San Marcos exonerará del pago a 1.000 postulantes

Estudiantes de bajos recursos económicos que hayan tenido como promedio 15 en sus notas serán los beneficiados.

Piden presupuesto para continuar investigaciones

Walter Alva recordó que en el 2016 no se ejecutaron trabajos de investigación arqueológica en Lambayeque.

Se realizarán tours nocturnos en Chavín de Huántar

Ministerio de Cultura autorizó visitas para promover importante monumento arqueológico.

Polémica de los Pitufos comunistas ya es mundial

La prestigiosa BBC hace eco de la polémica desatada en Uruguay por comparar a los Pitufos con una sociedad comunista.

¿Se hará realidad la ficción cinemtográfica

Según la agencia, roca espacial circuló demasiado cerca de nuestro planeta.

Miguel Gutiérrez reedita libro La violencia del tiempo con fragmentos inéditos

Lima, oct. 29 (ANDINA). Tras dos décadas el escritor Miguel Gutiérrez reedita su libro La violencia del tiempo con fragmentos inéditos, hecho que le ha transportado a los recuerdos y cuya revisión le causo asombro.

¿Cómo se siente con la publicación de La violencia del tiempo casi veinte años después?

>>> Seguir Leyendo... >>>

- Obviamente, me siento feliz porque las dos ediciones anteriores de mi novela estaban completamente agotadas. Pero sobre todo volver al texto después de tantos años me llenó de asombro y de recuerdos. Me he sentido transportado a los nueve años que duró su gestación y escritura en que el país pasaba por un momento terriblemente crítico de su historia. De modo que la escritura de mi libro se erigió en fortaleza de resistencia a los furores del tiempo en que murió gente de todas las trincheras, entre las que se encontraban seres caros a mi vida. Y además he sentido asombro al tomar conciencia por los poderes de la palabra y la imaginación que en esos años generosamente me concedió la vida.

¿Qué novedades trae esta tercera edición?

- En primer lugar, por primera vez La violencia del tiempo sale en un solo tomo acentuando su carácter de novela unitaria y única. Y lo que es más importante aún es que se ha restablecido el texto original mecanografiado. Como yo me hallaba casi jaqueado por las circunstancias, no pude participar en el proceso de corrección. Mi desaparecido amigo Carlos Milla Batres hizo lo que pudo al trabajar con unos originales que le faltaban las últimas correcciones y añadidos. Se ha restablecido la estructura de los capítulos y de los títulos de algunos de ellos. Y también se ha restituido un texto que mi editor se vio obligado a censurar ante la posibilidad de que se tome como lesivo a la memoria de un héroe de nuestra patria.

¿Cómo caracterizaría a esta novela como estructura artística?

- En uno de sus niveles es una novela de aprendizaje. Entre otras búsquedas para superar su conciencia infeliz Martín Villar (protagonista de la novela) decide escribir una novela sobre su linaje. Así inicia un aprendizaje de la escritura novelística. Y joven y pedante como es se propone una meta que lo supera: escribir una novela summa.

¿Qué significa este concepto?

- Una novela en que cristalice toda la tradición de la novela como género. Por eso se alude a los clásicos antiguos y a los grandes maestros de la novela, como Dostowieski, Tolstoy, Proust, Joyce, Faulkner. Asimismo hay ecos (a veces en tono paródico) de los grandes de la narrativa latinoamericana: Carpentier, Asturias, Borges, Guimaraes Rosa, Onetti, Rulfo... Y están presentes también nuestros clásicos como Alegría y Arguedas.

¿Cuál es la intención del personaje?

- El desmesurado Martín se propone componer una estructura narrativa con tópicos del realismo crítico, del realismo social, de la novela regionalista e indigenista, pero como un lenguaje moderno. Pretende escribir un libro que sea realista y metarrealista, épico y lúdico, serio, grave, pero también irreverente y jocoso. Como podrás advertirlo, por esos años Martín Villar estaba completamente loco.

Historias de espías

Por Jorge Moreno Matos

Ethel y Julius RosenbergLo que conocemos como Guerra Fría es un periodo de la historia del siglo XX en que el mundo entero se dividió en dos bloques ideológicos enfrentados constantemente y que lo sumió durante casi medio siglo en el temor de un Holocausto nuclear que nunca ocurrió, alimentó los temores más terribles respecto uno del otro y justificó lo injustificable en nombre del mundo libre y la democracia popular.

Un 'Pearl Harbor nuclear’

>>> Seguir Leyendo... >>>

Fue el presidente Dwwight Eisenhower quien resumió muy bien la situación, y quien marcaría el rumbo a seguir las décadas siguientes a la recién creada Agencia Central de Inteligencia (CIA), cuando le encomendó en 1953 a Allen Dulles, su primer director, la tarea de evitar un ‘Pearl Harbor nuclear’. Nada extraño tratándose del presidente que creó la doctrina del arsenal nuclear bien provisto como la única manera de “hacer retroceder a los rusos”.

Así, mientras los sucesivos inquilinos de la Casa Blanca, en Washington, y del Kremlin, en Moscú, justificaron el incremento de sus arsenales nucleares con miles de bombas atómicas como para destruir el planeta diez veces en nombre de la paz mundial, para asegurarse que ninguno le llevara la ventaja al otro se propiciaron las actividades de espionaje y sabotaje más increíbles como no se veía desde los tiempos de la Revolución Francesa y de Napoleón, la época en que nació el espionaje moderno.

La política armamentista de Eisenhower no solo disparó la fabricación de armas nucleares (que el Kremlin siguió entusiastamente), sino que además engendró el huevo de la serpiente del espionaje y las acciones encubiertas por toda Europa, Asia, África y Latinoamérica (que igualmente Moscú siguió y superó largamente). Fue una pesada herencia que sus sucesores tuvieron que aceptar y continuar muy a su pesar.

Así, la desclasificación de documentos de la agencia en los últimos años ha permitido conocer más de 170 operaciones encubiertas de todo tipo en 48 países, de tal modo que se puede decir que Eisenhower inauguró una nueva Edad de Oro del espionaje que las novelas de aventuras y las películas contribuyeron a mitificar y acaso a glorificar cuando en ello no había nada de glorioso.

Casos emblemáticos

Cuando en 1949 la Unión Soviética logró construir su propia bomba atómica, la celeridad con que logró tal hazaña hizo sospechar que alguien le había proporcionado secretos fundamentales además de una pieza esencial para el logro: una muestra de uranio 235. Fue así como empezó la cacería de espías dentro del círculo más íntimo de los secretos nucleares. En ese sentido, Klaus Fuchs es, junto con el de los esposos Rosenberg el caso más emblemático de todos ellos. En su momento, se le llamó “el hombre que robó la bomba atómica”. Hay nadie duda de eso.

Científico brillante, llegó a Inglaterra huyendo del nazismo y, desde allí, sus mentores ingleses lo enviaron a trabajar en el Proyecto Manhattan: la creación de la primera bomba atómica. Nadie sospechó que llevaba oculta una fe inquebrantable en la ideología comunista. Trabajó durante siete años con los estadounidenses, tiempo en el cual pasó abundante información a los rusos, hasta que fue descubierto gracias a una delación de otro agente soviético que desertó en Canadá y reveló la red de espionaje en torno al proyecto nuclear estadounidense. Un informe de los servicios secretos al Congreso detallando sus actividades tras su detención en 1950, decía: “No es exagerado decir que Fuchs por si solo ha influido en la seguridad de más personas e inferido más daños que ningún otro espía en la historia de las naciones”.

Pero si hay un caso que resuma la paranoia enfermiza que provocó la Guerra Fría, ese es el de Ethel y Julius Rosenberg, la pareja de esposos ejecutados en la silla eléctrica en 1953 acusados de espiar para los rusos. Hasta el día de hoy es tema de polémica su inocencia, aunque la opinión pública mundial en aquel entonces y ahora siempre tuvo la certeza de ello. Tras un juicio de casi tres años, los esposos Rosenberg vivieron la dura agonía de las apelaciones y aplazamientos de la ejecución varias veces. Tan solo en 1966, el hermano de Ethel, al salir de la cárcel, declaró que su hermana y su cuñado eran inocentes y que él los implicó para obtener una sentencia más benigna.

Más asombroso resulta todavía el caso de Dimitri Poliakov, un auténtico topo, el general soviético que ocho años después de su apacible retiro, en 1988 y cuando ya la Guerra Fría era casi un recuerdo, fue fusilado al descubrirse que durante los años al frente de la inteligencia militar rusa trabajó para la CIA. ¿Cómo lo descubrieron? Otro ‘topo’, esta vez en la CIA alertó sobre su identidad.

Una historia de traiciones y delaciones que obliga a pensar cómo fue que se llegó a eso. Tanto así que, polémico y controversial, el historiador y periodista británico Paul Johnson ha dicho que en realidad fue la ‘trinidad heroica’ compuesta por el papa Juan Pablo II, Margaret Thatcher y Ronald Reagan la que finalmente ganó la Guerra Fría y no esa ingente cantidad de recursos humanos y materiales que significó el espionaje durante toda esa época.

