciendo las cortes marciales (DD. Leyes n°s 6881 y 6882, de 26-09-1930). Se disolvió a la Confederación General de Trabajadores del Perú (CGTP) por D. Ley N° 6926, de 12-11-1930. Se decretó estado de sitio para varios departamentos y se restablecieron muchas normas dictadas durante la dictadura leguiísta. Por ejemplo, el D. Ley N° 6929, que sometió a consejo de guerra y sanción de fusilamiento a los que atentaran “contra la seguridad del orden público”, sea por actos de violencia, de palabra o mediante escritos. Luego, se dictó el D. Ley N° 6961, de 4-12-1930, llamada ley de imprenta, que sancionó los delitos de difamación, calumnia e injuria, etcétera. De ahí el gran rechazo al equivocado concepto de “orden público” - que impusieron, primero Leguía y después Sánchez Cerro-, según el ilustre político aprista y jurista Luis Alberto Sánchez Sánchez (Lima 1900-1994).

PROCESO CONTRA LEGUÍA

Primero estuvo preso en la isla San Lorenzo, luego en la Penitenciaría de Lima (Panóptico) y, finalmente, en el Hospital Naval de Bellavista (16-11-1931), trasladado de emergencia por su mal de próstata, el cual se complicó con una bronconeumonía. Del hospital, tres meses después, salió muerto.

El proceso penal se inició el 17-09-1930, cuando el entonces juez instructor Felipe Umeres junto con el escribano Juan Callirgos, le tomaron su instructiva. Fue la primera y también la última declaración que se le solicitó al ex-presidente encausado. El Ministerio Fiscal pidió una reparación civil de 25 millones de soles. El flamante Tribunal de Sanción Nacional, creado por D. Ley N° 7040, de 31-08-1930, se avocó al caso. En verdad, - y hay que decirlo de una vez - fue un tribunal creado específicamente para juzgar a Leguía y a sus amigos, lo cual, a todas luces era inconstitucional e ilegal. Violaba tanto la Constitución de 1920 como la Ley de 28-09-1868. En definitiva, se incumplía la prohibición de juicio por comisión, tribunal distinto o fuera de la jurisdicción del juez natural (Art. 155) y, para el ex-mandatario en concreto, el derecho a ser acusado por la Cámara de Diputados (Art. 95), y, también, se burlaba lo establecido para juzgar a los altos funcionarios. Empero, lo más importante, se le arrancaba de su juez natural. Esto era, primero la acusación en el Congreso y, luego, el proceso ante la Corte Suprema de Justicia.

Así también, aunque ello, indirectamente, en defensa del acusado, el Tribunal rechazó la solicitud del abogado y rico hacendado cusqueño Víctor J. Guevara, para asistir y estar presente en la instrucción del ex presidente Leguía. Este letrado pertenecía a los círculos intelectuales de Cusco, al igual que el abogado y escritor moqueguano Luis Eduardo Valcárcel Vizcarra (Ilo, 1891-Lima 1987), autor de su incitante Tempestad en los Andes (1927). Éstos y otros ciudadanos, que se apuntaban hacia la tendencia izquierdista, querían o pedían fusilar al ex dictador.

ACUSACIÓN CONTRA LEGUÍA

El Tribunal de Sanción Nacional encargó a la Segunda Sala, el juzgamiento contra el ex mandatario. Asimismo, decidió llevar el juicio bajo un “procedimiento sumarísimo” aplicando normas del nuevo Código de Procedimientos Criminales de 1920 (Código Cornejo). Los fiscales –miembros del Ministerio Fiscal, entonces- acordaron que para calificar los delitos, el período de comisión de los mismos lo dividieran en dos partes. La primera, por los delitos cometidos de 1919 a 1923 correspondiéndole el viejo Código Criminal de 1863; y, la segunda parte, por los ilícitos que se le imputen a partir de 1924 hasta 1930, bajo el Código Penal de 1924 (Código Maúrtua).

En consecuencia y en honor a la verdad histórica y jurídica, Leguía fue procesado y tuvo derecho a la defensa que ejerció valiente, ejemplar y brillantemente el conspicuo letrado Benavides Loredo. Empero, asimismo, hay que dejar constancia que, por un lado, el proceso fue llevado a cabo de manera ilegal, arbitraria. Se realizó al amparo de los miembros militares de la Segunda Sala del Tribunal de Sanción y el silencio cómplice de los fiscales supremos del Ministerio Fiscal de la Corte Suprema de Justicia. Por otro lado, limitaron el derecho a la defensa, intimidando, persiguiendo, encarcelando al abogado defensor, quien no escatimó esfuerzo ni coraje para denunciar dentro del juicio y fuera de él –ante la opinión pública- los atropellos cometidos contra su persona.

