San Marcos exonerará del pago a 1.000 postulantes

Estudiantes de bajos recursos económicos que hayan tenido como promedio 15 en sus notas serán los beneficiados.

Piden presupuesto para continuar investigaciones

Walter Alva recordó que en el 2016 no se ejecutaron trabajos de investigación arqueológica en Lambayeque.

Se realizarán tours nocturnos en Chavín de Huántar

Ministerio de Cultura autorizó visitas para promover importante monumento arqueológico.

Polémica de los Pitufos comunistas ya es mundial

La prestigiosa BBC hace eco de la polémica desatada en Uruguay por comparar a los Pitufos con una sociedad comunista.

¿Se hará realidad la ficción cinemtográfica

Según la agencia, roca espacial circuló demasiado cerca de nuestro planeta.





Especiales de fin de año

Los primeros en apuntarse a los especiales de fin de año han sido los diarios españoles, quienes desde ayer han empezado a publicar en sus sitios webs los resúmenes de fin de año. De todos ellos, el mejor es, de lejos, el del diario El País que ofrece mejor contenido, mejor diseño y un tratamiento verdaderamente documental de la información. ¿Y qué quiero decir con esto? Pues que no se ha limitado a la presentación meramente cronológica, y comentada, de los sucesos del año, sino que además ofrece una galería de audios, videos y enlaces que permite ir más allá del propio especial. Y por si fuera poco, tiene un complemento: el especial que publicó El País Semanal sobre los 100 protagonistas del año que está igual de bien diseñado, organizado y realizado. Como dije en una ocasión anterior, un modelo de organización del conocimiento y de la información en el periodismo digital que deberían imitar muchos diarios, entre los cuales incluyo a muchos de los nuestros y al propio diario donde trabajo.

>>> Seguir Leyendo... >>>

Si hay un diario que le pueda disputar a El País el título de 'mejor resumen del año', ese es el del diario El Mundo. Con una apuesta firme por la información correctamente presentada antes que por lo meramente audiovisual, su Resumen del Año es otro ejemplo a seguir de lo que los diarios digitales deberían ofrecer más a menudo: abundante información en diseños amigables y fáciles de usar. En realidad está tan bueno, que aún no sé porque no le di el título de 'mejor resumen' a éste.

Los de ABC.es y El Periódico son igual de buenos, destacando en diseño el del primero, pero la cantidad de información y el tratamiento de la misma sigue siendo inferior respecto al de los dos primeros. Pese a ello, se dejan leer con bastante interés.










Especial multimedia sobre los 50 años de la televisión en el Perú


Me he pasado mi buen par de horas disfrutando de este especial multimedia sobre los 50 años de la televisión en el Perú del diario El Comercio, que está muy bien elaborado y documentado. Por supuesto que, como todo especial o nota retrospectiva, a muchos nos parecerá que falta uno que otro personaje, suceso o programa, pero no cabe duda de que se disfruta. Si bien es cierto que ofrece un panorama bastante 'farandulero' y de 'archivo' de la historia de la televisión en el Perú, se deja extrañar la presencia de entrevistas y/o comentarios de especialistas en la historia de la televisión que hubieran podido 'contextualizar' mejor muchos de las imágenes y programas seleccionadas. Algo bastante extraño si tomamos en cuenta que en el propio diario trabaja quien ha publicado la mejor, si no la única, historia de la televisión en el país.


“Perú juega a perdedor en el juicio contra Yale” (*)

Por Enrique Hulerig

Pocos recuerdan que durante el gobierno de Alejandro Toledo el Estado peruano tuvo todo listo para iniciar la demanda contra la Universidad de Yale por las piezas que Bingham se llevó de Machu Picchu. Pero ni bien asumió Alan García, su gobierno desestimó aquellas gestiones e inició, casi en secreto, una desventajosa negociación con la casa de estudios norteamericana. Resultado: el llamado Memorándum de Entendimiento, donde el Perú pierde por 99 años el grueso de la colección. Dos años después la posición peruana vuelve a cero y el último 5 de diciembre se plantea en una corte de Washington DC la demanda contra Yale. Para comprender la oscilante historia de este proceso, nada mejor que una charla con el destacado arqueólogo Luis G. Lumbreras, ex director del INC (2002-2006).

–¿La posición peruana plantea la devolución de 46 mil piezas?

>>> Seguir Leyendo... >>>

–Es impresionante que sigan insistiendo en eso. Esta vez ha sido el propio canciller. Yale ha vuelto a hablar de 4 mil piezas, pero la posición peruana afirma que son 46 mil. Esto es una barbaridad como punto de partida. Yale lo va a rebatir en un dos por tres. Es lo mismo que si arrojo al suelo una botella y se rompe en cien pedazos y luego digo no es uno lo que me deben sino cien. En Yale deben estar muertos de risa.

–Pocos saben que usted rechazó el Memorándum de Entendimiento (Memorandum of Understanding-MOU) que luego Garrido Lecca firmó. ¿Cuáles fueron las circunstancias?

–En el anterior periodo, cuando se inició la gestión de devolución, los de Yale plantearon conversar y el Estado peruano entró, vía Cancillería, a una serie de conversaciones de carácter diplomático, con la participación de la señora Karp y de nosotros, los técnicos, a quienes siempre se nos consultó sobre lo que se tenía que hacer. En todos los casos, nuestra recomendación fue ceñirnos a ley. Pero, en un momento determinado, Yale nos entrega su famoso Memorándum y nosotros se lo devolvimos. Las negociaciones se rompen en marzo del 2006, faltando meses para que termine la administración Toledo. Con el nuevo gobierno, Yale siguió con su juego de conversar y hace dos años comenzaron de nuevo las negociaciones, como si antes no se hubiese hablado de nada. El Estado peruano entonces acepta y suscribe el MOU que nosotros habíamos rechazado, con el agravante de que esta vez el documento tenía agregados más cuestionables.

–¿Por qué Yale le plantea a este gobierno un documento de esa naturaleza?

–No creo que hayan pensado en engañar, sino que encontraron gente que no tenía la menor idea, entre ellos Cecilia Bákula, directora del INC, y la gente asociada a ella. Si no hubiera sido por la intervención de la doctora Karp, con su artículo en el New York Times, de repente no nos enterábamos de nada. El Estado peruano entonces no retrocedió sencillamente porque teníamos la razón y nos basábamos en una historia verídica. Pero el gobierno actual entra en duda y comienza a negociar, que si venían 300, que si nos devolvían quién sabe cuánto. Todo lo que ya había sido desechado por el Estado peruano se retoma. Es una política equivocada, sustentada en hacer lo contrario de lo que el régimen anterior había hecho, o replantear las cosas como si fuesen nuevas, desde cero. El resultado es patético. La figura lamentable del señor Garrido Lecca y la deplorable posición de la doctora Bákula son íconos de todas las deficiencias que tuvo la presentación del Perú en este tema.

–Si la posición peruana fue cambiante, la de Yale siempre fue la misma.

–Yale no ha variado en nada su posición, es decir que las piezas no están terminadas de estudiar y que deberían seguir estudiándose 99 años más. Es como si yo me robara el televisor de su casa y me justificara diciendo que lo uso mejor que usted. Todos los argumentos de Yale giran en torno a eso: que los peruanos somos incapaces de hacer un buen estudio de las colecciones. El problema es que hemos cometido serios errores en estos últimos dos años. El primer y mayor error es haber suscrito un Memorándum no solo mal redactado sino inconstitucional, contrario a la dignidad peruana y que además ya había sido rechazado.

–¿Cuál es la responsabilidad del presidente García?

–Hay un tema que no está siendo tratado y es que el señor Garrido Lecca se presentó como representante del Presidente de la República. Por lo tanto, quien tiene que pronunciarse es el presidente García. ¿Cómo permitió la firma del MOU? Garrido Lecca solo fue un testaferro. El que está comprometido es el Estado peruano, bajo la palabra de que quien está yendo a firmar esa barbaridad de documento es el propio representante del Presidente. Cuando llegó el señor Garrido y le preguntaron “¿y usted quién es?, usted es ministro de Salud o de Vivienda, no tiene representatividad”, entonces él respondió, públicamente, que era representante del Presidente de la República. Este es un tema que nosotros hemos soslayado porque no tenía sentido darle a Yale un argumento adicional. Pero seríamos ingenuos si pensáramos que Yale no sabe que este es un compromiso del Presidente, no de un ministro. La responsabilidad es compartida entre Garrido Lecca y el señor García.

–El abogado de Yale, Enrique Ghersi, afirma que el Estado peruano ha entablado mal la demanda, pues en el expediente se oculta a los jueces la existencia del Memorándum del 2007.

–Yo le voy a decir lo que pienso: que la idea de este proceso es jugar a perdedores. Esa es la sensación que tengo. Una de las primeras cosas que tenía que haber hecho el Ejecutivo es informar al Congreso. Es un asunto de Estado y es un asunto constitucional. Hasta donde yo sé, eso no ha pasado, no públicamente. El problema es que la ley que dio el Congreso en julio del 2006 para iniciar una demanda internacional contra Yale no ha sido ni ratificada ni derogada. Entonces, para comenzar, la posición peruana nace con un pecado procesal interno. ¿Se está procediendo de acuerdo con la ley peruana? No. Porque hay elementos que no se han cumplido. Temo mucho, además, que no se haya preparado una demanda lo suficientemente sólida como para poder hacer el alegato ante los tribunales norteamericanos. Basta con oír, por ejemplo, al ministro de Trabajo, que es el que ahora da la cara, para darse cuenta de que la parte peruana no tiene la menor idea de las cosas. Mi impresión es que el expediente va a ser desechado, rechazado, no admitido. El Perú no podrá hacer el juicio y el Estado dirá “nos han rechazado, hemos intentado todo, nos hemos peleado con Yale y lamentablemente ahí quedó”. Por razones precisamente de orden procesal seremos rechazados y eso sería francamente vergonzoso. Pero hay otra cosa: en el momento en que entre a proceso el Perú aparecerá la barbaridad de que vamos a recuperar 46 mil piezas. Con un simple peritaje técnico de un estudiante de arqueología de primer año o con un practicante de museo, ellos van a advertir el despropósito.

–Durante su gestión al frente del INC se consiguió el apoyo del gobierno japonés para los trabajos en el sitio de Chavín. El presidente García, así como la directora del INC, dicen, sin embargo, haber iniciado las gestiones.