MERCENARIO

Todos alguna vez deben haber oído hablar de la leyenda del Ejercito de Cambises, la enorme mesnada de 50.000 hombres que, según cuenta Herodoto, camino a someter a los amonitas, en el año 525 antes de Cristo, fue sorprendido por una tormenta de arena en pleno desierto y nunca más se volvió a saber de ellos. Lo que pocos saben es que, en algún momento, ese mismo ejército, perdido literalmente en las arenas del tiempo, muy probablemente habría luchado contra el propio Cambises ya que estaba compuesto íntegramente por mercenarios de distintas naciones del mundo antiguo. Hoy, sus descendientes, tienen mejor suerte. Han ampliado su mercado de trabajo, mejorado sus estrategias para establecer alianzas y actualizado y modernizado su armamento y tecnología de un modo que es imposible pensar que puedan sufrir algún revés como el que sufrió el ejército de Cambises. Y es que si algo ha conseguido también la globalización es haber hecho más descarada la guerra como negocio y transformado al mercenario en un “cowboy moderno”, sin ley ni orden a quien responder. Los sucesos de Faluya del 17 de agosto de 2005, en el que murieron 17 civiles a manos de mercenarios de Blackwater, son el mejor ejemplo. Pero hay muchos más. Es la guerra del siglo XXI: subcontratada y tercerizada. Acorde con los tiempos.

Plantean movilización de países de América Latina a favor de causa peruana contra Yale

Entrevista a congresista Luis Gonzáles Posada. Foto: ANDINA/Rubén GrándezLima, oct. 28 (ANDINA). El congresista, Luis Gonzales Posada, demandó esta tarde la unión de América Latina, a favor la causa iniciada por el Perú para que la universidad norteamericana de Yale devuelva las piezas de Macchu Picchu que mantiene en su poder, pese a haber sido enviadas a préstamo.

De acuerdo a ello el parlamentario sostuvo que los representantes de los congresos del Continente deben movilizarse en torno a este objetivo al igual que lo deben hacer Unasur y la propia Organización de Estados Americanos.

>>> Seguir Leyendo... >>>

Ello, señaló el también ex canciller, debido a que se trata de defender un patrimonio cultural que no sólo le pertenece al Perú sino al continente americano.

“No podemos cruzarnos de brazos porque la riqueza arqueológica del Perú no sólo nos pertenece a los peruanos sino a toda la comunidad latinoamericana”, indicó.

Por esa razón invocó que los parlamentos Andino, Amazónico, Latinoamericano e Indígena para que hagan suya esta lucha, en la medida que al abrazar este objetivo, estarían defendiendo la historia y cultura de América Latina.

En ese contexto demandó también que los países integrantes de la Unión de Naciones sudamericanas (Unasurr) también se pronuncien al respecto; y que lo mismo lo haga la OEA.

“No se puede mantener una actitud indiferente frente a un acto ilegal de una universidad de los Estados Unidos, que pretende apoderarse de bienes que le fueron prestados y no regalados”, acotó.

Explicó que si América Latina asume la causa peruana, eso tendrá mucho más peso que una sentencia judicial, porque reflejará el sentimiento de toda la región y además porque será un paso adelante en materia de integración.

Igualmente reclamó una actitud mucho más activa de los legisladores andinos, quienes deben hacer suya esta propuesta y elevarla al Parlamento Europeo en busca de adhesiones.

Dijo que la batalla por la recuperación del patrimonio de Macchu Picchu recién ha comenzado. “Y todos debemos participar en defensa de los intereses de la gran Nación latinoamericana”, sostuvo.

Carta enviada por Bingham a Sociedad Nacional Geográfica de EEUU confirma que piezas pertenecen al Perú

Procurador del Estado peruano, Eduardo Ferrero. Foto: ANDINA / César García Lima, oct. 27 (ANDINA). Uno de los documentos que maneja la defensa peruana para recuperar las piezas arqueológicas que por ley la Universidad de Yale debe devolver a nuestro país es una carta que el propio explorador norteamericano Hiran Bingham le dirige al entonces director de la Sociedad Nacional Geográfica Gilbert H. Grosvenor.

En el documento, el descubridor de la ciudadela inca afirma que “los objetos encontrados en Machu Picchu no nos pertenecen, sino que pertenecen al gobierno del Perú, que nos permitió sacarlos del país bajo la condición de que sean devueltos en 18 meses”.

>>> Seguir Leyendo... >>>

Asimismo explica que “debido a los grandes retrasos que ocurrieron en el Perú, los primeros seis meses expiraron antes del arribo de las piezas, y el periodo total termina en agosto de 1917”.

El procurador del Estado peruano, Eduardo Ferrero, sostiene que este documento se suma a las resoluciones que también demuestran que las piezas salieron del país por resolución suprema como préstamo.

Según Ferrero, en los pasados años el Estado Peruano realizó grandes esfuerzos para que Yale devuelva las piezas encontradas en Machu Picchu. Afirmó que el mismo visitó esta universidad para lograr la recuperación de las piezas, “pero no prosperaron porque Yale pide cosas que son inaceptables para el Perú”.

Gran Timonel del genocidio

Hubo una época en que China era un verdadero manicomio. A un medallista olímpico chino un periodista occidental le preguntó como había logrado la hazaña de la presea de oro, y éste sólo se limitó a contestar, con una enorme sonrisa dibujada en el rostro, que la había conseguido gracias a que había leído el Libro Rojo de Mao. Las calles se nombraban según el vecino más notable asentado en ellas. A la calle donde se encontraba la embajada norteamericana la llamaron 'Avenida de la lucha contra el Imperialismo' y a la que albergaba la embajada rusa, 'Avenida de la lucha contra el revisionismo'. Y esto, que puede resultar anecdótico, apenas era el rostro menos singular de un país que escondía verdades todavía más terribles. Un país donde, como dijo alguien, “el individuo apenas es una unidad de trabajo, un número”. Mao fue más preciso al respecto cuando dijo refiriéndose a 70,000 campesinos muertos durante una hambruna por culpa de la sequía: "Un pequeño número". Al menos otros 20 millones más fueron sacrificados cuando ejecutó su teoría del ‘gran salto adelante’. Lo llamaron el "Gran timonel".

El plato principal de la cena

Una vieja historia cuenta que cuando la economía estaba muy mal en Uganda, el presidente Idi Amín mandó llamar al ministro responsable para pedirle explicaciones. Este le manifestó que nada detenía la inflación en el país y que esta hacía imposible la mejora de salarios que él había prometido a todos. Cuando el presidente le preguntó qué era la inflación, el ministro se esforzó todo lo que pudo en explicárselo. El presidente no solo no entendió, sino que además, muy molesto, dicen, eligió al ministro como plato principal de su cena (nunca más se supo de él). Esa misma noche se dirigió al país por radio y dijo que había despedido al ministro porque no sabía nada de Economía, ya que la solución al problema de los salarios estaba en imprimir más billetes. Definitivamente, no había entendido.

Recuperando la historia

El próximo año se cumplen 100 años del ‘descubrimiento arqueológico’ de la ciudadela inca de Machu Picchu, ocurrido el 24 de julio de 1911 por el aventurero estadounidense Hiram Bingham. Sin ánimo de restarle la importancia debida, casi un siglo después hay que decir que el mérito de Bingham fue dar a conocer al mundo la existencia de la ciudadela inca que, como lo han establecido las últimas investigaciones históricas y arqueológicas, ya habían sido localizada y visitada con anterioridad por otros muchos años antes que él. Un hecho que el propio explorador reconoció y dejó, de puño y letra, apuntado en una de sus muchas libretas de notas de la expedición.

>>> Seguir Leyendo... >>>

Lo que no se sabe con exactitud es si el próximo año, para conmemorar el centenario de tan significativo acontecimiento, habrán retornado ya al país las miles de piezas que Bingham sacó del país a título de préstamo para su investigación por 18 meses y que, 99 años después, no han sido devueltas. En poder de la Universidad de Yale, lo extraído de Machu Picchu es materia de una reclamación del estado peruano a esa universidad que esta no está dispuesta a ni a oír en modo alguno. .

Visto en perspectiva, el saqueo del que fue víctima Machu Picchu es apenas una de las centenares de historias que existen del expolio del que han sido víctima pueblos y culturas a lo largo de la historia y del que Egipto y Grecia podrían dar los testimonios más dramáticos. Solo por citar un ejemplo, la egiptología, con todo lo que ha aportado al conocimiento de una las civilizaciones antiguas más extraordinarias, es el resultado del colonialismo europeo del siglo XVIII y XIX que prácticamente arrasó con el legado cultural de los pueblos que conquistó y colonizó. Una ciencia nacida del robo y el expolio, así de simple.

Un auténtico saqueo cultural que ha merecido las más diversas explicaciones y justificaciones por parte de sus perpetradores, y que incluso ha sido glorificado por el cine (Indiana Jones) y hasta los videojuegos (Tomb Raiders). Una situación a la que no escapan los propios historiadores. Francisco Calvo Serraller, historiador y crítico de arte español, por ejemplo, es de la idea de que hablar de devoluciones no tiene sentido. "Los museos de todo el mundo se han nutrido de obras de procedencia irregular. Lo que hay que prevenir es el futuro”, afirma sin el mayor asomo de vergüenza.

Tres historia sublevantes

En este rosario de malas noticias, hay tres que de manera particular ejemplifican lo que para los peruanos representa la reclamación de las piezas de Machu Picchu: la evolución a sus legítimos dueños de su patrimonio cultural.