En concreto, los fiscales centraron su dictamen acusatorio contra Leguía por la comisión del delito de enriquecimiento indebido o ilícito y en un plazo de tres meses se avocaron a investigar, registrar y pesquisar todo lo del ex Presidente. Asimismo, a su amigos, parientes, seguidores políticos, etc. Se buscó información en todos los registros públicos de propiedad: inmueble, prenda agrícola y mercantil, venta a plazos, etc. Se acumuló un expediente de 600 páginas y los fiscales justificaron la carencia probatoria arguyendo “la limitación de tiempo para la investigación”. Empero, en verdad y en la realidad, nada quedó sin investigar.

SEGUNDA SALA DEL TRIBUNAL DE SANCIÓN

Los fiscales supremos fueron: Carlos Zavala y Loaiza (Lima 1882-1957) y Fernando Palacios. El primero, llegó a ser más notable que el segundo, de quien hemos perdido sus pasos. La Segunda Sala del Tribunal de Sanción fue presidida por el coronel Pásara e integrada por los vocales: capitán de navío AP Manuel A. Sotil, capitán de fragata AP Enrique Maura, los capitanes de ejército Demaison y Panizo. Secretario: Mendoza. Relator: José Valencia Cárdenas. Como esta Sala cumplía función de persecución e instrucción contra los delitos de enriquecimiento ilícito, contó con cinco jueces instructores Carlos Alberto Izaguirre, José Antonio Univazo, Manuel María Vargas, José Távara y Raúl Alejandro Núñez Gómez.

LA DEFENSA DE BENAVIDES

Benavides Loredo –no obstante todos los obstáculos y dificultades ya mencionados presentó ante el Presidente de la Segunda Sala del Tribunal de Sanción su alegato (“Refutación del Dictamen de los Fiscales), el 2-01-1931. Dicho sea de paso, el diario El Comercio lo publicó el martes 6-01-1931.

Comenzó argumentando la ilegitimidad del Tribunal de Sanción para juzgar a su patrocinado en mérito a la prohibición constitucional “de todo juicio por comisión”, fundamentando que este derecho de garantía procesal fue consagrado desde la Constitución de 1828 hasta la vigente, a esa fecha, con la finalidad de asegurar que los ciudadanos sean juzgados por sus jueces naturales y no tribunales distintos.

En este mismo contexto, pidió una aclaración fundamental puesto que el enjuiciamiento deviene en impertinente, toda vez que no se sabe en cuál condición se le juzga ¿Como ciudadano? o ¿Como ex Presidente? Si fuera la primera le correspondería tribunales comunes. Si fuera lo segundo, ha debido ser acusado, en primer lugar, por las Cámaras y luego ante la Corte Suprema, empero no se ha dado, lo uno ni lo otro.

Finalmente, en esta línea de defensa de la incompetencia del Tribunal, Benavides concluyó que ello no sólo era para proteger al ex mandatario, sino a todos los procesados ante ese Tribunal en el presente y en el futuro para cualquier ciudadano en la medida que se le quiera desconocer el derecho a su juez natural.

EL TRIBUNAL DE SANCIÓN NACIONAL

Fue creado por el Decreto Ley N° 7040, de 31-08-1930 (Numerado tardíamente ya que no coincide con la fecha que registra). En otras palabras, el Tribunal se constituyó de facto el día 31 de agosto, porque respondió al espíritu del manifiesto revolucionario pronunciado en Arequipa, nueve días antes (22-08-1930), empero, fue legalizado posteriormente. De ahí el número correlativo más avanzado del decreto que jurídicamente lo sustenta. El más connotado periodista de la época, Federico More, dijo del Tribunal: “una monstruosidad, bajo disfraz jurídico” (Zoocracia y Canibalismo)

Tanto es así, que, en verdad, el Tribunal se instaló de hecho el 4-09-1930, bajo la presidencia del coronel Enrique Ballesteros, actuando de fiscal letrado el coronel Gregorio Mercado e integrado por los vocales: el abogado Germán Aparicio Gómez-Sánchez (Lima 1879-1948), el ingeniero Adolfo Laynza y el mayor de Ejército Armando Aguirre. Secretario letrado: Pedro Bustamante Santisteban. Relator letrado: Edilberto Boza.