–Durante los comienzos de mi gestión en el INC volví a Chavín para ver en qué situación estaba. Con John Rick, que trabajaba allí, decidimos hacer un Plan Maestro, pero no había suficientes recursos. Lo que nos sirvió fue descubrir que Chavín tenía más problemas de los que nos imaginábamos. En primer lugar, estaba en manos de personas sin la menor idea de lo que se tenía que hacer, que lo estaban destruyendo. En el 2001, el sitio estaba a punto de colapsar. Si no se hacía una intervención de emergencia, colapsaba. Se había hecho demasiadas excavaciones para presentarlas al turismo y parecía un panetón bailando sobre miel, y es que debajo de Chavín hay una masa inmensa de barro. Comenzamos así a trabajar la idea del museo. Luego se presentó una oportunidad de conversar con el embajador de Japón, quien me dijo que debíamos presentarnos a un concurso mundial, ya que había la posibilidad de obtener entre 2 y 4 millones de dólares para invertirlos en la construcción de un lugar que permita la conservación del sitio. Nos presentamos en el 2003 y al año siguiente recibimos la noticia de que el Perú había sido incorporado a la lista de los 4 o 5 países del mundo que serían beneficiados (fuimos 180 países en pugna).

El papel del embajador Najita fue importante: nos monitoreó sobre cómo hacer las cosas para que en Japón nuestro proyecto tenga repercusión. A fines del 2005 ya el proyecto estaba básicamente terminado. También se aprobó en Japón, y ellos dijeron que arrancaban el 2007. Solo restaba esperar la recepción del documento que entregaba el dinero. Pero el documento llegó el día que yo dejaba el INC, con mucha pena, de parte del nuevo embajador japonés. Incluso me invitaron a asistir a la reunión en la que se haría el intercambio de proyectos entre el Estado peruano y el japonés. Pero por causas para mí incomprensibles este evento se postergó en Cancillería para cuando yo ya estuviera fuera. El proyecto tenía dos partes, una parte museográfica y la otra parte que es el centro de investigación, que garantiza una permanente presencia de técnicos. Eso ni siquiera se ha iniciado. El Plan Maestro, que debía haberse publicado en enero del 2007, aún no se ha publicado. No se ha hecho nada, el tema es de una lentitud impresionante.

No hay interés. Lo que sí le ha interesado al señor García es ir allá y hacer el show de la inauguración del museo, afirmando que el museo es gestión suya.

– Hace poco finalizó el congreso de políticas culturales que organizaron el INC y la cooperación española. Entre otras cosas se dijo que era la primera vez que se hablaba de una política cultural en el Perú. ¿Qué opinión le merece esto?

–Todo Estado, por principio, tiene una política cultural. Es una de las fuentes fundamentales de su comportamiento político. A la vez, una política cultural es la manera cómo la sociedad organiza las relaciones entre personas a través del uso de las costumbres. Educación, salud, agricultura, todo está ligado a una política cultural. Que en el congreso del INC hayan dicho que el Estado no tiene una política cultural es la estupidez más grande que hayan podido decir. Entre los primeros que plantearon un diseño de política cultural adversa a la política colonial estaban González Prada, Dora Mayer, Pedro Zulen. Ellos hicieron lineamientos claves: no discriminación étnica, respeto a las otras culturas, rescate de los valores patrimoniales tradicionales. Es impresionante que los apristas se hayan olvidado de todo eso



* Publicado en Domingo de La República, el 28/12/2008.

La última batalla por Machu Picchu (*)

Por José Luis Ayala
Editor de Cultura-Entrevista


El 24 de julio de 1911, Hiram Bingham, el gran huaquero llegó a Machu Picchu y la saqueó. Ahora, Mariana Mould de Pease advierte que los trámites para recuperar el patrimonio no tienen transparencia.

- ¿Cómo evalúa la función del presidente García?

- No está tomando en cuenta la política cultural del mundo actual que se rige por convenciones, acuerdos, normas de Unesco y Unidroit, una organización internacional de la cual el Perú es miembro.

- ¿Es desconocimiento o falta de asesoramiento?

>>> Seguir Leyendo... >>>

- El presidente tiene que ser como todo político y jefe de Estado, una persona capaz de seleccionar a sus asesores. Quien está fallando es Cecilia Bákula, la directora del INC, sin dudas ni murmuraciones.

- ¿Qué trabas hay actualmente?

- Bueno, se firmó el memorado de entendimiento y vinieron cambios de actores políticos. Primero del portavoz que era Hernán Garrido Lecca, quien suscribió un documento vergonzoso sin tener en cuenta la legislación aprobada por el Congreso, con la asesoría técnica de la directora del INC.

- ¿Cuál es su opinión de la labor de Cecilia Bákula?

- En este caso concreto, miente sin hacerse problemas.

- ¿Qué prueba tiene usted?

- Concretamente, hay que ver una cita textual de una entrevista a Andina de Opinión. Dice que no ha lugar para que el Colegio de Arqueólogos del Perú se aparte de la Comisión de Alto Nivel que negocia con la Universidad de Yale, basándome en la legislación norteamericana. Es decir, este es un caso de primer nivel para que el Perú se haga presente como un país que se respeta internamente su cultura nacional y, en concordancia con la cultura norteamericana de los pueblos indígenas de las Américas. Eso debe saber Cecilia Bákula.

- Usted ha dicho: “No es históricamente veraz”.

- Así es. Localicé seis mapas cuyos originales están en la BNP, en los cuales se demuestra que Machu Picchu estaba plenamente integrado al territorio nacional y el Estado disponía sobre el monumento en sí. En ese entonces, se le llamaba Las Huacas del Inca. Ha tergiversado la historia y le ha hecho mucho daño al Perú. Le he aclarado y enviado la información, los mapas, tengo el cargo.

- ¿Qué hacer entonces?

- Permítame decirle al país y al mundo que las peruanas y peruanos dignos somos capaces de trabajar en red por el patrimonio. Se lo digo públicamente al presidente Alan García que su directora del INC no puede seguir dejándolo en falta, en desconocimiento de lo que sucede en el país.

- ¿Qué opinión le merece el trabajo de Garrido Lecca?

- Es lamentable cómo ha obrado, es penoso. Le ha hecho perder al Perú un tiempo valioso. Lo ha presentado como un país incapaz de tener un gobernante que recoja tanto el conocimiento internacional y específicamente norteamericano, como la legislación para la defensa y protección de las tumbas y bienes culturales del pueblo indígena norteamericano. Le ha hecho mucho daño.

- ¿Enrique Ghersi cumple el mismo papel?

- Exactamente, es muy grave. Ghersi también miente impunemente, está buscando enfrentar al Perú con la National Geographic, es una empresa de difusión geográfica en el mundo, ha respaldado la posesión peruana que no es la del gobierno. Ha dicho que le devuelvan al Perú lo que se llevó Bingham.


* Publicado en La Primera, el 28/12/2008.

"Francisco Miró Quesada Cantuarias, Periodista"

Hace poco leía, no recuerdo exactamente en dónde, que el mejor homenaje que puede recibir un escritor es que se publiquen sus obras. Nada de cenas ni bailes ni monumentos grandilocuentes. El verdadero homenaje reside en alcanzar al gran público y al que no la conoce, la obra de toda una vida. De igual modo, cuál sino puede ser el mejor homenaje a un periodista que no sea el publicar, reunidos en forma de libro, los artículos pergueñados en la jornada diaria que el trabajo periodístico impone. El que se acaba de publicar en homenaje a los 90 años de existencia de Francisco Miró Quesada Cantuarias cumple largamente tal propósito, tanto el de homenajear como el de dar a conocer una obra que, como la mayoría que se publica en la prensa diaria y mundial, está condenada a envolver pescado al día siguiente. Afortunadamente aquí se rescatan un puñado muy valioso de su autor.

>>> Seguir Leyendo... >>>

Organizados en cinco secciones (Filosofía, Política, Ciencia, Periodismo y Sociedad), los 83 artículos reunidos constituyen una muestra bastante fiel de la variedad de disciplinas y temas que Francisco Miró Quesada conoce y que, como Ortega y Gasset (un filósofo que él conoce muy bien y que gusta citar), ha sabido tratar en las páginas de un diario. Y tal vez sea éste el mejor rasgo que define su obra periodística y que podemos apreciar en este libro.

No quiero, para celebrar su aparición, referirme a los aspectos anecdóticos del mismo (el primer artículo, sobre un tema de filosofía, publicado con apenas 17 años) o señalar los lugares comunes de siempre (humanista ejemplar, intelectual multifacético), sino referirme al hecho que significa que su autor se halle en plena actividad intelectual y a que, de una manera u otra, este libro constituye una prueba de la vitalidad y vigencia de nuestro periodismo de opinión y tradición de articulismo que no se arredra ante ese periodismo tan empobrecido que hoy nos agobia, ni ante la arremetida del periodismo digital, en donde la tradición de una buena escritura cede paso a lo visual y multimedial.

Impecablemente editado, su lectura constituye también una revisión de personajes, temas y asuntos que en buena cuenta son una revisión de la historia del siglo XX, del cual Francisco Miró Quesada ha sido testigo y protagonista. Puede uno disentir en muchas de sus ideas y opiniones, pero sería mezquino negarle el significativo papel que le tocó cumplir como periodista, filósofo y, eventualmente, ideólogo o teórico político. Este libro es una prueba de lo dicho.

Una violación constitucional inadmisible

El reciente nombramiento de los nuevos integrantes del Tribunal Supremo de Justicia Militar Policial hecha por el Ejecutivo constituye, sin el menor resquicio de duda, una flagrante violación a la Constitución que no podemos permitir. El Ejecutivo no puede atribuirse la potestad de nombrar jueces y fiscales sea cual sea el fuero del que se trate. Tal proceder es una flagrante violación de la Constitución que establece, en su artículo 150, que es el Consejo Nacional de la Magistratura quien "se encarga de la selección y el nombramiento de los jueces y fiscales, salvo cuando éstos provengan de elección popular".

Desde todo punto de vista, tal nombramiento va en contra del principio universal del equilibrio de poderes y de independencia jurisdiccional que constituye en sí mismo el fundamento de toda democracia y que asegura, asimismo, el accionar de una justicia libre de compromisos políticos y subalternos. Más aún, va en contra no solo de la jurisprudencia emitida por el propio Tribunal Constitucional, lo que pone al Ejecutivo en la poca halagüeña posición de rebeldía constitucional, que flaco favor le hace, sino que también lo erige en el primero en promover el desacato a las sentencias y fallos del TC restándole institucionalidad a las funciones de éste y al proceder del primero.