El penacho de Moctezuma. Reclamando desde hace 60 años, esta hermosa y única pieza, un impresionante tocado de plumas de quetzal, pese a su nombre, no se sabe con certeza que haya pertenecido a Moctezuma. Lo que sí sabemos es, más o menos, como llegó a su paradero actual, el Museo Etnológico de Viena, que se niega a entregarlo por considerarlo “patrimonio nacional” (¿aztecas y teutones?). Se sabe que fue parte de los regalos que el emperador azteca obsequió a Cortés, y que este envió al Emperador Carlos V. De ahí pasó a las colecciones de arte de los Habsburgo, donde permaneció durante siglos hasta que, durante la Segunda Guerra Mundial, fue trasladado a Viena. Hasta hace muy poco se rumoreó bastante que, con ocasión del Bicentenario, Viena estaba dispuesta a devolverlo como regalo al pueblo mexicano. Pero lo cierto es que tal cosa no sucedió y nada hace pensar que en el futuro se concrete su devolución.

El busto de Nefertiti. Descubierto en 1912 durante unas excavaciones en Tel el Amarna, en el sur de Egipto, por Ludwing Borchardt, profesor del Instituto Alemán de Ciencias Egipcias de la Antigüedad, el busto de la reina Nefertiti (1370-1330 a.C.) es la pieza que se ha convertido en el símbolo de la cruzada pro devolución que ha emprendido el secretario general del Consejo Supremo de Antigüedades de Egipto, el polémico y mediático Zahi Hawas. Una cruzada a la que hace oídos sordos el Museo Egipcio de Berlín, alegando que su adquisición, en su momento, fue completamente legal. Una discusión a la que no le importa que su autenticidad siga siendo cuestionada por muchos.

Los frisos del Partenón. Este es, tal vez, el saqueo más sistemático y extendido de todos los perpetrados por el colonialismo inglés y el más escandaloso. Las 55 planchas de mármol de 75 metros de largo, que representan diversas escenas, fueron descolgadas del Partenón de Atenas por el embajador británico de aquel entonces, Lord Elgin, quien justificó la medida aduciendo el pésimo estado en que se encontraban. Entre 1804 y 1812, más de 70 cajas conteniendo los frisos llegaron a Inglaterra y finalmente depositados en el Museo Británico. Desde 1982, la presión diplomática y legal del estado griego para que se devuelvan los frisos no ha cesado en lo más mínimo, sin ningún resultado.

Pero estos no son los únicos ni los últimos casos. La lista de reclamaciones es larga. Entre ellos se encuentran la devolución del Zodiaco de Déndera, que se reclama a Francia; la estatua de Ramsés II al Museo egipcio de Turín; la Piedra Roseta y los bronces de Benin al Museo Británico por parte de Egipto y Nigeria, respectivamente; el obelisco de Aksum, la Venus de Milo, y un larguísimo y vergonzoso etcétera.

La catástrofe de Iraq

El 9 de abril del 2003, las fuerzas de la coalición que invadieron Iraq en busca de las armas de destrucción masiva ingresaron a la capital iraquí, Bagdad, y el caos se apoderó de toda la ciudad. El Museo Arqueológico Nacional y la Biblioteca Nacional no fueron la excepción y se convirtieron en blanco de saqueos y pillajes que en cuestión de horas acabó con miles de años de historia.

Cuando funcionarios de la Unesco pidieron ayuda a las fuerzas estadounidenses para proteger ambos edificios, recibieron por respuesta un no rotundo preocupados como estaban por proteger los campos de petróleo que en su huída los soldados iraquíes incendiaban. Durante dos días saqueadores y ladrones bien enterados de lo que contenían las dos instituciones hicieron de las suyas. Cuando el escándalo mundial fue mayúsculo, y que incluyó la renuncia de un alto funcionario de la Casa Blanca que como tal se sintió responsable de tan vergonzosos hechos, se envió un tanque a proteger el edificio del Museo Arqueológico. Ya era tarde. Miles de tablillas con escritura cuneiforme, las primeras huellas de la invención de la escritura, desaparecieron para siempre. Esculturas y objetos sumerios por decenas están desaparecidos hasta el día de hoy y cientos de manuscritos de los siglos X y XI, ejemplares únicos de la caligrafía árabe de la época, fueron a parar al mercado negro y a engrosar los anaqueles de coleccionistas privados.

El expolio del arte europeo en la Segunda Guerra Mundial

Pese a los ejemplos que se han reseñado líneas arriba, no todos los museos son renuentes a devolver a sus legítimos dueños las obras de arte robadas. Un ejemplo de ello lo constituye la actitud que muchos han adoptado con las obras de arte robadas por los nazis durante la Segunda Guerra Mundial.

Sistemática y minuciosamente planificada, el saqueo artístico de Europa tuvo en Hermann Goering al paradigma del ladrón de arte por antonomasia. Al momento de rendirse a los aliados, este jerarca nazi poseía 1.375 cuadros y 250 esculturas, además de otros 618 objetos de arte, provenientes de museos de Europa a los que había saqueado y de familias judías asesinadas por sus huestes. Se calcula que un total de 650.000 tesoros artísticos fueron robados a museos y galerías de los países ocupados, así como a las familias judías víctimas del Holocausto. Tras la guerra, muchos emprendieron acciones legales para recuperar sus patrimonios robados, pero debido a una legislación internacional y nacional diversa y ambigua no se ha hecho justicia en muchos casos y todavía muchos esperan la restitución de su patrimonio.

Presentan "La Independencia y la cultura política peruana (1808-1821)"

Curso en el IEP: "Debates actuales sobre las independencias a partir del caso peruano"

El seminario "Debates actuales sobre las independencias a partir del caso peruano" se adentra en el estado historiográfico actual de los procesos independentistas hispanoamericanos a partir de las investigaciones académicas más recientes, contextualizando dentro del mismo el caso peruano. Más que centrarse en un mero relato lineal de los acontecimientos, los expositores como especialistas en las materias que impartirán, propondrán una serie de problemáticas a partir de las que se trazará una visión panorámica de los actuales debates sobre las independencias.

El objetivo fundamental del curso apunta a conseguir que los alumnos se familiaricen con las últimas discusiones y avances académicos sobre las independencias hispanoamericanas. Se trata de exponer de un modo dinámico y provocador cómo se trabajan temas relacionados con la representación, el autonomismo, la vecindad, la cultura política, la regionalización, etc.

>>> Seguir Leyendo... >>>

Otro objetivo es motivar a través de un diálogo con el público asistente una lectura crítica de las independencias y en confrontación con los estereotipos políticos y mediáticos demarcados por las celebrac iones de los bicentenarios. Se proporcionará a los asistentes materiales de las lecturas básicas y obligatorias sobre las independencias en soporte PDF.

El curso estará a cargo de los docentes Marta Irurozqui Victoriano, Víctor Peralta Ruiz y Núria Sala i VilaDocentes

El curso comprende 4 sesiones (de 6:00 a 8:00 p.m.) y el programa es el siguiente:

Programa

30 de noviembre
Víctor Peralta Ruiz
“Juntas de Gobierno en Hispanoamérica (1808-1814): del autonomismo al separatismo”

1 de diciembre
Marta Irurozqui Victoriano
“De las juntas de gobierno a las guerrillas. Crisis de autoridad, soberanía y
represión virreinal Charcas (1809-1814)”


2 de diciembre
Nuria Sala i Vila
“El Perú en la época del Trienio Liberal. Gobiernos representativos locales y
regionales (1820-1823)”


3 de diciembre
Víctor Peralta Ruiz
“Culturas políticas en tiempos de guerra. La independencia del Perú (1821-1824)”

Costo:
Público en general y estudiantes S/. 120 nuevos soles

Pagos en la cuenta corriente en soles del IEP en el Banco de Crédito N.
193-0002694-0-11. Es obligatorio presentar el voucher original para inscribirse
al curso.

Descargar la ficha de la página web del cursos, llenarla y enviarla al correo
cursosiep@iep.org.pe
Ficha de inscripción

Informes, inscripciones y lugar de su realización: :
Sede del Programa de formación en ciencias sociales
Instituto de Estudios Peruanos
Dirección: Arnaldo Márquez Nº 2277
Jesús María, Lima 11, Perú.
Teléfono: 202-6291
Correo: cursosiep@iep.org.pe

Para mayor información visitar:
www.iep.org.pe/cursos/

Se entregará syllabus del curso, materiales de lectura y certificado con las
horas académicas dictadas.

En diciembre lanzarán ediciones populares de obras de Vargas Llosa

Obras del escritor peruano Mario Vargas Llosa se venden en ferias populares del Centro de Lima. Foto: ANDINA/Rubén GrándezLima, oct. 27 (ANDINA). En diciembre se lanzarían las ediciones económicas de cuatro de las obras del escritor Mario Vargas Llosa, para permitir que los peruanos de todas condiciones sociales puedan leer los libros del premio Nobel de Literatura 2010, anunció hoy el ministro de Cultura, Juan Ossio.

Manifestó que las conversaciones estaban bastante adelantadas y se gestionaba la exoneración de los derechos de autor para lanzar ediciones económicas de obras como Conversación en la Catedral, Pantaleón y las visitadoras, La ciudad y los perros, y La fiesta del Chivo.

>>> Seguir Leyendo... >>>

“Los derechos de autor es lo que más encarece las ediciones y vamos a vincularlos con empresas privadas, para que nos ayuden a solventar estas ediciones masivas que queremos lanzar”, dijo el ministro.

Sostuvo que el lanzamiento de las ediciones populares se produciría en diciembre, con la llegada del célebre novelista a Perú.