El 9-09-1930, mediante el D. Ley N° 6878 (numeración anterior al D. Ley N° 7040) se mencionadosaprobó las normas de funcionamiento y regulación del Tribunal de Sanción. Con el D. Ley N° 6902, de 14-10-1930, se incluyó también a los particulares enriquecidos ilícitamente. Esta última norma se dictó para legalizar la detención y enjuiciamiento de ciudadanos y empresarios que no habían desempeñado función pública y que fueron tomados presos junto con los funcionarios públicos. El diario La Crónica (16-09-1930) publicó una larga lista de éstos, en general.

LOS JUECES DEL TRIBUNAL DE SANCIÓN

Mediante el D. Ley N° 6910, de 28-10-1930, se aprobó el Estatuto del Tribunal y quedó establecido que estaría conformado por dos salas. La primera integrada por vocales supremos y fiscales y la segunda por oficiales del Ejército y de la Armada y dos fiscales supremos para la calificación de los delitos.

Los integrantes de la Primera Sala fueron: Anselmo V. Barreto León como presidente, y como fiscales y vocales Ernesto Araujo Álvarez, Ezequiel Muñoz, Felipe Umeres, Burga Larrea, Raúl O. Mata y Manuel Benigno Valdivia. Secretario: José León Barandiarán (Lambayeque 1899-Lima 1987). Relator: Pedro Gazats.

En verdad, esta Sala no fue tan venal como la otra; empero, desgraciadamente, se subordinó al dictador. De igual manera, lamentamos que en ella figuren ilustres juristas que alcanzaron ese nivel en su madurez, empero, sin duda, no fueron ejemplares en su accionar durante toda su vida. Quizá la audacia de la juventud los empujó a contribuir con su genio a esta causa que no fue, definitivamente, muy justa ni, mucho menos, santa.

OTRO ILUSTRE DEFENSOR DE LO JUSTO: UGARTE BEJARANO

El abogado Lizardo Segundo Ugarte Bejarano (Arequipa 1883-Lima 1941), defendió al ingeniero mecánico-eléctrico Fernando Reusche, quien había forjado una fortuna con las obras de expansión eléctrica e iluminación de Lima, con motivo de las celebraciones centenarias por las efemérides patrias, tanto la de 1921 (Independencia Nacional) como las de 1924 (Batallas de Junín y Ayacucho), y, asimismo, en algunas capitales de departamento, habida cuenta que era propietario de la compañía “Todo Eléctrico”, la más grande del país, para entonces. Empero, en honor a la verdad, él había contraído nupcias con una rica hacendada norteña y había administrado la hacienda “Talandracas" donde dio inicio a su fortuna.

De igual manera, Ugarte fue abogado del vocal supremo Óscar C. Barrós, quien obtuvo por herencia su patrimonio, ya que su padre fundó el prestigioso “Colegio Barrós”, donde estudió la clase más pudiente de Lima que no tuvo cabida, por ideología o capacidad intelectual, para formarse en el colegio liberal Nuestra Señora de Guadalupe, a mediados del siglo XIX. Finalmente, también fue defensor del político y agricultor Celestino Manchego Muñoz, quien, por entonces, compró la hacienda “Sinto”, en Castrovirreyna, al rico hacendado Manuel Vicente del Solar Gaváz, hermano del jurista y ex primer vice-presidente de la República, Pedro Alejandrino del Solar Gaváz (Lima 1829-1909), padre del abogado y líder civilista Amador Felipe del Solar Cárdenas.

Dicho sea de paso, el reconocido letrado Ugarte, quien siempre defendió causas justas y honorables, fue padre del ilustre jurista, maestro universitario, decano de la Facultad de Derecho de la UNMSM, decano del Ilustre colegio de Abogados de Lima y ex presidente de la Corte Suprema, Juan Vicente Ugarte del Pino (Lima 1923), quien nos relató parte de lo aquí apuntado y a lo que le hemos agregado algunos recuerdos contados en los almuerzos y cenas de nuestra familia.

INTERRUPCIÓN DEL PROCESO

Obedeció a la gravedad de la enfermedad del acusado, quien fue trasladado del Panóptico al Hospital Naval de Bellavista, a cargo de la Marina de Guerra, el 16-11-1931. Habían transcurrido 10 meses desde que Benavides Loredo alegó ante la Segunda Sala la inocencia de su defendido (2-01-1931). Se guardaba un profundo y hermético silencio “militarista” y solo se hablaba de que ya estaba redactada la sentencia condenatoria y, en consecuencia, se notificaría la fecha para su lectura. El acto se haría en el mencionado nosocomio. Esa notificación nunca llegó y no hubo ninguna otra diligencia o actuación judicial. Las visitas del abogado a su cliente se fueron espaciando cada vez más. Para entonces, Leguía ya había dictado su testamento a Benavides Loredo, quien lo redactó jurídicamente (11-01-1931). Algunos historiadores apuntaron que también tuvo el encargo del ex-presidente de redactar “sus memorias”, hecho que, posteriormente, fue negado por el hijo del letrado –Alfonso Benavides Correa-, quien solo reconoció la autoría del padre en la redacción del testamento.

