101 mentiras sobre el periodismo

Medio en broma y medio en serio, siempre le cuento a los amigos la siguiente historia que tiene ciertos visos de realidad.

Poco después de incursionar en el periodismo, hace casi veinte años, empecé a acariciar un proyecto que aún hoy no descarto algún día concretar del todo: escribir un libro del cual tengo avanzado sólo el título: "101 mentiras sobre el periodismo". Cualquiera que haya trabajado o pisado una sala de redacción sabe que ese número queda corto. En todo caso, como cualquier proyecto digno de llamarse así, vengo tomando notas y notas y más notas, haciendo honor a aquello de lo que alguno vez habló García Márquez: uno termina escribiendo para el cuaderno de notas antes que el libro mismo.

El caso es que, pese a esa cantidad de años de trabajo (doce de los cuales los pasé en el centro de documentación - antes lo llamaban Archivo Periodístico - del diario en el que trabajo, y en donde, lo digo sin ningún atisbo de cinismo, me pagaban por hacer lo que más me gusta en el mundo: leer periódicos), recién estoy en la mentira N° 21. Curiosamente, a la falta de tiempo para escribir por dedicarme tanto a leer es que ese número resulta tan exiguo y no a otra razón.
>>> Seguir Leyendo... >>>

Por eso, ya va siendo hora, me decía a mí mismo mientras releía las fichas y apuntes que he encontrado de casualidad mientras preperaba las clases para un seminario que debo dictar esta semana, de escribir por lo menos sobre algunas de ellas. Lo pienso mientras releeo las notas (ejemplos y casos, los llaman otros), de la primera de todas las mentiras, el macho alfa de las mentiras, la que para muchos es la piedra fundacional, el tótem sagrado de la profesión: la objetividad periodística. Nombre del próximo post: Mentira N° 1: La objetividad periodística no existe.


P.D.: Si alguien colaborar alcanzándome alguna mentira, bienvenida sea la contribución.

8 comentarios:

  1. La libertad de prensa no existe, hay libertad de Empresa

    ResponderEliminar
  2. No entendí a qué te refieres con tu "mentira 1": si es mentira que la objetividad no existe, ¿entonces sí existe? Digo, dos negaciones hacen una afirmación. O sea que, o la redacción está mal, mal, mal, o tú crees que la objetividad periodística existe, lo cual también está mal, mal, mal.

    ResponderEliminar
  3. Estimado Alfredo:
    Buena observación. Sin embargo, no es que la redacción esté mal sino que obedece a un recurso puramente efectista. Según usted, el texto debió quedar así:
    "Nombre del próximo post: Mentira N° 1: La objetividad periodística. Verdad: No existe".
    Concedido, pero herido en mi orgullo, le puedo decir, en mi descargo, que la idea estaba bastante clara y Mikelius, por ejemplo, la entendió y ya me alcanzo una 'contribución'. Por otro lado, su comentario me ayudó a encontrar la fórmula para titular los próximos posts.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. No se si estoy siendo muy radical pero creo que otro cuento es de la independencia, eso técnicamente es imposible porque una empresa periodística fundamentalmente es un negocio, y mucho más en tiempos en que la prensa escrita se tambalea. A los medios les encanta hablar de su rol democrático y en contra del poder, pero ahora cada vez lo veo menos claro desde el momento en que el director tiene que dedicarse a complacer a miembros del directorio o evitar que la publicidad se esfume luego de una denuncia.
    Cada vez más los directivos de medios son empresarios, y como sabemos el fin de un empresario son beneficiarse a sí mismo no necesariamente a la sociedad. Asi que la defensa de valores o lo que sea depende de la corriente de opinión; casos típicos NYtimes o Washington Post que se embarcaron en el patrioterismo post 11-s y apoyaron la invasión a Irak,porque era la corriente mayoritaria,ir en contra de ésta hubiera sido un suicidio político y económico.

    ResponderEliminar
  5. Hola. Gracias por publicar el comentario y, sobre todo, por responderlo. Lo que habríamos de puntualizar en estos espacios es la necesidad de escribir "bien" porque, como quiera que sea, el modo en que has redactado es incorrecto y, además, deberíamos privilegiar una voluntad comunicativa clara por encima de cualquier tipo de enunciados efectistas, ¿no te parece? Máxime si consideramos que la labor que desempeña un blog como el que escribes apunta a la difusión del conocimiento y no a otra cosa.