Resaltó que el objetivo es que todos los peruanos puedan disfrutar de las obras del notable escritor.

Remarcó que el premio Nobel de Literatura es uno de los factores que ha revalorizado la cultura en el país.

“No sólo se ha destacado el aspecto creativo de Vargas Llosa, sino también su método de trabajo para escribir”, destacó en declaraciones al canal del Congreso.

El Ministerio de Cultura también llevará a cabo una semana de homenajes en honor a Vargas Llosa, en diciembre.

Ossio confirma que primera piedra de Lugar de la Memoria se colocará la próxima semana

Lima, oct. 27 (ANDINA). El ministro de Cultura, Juan Ossio Acuña, confirmó hoy que la colocación de la primera piedra para la edificación del Lugar de la Memoria se realizará el próximo 4 de noviembre.

“Está muy avanzado el proyecto tanto así que el día 4 de noviembre, que nos está visitando el ministro de Cooperación Alemana, estamos colocando la primera piedra. Vamos a tener una ceremonia a las diez de la mañana en el Lugar de la Memoria”, aseguró.

>>> Seguir Leyendo... >>>

Ossio comentó que ya se cuenta con los fondos, el presupuesto y el diseño necesarios para la construcción del lugar que representará con objetividad y espíritu amplio la violencia terrorista que vivió el Perú durante dos décadas.

“Esperamos tenerlo avanzado en gran parte para que pueda ser inaugurado antes que termine su mandato el presidente Alan García”, expresó.

Resaltó, en ese sentido, el compromiso del pintor Fernando de Szyszlo, presidente de la Comisión de Alto Nivel para el Lugar de la Memoria, con este proyecto.

“Es cierto que lamentamos que no podamos contar con la presencia de nuestro escritor (Mario Vargas Llosa) pero desde afuera nos está apoyando inmensamente para conseguir un poco más de fondos”, agregó.

Además, anunció que hay el compromiso del gobierno de Alemania de remitir “una ayuda adicional” para el Lugar de la Memoria y que también se está a la espera del apoyo de los gobiernos Escandinavos.

“Hay una ayuda adicional del gobierno alemán y estamos esperando ayuda de los gobiernos Escandinavos”, declaró en el canal del Congreso.

Canciller cuestiona a Yale y dice que nunca tuvo interés de devolver piezas de Machu Picchu

Declaraciones del Canciller José Antonio García Belaúnde. Foto:ANDINA / Juan Carlos Guzmán Negrini. Lima, oct. 27 (ANDINA)El canciller José Antonio García Belaunde cuestionó la actitud de la Universidad de Yale y comentó que dicha casa de estudios nunca mostró ningún interés de devolver las piezas arqueológicas de Machu Picchu de propiedad del Perú.

Según estimó, la pretensión de la universidad estadounidense es quedarse con los objetos incas con la excusa de haberlas tenido bajo su poder por mucho tiempo, desde el 1912.

>>> Seguir Leyendo... >>>

“Yo estuve, una tarde, conversando con las autoridades de Yale y nunca mostró Yale la menor intención de acercarse a la posición del Perú, nunca, nunca”, manifestó.

“Habrían decidido quedarse con nuestra propiedad con la excusa de que habían pasado muchos años, entonces yo me quedaba con eso. Es muy descarado lo que ha hecho Yale con esa postura, nunca hubo intención de devolverlas”, agregó.

El ministro de Relaciones Exteriores precisó que el Perú nunca aceptó los términos del memorandum presentado por Yale sobre las condiciones para entregar al país una parte de las piezas incas, en el 2007.

“Y así se le hizo saber a Yale”, acotó en CPN Noticias.

Además, ratificó que el Estado peruano iniciará una campaña política internacional para lograr la devolución de los vestigios incaicos.

Recordó que la Corte de Connecticut, Estados Unidos, está por decidir si el derecho al reclamo del Perú prescribió. La tesis peruana defiende esa prerrogativa porque las piezas salieron del país en calidad de préstamo.

Walter Alva: “No se puede negociar patrimonio nacional” (*)

Por Carlos Navea

¿Se puede negociar Machu Picchu o algún patrimonio de la humanidad que por derecho le corresponde a un país? Evidentemente no, señala el estudioso Walter Alva.

La negociación que la casa de estudios de Yale plantea imponer es entregar al Perú solamente las piezas arqueológicas que ellos valoren en calidad de “museables” y continuar con el estudio de las demás. Si consideramos que la “colección Yale” consta con más de 46 mil piezas, de las cuales sólo 369 están en condiciones de ser exhibidas, su anunciada “negociación” constituye una despiadada burla a los intereses nacionales.

>>> Seguir Leyendo... >>>

Una sola salida

Así lo aseguró a EXPRESO el experto en patrimonio nacional, el arqueólogo Walter Alva, al momento de considerar que repatriar todas las piezas que pertenecen al Perú es la única negociación a la que debemos acceder.

“Si bien las piezas son un bien y un tesoro para toda la humanidad y es un deber que las instituciones las estudien, el Perú debe ser quien las administre, ¿Cuál es la intención que tiene la casa de estudios de retener las piezas que por derecho le pertenecen al Perú?”, se preguntó Alva.

En ese sentido, saludó la buena decisión del presidente Alan García por impulsar que el Estado reasuma el rol de gestionar la repatriación de las piezas emblemáticas de nuestro patrimonio cultural.

Saludo

“Es de gran importancia que el gobierno asuma esta responsabilidad, se trata de piezas que son parte de la historia de cada uno de los peruanos, si bien ellos determinarán cuál es el modo correcto de ejercer nuestro derecho, lo ideal sería no llegar a extremos”, sostuvo.

Por ello, el afamado arqueólogo hizo un llamado a la casa de estudios para optar por la confraternidad y el desarrollo científico en su decisión de entregar a su lugar de origen las reliquias incaicas y no caer en acciones legales que puedan enrarecer la comunión que siempre existió.

Una fórmula justa para el país y el mundo

Alva sugirió que tratándose de una institución académica de prestigio como Yale, el Estado peruano debe agotar los medios de negociación para luego incurrir en acciones legales, favoreciendo así un espíritu de entendimiento entre ambas entidades.

“Estoy seguro que se llegará a un acuerdo para establecer los parámetros de investigación conjunta administrada por el Perú, se puede llegar a una formula en la que se revierta este proceso de conflicto por una situación de cooperación académica científica”, puntualizó.


* Publicado en Expreso, el 28 de octubre de 2010.

Garrido Lecca debilitó la posición peruana (*)

Cuando el ex ministro se encargó de las negociaciones con Yale, suscribió un memorándum que afectó la recuperación de las piezas.

Metió la pata. Cuando hace tres años el entonces ministro de Salud Hernán Garrido Lecca, a pedido del presidente Alan García, encabezó las negociaciones con la Universidad de Yale para recuperar las piezas arqueológicas de Machu Picchu no solo no defendió como correspondía el patrimonio nacional, sino que retrocedió lo avanzado y prácticamente claudicó ante las condiciones de dicho centro de estudios.

>>> Seguir Leyendo... >>>

En conversación con Perú.21, el ex jefe del Instituto Nacional de Cultura (INC), Luis Guillermo Lumbreras, así como las estudiosas del tema María Elena Córdova y Mariana Mould de Pease, precisaron que, el 14 de setiembre de 2007, Garrido Lecca suscribió un memorándum que ponía en desventaja a nuestro país en su lucha por la repatriación de los cerca de cinco mil objetos que Yale se llevó en calidad de préstamo en 1911 y que hasta ahora se niega a devolver.

Lumbreras explicó que, en concreto, el Perú accedía a que la universidad utilice los tesoros peruanos por 99 años más y decida cuáles devolvería al país. También se comprometía a construir un museo en el Cusco para albergar la colección, que debía estar dirigido por Yale. “Esta misma propuesta fue rechazada cuando estuve al frente del INC. Pero Yale esperó el siguiente gobierno y logró que fuera suscrita (por el ex ministro). Hubo incompetencia porque se firmó sin consultar los antecedentes. Se puso en cero lo avanzando”, subrayó.

Córdova, quien dirigió las áreas de Gestión y Defensa del Patrimonio Histórico del INC hasta el 2006, señaló que el memorándum “debilitó” la posición peruana. “El texto está lleno de condiciones que le imponen al gobierno. Se claudicó”, indicó. Asimismo, recordó que a finales del gobierno de Alejandro Toledo ya estaba prácticamente lista una demanda civil, con contundentes argumentos que demostraban, sin lugar a dudas, que las piezas pertenecen al Perú.

La historiadora Mould, en tanto, dijo que el texto fue “tremendamente perjudicial” porque, entre otras cosas, no reconocía el mérito del Perú en la expedición de Hiram Bingham. “Actuaron así por ignorancia y ambición. Creyeron que era una pichanguita y que iban a tontear a la opinión especializada”, expresó.

“FUE INCONVENIENTE”. Pero las voces críticas no provienen solo de personas desligadas del gobierno. Eduardo Ferrero, procurador especial en el juicio civil que, en 2008, el Estado le entabló a Yale, enfatizó que el memorándum fue “inconveniente” para el país. En diálogo con Perú.21, aclaró que el documento fue preliminar y estaba sujeto a una ratificación, que, felizmente, nunca se produjo.