>>> Seguir Leyendo... >>>

Por si fuera poco, hay que agregar que tal designación también va en contra de normas y jurisprudencia internacionales en donde el ya mencionado equilibrio de poderes es principio rector de todo estado y democracia que se precie de tal, así como también del parecer de reconocidos juristas que ya han expresado la poca atinada decisión del Ejecutivo de colocarse en contra de la Ley fundamental del Estado y a favor de una norma de menor jerarquía y tan cuestionada como lo es la ley 29182, cuyo ‘acatamiento’ ha esgrimido el Ejecutivo como explicación.

En su descargo, el ministro de Defensa ha salido a defender tan cuestionada designación argumentando que los magistrados nombrados son militares y policías en retiro, lo que en buena cuenta, según su parecer, aseguraría la independencia de los nombrados; pero lo cierto es que está confundiendo el fondo con la forma. Es la prerrogativa de nombrar jueces que se ha atribuido lo que se le cuestiona y no a quienes ha nombrado, pese a que tres de los nombrados ha tenido penosa actuación durante el gobierno de Alberto Fujimori.

Esperemos que el enfrentamiento de poderes que anuncia tan desacertado nombramiento no termine produciéndose, desgastando aún más la imagen del gobierno, y que él mismo no haya obedecido ni obedezca a intereses espúreos que promueven y alientan la injerencia de un poder del Estado en las atribuciones de otro.

Paul Preston: "Las fosas comunes de Irak no difieren de las de Franco" (*)

Entrevista de Raquel Garzón

"En el día de hoy, cautivo y desarmado el ejército rojo, han alcanzado las tropas nacionales sus últimos objetivos militares". Con estas palabras, Franco ponía fin a la Guerra Civil el 1 de abril de 1939. La victoria había costado casi tres años de pólvora y más de medio millón de muertos. "E iba a costar más todavía", afirma desde su casa de Londres el historiador Paul Preston (Liverpool, 1946), uno de los más prestigiosos especialistas en la historia contemporánea española. Con Franco comenzaba para "los derrotados" una era de terror que el autor de Las tres Españas del 36 (Premio Así Fue, 1998) no duda en comparar con el régimen de Sadam Husein, "por la represión y la crueldad".

Sesenta y cinco años después del final de esa guerra fratricida, mientras se recupera de una reciente operación a corazón abierto, Preston escribe su nuevo libro, El holocausto español, cuya publicación anuncia para el otoño de 2005. Este ambicioso proyecto pretende, según su autor, algo hasta ahora inexistente: "Una visión integral de la represión que tuvo lugar en ambos bandos, durante la Guerra Civil y después, durante el régimen franquista". En esta entrevista, el profesor de la London School of Economics & Political Science, autor de la monumental biografía Franco, caudillo de España (1994), analiza el valor histórico de una guerra "a la que ninguna familia española es ajena"; reflexiona sobre la necesidad de una política de la memoria "para no repetir el pasado", y postula una historiografía que "concilie el rigor y el drama humano".

>>> Seguir Leyendo... >>>

Pregunta. Sesenta y cinco años después del final de la guerra, ¿queda algo por decir?

Respuesta. La historiografía nunca es una cosa fija. Siempre hay ajustes: nuevos documentos o nuevas interpretaciones. La importancia histórica internacional de la Guerra Civil está bastante establecida. Fue el prolegómeno central de la Segunda Guerra Mundial, porque cambió el equilibrio de fuerzas europeo a favor de Hitler y Mussolini y en contra de Francia y Gran Bretaña. No creo que vaya a haber descubrimientos sensacionales, pero tenemos trabajo para 50 o 100 años más contando las miles de pequeñas historias de la guerra.

P. ¿Cuáles, por ejemplo?

R. Todavía no hay una buena historia del papel del Ejército nacional durante la Guerra Civil: cómo se construyó, cómo se pagó. Lo mismo sucede con los personajes de la guerra. Una figura absolutamente desconocida en España, por ejemplo, es Gustavo Durán, un compositor amigo de Lorca, que el primer día de la Guerra Civil se alista en la milicia de los ferroviarios. Abandona su carrera de músico y llega a ser un general con gran capacidad estratégica. Yo siempre he pensado que la historia debe ser rigurosa, pero también atractiva. La vida de un joven músico con nulo interés en temas militares que llega a ser general en tres años es algo increíble.

P. ¿Por qué El holocausto español?

R. Los historiadores de las relaciones internacionales han menospreciado la tragedia española. Por eso muchos han mirado más los crímenes de Hitler y de Stalin. No pretendo compararlo con el Holocausto judío, pero creo que analizado en su conjunto el sufrimiento del pueblo español merece el nombre de holocausto. Nunca se sabrá el número total de víctimas de la Guerra Civil. Entre un exilio que no tuvo un censo y las miles de personas que murieron en los frentes sin que se hallaran sus cadáveres, siempre quedarán muchísimas incógnitas en relación con el número de muertos, el dónde y el cómo. En cuanto a las víctimas de la represión franquista, yo estimo que ascienden a unas 100.000. Si consideramos el horror mundial que hubo, por ejemplo, ante los crímenes de Pinochet, que ocasionaron entre 3.000 y 4.000 muertos, la diferencia es abismal.

P. ¿Su libro vuelve sobre todos estos temas?

R. Sí, esencialmente sobre el drama humano. No voy a revelar los secretos del libro pero diré que hay bosquejos, retratos de víctimas y verdugos. Desde el general Emilio Mola, que fue el primero en señalar la importancia del terror para batir al enemigo, hasta el capitán Gonzalo de Aguilera, otro oficial del Ejército de Franco, que era el enlace entre las columnas y la prensa extranjera. Aguilera afirmaba que en el siglo XIX la gente de bien había cometido el error de promover la higiene y las alcantarillas, alejando así el fantasma de la peste, que antes de eso, por voluntad de Dios, se ocupaba de diezmar los barrios obreros. Ésa era la razón, según él, por la cual los militares debían encargarse de esa depuración. Una anécdota así cuenta más que cualquier estadística.

P. ¿Cambió su imagen de Franco al escribir su biografía?

R. Antes de empezar a trabajar sobre Franco yo tenía la imagen de un hombre cruel y mediocre, sin más. Al investigarle encontré una figura muchísimo más compleja. Hoy, después de más de 30 años de estudio, me sigue pareciendo una figura un poco misteriosa. Hay cosas de Franco que son tal mezcla de tontería y habilidad que uno queda con la duda de si lo que dijo o hizo le salió bien por suerte o porque tenía la astucia del campesino y eso le ayudó a vencer a enemigos infinitamente más sofisticados. En el otoño de 1944, por ejemplo, escribe una carta a Churchill en la cual, poco más o menos, le dice: ya que está por ser derrotada Alemania, las únicas potencias que quedan en Europa somos nosotros, ingleses y españoles. Y como una gran concesión, le ofrece a Churchill aliarse con él. ¿Tontería o astucia? En ese momento, España militarmente no valía nada...

P. El dossier de prensa de su libro compara a Franco con Sadam. ¿Por qué?

R. Sadam admiraba muchísimo a Franco. Durante muchos años, en sus relaciones con las grandes potencias solía tener la misma mezcla de tontería y astucia de Franco, que hasta el final le mantuvo en el poder. La represión y la crueldad también los asemejan. Las fosas comunes halladas en Irak no difieren mucho de las que se están encontrando en España.

P. La represión franquista ha sido objeto de importantes estudios locales. ¿Qué novedad propone su enfoque?

R. No pretendo hacer un catálogo de la represión. Lo que hasta ahora no existe es una visión global del tema, que es lo que me propongo realizar. Mi libro será la reconstrucción del ambiente de horror y terror. Analizará las matanzas que hubo en ambos bandos durante la guerra, haciendo una distinción entre la actitud del Gobierno republicano, que frente a los desmanes cometidos en su zona intentó acabar con la violencia, y la actitud de Franco, los militares y la Iglesia, que avalaron el terror como elemento de poder. Y luego, lo que supuso el largo holocausto de los derrotados: los tribunales oficiales y extraoficiales a los que responden las fosas comunes que se están encontrando.

P. Mantener viva la imagen de la guerra durante la dictadura fue una preocupación del régimen. ¿Cómo contribuyó la represión?

R. En los años inmediatos posteriores a la guerra esa represión era una mezcla de cárceles, procesos, torturas y ejecuciones para la gente destacada. Pero había varios niveles que afectaban al opositor y a su familia: humillación masiva, humillación psicológica, humillación económica... Los medios de comunicación distinguían entre dos tipos de españoles: los auténticos y los demás, los derrotados, vistos como inmorales y sucios.

P. El 11-M y el manejo que hizo el Gobierno de Aznar de la información, ¿pueden leerse como un regreso a viejas prácticas de la derecha española que en su momento intentó incluso negar el bombardeo de Gernika?

R. Yo soy reacio a hacer comparaciones entre lo que ha sucedido recientemente y la Guerra Civil. Creo que hay que verlo en su propio contexto. Si hubo un intento de ocultar el origen verdadero del atentado y las atrocidades de Atocha, no se relacionan con la Guerra Civil, sino con el cinismo y la ambición de los políticos. Intentar sacar provecho de ese horror y ese dolor masivo es una indignidad.

P. ¿Qué cuentas pendientes tiene la España democrática con su pasado?

R. En España no ha habido lo que hubo en Argentina, Chile o Suráfrica: comisiones de la verdad y de la reconciliación. Después de una Guerra Civil cruenta y de una dictadura, el pueblo español estaba decidido a no pasar de nuevo por ninguna de las dos cosas, y si había que hacer el sacrificio de la memoria para facilitar la construcción de una democracia, pues estaba dispuesto. Esas razones son loables, explican la amnistía de 1977 y constituyen un acto masivo de ciudadanía. Pero hoy, mientras todavía hay supervivientes, deben seguir haciéndose cosas para mantener viva la memoria. Una muestra como Las prisiones de

Franco, que se exhibe en Barcelona, es un hito. También son destacables las acciones de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica.

P. En aras de construir una política de la memoria, ¿debe el futuro Gobierno socialista desclasificar los documentos del franquismo?

