"Los neanderthales no eran primitivos, eran muy humanos e inteligentes" (*)

La periodista Gemma Aguilera retrata en el ensayo 'Una humanidad extinguida' una imagen desconocida hasta ahora de esta especie humana europea

Por Albert Doménech


Los que creían que el hombre neanderthal era primitivo, no hablaba, era oscuro de piel y peludo y tan sólo se comunicaba a través de sonidos guturales desconocidos, tienen ahora motivos para poner en duda una imagen que ha sido tipificada en nuestra cultura, gracias en parte a numerosos libros y películas. La periodista Gemma Aguilera es la autora de Una humanidad extinguida, un ensayo sustentado por la aportación de prestigiosos antropólogos, genetistas, sociólogos e historiadores, con el que da a conocer las últimas investigaciones llevadas a cabo sobre los neanderthales. Aguilera los define como "los auténticos europeos", una especie humana que vivió en el continente ahora hace 300.000 años. La descripción del genoma neanderthal que están realizando los investigadores está tocando a su fin. Fruto de estos avances se ha podido saber que los neanderthales podían hablar, se comunicaban e incluso enterraban a sus muertos. Eran inteligentes y la mujer tenía una fuerte presencia. Según Aguilera, esta especie humana llegó a coincidir temporalmente con nuestros antepasados, los sapiens, aunque no hay pistas sobre si llegaron a relacionarse entre ellos. La última huella de neanderthal fue hallada en nuestro país, por lo que es muy probable que la especie se acabara extinguiendo en España, posiblemente en Gibraltar. Desparecieron en tan sólo 12.000 años.

>>> Seguir Leyendo... >>>

- Los neanderthales tienen una deuda impagable con usted. Ha cambiado su imagen para bien, huyendo de tópicos y retratos peliculeros…

- Sí, son unos prejuicios que hemos arrastrado hasta hace poco más de una década. Las investigaciones que se habían hecho hasta ese momento habían obtenido unos resultados que no permitían certificar que eran otra humanidad. Las pistas que daban la genética, la arqueología o la sociología eran muy difusas y muy difíciles de contrastar.

-Entonces, ¿qué ha cambiado?

-Las últimas investigaciones sustentadas en la aparición de tecnología más moderna han permitido certificar que efectivamente los neanderthales tenían características humanas y eran humanos diferentes a nosotros. Somos dos especies humanas diferentes.

-Usted se refiere a ellos como los auténticos europeos…

-Sí, y es algo que también se había cuestionado hasta hace muy poco porque la mayoría de investigadores no querían aceptar que nosotros éramos los africanos y que no éramos los auténticos europeos. Pero finalmente se ha podido demostrar que los neanderthales nacieron y murieron en Europa y que por sus características físicas, de piel clara y cabellos rubios o pelirrojos, eran auténticos europeos.

-¿Por qué se ha tardado tanto en aceptar esta imagen más humana de los neanderthales?

-Por un lado es culpa de investigaciones deficientes aunque también pesan mucho los prejuicios que tenían los investigadores hasta hace muy poquito. Cuando se descubrieron los primeros restos de neanderthal, en 1856, el creacionismo era la teoría gobernante. Cuando aparecieron las primeras teorías de Darwin que ponían en cuestión la idea de que Dios lo creara todo, se recibió un golpe muy duro que no se asumió hasta que pasan unas cuantas décadas de investigaciones. Hasta ese momento se había defendido que Dios había creado una única especie y que era imposible que existiera otra especie que no hubiera creado Dios.

-Por lo que expone en el libro nosotros no tenemos lazos con los neanderthales, sino que somos una especie humana a parte…

-Sí, hace aproximadamente seis millones de años, los monos y los hombres nos separamos. Y hace unos 500.000 o 600.000 años que se empezaron a producir dos ramas de la especie humana. Por un lado están los antecesores de los neanderthales, y por otro nuestros antecesores, los homo sapiens. Siguen un camino paralelo, pero son especies paralelas.

-Habla de humanidad paralela y asegura que en algún momento podrían haber llegado a convivir en el tiempo hasta cuatro especies humanas distintas. ¡Cuatro!

-Sí, en todo el planeta sí. Pero como especies humanas sólo habían estas dos. Estas dos especies llegaron a convivir en el tiempo ahora hace 40.000 años, pero no sabemos si tuvieron contactos entre ellas, si se llegaron a conocer. Es bastante posible que sí, pero no hay pruebas. Lo que sí que te puedo decir es que hay comportamientos de unos y otros que podrían haberse generado por influencias mutuas, pero es uno de los grandes misterios de la humanidad.

-¿Descarta que se relacionaran genéticamente?

-Sí, eso sí que está prácticamente descartado porque una cosa es que se hubieran podido encontrar y tener relaciones sociales, y otra descendencia. Genéticamente está demostrado que es imposible que dos especies distintas como estas puedan tener descendencia.

-¿Ellos se reconocían como especie?

-La mayoría de científicos dicen que no, que tenían conciencia de grupo pero no de especie humana distinta a otra. En el caso de que se hubieran encontrado sapiens y neardentales probablemente no hubieran pensado que eran una especie diferente.

-Ironías de la vida o no, señala en su libro que si alguna vez llegaron a coincidir en el espacio, fue en ¡la actual Palestina!