“El señor Garrido Lecca negoció esos términos sin consultar al gobierno ni a los peruanos, y cuando el memorándum fue conocido por el Perú no fue aceptado. Nunca fue un instrumento legal obligatorio, no entró en vigor”, sentenció. Empero, comentó que aunque no tiene valor legal, el texto es usado por Yale como un argumento a su favor y con ello “distorsiona la verdad”.

Fuentes cercanas al ex ministro aprista calificaron de “absolutamente falsas” las imputaciones y aseguraron que el instrumento fue “beneficioso” porque permitió, por primera vez, un inventario de las piezas, que Yale reconociera que eran propiedad peruana y que National Geographic declarara a nuestro favor. “Fue parte de una estrategia”, dijeron a este diario.


La ofensiva peruana

Ante la intransigencia de Yale, el Gobierno lanzó una ofensiva legal e internacional. La campaña incluye una movilización nacional y una denuncia penal en Lima por apropiación ilícita. Paralelamente avanza el juicio civil en Connecticut, EE.UU.

Como parte de esta estrategia, el viceministro de Patrimonio Cultural, Bernardo Roca Rey, destaca, por ejemplo, la carta suscrita a inicios de este mes por 23 de los 43 ex alumnos de Yale en el Perú. En la misiva, dirigida a Richard Levin, vicerrector de asuntos académicos de la universidad, expresan que “Yale debe encontrar una manera rápida y colaborativa para devolver los artefactos mientras que el ambiente político aún se encuentra razonablemente tranquilo”.

De otro lado, frente a la posición del gobierno, Yale afirmó que “esta disputa no puede ser resuelta mediante amenazas” y señaló que la anunciada denuncia penal es un “obstáculo para la solución del conflicto”. Además, se ampara en el memorándum suscrito por Hernán Garrido Lecca, indicando que ahí se ponía fin a la disputa.


* Publicado en Perú 21, el 26 de octubre de 2010.

Ecuador llevará a Unasur pedido peruano para devolución de piezas de Machu Picchu

Loja, oct. 26 (ANDINA). El Gobierno de Ecuador presentará ante la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) el pedido del Perú a la Universidad de Yale, sobre la devolución de piezas arqueológicas de la ciudadela inca de Machu Picchu, anunció hoy el presidente del país norteño, Rafael Correa.

Durante una presentación ante periodistas, luego de suscribir una serie de documentos y clausurar el encuentro presidencial con su par peruano, Alan García, Correa afirmó que esta es una acción que debe tomar Unasur en defensa del patrimonio sacado ilegalmente de nuestras naciones.

>>> Seguir Leyendo... >>>

En ese sentido, destacó este reclamo peruano impulsado por el presidente Alan García, a quien consideró un “gran latinoamericanista y gran político” por buscar siempre el bien público. La demanda peruana es parte de este espíritu americanista de recuperar lo que siempre fue nuestro, afirmó, por eso lo respaldaremos.

Correa resaltó los esfuerzos de integración del mandatario peruano y dijo que “la historia de Ecuador y Perú, pero también de Latinoamérica y el mundo entero lo recordará como el gran latinoamericanista que fue”, incluso por su iniciativa de reducir los gastos en el sector defensa a nivel regional.

Ecuador, por su parte, también lo recordará como un gran integracionista, hermano del Ecuador, y la persona que estableció los cimientos irreversibles de la paz, que exige no sólo tener un papel firmado sino planificar juntos el desarrollo y el compartir como hermanos, agregó.

Correa recordó los años de conflictos que de manera recurrente tenían Ecuador y Perú, así como las muertes innecesarias, los gastos y los retrasos que generaban en el desarrollo común y se felicitó que desde la firma del Acuerdo de Paz de Itamaraty, hace 12 años, ambos países hayan pasado a ser prácticamente una nación.

Lo que ahora tenemos es tal vez un hito en la historia de la humanidad, dos países que absurdamente fueron rivales a pesar de que tienen las mismas razas, culturas, expectativas y necesidades, cambiaron radicalmente esa realidad para actuar ahora como una sola nación y gobierno, en armonía y con total fraternidad, expresó.

El mandatario ecuatoriano destacó también el trabajo realizado hoy en el encuentro presidencial y de ministros. Dijo que las reuniones habían sido reconfortantes, fructíferas e intensamente esperanzadoras porque además de revisar cómo avanza la integración, se han tomado correctivos para que avance con más fluidez.

Tenemos grandes avances, pero aún muchos desafíos, como la libre movilidad de mercancía y personas, como lo establece la CAN desde hace décadas y aún no se ha concretado, por eso nuestros ministros y autoridades ahora tienen el mandato de alcanzar ese propósito en el menor tiempo posible, así como reducir sustancialmente los gastos militares al menos en la frontera común, afirmó.

Los mandatarios y sus gabinetes ministeriales se reunieron por más de tres horas y media en el Hotel Howard Johnson de la ciudad de Loja, y presenciaron luego la firma de convenios y acuerdos bilaterales en diferentes sectores, señala Secretaría de Prensa de la Presidencia de la República.

Esta semana se presentaría demanda contra universidad de Yale, señala Chang

Presidente del Consejo de Ministros, José Antonio Chang. Foto: ANDINA/Norman Córdova.Lima, oct. 26 (ANDINA). El presidente del Consejo de Ministros, José Antonio Chang Escobedo, expresó su seguridad de que el Ministerio de Justicia presentará esta semana la demanda en contra de la universidad de Yale, por no devolver al país las piezas arqueológicas de Machu Picchu que mantiene en su poder.

“Estoy seguro de que en esta semana el Ministerio de Justicia tendrá no sólo la demanda, sino el documento presentado”, respondió Chang a la pregunta por el cronograma establecido para el inicio de la acción legal.

>>> Seguir Leyendo... >>>

Anotó que el único acuerdo amigable que puede existir con dicha universidad es la devolución de las piezas, y aclaró que este es un tema que no compromete para nada al gobierno de Estados Unidos.

La universidad de Yale, aclaró, no puede atribuirse una propiedad sobre un supuesto patrimonio que en realidad le pertenece a Perú.

“No entiendo que ellos se sientan amenazados cuando se presenta un recurso legal que se establece a través de las leyes.”

En ese sentido, enfatizó que Perú va a recurrir a todas las instancias legales que permitan la repatriación del mencionado patrimonio cultural.

“Hicimos un planteamiento que está en marcha, sobre la necesidad de que, próximos al centenario del descubrimiento de Machu Picchu, nuestro patrimonio histórico, que es no sólo de la Nación sino del mundo, se encuentre intacto y que bajo ningún pretexto se posean en el exterior reliquias que le pertenecen a Perú.”

Chang aclaró que la correspondiente demanda será contra quienes resulten responsables de esa apropiación ilícita.

Precisó también que el memorándum suscrito durante la gestión del ex ministro Hernán Garrido Lecca no comprometió a Perú, en la medida en que –en todo caso– se hubiera necesitado ratificar ese documento.

“Lo que el ex ministro Garrido Lecca hizo en su época no tiene la calidad de algo que comprometa al Estado peruano; seguramente era la voluntad que en ese momento expresaron las partes.”

Recalcó que hoy la posición del Gobierno es que se iniciarán las acciones legales para recuperar el ciento por ciento de nuestro patrimonio cultural, que en forma irregular está en manos de una universidad privada estadounidense.

Insistió en que el gobierno de Estados Unidos no tiene nada que ver en el asunto.

“Es más, en algunos casos éste ha tenido la decencia de devolver piezas que iban a ser subastadas por organismos privados; por lo tanto yo excluyo de esta situación al gobierno y al pueblo estadounidenses, y la centro exclusivamente en una universidad, que, lejos de reconocer la importancia cultural de nuestro patrimonio, toma otra actitud.”

Chang Escobedo formuló estas declaraciones en una conferencia de prensa que ofreció tras sustentar en la Comisión de Presupuesto del Congreso los montos presupuestales asignados a los sectores de Educación y de la PCM, para el ejercicio fiscal del próximo año.

Perú confía en que Corte de EEUU desestimará pedido de prescripción presentado por Yale

Lima, oct. 26 (ANDINA). Perú confía en que la corte de Connecticut, Estados Unidos, desestimará la demanda de prescripción presentada por la universidad de Yale respecto al derecho a reclamo del país sobre las piezas arqueológicas de Machu Picchu, aseveró hoy el procurador del Estado en el caso, Eduardo Ferrero.

Indicó que existen documentos suficientes que acreditan la procedencia incaica y peruana de los vestigios, en poder de la universidad estadounidense desde 1912.

>>> Seguir Leyendo... >>>

“Al acreditarse que son piezas peruanas y que salieron del país en calidad de préstamo, Perú no pierde su derecho a reclamo, eso no prescribe, por consiguiente, la corte de Connecticut tendrá elementos suficientes para desestimar la demanda de Yale.”

Manifestó que es probable que el tribunal estadounidense se pronuncie sobre el pedido de Yale a fines de año o en enero de 2011.

“Y confiamos en que nos den la razón, porque las piezas son peruanas y de eso hay pruebas suficientes.”

Consideró, además, que el comunicado de la universidad de Yale, tras conocer que Perú iniciará una campaña de reclamo, “distorsiona la realidad”, pues, dice estar dispuesto a negociar la devolución de las piezas incaicas, pero imponiendo condiciones inaceptables para el país.

Calificó de absurdas las pretensiones de Yale de sólo devolver parte de los objetos arqueológicos incaicos y quedarse con la mayoría de los vestigios, a los que tendríamos acceso sólo por convenio de investigación.