R. El gran tema pendiente son los papeles de Franco. Es una vergüenza nacional que los papeles de quien ha sido jefe del Estado en lugar de estar disponibles para cualquier historiador estén en manos privadas. El nuevo Gobierno puede traer cambios favorables en esa materia. Yo creo que es importante. Diría más: fundamental.


* Publicado en El País (España), el 31/03/2004.

“Demanda a Yale es reto nacional” (*)

Cecilia Bákula precisa que la prescripción no existe para el caso de bienes culturales
Directora del INC pide al Perú asumir tema como reto nacional
Destaca compromiso del Ejecutivo por salvaguardar patrimonio


Por José Vadillo Vila

Sobre la devolución de las piezas de Machu Picchu en poder de la universidad de Yale, Cecilia Bákula, directora del Instituto Nacional de Cultura (INC), recuerda que “desde el punto de vista de la legislación peruana, la prescripción con respecto a la recuperación del patrimonio cultural no existe". Claudicar en el tema significaría “poner en juego la dignidad del país”.

¿Cómo ve la situación actual de la demanda interpuesta por el Estado peruano a la universidad de Yale?

–El proceso recién comienza y en la demanda hay temas que tendrán que precisarse. Lo importante es llamar al país a que asuma esto como un reto nacional: todos debemos avalar la acción del Estado en una propuesta que nunca se había dado y de decir que tenemos derechos.

>>> Seguir Leyendo... >>>

¿Y la posición de la universidad norteamericana?

–He tenido contacto directo con ellos, pero no han visto que devolverle las piezas al Perú es una ocasión para que se encumbren entre los grandes de la cultura del siglo XXI. Retener las cosas ilegalmente significa, al contrario, un demérito moral y ético.

El abogado de Yale, Enrique Ghersi, dijo que las pretensiones del Perú estaban prescritas en las leyes del Perú y Estados Unidos.

–Desde el momento en que Yale incumple un plazo no hay prescripción que valga. La legislación peruana es pareja y el Perú no permite la salida de sus bienes, salvo motivos de investigación. A Yale se le va a pasar el carro de la historia, porque ganaría prestigio y una relación de futuro científico con el Perú si tuviera grandeza institucional.

Alguna vez ese centro académico dio a entender que el Perú no era capaz de mantener en buen estado los restos...

–Les digo que vayan al sótano del Museo de la Nación, al de Antropología, al Inca del Cusco o al de las Tumbas Reales de Sipán y vean las piezas, los talleres. El Perú hoy tiene condiciones de conservación muchísimo mejores a los que pueden tener en el museo Peabody, de la Universidad de Yale, los objetos arqueológicos.

¿Y cómo las ha tenido Yale?

–¿Usted cree que es justo que restos humanos sean zarandeados en cajas y que no tengan una sepultura final en su lugar de origen? Pareciera que existe un doble discurso en Estados Unidos, porque el Museo del Indio Americano, en Washington, es el pionero en el respeto a la memoria de los pueblos originarios y Yale tiene los restos precolombinos en bolsas y cajas, y sin investigar.

Hablemos del futuro. ¿Todo lo que está en poder ahora en Yale podrá en su momento que mostrarse al público?

–No todo lo que Yale alberga puede ser exhibido, porque Hiram Bingham, en 1911, seleccionó objetos que pudieran haber aportado a su investigación, la cual no se llevó a cabo. Visualmente, hay piezas para ser expuestas y otras seleccionadas con un objetivo de investigación.

¿Entonces, los 382 objetos que la universidad pretende dar al Perú son piezas de museo?

–¡De ninguna manera! La condición de museable es un discurso con un guión y eso no lo pueden determinar ellos porque nosotros somos soberanos: mostramos y mostraremos en las mejores condiciones, de acuerdo con la opinión de los técnicos peruanos.

En su opinión, ¿cómo percibe el trabajo de la comisión extraordinaria?

–La ley que creó la Comisión de Alto Nivel encargada de la repatriación de las piezas arqueológicas en poder de la Universidad de Yale es del 16 de julio de 2006. Se dio en pleno proceso de cambio y lo que logró fue elaborar una serie de propuestas de acercamiento. En diciembre de ese año, la comisión pidió un informe a la universidad. Mi percepción es que quien perdió la oportunidad fue Yale.

El Colegio de Arqueólogos ha reclamado una participación en la comisión.

–No corresponde. El representante del Estado para ese fin es el INC. No se puede involucrar al colegio porque deberían de estar todos. En el momento adecuado habrá que convocar a muchos. Ahora se necesita un equipo de avanzada, los abogados y los técnicos directos, y luego todo el batallón de la retaguardia que debe ser el Perú entero.

¿Cree que fue un error firmar el año pasado el documento de entendimiento entre el Perú y la Universidad de Yale?

–En esa oportunidad, el INC buscó comprobar la documentación de las piezas “museables”, que el INC ha dicho que no es aceptable de ninguna manera. El documento fue trabajado por el entonces ministro Garrido-Lecca. Lo importante de ese documento es que dice que no es vinculante, sino una fórmula de acercamiento después de mucho tiempo.

¿Cuánto ha invertido el Perú en esta comisión?

–Absolutamente poco. De lo que conozco, el INC, yo realicé tres viajes y luego viajó por 10 días un equipo de siete personas. La Cancillería, por su parte, tiene que ver el contrato y cómo se cubren los honorarios.

¿Ha habido alguna discrepancia entre las seis entidades a la hora de elaborar el texto de demanda a Yale, en Estados Unidos?

–El INC no fue convocado para elaborar el texto de la demanda. Sin embargo, estamos absolutamente dispuestos a hacer el respaldo técnico en el momento adecuado. Quien se encarga de la demanda es la Cancillería. Nosotros hemos aportado todo el tiempo la parte técnica como, por ejemplo, en cuanto a lo “museable”.

¿Cómo van las conversaciones con el gobierno regional del Cusco para ver a dónde irían en el futuro las piezas repatriadas?

–Tenemos muchos acercamientos. Algunas propuestas que tenemos son mejorar el guión museográfico del Museo Inca para darle un capítulo Machu Picchu-Yale y albergar a las piezas más significativas de las 46 mil 332. Otra posibilidad para albergar toda la colección sería el Convento de la Almudena, actualmente bajo administración del Mimdes.

¿Hay un compromiso real del presidente García con el tema cultural?

–Entre el presidente García que conocí en la década de 1980 y el de ahora, debo decir que hay un salto cualitativo extraordinario respecto al tema de patrimonio. Este es un presidente García que quiere tomar la bandera del patrimonio y desea ser socio estratégico en el desarrollo nacional.


Datos

  • La investigación de Hiram Bingham, en 1911, fue la primera auspiciada por National Geographic.

  • El INC contabilizó 46,332 piezas, sacadas por Bingham. Además, hay otro proceso por piezas no autorizadas, como la colección Albistur, de la misma universidad y sobre la que habrá un proceso distinto.

  • Este año, 10 especialistas del INC verificaron la existencia de 46,332 piezas en propiedad de la universidad de Yale.


    * Publicado en El Peruano, el 23/12/2008.
  • Como escribir para la web

    A estas alturas, ya deben de ser varios miles los que han descargado su ejemplar, en formato PDF, de "Cómo escribir para la web. Bases para la discusión y construcción de manuales de redacción ‘online’ ", del periodista colombiano Guillermo Franco y editado por el Centro Knight para el Periodismo en las Américas de la Universidad de Austin, Texas, la segunda de sus publicaciones sobre periodismo digital luego de que en diciembre del año pasado presentara "Periodismo 2.0: Una guía de alfabetización digital para sobrevivir y prosperar en la era de la información", del periodista estadounidense Mark Briggs.

    Quienes hayan podido revisar el libro (al revés y al derecho como es nuestro caso), habrán podido comprobar que, sin restarle méritos al libro de Briggs, este último es verdaderamente provechoso. Mientras que el del estadounidense es más una guía introductoria en todo el sentido de la palabra, el de Franco es una herramienta de trabajo cuya utilidad al redactor, al editor y, obviamente, al blogger (e incluso, para el documentalista de prensa) se decanta en cada uno de sus capítulos y ejemplos que contiene por su agilidad, claridad y excelente nivel expositivo alcanzado.

    >>> Seguir Leyendo... >>>

    Los dos primeros capítulos son una magnífica puesta al día y resumen de las investigaciones realizadas sobre los hábitos de lectura y la usabilidad en la web. De ahí en adelante, el libro se lee con papel, lápiz y computadora, porque el primer impulso que siente uno al leer cada recomendación o ejemplo citado, es revisar los titulares e informaciones del día, tanto en la prensa escrita como en la web. Porque si bien es cierto que su público objetivo son los periodistas digitales, no lo es tanto que también algunos de sus postulados pueden ser bien aprovechados por los de la prensa escrita (tal es el caso de casi todo el contenido del capítulo 4).

    Con el aporte de Franco ya suman más de una decena de excelentes contribuciones sobre periodismo digital que se encuentran disponibles gratuitamente en la red. En ese sentido, ya va siendo hora de que aparezca una publicación que sistematice y aventure algunas conclusiones sobre la bibliografía producida. La que hoy nos ocupa lo comprueba largamente.

    Difundiendo la historia... con blogs

    Desde hace un buen tiempo que tengo una deuda con mi buen amigo Juan Carlos Luján, editor de la sección Vida & Futuro del diario donde trabajo, a quien le debo una nota sobre histobloggers y edublogs peruanos de historia que espero pronto honrar. Lo he recordado hoy día especialmente al tomar conocimiento de Difundiendo la historia, un blog mexicano que se explica por sí mismo, y aunque todavía le hace falta hacer ciertos ajustes a su diseño, no puedo escatimarle elogios por la correcta exposición del tema y los atinados textos que hasta el momento ha publicado.

    Si hemos de ser exactos, no es un edublog en sentido estricto ya que se dirige más al público docente antes que a los alumnos propiamente, pero como todo blog que se precie cumple su tarea y además con creces. Me ha sorprendido gratamente que trabaje sus posts (breves, justos, puntuales) a partir de textos de reconocidos historiadores y manuales que muchos de nosotros conocemos bastante bien, pero que a veces no lo es tanto por profesores de historia, lo que constituye un esfuerzo por llevar la técnica y metodología histórica al aula de clase escolar. Si sigue así y mejora su diseño, pronto se volverá un referente para muchos educadores. Estamos seguro de ello.