-Sí, un territorio marcado siempre por la convivencia y quizá por el conflicto, no lo sabemos. Se cree que geográficamente este fue un punto de paso entre los neanderthales que se expandían desde Europa y los africanos que subían hacia Europa. Hay restos neanderthales y sapiens muy cercanos a ese territorio. Temporalmente parece claro que coincidieron, lo que pasa es que parece ser que iban alternando en el territorio, de norte a sur, de sur a norte y no coincidieron en un mismo momento. En Palestina ha sido donde se ha constatado que realmente se produjo esta coincidencia en el tiempo.

-Físicamente los describe de forma muy distinta a los arquetipos que todos teníamos o tenemos todavía en mente…

-Sí, no eran ni curvados, ni peludos, ni oscuros, más bien lo contrario. Eran muy poco peludos, como los europeos actuales, piel clara, la mayoría pelirrojos, y de una estructura física muy potente. Muy fuertes…

-Dice usted que las mujeres podían pesar tranquilamente unos 70 quilos…

-Sí, pero no estaban gordas, eran muy fuertes, era todo músculo porque llevaban una vida muy activa. De constitución física, eran muy bajos, pero muy corpulentos, tanto los hombres como las mujeres.

-¿Hablaban, se comunicaban?

-Sí, hablaban y se comunicaban. Lo sabemos porque tenían el gen del habla, ahora se está acabando de descifrar el genoma neardental, y sabemos que tenía este gen y que tenían las estructuras óseas del cuello para hablar. Transmitían su cultura, lo que no deberían tener es un lenguaje tan complejo como el nuestro. Tenían unas estructuras de caza que no serían posibles de no haberse comunicado entre ellos. Eran ordenados, tenían previsión de futuro, tenían un pensamiento simbólico seguro.

-Estaban bien organizados, vaya…

-No lo dudes, la caza era la actividad más importante de su vida cotidiana, pero también hacían la recolección de vegetales, se tenía que cocinar, hacían sus pieles, las herramientas, y todo esto requiere de una organización como la que tenemos hoy en día…

-Como anécdota destaca que no eran nada machistas…

-No, y es algo que me sorprendió. Las mujeres tenían un papel muy importante, no pasaban el día cuidando a los niños. Los vegetales y los frutos secos eran tan importantes en su vida como la carne y el pescado. Ellas se encargaban de recolectar todo estos frutos, y tenían un papel muy activo. Además, entre ellos eran muy solidarios. Se han encontrado esqueletos de neardentales que eran muy adultos, y que habían vivido muchos años. Eso es porque les habían cuidado, sino era imposible.

-Cuidaban a los enfermos y también enterraban a sus muertos…

-Exactamente, y es una de las características que los define como humanos. Hay muchos entierros diferenciados entre niños y adultos, con rituales. Ellos sabían qué era la vida y qué era la muerte, y eso es una característica que sólo tenemos los humanos.

-¿Eran más inteligentes que la especie humana actual?

-Es muy difícil determinar esto. Eran muy inteligentes seguro, y tenían una capacidad cerebral más grande que la nuestra. No sabemos si desarrollaron más inteligencia que nosotros. Lo que sí que sabemos es que no tenían arte. El arte que hacían los sapiens era más avanzado que el suyo. A lo mejor no tenían tanta necesidad de expresar así las cosas.

-La última huella de los neanderthales la encontramos en nuestro país…

-Sí, hablan de Gibraltar, o Murcia pero no se sabe muy bien. Lo que está claro es que fue en España. Lo han datado en el tiempo entre 28.000 y 24.000 años atrás.

-Y que vivieron en Catalunya, sólo así se explica la riqueza en yacimientos neanderthales que tenemos en la zona…

-Sí, Catalunya es una de las zonas más ricas del mundo en yacimientos neanderthales. Iban bajando por Europa y aquí se encontraron con unas condiciones climáticas muy buenas, especialmente en Girona o en el sur de Francia.Vivieron aquí en Catalunya unos 40.000 años.

-Los neanderthales se extinguieron en 12.000 años, un periodo histórico relativamente corto. ¿De todas las teorías sobre su desaparición cuál es la que más le ha seducido?

-Sí, como especie ellos llevan mucho más tiempo que nosotros, son la especie que más ha vivido. La teoría que me parece más viable es la biológica, se agotaron y se debilitaron como especie. Pero seguro que fue un cúmulo de factores, como los cambios climáticos. Lo que no creo son las tesis que apuntan a que los sapiens eran violentos y los exterminaron. No hay ni un solo esqueleto de neardental que tenga síntomas de violencia externa.

-Después de tanto tiempo estudiándolos, ¿Qué es lo que más le ha sorprendido de la sociedad neanderthal?

-Lo que más me ha sorprendido es que realmente eran humanos. Yo también tenía esta concepción primitiva de hombres de las cavernas que nos describían los libros y las películas. Cuando te aproximas y ves cómo era su genética, te sorprendes, ves que no eran tan diferentes a nosotros, que eran organizados e inteligentes. Que hablaban, cuidaban a los enfermos y enterraban a sus muertos ¿No es increíble?


* Publicado en La Vanguardia, el 17 de agosto de 2009.

0 comentarios:

Publicar un comentario