“Lo cual es inaceptable y absurdo (…), ese comunicado de Yale tiene elementos que distorsionan la realidad (…), esperemos que Yale entre en razón en un tema que es política de Estado, ya que el Gobierno de Perú reclama las piezas de manera legítima”, declaró en TVPerú.

Refirió que Hiram Bingham se llevó de Perú las piezas arqueológicas de Machu Picchu entre 1912 y 1916 a pedido de la universidad de Yale como préstamo, bajo la condición que las piezas fueran devueltas, conforme a dos resoluciones supremas que así lo autorizaron.

“Por lo tanto, la acción judicial que Perú sigue contra la universidad de Yale es totalmente legítima conforme a la ley peruana y la estadounidense”, subrayó.

Yale manifiesta estar dispuesta a solucionar devolución de piezas de Machu Picchu sin juicios

New Haven, oct. 25 (ANDINA). La universidad estadounidense de Yale, manifestó hoy a través de una declaración que está dispuesta a buscar una solución que no incluya juicios para la devolución de las piezas arqueológicas de Macchu Picchu al Perú, que refleje “los intereses de ambas partes”.

“Si la amenaza es retirada, la Universidad de Yale permanece preparada para resolver esta disputa en una manera que refleje los intereses de ambas partes”, indicó la universidad.

>>> Seguir Leyendo... >>>

En la víspera, el Presidente de la República, Alan García, expresó que se iniciará un juicio penal contra la referida universidad y su rector, para que las piezas arqueológicas que el descubridor de Machu Picchu, Hiram Bingham se llevara en calidad de estudio hace 100 años, sean devueltas al Perú.

La universidad de Yale, consideró como un obstáculo para la solución del conflicto una medida judicial, y reafirmó su disposición a entablar negociaciones.

La institución educativa estadounidense afirmó que “respeta los intereses del Perú en el material arqueológico de Macchu Picchu”, pero, manifiesta que tiene un deber con las instituciones académicas y culturales de todo el mundo para reconocer sus importantes contribuciones al estudio y comprensión de todas las culturas.

“Yale continúa creyendo que esta disputa puede ser resulta de una manera que promueva y preserve los intereses de todas las partes involucradas”, subrayó.

Refirió que en septiembre de 2007, ambas partes firmaron un Memorándum de Entendimiento para la solución del conflicto.

También señaló que posteriormente el gobierno peruano demandó civilmente a la Universidad ante los tribunales estadounidenses “donde se encuentra pendiente una petición de Yale para el archivo de la causa”.

“Aún después de haber sido demandada, la Universidad continúa creyendo que una colaboración constructiva, que involucre el retorno de las piezas de calidad museable, y acuerdos que faciliten el acceso mutuo al material de investigación de interés para los académicos, sería lo más beneficioso para todas las partes involucradas”, indicó el comunicado.

National Geographic da la razón al Perú en reclamo a Yale, afirma procurador Ad Hoc Ferrero

Eduardo Ferrero CostaLima, oct. 25 (ANDINA). El doctor Eduardo Ferrero, procurador Ad Hoc del Perú en el juicio contra la universidad de Yale para la devolución de las piezas de Machu Picchu, señaló que la prestigiosa National Geographic Society da la razón al Perú en su reclamo ante la referida institución educativa.

“La National Geographic Society sostiene en declaraciones públicas, y esto consta en el juicio que seguimos contra Yale, que todas las piezas son peruanas y que deben ser devueltas al Perú y que Yale tiene el compromiso de devolverlas”, declaró a Andina.

>>> Seguir Leyendo... >>>

Refirió que la expedición del estadounidense Hiram Bingham, que descubrió Machu Picchu el 24 de julio de 1911, fue realizada con el auspicio de la Universidad de Yale, y la National Geographic Society.

“Es decir, uno de los dos socios que auspiciaron la expedición de Bingham, expresamente reconoce que deben ser devueltas al Perú todas las piezas, y eso es importante destacarlo, por la seriedad de la National Geographic Society”, indicó.

Indicó que confía que el juez de la corte federal del estado de Connecticut, donde se realiza el juicio para recuperar las piezas, de la razón al Perú por los argumentos sólidos que ha presentado.

Refirió que Hiram Bingham se llevó del Perú las piezas arqueológicas de Machu Picchu entre los años 1912 y 1916, a pedido de la universidad de Yale como préstamo, bajo la condición que las piezas fueran devueltas, conforme a dos resoluciones supremas que así lo autorizaron.

“Por lo tanto la acción judicial que el Perú sigue contra la universidad de Yale es totalmente legítima conforme a la ley peruana y la estadounidense”, subrayó.

Recordó que el decreto de 1912 emitido por el gobierno peruano, autorizaba a Yale llevarse las piezas por 18 meses, y el decreto de 1916 indicaba que debían ser devueltas bajo el requerimiento del Estado peruano.

Ferrero, señaló que lo único que ha devuelto la universidad de Yale son restos humanos encontrados en los alrededores de Machu Picchu, pero que nunca cumplieron con entregar las piezas arqueológicas encontradas en la ciudadela inca.

“Lo que tiene que hacer es simplemente cumplir con su palabra empeñada desde hace casi 100 años, entregar todas las piezas de Machu Picchu que fueron dadas en condición de préstamo, con fines de investigación”, dijo.

Asimismo, desestimó el argumento de la universidad de Yale ante el juzgado federal de Connecticut, el cual sostiene que el derecho del Perú ha prescrito.

“Eso no es cierto, el Perú no ha perdido ningún derecho por prescripción, tal como equivocadamente sostiene la universidad de Yale”, subrayó.

Argumento de universidad de Yale sobre memorando para resolver disputa no es cierto, señalan

Perú inició oficialmente demanda contra U. de Yale por la devolución de piezas arqueológicas extraídas de ciudadela Machu Picchu. Foto: Andina/ArchivoLima, oct. 25 (ANDINA). El procurador Ad Hoc del Perú para el juicio contra la Universidad de Yale, Eduardo Ferrero, para la devolución de las piezas de Machu Picchu, afirmó hoy que no es cierto el argumento de la universidad estadounidense que disputa debe resolverse en el marco de un Memorando de Entendimiento de 2007.

“Eso no es cierto, primero que ese memorando no obligaba al Perú ni a Yale, era un memorando de principios de lo que podía ser después un acuerdo que sería negociado entre las partes, era un documento sujeto a ratificación”, declaró a Andina.

>>> Seguir Leyendo... >>>

La universidad de Yale expresó hoy a través de una declaración que firmaron con el Perú en septiembre de 2007 un Memorándum de Entendimiento que ponía fin a la disputa y “se constituía en un modelo para la resolución alturada de conflictos concernientes al patrimonio cultural”

“No es un memorando que obligaba a ninguna de las dos partes en ese momento, ese memorando no está vigente ni mucho menos, además era inconveniente para el Perú, por eso no fue aceptado por el gobierno peruano con toda razón”, dijo Ferrero.

Entre los motivos inconvenientes en el memorando, la universidad de Yale argumentaba que antes de devolver algunas piezas que ellos denominan de exhibición o “museables”, que no son la gran mayoría de lo que se reclama, condicionaba la construcción de un museo.

“Lo cual es inaceptable, son piezas peruanas que Yale tienen que entregar sin condición alguna. Perú tiene capacidad de sus museos, soberanía y derecho y criterio para decidir qué hace con las piezas y no sujetas al condicionamiento previo y futuro de la construcción de un museo”, afirmó.

Asimismo, señaló que lo más grave en el referido memorando de entendimiento, era que Yale pretendía quedarse con una gran cantidad de piezas, por 99 años más,

“Eso es ridículo, absurdo, inaceptable, ¿cómo se va a negociar con Yale para que se quede con una gran parte de las piezas por 99 años más en calidad de usufructo? Eso es inaceptable”, dijo.

En tercer lugar, indicó que el memorando sostenía que si se producía un acuerdo final, y si hubiera alguna controversia entre Yale y el Perú, esa situación sería resuelta de acuerdo a las leyes y tribunales de Connecticut, Estados Unidos,

“Lo cual es inaceptable, un país soberano como es el Perú, y por tratarse de piezas que pertenecen al Perú y no a Yale” subrayó.

En la víspera, el Presidente de la República, Alan García, expresó que se iniciará un juicio penal contra la referida universidad y su rector, para que las piezas arqueológicas que el descubridor de Machu Picchu, Hiram Bingham se llevara en calidad de estudio hace ya cerca de 100 años, sean devueltas al Perú.

“El presidente Alan García ya lo ha manifestado, el Perú estudia una acción penal contra la universidad de Yale, que es un derecho legítimo de analizar esa posibilidad” subrayó.

Ministro Ossio buscará apoyo de Vargas Llosa para devolución de piezas de Machu Picchu

El escritor peruano Mario Vargas Llosa y el ministro de Cultura, Juan Ossio. Foto: ANDINA / Rubén Grández/ArchivoLima, oct. 24 (ANDINA). El ministro de Cultura, Juan Ossio, adelantó que solicitará al escritor peruano Mario Vargas Llosa, ganador del premio Nobel de Literatura 2010, apoyar la campaña que se iniciará para lograr la devolución de las piezas arqueológicas de Machu Picchu en poder de la Universidad de Yale.