    ¡Todos al Fondo!

    Los 90 años de Francisco Miró Quesada Cantuarias

    Este domingo 21, quien actualmente es el filósofo peruano vivo más importante del país, Francisco Miró Quesada Cantuarias, cumple 90 años de vida, gran parte de la cual ha sido de fructífera producción humanista. Además, los cumple en plena actividad intelectual, con una vitalidad creadora que sorprende a propios y extraños, y que demuestra cada semana con sus colaboraciones periodísticas en el diario de su familia, el mismo en el que publicó su primer artículo apenas cumplidos los 17 años. En los últimos días tan especial fecha no podía pasar desapercibida para familiares y amigos, así como tampoco para las instituciones del país, quienes le han rendido el homenaje que su vasta producción filosófica, periodística y educadora merecía.

    A tenor con ello, este domingo, El Dominical, el suplemento cultural que él fundó hace 55 años, se suma a los tributos y publica un especial de 16 páginas que puede ser calificado con justicia de ‘colección’. Escriben para el especial en mención Héctor López Martínez, quien rememora su trayectoria periodística; María Luisa Rivara de Tuesta, sobre su papel como ideólogo de Acción Popular; Domingo García Belaunde apunta sus trabajos sobre Filosofía del Derecho; en su nota, David Sobrevilla lo califica de “nuestro filósofo” más importante; Ernesto Zierer nos refiere su interés y contribuciones a la lingüistica; Bartón Zwiebach, del Massachusetts Institute of Technology (MIT), ofrece un testimonio sobre su papel de divulgador de la ciencia; Eugenio Chang Rodríguez y Carlos Neuhaus Rizo Patrón cierran las páginas con notas sobre su amistad con el homenajeado. Para no perderse su lectura.

    Farsa contra el Inca: Vida, juicio y muerte de Atahuallpa (*)

    Por Francisco José Del Solar
    Profesor Universitario


    En honor a la verdad histórica y jurídica, el proceso que se le siguió a Atahuallpa (Cacha Pachacuti Inca Yupanqui) fue una farsa y no propiamente un juicio con las formalidades legales que el derecho castellano, de entonces, imponía. Hablamos de las leyes que debieron aplicarse o tenerse en cuenta en el proceso que se le siguió al Inca.

    DERECHO CASTELLANO

    En efecto, hablamos, en primer lugar, y en general, del rico bagaje jurídico que los visigodos –origen primigenio de los españoles– habían generado desde la adaptación del Derecho romano clásico en el derecho romano vulgar o bárbaro, como fue el caso de la “Lex romana wisigothorum”, creando, luego, un derecho propio o provincial, al decir del maestro de historia del Derecho Juan Vicente Ugarte del Pino (Lima, n. 1923).

    Asimismo, del “Fuero Juzgo”, producto del VIII Concilio de Toledo, en 654, que fue impuesto en Asturias después del triunfo de la batalla de Covadonga, por Pelayo, en 718. Corpus iuris que tomó el nombre de “Liber Judiciorum” y que vino a América con el Derecho castellano, aplicándose, en el Perú, hasta 1862, en plena época republicana.

    >>> Seguir Leyendo... >>>

    Así también, “Las Siete Partidas” o “Fuero de las leyes” que elaboró el rey Alfonso X, el Sabio, en su reinado de 1256 a 1265. Es oportuno señalar que con estas Partidas se impuso la unificación de los diversos regímenes legales de Castilla y se dio origen a la jurisprudencia española. Sin duda, fue el código mejor logrado y más admirado de la Edad Media, reconociendo que recibió fuerte influencia del Corpus Iuris Civile o derecho romano clásico o Justinianeo.

    Todo ello, en suma, ya recogía los principios del Derecho natural, desde su fundador, el filósofo griego postsocrático estoico Zenón de Citio, hasta el padre de la Iglesia, el sacerdote católico italiano santo Tomás de Aquino (La divinidad ha creado libre a todos los hombres).

    Finalmente, las “Ordenanzas de Montalvo”, vigentes en Castilla desde 1484, y la incipiente separación, en el siglo XVI, del Derecho Criminal o Penal del riquísimo Derecho civil, heredado del gran Derecho romano, tal como hemos visto.

    En segundo lugar, y en particular, de la legislación que comenzó a producirse desde el momento que los Reyes Católicos –Fernando II, de Aragón (1452-1516) e Isabel I, de Castilla (1451-1504)– aceptaron patrocinar la expedición del marino genovés Cristóbal Colón (1451-1506). Lo cual se concretó en la Capitulación de Santa Fe, suscrita por ambas partes el 17-04-1492, contrato que bien puede asemejarse a la sociedad encomandita, al decir del jurista e historiador del Derecho peruano Jorge Basadre Ayulo. Documento que a Colón le otorgó, con carácter de propiedad hereditaria, altos cargos y grandes honores: almirante, virrey y gobernador.

    Asimismo, el éxito de la aventura colombina (12-10-1492) despertó la ambición y pugnas entre los reinos de Portugal y de España. Empero, el papa Alejandro VI (Borgia), siendo de origen español, quiso favorecer a los monarcas Católicos, por lo que en 1493, sancionó cinco bulas (Bulas Alejandrinas) que, palabras más palabras menos, llevaron a su clímax a esta difícil situación, y ad portas de una guerra, ella fue evitada gracias al Tratado de Tordesillas (7-06-1494), mediante el cual la línea imaginaria de demarcación se corrió de 100 a 374 leguas al oeste de las islas Azores y Cabo Verde, con lo que los portugueses obtuvieron dominio sobre parte de territorio de tierra firme, corrigiéndose así las tres primera bulas. Es lo que hoy conocemos como Brasil. Empero, asimismo, dicho sea de paso, las mencionadas bulas justificaban la invasión de las nuevas tierras descubiertas y la conquista de sus pueblos para llevar a cabo una labor evangelizadora integral.

    Así también, la “Primera Ley de Indias”, de 20-06-1500, mediante la cual se concedió libertad a los indígenas o naturales, mal llamados indios. Dicho sea de paso, este equivocado nombre fue producto de la creencia de que Colón había llegada a India occidental, tal como lo había planeado en su viaje.

    Las “Leyes de Toro”, de 1502. Un conjunto de 83 leyes de derecho civil, procesal y penal, que fueron revisadas por el reconocido jurista miembro del Consejo Real de Castilla, Juan López de Palacios Rubio (1450-1524), autor del “requerimiento indiano” para asegurar cierta imparcialidad al tomar o subyugar a un príncipe indígena, asegurándole su derecho a la vida.

    Las “Leyes de Burgos”, 32 leyes promulgadas por el rey Fernando, el Católico, el 27-12-1512, que reivindicaron el Derecho natural para los indígenas de Indias Occidentales, promovidas por el gobernador de la isla La Española (hoy Haití), Nicolás de Ovando –acusador y adversario de Colón– y el cura dominico, fray Antonio de Montesinos, cuya frase: “Soy una voz que clama en medio del salvajismo”, le hizo inmortal.

    Finalmente, por un lado, el “Decreto del Consejo Real de Castilla”, de 20-05-1520, que dispuso que los indios debían ser libres y tratárseles como tales, por todos los españoles de las islas y tierra firme. Y, de otro lado, en 1526, el emperador Carlos I de España y V de Alemania (1500-1558) dictó la “Provisión sobre descubrimientos” (17-11-1526), para regular las actividades de descubrimiento y conquista.

    CAPITULACIÓN DE TOLEDO

    En este marco jurídico se suscribió la Capitulación de Toledo, el 26-07-1529, entre la corona y la “Empresa del Levante”, nombre de la sociedad conformada entre Francisco Pizarro, Diego de Almagro y Hernando de Luque, para el descubrimiento y conquista del “Imperio del Virú o Pirú”, gobernado por los “incas”.

    Mediante ella, Francisco Pizarro González (1478-1541) consiguió para él su nombramiento de gobernador y adelantado; para Almagro, el de alcalde de la Fortaleza de Tumbes, y para Luque, el obispado de Tumbes, además del cargo de “Protector de los Indios”.

    Dicho sea de paso, las nuevas capitulaciones distaban mucho de la otorgada a Colón (Santa Fe), con la cual los monarcas tuvieron muchos problemas para su real cumplimiento, dado el carácter de propiedad hereditaria. En tal virtud, dicho sea de paso, el hijo de Cristóbal, Diego Colón, reclamó por derecho propio suceder a su padre. Incoó su acción en 1508 y la primera sentencia a su favor data de 1511. Ante mayores exigencias, el juicio continuó hasta 1536, cuando el beneficiario fue el nieto: Luis Colón y sucesores. Por eso, las capitulaciones posteriores no tuvieron carácter hereditario en los derechos otorgados.

    Así, Pizarro, en su tercer viaje, llegó hasta las costas de este reino en 1532. Enterado de la situación, decidió ir en busca del inca Atahuallpa, que se encontraba en Caxamarca.

    ATAHUALLPA Y HUÁSCAR

    Atahuallpa nació en Cusco, por el año 1500. Hijo del inca Huayna Cápac, nacido en Tumipampa, y de la princesa cusqueña Palla Coca, ambos pertenecientes a la panaka del gran emperador Pachacútec, arquetipo jurídico y creador del gran Estado del Tahuantinsuyo. Su nacimiento produjo una inmensa alegría en su padre porque vio en este vástago la posible continuidad de los Hanan-Cusco. Por lo tanto, es un craso error afirmar que Atahuallpa fue quiteño o que nació en Carangue, hijo de Huayna Cápac con la princesa Pacha, reina y primera emperatriz de Quito, hija del difunto rey Shyri.

    Equivocación que venimos corrigiendo desde 1996, en la revista Caretas N° 1412, de 2-05-1996, carta bajo el título de “Inca y cuna”. En artículo publicado en el diario El Comercio, de Lima, domingo 4-10-1998, p. A3; y, recientemente, en otro artículo: “Atahuallpa fue cusqueño”, aparecido en el Diario Oficial El Peruano, de lunes 17-11-2008, p. 8.

