Vidas robadas

Conmovedor, extraordinario, duro, necesario. Increíble. Verdadero. Todos estos objetivos y muchos más sirven para calificar el reporatje Vidas robadas que Benjamín Prado publica mañana domingo en El País Semanal sobre los 30.000 niños, hijos de republicanos encarcelados o muertos, que fueron a parar a manos de familias del bando ganador de la guerra civil española. Desde la lectura de "Los niños perdidos del franquismo", de Richard Vinyes, Ricardo Belis y Montse Armengou (que inspiró además un documental), no había vuelto a leer nada tan estremecedor como este reportaje. En momentos que a la prensa se le reclama calidad y coherencia en cuanto a sus contenidos informativos, reportajes como éste nos devuelve la esperanza de que la prensa escrita jamás desaprecerá mientras publique cosas como estas. O al menos este tipo de periodismo, este tipo de investigaciones. Ojalá que su lectura, que recomiendo vivamente, inspire a otros a realizar trabajos similares aquí. Demás está decir que material y temas abundan. Demasiados, lamentablemente. Tal vez a eso se deba tanto rechazo a un Museo de la Memoria.

0 comentarios:

Publicar un comentario