Indicó que si bien el afamado novelista tiene una agenda muy recargada, hablará con él para que acceda a apoyar los esfuerzos del Estado peruano.

>>> Seguir Leyendo... >>>

“Sí lo he pensado, no quiero comprometerlo porque está saturado con lo del premio Nobel, pero conversaré en él en algún momento y quizá pueda escribir alguna nota, artículo o emitir declaración al respecto”, indicó en declaraciones a la Agencia Andina.

Mencionó que primero le informará al afamado escritor de todas las acciones realizadas por el gobierno peruano para que las piezas retornen al país.

El presidente del Consejo de Ministros, José Antonio Chang Escobedo, anunció que el gobierno iniciará las acciones legales correspondientes, que incluye una eventual denuncia penal, contra la Universidad de Yale, por no devolver el patrimonio arqueológico.

Según precisó, la Cancillería y el Ministerio de Justicia se encuentran evaluando estas acciones y contra quienes se presentarían las denuncias correspondientes.

Ossio consideró que en este tema la opinión de Vargas Llosa, por su prestigio mundial y peso intelectual, sería muy importante para conseguir el objetivo.

El ministro recordó que hasta los ex alumnos de la mencionada casa de estudios están de acuerdo en el retorno de las piezas arqueológicas.

La Universidad de Yale tiene en su poder diversas piezas arqueológicas encontradas en la ciudadela inca por el explorador estadounidense Hiran Bingham, quien es señalado como uno de los primeros occidentales en entrar en contacto con esta ciudada pre hispánica.

Perú denunciará a Universidad de Yale por no devolver piezas de Machu Picchu

Jefe del Gabinete, Jose Antonio Chang, en las instalaciones de RPP Foto: ANDINA/Cesar García. 23/10/2010Lima, oct. 23 (ANDINA). El gobierno iniciará las acciones legales correspondientes, que incluye una eventual denuncia penal, contra la Universidad de Yale, ubicada en los Estados Unidos, por no devolver las piezas de Machu Picchu que tiene en su poder anunció el presidente del Consejo de Ministros, José Antonio Chang Escobedo.

Según precisó, la Cancillería y el Ministerio de Justicia se encuentran evaluando estas acciones y contra quienes se presentarían las denuncias correspondientes.

>>> Seguir Leyendo... >>>

En ese sentido, dijo que de insistir Yale en su negativa de devolución de las piezas arqueológicas, el Perú pondrá en marcha una agresiva campaña mediática para recuperar dichos objetos arqueológicos incaicos.

Refirió que el gobierno peruano ha sostenido conversaciones a nivel diplomático y a través del Instituto Nacional de Cultura con las autoridades de la universidad estadounidense, pero sin llegar a ningún acuerdo.

Indicó que las tratativas no tuvieron ningún resultado concreto debido a la falta de voluntad de la Universidad de Yale “de acercar a una solución de devolver estas piezas”.

“En ese sentido, el gobierno esta evaluando la denuncia penal al presidente de la Universidad de Yale por tener piezas de manera irregular en su universidad”, manifestó en RPP.

“Hay una decisión del gabinete, del Consejo de Ministros, y estoy seguro que en este momento están evaluando en qué instancia van a plantear la denuncia”, agregó.

Chang, además, informó que se iniciará un reclamo mediático con mensajes alusivos a la devolución de las piezas colocados en los aeropuertos y ruinas arqueológicas como el Machu Picchu.

“Donde tengamos que poner: “Yale devuelve las piezas al Perú”, la vamos a poner, si es necesario en Machu Picchu, en el Cusco, en los aeropuertos, porque no es posible que ni siquiera exista la buena voluntad de la universidad de Yale de ofrecer una solución a este problema”, refirió.

Ministro Ossio dialogará con autoridades de Yale sobre devolución de piezas arqueológicas

Ministro de Cultura, Juan Ossio, declara a la prensa. Foto: ANDINA/Víctor PalominoLima, oct. 21 (ANDINA). El ministro de Cultura, Juan Ossio, informó que aproximadamente en dos semanas viajaría a Estados Unidos para entrevistarse con las autoridades de la universidad de Yale, a fin de tratar de conciliar la devolución de las piezas de Machu Picchu.

“Pensamos viajar a Estados Unidos; voy a pedir una cita con el presidente de la universidad, que es el equivalente del rector, para tener una conversación con él. Mi planteamiento será que no hay que pelear, traigamos todas las piezas a Perú, construyamos un local en conjunto y que sea un espacio de cooperación entre científicos”, dijo en declaraciones a la Agencia Andina.

>>> Seguir Leyendo... >>>

Indicó que la fecha exacta del viaje aún no está definida, pero posiblemente sea en dos semanas más, cuando se hagan las coordinaciones respectivas con las autoridades de esa casa de estudios.

Ossio Acuña destacó que la posición peruana sobre el retorno de las piezas de Machu Picchu cuenta con el apoyo de diversos sectores, como el de los ex alumnos de Yale.

“Estamos en estos momentos en una etapa en la que el procurador ve la parte judicial, ya hubo una primera audiencia en Estados Unidos y ahora tratamos de convencer a las autoridades de Yale, pero tenemos a los ex alumnos que están a nuestro favor y abogan por nosotros.”

El ministro agregó: “Por toda esta presión que se les está ejerciendo creo que tendremos un buen resultado.”

Perú reclama a la universidad de Yale la devolución de las piezas arqueológicas de Machu Picchu que fueron llevadas a Estados Unidos por el explorador Hiram Bingham, quien fue el primer occidental que tuvo contacto con la ciudadela incaica, en 1911.

La citada casa de estudios se niega a devolver esas piezas, por lo que el caso ha ingresado a una fase judicial.

El Guernica del 2011

La tarde del 26 de abril de 1937 aviones de la “Legión Cóndor” alemana arrasaron con el pueblo vasco de Guernica. Escuadrillas de bombarderos Heinkel 111 y Junkers 52 soltaron sobre la histórica villa más de tres mil bombas incendiarias, ametrallaron a los pocos civiles desconcertados que encontraron en las calles y destruyeron el histórico casco urbano de la ciudad del que se salvó, afortunadamente, el ayuntamiento y su centenario árbol donde se juraban los fueros desde cientos de años antes. Cerca de tres horas utilizó la aviación alemana para dejar el casco histórico de la villa reducida a cenizas y escombros.

>>> Seguir Leyendo... >>>

Cuando el horror de la matanza hubo pasado, inmediatamente el Ejército Nacional de Franco negó los hechos y echó la culpa de la destrucción de la ciudad al Ejército de la República, de quien dijo que había quemado la villa para culpar de ello a las tropas nacionales. Cuando se hizo evidente que sus aliados alemanes, ayudados por los italianos, habían sido los responsables, empezaron a publicar informes y reportajes de que lo acontecido en Guernica era consecuencia de la política de ‘tierra arrasada’ que en su desesperada huida practicaba el Ejercito de la República. Cuando fue imposible seguir negando lo evidente, se impuso una ley de silencio sobre el bombardeo de Guernica que duró lo mismo que duró el franquismo: cuatro décadas. Semejante atrocidad inspiró el que tal vez sea el cuadro más conocido e importante de la historia del siglo XX: el Guernica de Picasso, pintado el mismo año de la tragedia y que también durante décadas estuvo prohibida su imagen en España.

Transcurrido el tiempo, historiadores de la Guerra Civil española y de la Segunda Guerra Mundial coincidieron en señalar que la importancia estratégica de Guernica (salvo el de su valor simbólico) era nula y que semejante destrucción solo era posible de entender como el ejercicio previo, la prueba de ensayo real y mortífera de lo que luego vendría después: bombardeos masivos y precisos, blancos civiles como objetivos, destrucción generalizada para desmoralizar a la tropa y a las poblaciones. Y, especialmente, probar la eficacia de los pilotos alemanes.

Hasta aquí las rememoraciones. Quiero detenerme ahora en dos hechos significativos de esta triste historia: la contumaz negación de un hecho evidente y la perpetración de ese hecho como ensayo de otro mayor y más abominable.

Se ha vuelto un lugar común decir que la historia nos sirve para aprender de los errores del pasado y no repetirlos. Un axioma que ha perdido todo sentido si nos detenemos a considerar la cantidad de yerros que a diario cometemos, de manera especial nuestros políticos. Más aún, estos van en contra y a sabiendas de cualquier enseñanza de ella. Más cercano a la realidad resulta decir que el presente está impregnado de pasado. Que lo ocurrido ayer no solo puede ocurrir nuevamente, sino que las lecciones que nos deja el pasado, o no las aprendemos o las aprendemos mal. Peor aún, que no las queremos aprender.

Viendo los continuos reportes de la ONPE, sus tira y afloja hacia atrás y hacia adelante sobre el conteo de votos y cómo este, cada vez más lento y más sospechoso, un día acorta la distancia entre la real vencedora y su contrincante y al otro la devuelve a la delantera, no puedo evitar recordar la ‘mentira’ de Guernica. De ahí la rememoración de aquel hecho.

Lo que está perpetrando la ONPE es la legalización de un descarado fraude, la violación por vía oficial y oficiosa de la voluntad popular. Pero no con la intención de hacer ganar a una en desmedro de la otra, sino cómo ejercicio de la posibilidad de cometer otro más grande ante la vista y paciencia de todos nosotros y negarlo por más evidente que este sea.