    Empero, regresemos a Atahuallpa. Cuatro años después de su nacimiento, vino al mundo Huáscar, en la localidad de Muina (a cuatro leguas de Cusco). Hijo del inca Huayna Cápac con la princesa cusqueña Rahua Ocllo, integrante ésta de la panaka de Túpac Inca Yupanqui y de algún modo emparentada con los Hurin-Cusco. Su nacimiento no fue saludado con tanto júbilo como el de su hermano paterno Atahuallpa. Sin embargo, debemos dejar en claro que la coya del Inca era Mama Cusi Rimay, quien no llegó a concebir hijo varón y falleció prontamente, pasando a ser favorita del monarca la madre de Huáscar. No obstante, también debe quedar muy claro que la coya no necesariamente tenía que ser hermana del Inca.

    Atahuallpa se destacó por su inteligencia y habilidades. A la edad de 12 años, su padre le llevó consigo a su largo viaje hacia Tumipampa. Ahí, aprendió y destacó en el arte de la guerra. Huáscar quedó en Cusco, habida cuenta de que recién tenía ocho años. Aprovechamos para señalar que la sucesión inca dependía de la decisión del monarca, al presentar al hijo candidato que tenía más aptitudes. Ello tenía que ser ratificado por todas las panakas. En consecuencia, todos los hijos del Inca, de diferentes panakas –ya que había primacía de la panaka materna– tenían derecho a sucederle. Solo carecían del mismo los hijos tenidos con las princesas provincianas u otras mujeres ajenas a la elite de los orejones cusqueños.

    En este contexto, la panaka era el grupo familiar formado por todos los descendientes de un Inca, pudiendo pertenecer indistintamente a la panaka del padre o de la madre. El ejemplo más claro está en Huayna Cápac, quien perteneció a la panaka de Túpac Inca Yupanqui, por ser hijo de éste, empero, también, perteneció a la panaka de Pachacútec, pues su madre, Mama Ocllo, fue hija del primer emperador, tal como lo apunta el reconocido historiador Luis Guzmán Palomino (Historia de los Incas, contradicciones dinásticas de panakas y de formas de dominación. Ediciones Populares La Cantuta. Lima, 1995).

    De ahí que Huayna Cápac eligió como esposa de Atahuallpa a la princesa cusqueña Cusi Rimay, hija de Yamque Yupanqui y Tocto Coca. Ella era prima carnal del Inca, ya que Yamque fue hermano mayor de su padre y sugirió ese nombre para honrar a su coya –quien se llamaba igual–. El matrimonio nunca se concretó, porque tanto Huayna Cápac como Atahuallpa no pudieron regresar a Cusco. Es más, encontraron la muerte en el Chinchaysuyo. Empero, la idea del Inca fue asegurar la continuidad de la dinastía Hanan.

    Mientras tanto, los Hurin-Cusco, que habían sido destronados, argüían estrategias para recuperar el poder y no se les ocurrió una mejor que alimentar las ambiciones del joven Huáscar –que también era Hanan–, empero, comenzaron a privilegiar sus lazos con los Hurin y asegurándole la sucesión. Fue así como la coya Mama Cusi Rimay –que no pudo tener hijo varón– vio con simpatía esa designación y aprobó que Huáscar tomara por esposa a su hermana de padre y madre, Chuqui Huiupa.

    Finalmente, dicho sea de paso, Atahuallpa murió mancebo. Su prometida Cusi Rimay contrajo nupcias con el español y cronista Juan de Betanzos, cuya obra inédita fue descubierta y publicada en 1987, y que, en verdad, cambia lo apuntado e historiado sobre la historia incaica hasta entonces. Obra trabajada con singular maestría por Guzmán Palomino.

    Estando ya en Tumipampa, ciudad que Huayna Cápac se la ofrece a su difunta madre, Mama Ocllo, entrega el cuidado y enseñanza de su hijo, Atahualllpa, de 15 o 16 años, a los capitanes Rumi Ñahui, Challco Chima y Apo Quisquis. Luego, el Inca y su poderoso ejército pasaron a Quito, y desde ahí se lanzó a vencer a los carangues y cayambis, como a sus aliados cañaris, puruaes, otavalos, etcétera, quienes habían conformado la gran confederación quiteña, al decir del egregio abogado e historiador Raúl Porras Barrenechea (1897-1960). Luego de vencerla con alguna dificultad, orientó sus lanzas sobre los pastos, quienes destruyeron parte del ejército inca. Recuperado Huayna Cápac, cobró con creces la derrota anterior y los venció y dominó sin compasión alguna. Situación similar repitió en Yahuarcocha (Laguna de sangre), donde mató a miles de sus enemigos carangues que nuevamente se habían sublevado. En estas duras faenas guerreras se cuajó Atahuallpa, quien era admirado y respetado por el ejército “imperial”.

    A la muerte de Huayna Cápac, en 1527, los partidarios de Huáscar –quienes lograron una alianza de los Hurín con un poco de los Hanan– creyeron que había llegado el momento del joven príncipe que renunció a su panaka Hanan pachacutina para abrazar la Hurin. Mientras tanto, Atahuallpa se esforzó por cumplir el deseo de su padre de respetar la sucesión en su hermano menor Ninan Cuyochi, quien era aún niño y él sería su regente; empero, el sucesor también falleció en Tumipampa. Se cree que el Inca murió envenenado, es decir, un regicidio. Muerto Ninan Cuyochi, el único heredero vivo de la panaka pachacutina Hanan era Atahuallpa. Sin embargo, él no se autoproclamó inca, sino que envió embajadores y el cuerpo de su padre a Cusco. Huáscar los eliminó, como también terminó con los pachacutinos que habían quedado en la ciudad “imperial”.

    Ante tantos absurdos y negativas de su medio hermano, Atahuallpa se proclamó inca en Carangue, donde había levantado una hermosa ciudad incaica, después de muerto su padre. Ahí, ceñiría la mascaipacha, adoptando el nombre del dios de la guerra y el apellido de su panaka: Cacha Pachacuti Inca Yupanqui.

    El poderoso Estado del Tahuantinsuyo quedó así dividido, con miles o millones de naturales de diferentes naciones que terminaron odiando a los incas, porque éstos los habían sumido en la esclavitud, al servilismo y a una reciprocidad asimétrica que los sojuzagados consideraban injusta. Esta fue la situación de la que se aprovecharon los españoles. Es más, la alimentaron para ganar de inmediato aliados a la causa conquistadora y, luego explotadora, igual o peor que la de los incas. Las etnias enemigas de los incas fueron muchas, entre otras, no sólo las del norte, sino las de la isla Puná, los tallanes, los chimúes, los chachapoyas, los huancas, los chancas, etcétera.

    CAPTURA DE ATAHUALPA

    Atahualpa se encontraba enfrascado en una guerra civil contra su medio hermano Huáscar. Ambos peleaban por ser reconocidos como legítimos sucesores de Huayna Cápac, y se habían autoproclamado con el respaldo de sus respectivas panakas. Empero, ellas, en conjunto, aún no tenían consenso, como era la costumbre. En consecuencia, arreció la guerra de las panakas.

    En este contexto, los españoles asumieron que Atahuallpa era un usurpador; por lo tanto, no tenía derecho a los privilegios reales. De ahí que, para ellos, no estaba bajo la jurisdicción directa del emperador español, sino de Pizarro, vale decir, del capitán general de las huestes conquistadoras. Decidieron, entonces, apresarlo en Cajamarca, el 16-11-1532. En este marco es que Pizarro, bajo la presión y exigencia de sus compañeros de armas, decidió acusar y juzgar a Atahuallpa. Entre los cargos imputados estaban la usurpación y tiranía; regicidio contra Huáscar y familia; idolatría, herejía y sacrificios humanos; homicidios colectivos en guerra injusta contra los tallanes, los carangues, entre otros; adulterio, poligamia e incesto; dispendio de caudales públicos; conspiración, según el abogado e historiador Alejandro Cruzado Balcázar (n. Chiclayo 1945), en su obra El Proceso Atahualpa, un asesinato legal. Biblioteca Nacional. Fondo Editorial. Lima 2006).

    JUICIO

    Fue sumario. Duró tres días. Se inició el jueves 24 y concluyó el sábado 26-07-1533. El capitán general era consciente de que Atahuallpa valía más vivo que muerto, al decir del historiador José Antonio Del Busto Duthurburu, empero, frente al inminente peligro de la insurrección indígena, que se voceaba para esos días finales de julio (1533), no quedaba más remedio que proceder al juicio.

    Fue así como Pizarro González convocó al Consejo de Guerra nombrado y presidido por él. El fiscal fue el bachiller y clérigo Juan de Balboa. Actuó de defensor el soldado letrado Juan de Rada. Testigo y “Protector de los indios”, el cura dominico Vicente Valverde Álvarez. Como secretario estuvo el bachiller Pedro Sánchez de la Hoz-Sánchez. Sin mayor abundamiento, se condenó al inca Atahualpa con pena de muerte a la hoguera. Empero, de qué juicio podemos hablar. En verdad, fue una causa fallada de antemano por imperativas razones pragmáticas y por la ley de la fatalidad histórica, al decir del abogado y reconocido historiador del Derecho peruano Guillermo Lohman Villena (Lima, 1915-2005).

    En este contexto, en efecto, se trataba de la supervivencia de los españoles, y de mantener el control del derribado “imperio” inca. Obviamente, las huestes hispanas estaban en contra de la restauración del Tahuantinsuyu y de otorgarle libertad al inca Atahuallpa, con la inminente posibilidad de perder, por un lado, la conquista ganada y, de otro lado, hasta la propia vida. En esos aciagos momentos para Atahuallpa, su amigo el capitán Hernando de Soto no estaba en Cajamarca. A su regreso, éste le recriminó a Pizarro su conducta. Ello originó un distanciamiento que concluyó con el alejamiento definitivo del caballeroso capitán, quien marchó al descubrimiento y conquista de La Florida.

    Jurídicamente hablando, Pizarro González contaba con la competencia y jurisdicción para administrar justicia en las tierras conquistadas y sobre los naturales o indígenas. Ello, en virtud, por un lado, a la Capitulación de Toledo (26-07-1529); y, de otro lado, a la mencionada “Provisión sobre descubrimientos” (1526). Sin embargo, algunos arguyen que “no era el juez natural”. No hay expediente de este juicio. Si se elaboró, tuvo que ser enviado a la Audiencia de Santo Domingo, que funcionaba por Real Cédula desde 1511. Sin embargo, la crónica del escribano o secretario del Consejo, Pedro Sánchez de la Hoz, es fundamental para conocer sobre el proceso y la muerte de Atahuallpa.