    Te mando un gran saludo desde México, y espero podamos seguir en contacto por este medio.

    Alfredo R. I.

    PD. Por cierto, sólo como último dato, me queda la duda de si Mikelius entendió, dado que su referencia apunta hacia un espacio distinto; ciertamente, existe un principio desubjetivizador en su enunciado si le buscamos con una determinada lupa; no obstante, en algo se aparta de aquello que tú propones lo que, por si hiciera falta decirlo, me parece perfectamente sensato.

    ResponderEliminar
  6. Pues yo aún sigo dudando que existe una relación estrecha "concomitante", entre la democracia y la libertad de prensa. Osea, en primer lugar no hay libros teóricos (osea científicos) que nos demuestren y comprueben esta premisa. Los libros que tenemos ahora sobre ese tema son textos escritos por periodistas (defensa de la chamba) o intelectuales importantes, pero con poca fundamentación científica.
    Es verdad que históricamente diremos que donde hubo una prensa libre los dictadores temblaron. Pero la prensa empezó en el s. XIX. ¿Que pasó anteriormente? Osea ¿no hubo democracia? Afirmar eso sería muy poco científico.
    Me queda la sensación que eso eso de la libertad de prensa es relativo a las sociedades. La democracia es tan imperfecta que enlazarla con la libertad de prensa sería una utopía. Aunque bueno, parafraseando a Morin, los seres humanos tendemos a ser reduccionistas de pensamiento.
    Imagínese, un libro que hable sobre la democracia y la libertad de prensa seía más vendido que uno que diga lo contrario.
    Tareita para todos.

    Saludos

    ResponderEliminar
  7. Un par de apreciaciones para Frank Casas: la prensa inició antes del siglo XIX y, de hecho, la primera sociedad medianamente informada de que se tiene noticia es la francesa del siglo XVIII. Seguramente te refieres a la prensa industrial, y de ahí el error.

    Lo segundo: no podemos hablar de aseveraciones o refutaciones "científicas" en el plano de las humanidades, sería retornar a esquemas positivos o empiristas ya muy rebasados. ¿Cómo afirmar "científicamente" la relación entre democracia y libertad de prensa? ¿Numéricamente? ¿Estadísticamente? No lo creo viable; en todo caso, habría que formular algún criterio valorativo que, vaya complicación, elimina cualquier paradigma científico duro -lo cual a las humanidades les importa un pimiento, afortunadamente-. En todo caso, me quedo con la última parte de tu argumento: no es posible efectuar un enlace contundente entre la libertad de prensa y la democracia porque, para empezar, cabría relativizar el concepto de democracia, después el de libertad, y por último el de prensa, para terminar pensando si no es que algunas dictaduras promueven una supuesta libertad de prensa con el fin de generar una ilusión de apertura que, en última instancia, valide al régimen.

    Saludos afectuosos desde México.

    ResponderEliminar
  8. Hola Alfredo, gracias por tus precisiones, aunque quiero precisarte que yo me refería a la prensa como instrumento de masas como hoy es.

    En realidad, existen muchas referencias sobre el génesis de lo que ahora llamamos periodismo o ciencias de la comunicación. Por ejemplo los boletines de comercio exterior en Inglaterra.

    En todo caso tu referencia de la sociedad francesa no es muy clara porque no podemos hablar de una sociedad "medianamente" informada, ya que entonces diríamos que fue una sociedad con información aristocrática o sea donde los más ricos controlaban la información. Aquí tendríamos que distinguir entre lo que es una "comunidad de la información, una "sociedad de la información", una "sociedad de la comunicación" y una "comunidad de la comunicación". Son 4 momentos históricos concatenados por tiempo y espacio. En todo caso esto daría para una explicación bastante larga.

    Tampoco entiendo cuando sostienes que no se puede hablar de aseveraciones científicas en el plano humanista. Probablemente tengas razón, pero ¿el periodismo es estudiado por humanidades? Hasta donde yo conozco el periodismo pertenece a la ciencia de la comunicación que a su vez está dentro del paquete de la ciencia social. Y la democracia ha sido estudiado por la filosofía (ahi si tienes razón); pero también por la ciencia política y la sociología (ambas ciencias sociales). Inclusive existe un gran proyecto para sacar a la ciencia de la comunicación de la ciencias sociales y acercarla a una ciencia comunicológica. Recordemos que la comunicación es un ciencia multidisciplinaria)

    Saludos

    ResponderEliminar