Pasaron dos meses de tratamiento médico con algunas mejoras, empero, sucedió lo que tenía que suceder. Augusto B. Leguía fue operado el 5-02-1932, a las 10.15 a.m., por los doctores Mac Cormack –médico estadounidense que había organizado el hospital de Bellavista-, Aljovín y Venero Guevara, pese a haberse notado cierta mejoría. Se le extrajo un tumor. Al comienzo, el enfermo reaccionó favorablemente, empero, luego un paro cardiaco le fulminó, tal como él mismo lo había presentido. La muerte se produjo a las 2 horas y 39 minutos de la madrugada del domingo 6-02-1932.

Su hijo Juan continuaba detenido en el Panóptico.

LEGUÍA MURIÓ SIN CONDENA

En el editorial del diario La Crónica, con motivo del fallecimiento de Leguía (6-02-1932), puede leerse la siguiente afirmación: “¡Ah si el señor Leguía hubiese podido hablar y defenderse... cuántas revelaciones, cuántas sorpresas, cuántos dorados prestigios se hubieran esfumado... cuántos habrán respirado y se sentirán tranquilos con su muerte!”.

Lo cierto es que Leguía y Salcedo había dicho: “Ni se me quiere oír, ni se me condena”, según su abogado Benavides Loredo, quien testimonió después del deceso del ex dictador. Y, en verdad, Leguía habló solo por boca de su abogado, fue su intermediario para transmitir lo que quiso, empero, sin duda, se llevó muchos secretos a la tumba. En todo caso, el hombre se encontró ahí con su propia intimidad: la soledad, cuando, en verdad, buscaba la realidad que siempre había vivido: plena integración social. No entendió, entonces, el “yo” sin el “tú”, y, en consecuencia, el “nosotros”. Miraba a todos lados y veía que estaba solo, más solo que nunca. En definitiva, estaba muriendo, hasta que murió solo, abandonado, triste y decepcionado. Sin duda, el fin de Leguía no pudo ser más dramático. Fue operado tres veces. Quedó hecho un guiñapo humano, pesaba apenas 38 kilos. En sus últimos minutos solo vio a dos enfermeras y a un viejo sacerdote franciscano descalzo. Comprendió, en lo más profundo de su ser, que había fracasado al igual que muchos grandes hombres. No llegó a escuchar sentencia alguna que le condenara o exculpara.

En un cajón de ochenta soles fue sepultado en el cementerio de Baquíjano, en el Callao, por disposición del tirano para que no haya “alteración del orden público”. A toda costa, Sánchez Cerro quiso evitar que en Lima se le tributara algún homenaje popular, porque el pueblo ya estaba cambiando de opinión respecto al ex-presidente. Ahora le veían como “mártir” de la nueva tiranía que se había instalado en Palacio de Gobierno.

Sea dicho de paso, que con la muerte de Leguía, al decir de Luis Alberto Sánchez, se inició “el fatídico febrero de 1932. No existía ninguna posibilidad de conservar las libertades tan duramente reconquistadas. La tiranía avanzaba a pasos agigantados. Había que encararla resueltamente. Es lo que hicimos sin miedo ni jactancia”. Y es que la formación filosófica e ideológica de Haya ya había sido inculcada en sus seguidores, quienes tenían plena conciencia de que “la libertad es una dimensión existencial”. Se vive con ella, se muere por ella y, obviamente, sin ella.

Finalmente, de manera categórica, podemos afirmar que Leguía murió sin ser sentenciado, es decir, repetimos, no hubo absolución ni condena alguna. Murió procesado, con un juicio paralizado y anulado por la interrupción. En consecuencia, jurídicamente, si no hubo ni condena ni exculpación, entonces el juicio criminal contra Leguía y Salcedo fue “sobreseído” por la muerte del procesado. Empero, lo más sorprendente es que se le impuso un encierro perpetuo sin que se le leyera sentencia alguna por parte de los jueces o por los propios y nuevos gobernantes uniformados.

En conclusión, la verdad es que Leguía nunca fue condenado.


* Publicado en Jurídica, N° 223, Suplemento del diario El Peruano, el 04/11/2008.