    RECRIMINACIÓN REAL

    Si es verdad que el emperador español llamó la atención al gobernador y adelantado Francisco Pizarro González por “el asesinato legal del Inca”, mediante carta real fechada en Toledo, el 21-05-1534, no es menos cierto que no le sancionó drástica y ejemplarmente como imponían tanto las leyes castellanas vigentes como las leyes del derecho indiano en gestación.

    Quizá como para enmendar su vil patraña del asesinato legal de Atahuallpa, Pizarro tomó por esposa a la hermana del Inca, la princesa Inés Yupanqui Huaylas, con quien tuvo una hija a quien bautizó con el nombre de Francisca (Pizarro Huaylas), quien, casó con su tío, Hernando Pizarro Vargas, hermano de padre del capitán y adelantado.

    ANÁLISIS DEL PROCESO

    Lohmann Villena no se manifiesta si fue o no correctamente jurídico el proceso contra Atahuallpa. El ilustre historiador y abogado se ubica equidistante de los que están a favor y de los que están en contra del juicio. Empero, sí critica la falta de seriedad, imparcialidad y objetividad con la cual trata el tema el cronista Inca Garcilaso de la Vega, quien desarrolla el proceso como si fuera una fábula, característica fundamental de su obra. Dicho sea de paso, este rasgo de la crónica de Garcilaso fue advertido por el Libertador Simón José Antonio de la Santísima Trinidad de Bolívar y Palacios, tal como lo subraya el propio Lohmann.

    Este tema ha sido harto trabajado por juristas e historiadores desde diferentes puntos de vista y teniendo diversas fuentes históricas indirectas que han dado origen a las más contradictorias opiniones, por las causas, consecuencias y personas involucradas que integraron el supuesto Consejo de Guerra. Por ejemplo, el cronista Fernández de Oviedo no menciona a Juan de Rada, que sí lo hace Garcilaso, a quien le reconoce la función de abogado defensor de Atahuallpa.

    Dicho sea de paso, De Rada ha sido rescatado por su descendiente: el reconocido abogado e historiador del derecho Eduardo Rada Jordán, ex vicedecano del Ilustre Colegio de Abogados de Lima (CAL). Sobre el particular, nos dice que la apelación incoada por De Rada no fue concedida, así como tampoco fueron atendidas las recomendaciones del capitán Hernando de Soto, conocido también como El Santo de la Conquista. La sentencia fue ratificada por el cura Vicente Valverde, quien debió oponerse en su condición de “Protector de los indios”. Lo más que le concedieron al sentenciado a la hora de ejecutar la pena, fue aceptar que se le bautice como cristiano y, así también, la conmutación de la pena de hoguera por la de garrote. Atahuallpa tomó el nombre de Juan.

    Lo que es cierto, es que el primero en reclamar sobre esta farsa fue el licenciado Gaspar de Espinoza, en carta que dirigió al Emperador, desde Panamá, con fecha 10-10-1533. El vil juicio fue objeto de critica en pleno siglo XX por el ilustre penalista español Luis Jiménez de Asúa, quien, en palabras de Lohmann, expresó: Asombra en verdad que nadie en el andar del tiempo se hubiera impuesto la tarea de redactar un estudio descriptivo y suficientemente esclarecedor del problema técnico-jurídico-penal del caso (Tratado de Derecho Penal, Buenos Aires, 1964).

    CONCLUSIÓN

    En suma, podemos decir que no fue un regicidio porque, por un lado, Atahuallpa no era rey, habida cuenta que su título de Inca fue producto de su autoproclamación, la misma que fue cuestionada por los Hurin-Cusco. De otro lado, que el gobernador y adelantado Francisco Pizarro González ejerció el ius puniendi porque era la autoridad conquistadora, tal como lo apuntamos en nuestro artículo intitulado “Juicio o farsa contra Atahuallpa”, publicado en el diario oficial El Peruano, el 26-07-2005, en la sección “Derecho”, p. 15, para retomar lo apuntado tanto por Porras como por Lohmann, ya que hasta entonces nadie le había prestado importancia a este tema.

    De lo que no cabe duda es que hubo un juicio fraudulento y una sentencia injusta y no ajustada al derecho castellano ni al naciente derecho indiano impuestos, entonces, por el soldado hispano. Empero, asimismo, es verdad que Pizarro no quería ajusticiar a Atahuallpa, primero, porque le resultaba más rentable mantenerle con vida, con la finalidad de que entregara más oro y plata, y, segundo, por la propia personalidad del capitán general que se caracterizaba por inseguro, dubitativo y no muy radical. Ello queda confirmado cuando se enteró de la ejecución de su rebelde socio Almagro, al expresar que él no lo hubiera hecho.

    Finalmente, que la injusta sentencia y la penosa ejecución se llevaron a cabo el sábado 26-07-1533, a las 8 p.m., y no el 29 de agosto del mismo año, como erróneamente se había afirmado. Equivocación que fue corregida por el ilustre Porras Barrenechea, tal como lo afirmó en su sesudo artículo titulado Atahualpa no murió el 29 de agosto de 1533 (Diario La Prensa, Lima, 31-10-1945, p. 5).

    Por ultimo, no debemos olvidar que si bien es cierto que las Bulas Alejandrinas justificaron la invasión de las nuevas tierras descubiertas y la conquista de sus pueblos para llevar a cabo una labor evangelizadora integral, no es menos cierto que se llevó a cabo una evangelización basada en la rapiña, en la mentira, en la codicia y en el genocidio. Ésta puede resumirse en las palabras del monseñor Desmond Tutu: “Vinieron. Ellos tenían la Biblia y nosotros teníamos la tierra. Y nos dijeron: “Cierren los ojos y recen”. Y cuando abrimos los ojos, ellos tenían la tierra y nosotros teníamos la Biblia”.


    * Publicado en Jurídica, N° 229, Suplemento del diario El Peruano, el 16/12/2008.

    La Academia de Historia sube a la Red la base de su Diccionario Biográfico (*)

    Por Celia Fraile

    La Real Academia de la Historia ha dado un paso más en el proyecto enciclopédico que supone el Diccionario Biográfico Español: volcar en internet los datos biográficos de los más de cuarenta mil personajes que formarán parte, en un futuro cercano, de la obra impresa. El acceso a esta información (en www.rah.es/cdeb.htm) es completamente libre y gratuito y ha sido posible gracias al trabajo del Centro Digital de Estudios Biográficos, creado por la Real Academia de la Historia con la ayuda del Ministerio de Industria.

    La Princesa de Asturias, José Luis Rodríguez Zapatero o Mariano Rajoy son algunos de los protagonistas contemporáneos de esta útil herramienta. Sus datos biográficos conviven con los de reyes y personajes históricos, desde Alfonso X el Sabio, Cristóbal Colón, Cervantes o la Beltraneja. Están sus lugares y fechas de nacimiento, sus títulos nobiliarios o seudónimos, y ámbitos en los que destacó. Hasta ellos se puede acceder por orden alfabético o bien restringiendo la búsqueda por etiquetas (nombre aproximado, combinaciones, exclusiones...).

    >>> Seguir Leyendo... >>>

    Además, se ofrece la posibilidad de descargar un fichero de texto con todos estos datos. Un soplo de fresca exactitud en la marea de equivocaciones en la que, a menudo, se navega por la red que será bienvenido por parte de los investigadores.

    Anes: «Avance importantísimo»

    El director de la Real Academia de la Historia, Gonzalo Anes reconoce que «parece poca cosa, pero es un avance importantísimo en el conocimiento». También el director técnico del Diccionario, Jaime Olmedo, afirma que «es una primera y mínima explotación informática de los datos de los que disponemos».

    Todas las biografías que integran el Diccionario ya están escritas, pero no se han volcado todavía en internet. «Existe el criterio generalizado -explica Gonzalo Anes- de introducir en la red toda esta información cuando la obra se edite en papel o en avanzado curso de publicación».

    Y, ¿cuánto tendremos que esperar para ello? Ahora mismo la Academia está trabajando para elegir, de entre todas las candidatas, la mejor editorial. Una vez seleccionada ésta, el primer volumen (de los cincuenta de los que se compone la obra) podría estar en unos seis u ocho meses. Después, en unos dos años y medio el Diccionario puede estar completo.

    Pero el proyecto no acaba aquí, va mucho más allá. Una vez que toda esta información esté impresa y volcada en la red, el centro digital de Estudios Biográficos continuará con su labor. El director de la Academia señala que la citada entidad «va a tener disponibles cientos de miles de biografías con información relevante, pero que no es tan completa como exige el Diccionario. La labor del centro es revisarlas y añadirlas cuando el personaje al que se refieren adquiera la entidad necesaria». Y aquí, en esta recopilación de información, quieren que participe todo el mundo, como reconoce Jaime Olmedo: «Es voluntad del proyecto poner a disposición de la sociedad estos contenidos, pero también para beneficiarnos de cuantas sugerencias, precisiones y aportaciones pueda hacer». De este modo, en todas las páginas de la base de datos se ofrece la posibilidad de enviar un correo electrónico.

    Déficit de mujeres en la historia

    Con el fin de acotar las entradas en el Diccionario se han establecido una serie de límites. Uno de ellos es el criterio de los académicos de uno y otro lado del Atlántico y otro, el de la edad. Sólo aparecen los nacidos hasta 1950, con algunas excepciones, como el de Doña Letizia. Precisamente es el capítulo de las mujeres dentro de la obra es el que ha suscitado mayor polémica, ya que aparecen en un porcentaje mucho menor que los hombres. «Nuestra labor es dar fe del pasado y las mujeres han formado una parte mínima de la historia. Desde la Academia no podemos modificarla», así ha zanjado la cuestión Gonzalo Anes.


    * Publicado en ABC de España, el 03/12/08

    Los 10 intelectuales más influyentes de Iberoamérica

    Esto de las encuestas para elegir al más más o al menos menos suelen ser una gran frustración la mar de veces, cuando no una gran tontería. Y además porque, huelga reiterarlo otra vez, nadie o nada será mejor o peor sólo porque un grupo de personas, pequeño o numeroso, logren un relativo consenso para decidirlo. En cambio, las listas o encuestas que se hacen sobre la base de interrogar a los entendidos sobre la materia en cuestión (por ejemplo, a los actores para elegir al mejor actor), esa es harina de otro costal. O sea, son más fiables. Por eso no hay que entusiasmarse mucho cuando aparece una más por ahí, y menos aún cuando en ella aparece algún peruano despertando en nosotros efluvios patrioteros bastantes trasnochados. De ahí el descrédito de muchas de ellas.

    >>> Seguir Leyendo... >>>

    Por ejemplo, luego de la lista de los 100 intelectuales más influyentes del mundo, con una definitiva con los 20 primeros puestos, en su edición de agosto-setiembre la revista Foreign Policy en español lanzó una pregunta a sus lectores: ¿Cuál es el intelectual más influyente de Iberoamérica?, y sus resultados no podían ser más obvios o cantados. Incluso, confirma aquello de que la mayoría de las encuestas son una radiografía, una instantánea del momento. Que la periodista y blogger cubana Yoani Sánchez figure en ella es la prueba de ello. Nadie le quita sus enormes méritos, pero de ahí a considerarla un intelectual de la talla de Vargas Llosa o Saramago, o tan influyente como ellos o Fuentes o Savater, vamos que la cosa como que pierde su rumbo o sentido. En todo caso, no deja de ser interesante y motivo de conversación a la hora del café. La verdadera pregunta sería: ¿Cuántos de los que participaron en ella y con qué motivos han considerado a Castro un intelectual del nivel de los otros?

    1. Gabriel García Márquez
    2. Mario Vargas Llosa
    3. Fidel Castro
    4. José Saramago
    5. Yoani Sánchez
    6. Fernando H. Cardoso
    7. Eduardo Galeano
    8. Fernando Savater
    9. Carlos Fuentes
    10. Felipe González

    Curistoria, del blog al papel

    No es el primero, ni tampoco será el último, pero sí es el único, por el momento, de la blogósfera de historia en lograrlo: saltar del bit al papel.

    Curistoria, uno de los blogs más entretenidos que suelo leer acaba de publicar en formato libro una selección de sus mejores posts. Como ya alguien ha dado cumplida cuenta del libro, además de que no cuento con un ejemplar a la mano para hacerlo, me eximo de hacer la reseña respectiva, no sin antes de recomndar la lectura de ambos, del libro y del blog. Que son lo mismo.

    La presentación de Curistoria será mañana miércoles a las 7.30 de la noche en el local de Casa del Libro de Gran Vía, Madrid. Los que puedan ir, quer no dejen de hacerlo porque es un gran día para su autor, para un compañero histoblogger y, sobre todo, porque el libro promete. Y mucho.

    ¡A zapatazos!

    La única manera de la que era posible que acabara Bush su paso por la Casa Blanca era así, a zapatazo limpio. Más humillante que hilarante, es la peor forma de decirle adiós, pero qué se le va a hacer. Bush es Bush y nada en él o sobre él debiera sorprendernos.

    Pero que se sepa este no es el único caso de un zapato que se cuela impertinente en los libros de historia buscando un lugar en ellos. Esta el más memorable de todos, el de Nikita Kruschev con el que en plena Asamblea de las Naciones Unidas trató de llamar la atención de los concurrentes golpeando su estrado con él. Y esta ese otro, menos conocido y mucho menos impertinente todavía, con el que García Márquez pone punto final a una de sus mejores crónicas políticas, la que relata la muerte del jefe guerrillero Bateman en un accidente, y que dentro llevaba el mensaje que abriría un nuevo capítulo en la historia política de Colombia y del propio M-19, al que pertenecía Bateman: "insistan en el diálogo".

    >>> Seguir Leyendo... >>>

    Como ya se ha dicho hasta el cansancio en los últimos días, arrojarle el zapato a otro es un insulto en el mundo musulmán. Lo que hay que preguntarle al periodista iraquí (y en esto no va ninguna defensa del presidente estadounidense y mucho menos de su errática política exterior), es por qué nunca le arrojaron un zapato, o los dos, o toda una fábrica de ellos, a Saddam Husein cuando estaba en el poder, o cuando gaseaba a los kurdos de manera inmisericorde.

    Los papeles de Alcalá-Zamora como objeto de trapicheo (*)

    Un empresario intentó vender 1.200 valiosos documentos del presidente de la Segunda República 'perdidos' hace 70 años

    Fuente: Álvaro García/El PaísMás de mil cartas personales y documentos oficiales. La recuperación de los papeles de Niceto Alcalá-Zamora, presidente de la Segunda República entre 1931 y 1936, que habían sido robados durante los días revueltos del comienzo de la Guerra Civil en Madrid, pueden poner los dientes largos a los historiadores. Y conmover a sus descendientes.

    Será ahora la justicia la que dirimirá a quién pertenecen los legajos, según el director general del Libro, Archivos y Bibliotecas, Rogelio Blanco, que corroboró que los documentos rescatados resultan "muy valiosos". "Hay documentación personal y otra de Estado. Lo razonable es conservarlo, digitalizarlo y hacerlo accesible", dijo.

    Los centenares de documentos y manuscritos han emergido ahora, 70 años después de su desaparición, en Valencia, que fue la sede del Gobierno republicano en 1937. Los papeles fueron robados, según explicó el propio Alcalá-Zamora en unas memorias reconstruidas en el exilio, de su caja fuerte en un banco de Madrid al inicio de la Guerra Civil. "Es de suponer que viajaran con las autoridades republicanas a la capital valenciana" en 1937, conjetura el historiador Julio Gil Pecharromán, autor del libro Niceto Alcalá-Zamora. Un liberal en la encrucijada (Síntesis).

    >>> Seguir Leyendo... >>>

    Los papeles han sido recuperados por la brigada de Patrimonio Histórico de la Guardia Civil, tras ser alertada por una de las nietas de Alcalá-Zamora sobre el contacto establecido por el empresario que guardaba los originales con un historiador. La incautación se produjo durante una cita en un bar cercano a la plaza del Ayuntamiento de Valencia entre el empresario y el historiador al que quería tantear para vender los documentos. El aspirante a vendedor, que no ha sido detenido, tenía en su poder 1.200 documentos inéditos del presidente Alcalá-Zamora que había heredado de su padre, informa Europa Press. La Guardia Civil presentó ayer en una de sus sedes madrileñas el material intervenido. Entre el material incautado están las memorias originales de Alcalá-Zamora -después las reconstruyó en el exilio recurriendo a sus recuerdos-, diarios manuscritos, discursos, conferencias, correspondencia entre el presidente y altos cargos de la República, así como responsables políticos de Portugal y miembros de la realeza. Hay también manuscritos modificando su testamento o informes sobre el traslado de tropas y bombardeos en el frente de la revolución de Asturias (1934). Puede haber también, según los estudiosos del político conservador, actas de las elecciones de 1936, que ganó el Frente Popular.

    "No digo que a la luz de estos documentos haya que reescribir la historia de Alcalá-Zamora o de la República, pero sí tienen un innegable valor histórico", apunta Gil Pecharromán. De los papeles intervenidos, el historiador destaca los dietarios o memorias que el político moderado redactó en aquellos años al calor de los acontecimientos. El valor de los textos recuperados reside en que fueron escritos antes de la contienda civil española, por tanto "no están mediatizados por experiencias posteriores", prosigue el historiador.

    Gil Pecharromán sostiene que la documentación fue requisadas por el aparato policial republicano al estallar la guerra. Alcalá-Zamora fue depuesto como presidente en abril de 1936 a iniciativa de la izquierda. "Creo que los papeles arrojarán luz sobre su destitución. Él era un representante de la tercera España, que no se identifica con ninguno de los dos bandos", concluye Gil Pecharromán.


    * Publicado en El País, de ESpaña, el 13/12/2008.

    Simposio sobre Quipus y Tocapus

    El Museo Nacional de Antropología, Arqueología e Historia del Perú se complace en organizar el simposio Los sistemas de información incas: El quipu y el tocapu dentro del marco del Programa Qhapaq Ñan del INC, proyectos “Quipu y Tocapu”. Con este evento queremos convocar a los especialistas de todo el mundo, que estén trabajando sobre este tema, para intercambiar las experiencias y avances de la investigación. El simposio se realizará en el auditorio del Museo Nacional en tres jornadas del jueves 15 al sábado 17 de enero del 2009.

    Las civilizaciones tienen en el conocimiento uno de los medios más eficaces de control. Cómo se organizó este conocimiento en la sociedad inca con los sistemas de información, como el quipu y el tocapu, es el objetivo central de este simposio. La comunicación y la información en la sociedad inca se presentan de manera original en el quipu y el tocapu, tanto en el soporte, el contenido y la lógica subyacente. El Museo Nacional está creando el escenario apropiado para el encuentro de propuestas, avances de investigación, intercambio de experiencias y su difusión, a través de una publicación de las ponencias

    Informes y comunicaciones:
    Maritza Tovar Prado / Lucía Watson
    proyectoquipu-mnaahp@inc.gob.pe
    Telefono: (+51-1-4635070).

    Recuperan en Valencia cientos de manuscritos de Alcalá Zamora (*)

    Valencia. (EFE).- Agentes de la Guardia Civil han intervenido cientos de documentos y manuscritos pertenecientes al que fuera presidente de la Segunda República, Niceto Alcalá Zamora, en un establecimiento cercano a la plaza del Ayuntamiento de Valencia.

    Según ha informado la Guardia Civil en un comunicado, los documentos han sido interceptados dentro de la operación León cuando un empresario valenciano se disponía a venderlos.

    Entre los manuscritos recuperados destacan las memorias mecanografiadas de Alcalá Zamora, que habían sido sustraídas de la caja de seguridad de un banco de Madrid durante los años 1936 y 1937, así como diarios, discursos, conferencias y correspondencia con altos mandatarios.

    >>> Seguir Leyendo... >>>

    Además, se ha incautado de un manuscrito en el que el dirigente político modificaba su testamento y varios informes sobre el traslado de tropas y bombardeos en el frente de la revolución de Asturias. Todos estos documentos serán entregados a la Subdirección General de Archivo Histórico del Ministerio de Cultura para su estudio, análisis y catalogación.

    Esta actuación, enmarcada dentro de la operación León, comenzó cuando el Grupo de Patrimonio Histórico de la Guardia Civil supo que un empresario valenciano se disponía a comercializar un lote con importante material relativo al que fuera presidente de la II República.

    Fuentes de la Guardia Civil han destacado que los documentos recuperados "podrían arrojar luz sobre importantes acontecimientos de nuestra historia reciente".


    * Publicado en La Vanguardia, de Barcelona, 12/12/2008