Aquí lo que está en juego es la credibilidad de una institución, la manera en que esta opera y cómo, en el siglo de las computadoras y la eficiencia organizacional, su proceder nos ha devuelto al tiempo de las cavernas.

Mellando la credibilidad de esta, incrustando en la mentalidad colectiva la idea de que es ineficiente, lenta y sorpresiva, se habrá completado el delito mayor que es el que este gobierno, sus aliados y el fujimorismo pretenden cometer el próximo año. El viejo dicho de Lourdes Flores (“me ganaron en las mesas, no en las urnas”) fue la fórmula feliz, y oficial, que encontraron para torcer los resultados que no coinciden con sus intereses.

Una prueba más de lo que se afirma lo constituye el hecho, soberbio y lenguaraz, que cometió el presidente hace un par de meses cuando dijo que él podía hacer perder (o ganar, según convenga) a quien él quisiera. Lo que está sucediendo con la ONPE y sus cada vez más extraños reportes (tímidos, solapados, de prueba, midiendo nuestra reacción) es la comprobación de su arrogante desliz.

La ONPE no quiere hacer ganar a Lourdes a la fuerza. Sus personeros no defienden ni el voto popular y ni el sacrosanto sistema jurídico y electoral. Nadie retrasa nada para darle tiempo a un mafioso que no sabe cometer bien sus fechorías, a ocultar las pruebas de estas. Lo que todos hacen, en contubernio vil o como simples tontos útiles, es preparar el fraude mayor que se cometerá el próximo año. Ténganlo presente porque lo negarán, como negaron el bombardeo de Guernica, por más humeantes que sean las pruebas.

Ganarán en las mesas, no en las urnas. Estamos avisados.

Presentan segundo sello conmemorativo del grupo Bicentenario

El día 25 de octubre de 2010 a las 13,00 h el Secretario de Estado de Asuntos Exteriores e Iberoamericanos, Juan Pablo de Laiglesia, y la Directora Comercial y Marketing de Correos, Benigna Cano, presentaron en el Palacio de Viana, un sello de la serie “Efemérides” que conmemora el Bicentenario de la Independencia de las Repúblicas Iberoamericanas. Es el segundo sello de esta serie filatélica dedicado al Bicentenario, una conmemoración de ámbito internacional promovida por los países americanos miembros del llamado Grupo Bicentenario y España.

>>> Seguir Leyendo... >>>

El sello conmemorativo tiene un valor facial de 0,78 euros y entró en circulación el día 11 de octubre, con una tirada de 315.000 ejemplares. Su diseño reproduce el logotipo del Grupo con la inscripción “200 Libres y Unidos” y muestra el colorido de las banderas iberoamericanas, como alusión al impulso de todos los países implicados.

Está impreso en huecograbado, en papel estucado, engomado y fosforescente. Tiene un dentado de 13 ¾, horizontal y 13 ¼ vertical, un formato de 40,9x 28,8 mm. (horizontal) y una presentación de 25 efectos por pliego.

En busca de Blanco White

No he ido todavía a la reciente Feria del Libro de Miraflores, pero todo parece indicar que en esta ocasión será, como debe de ser, más libro y menos feria. Esperemos que sí. En todo caso, una prueba de ello lo constituye las novedades editoriales que debieran recaer por estos lares y por las que generalmente debemos esperar de seis a ocho meses. En ese sentido, son muy pocos los títulos que abrigo la esperanza de poder encontrar de los muchos que se publican en el extranjero (especialmente en España) en la feria. Pero hay uno en particular que deseo fervientemente alguien haya decidido traer. Me refiero a "Blanco White, El Español y la independencia de Hispanoamérica" de Juan Goytisolo. Una auténtica novedad en muchos sentidos.

Son muy pocos entre nosotros los que conocen o conocen mal el nombre de José María Blanco White (entre los que me incluyo), producto de un olvido al que fue condenado, en su tiempo, este escritor español del siglo XIX pionero en el apoyo a las independencias americanas en su alzamiento contra la metrópoli. De ahí la importancia, literaria e intelectual, de rescatar su obra y que Goytisolo ha realizado oportunamente y eficazmente, según las auspiciosas reseñas que conocemos del libro.

"Pintura de los Reinos", un nuevo relato de la pintura en el mundo hispánico (*)

Juan Martín Cabezalero, Comunión de Santa Teresa, ca. 1670. Óleo sobre tela. Col. Fundación Lázaro Galdiano, Madrid, España. c. Fundación Lázaro GaldianoMila Trenas Madrid, 25 oct (EFE).- "Pintura de los Reinos. Identidades compartidas en el mundo hispánico", propone la búsqueda de una visión actualizada sobre la transmisión de los modelos pictóricos desde España a los virreinatos de Nueva España y Perú durante los siglos XVI y XVII.

Y lo hace a través de la reunión de un conjunto de obras sin precedentes que han sido seleccionadas por el hispanista estadounidense Jonhatan Brown para esta exposición que inaugurará esta tarde la Reina Sofía acompañada por Margarita Zavala, esposa del presidente de México.

>>> Seguir Leyendo... >>>

El centenar de pinturas que forman la muestra, promovida por Fomento Cultural Banamex de México en colaboración con la Sociedad Estatal de Conmemoraciones Culturales, se exhiben en el Palacio Real, donde se muestran 68 obras, y en el Museo del Prado, con 36 pinturas.

Estas obras, prestadas por cuarenta instituciones de nueve países, ofrecen una nueva visión no solo de las relaciones de España y sus territorios, sino una revisión de los modelos que han dominado la historia del arte.

"Pintura de los Reinos" es parte de un ambicioso proyecto cuyo resultado ha sido esta exposición y la publicación, tras casi una década de investigaciones, de cuatro volúmenes sobre el arte pictórico en el ámbito hispánico.

En lugar de trabajar "con la herencia del siglo XIX que establecía diferentes escuelas, nosotros trabajamos con el concepto de áreas o campos de cultura y esta exposición trata del campo definido por los territorios de la monarquía española", comentó durante la presentación Jonathan Brown.

Según el comisario, en el discurso de la muestra se ha seguido un camino "que empieza en Amberes y acaba en Potosí. Se estableció una red de conexiones de artistas, frailes, nobles, que viajaban constantemente". Se trata, por tanto, de reinventar la visión del pasado "y hacerlo con obras muy importantes".

Las pinturas llegan a Sevilla y desde allí a América, "donde también reciben las influencias de Oriente a través de Filipinas.

Esta influencia se puede contemplar en los biombos, de los que en esta exposición hay una buena muestra".

Esta "nueva forma de mirar al pasado" se ha dividido, en el Palacio Real, en tres grandes secciones que comienzan con un repaso por la historia de la pintura española del siglo XVI y XVII, nutrida principalmente por la italiana y la flamenca.

En este espacio se exhibe un gran biombo de Juan Correa, junto a obras de Berruguete, Juan de Juanes, Zurbarán o Francisco Rizzi, entre otros.

El segundo ámbito refleja la transmisión del lenguaje pictórico hacia la Nueva España y el virreinato de Perú a través de maestros europeos que llegaron a los territorios americanos y desarrollaron allí parte de su carrera, como Angelino Medoro o Andrés de La Concha.

La parte más amplia está dedicada a las identidades compartidas y sus variedades locales, mostrando las coincidencias del lenguaje pictórico así como las particularidades que va adquiriendo en cada región. "A través de las yuxtaposiciones que hemos planteado se pueden contemplar los puntos en común y las diferencias", agregó.

Para ello, se exponen series de cuadros de pintores de uno y otro lado con temas comunes, como vírgenes, crucifixiones, adoraciones, arcángeles, retratos o escenas de la conquista.

Entre los numerosos artistas presentes en este espacio se encuentran Rubens, Juan Carreño de Miranda, Juan Correa, Murillo, Baltasar de Echave Ibía o Cristóbal de Villalpando.

En la sede del Museo del Prado se podrán contemplar pinturas que inciden en identificar un lenguaje común y al mismo tiempo las particularidades locales, con "obras sobresalientes, muchas nunca vistas", recordó Brown.

En opinión de Miguel Zugaza, director del Prado: "con retraso nos sumamos a los estudios que se han emprendido en Latinoamérica con los que se han construido nuevas narraciones y una visión actualizada sobre la transmisión de los modelos pictóricos", y lo hacemos con "un conjunto de obras sin precedentes en nuestro país.

Una de las principales promotoras del ambicioso proyecto ha sido Cándida Fernández, directora de Fomento Cultural Banamex, para quien la muestra trata "del basto territorio común donde la cultura funcionó como factor integrador de la monarquía española. La exposición comienza por lo que nos une para luego estudiar lo que caracteriza a cada región".


* Publicado en ABC.es, de españa, el 25 de octubre de 2010.

En más de 40% crecieron visitas a Museo de Arqueología de Trujillo

Trujillo, oct. 25 (ANDINA). El Museo de Arqueología, Antropología e Historia de la Universidad Nacional de Trujillo (UNT) registra un incremento de visitas del 42 por ciento en lo que va de 2010, informó su promotora turística, Lily Chávez Otero.

El recinto museográfico, que actualmente ocupa las instalaciones de la casona Risco, ubicada en el Centro Histórico de la ciudad norteña, registró entre enero y setiembre 9,188 visitas, precisó.

>>> Seguir Leyendo... >>>

De los últimos reportes,detalló que 4,957 fueron turistas, entre nacionales y extranjeros, y 4,231 fueron escolares.

Chávez recordó que desde inicios de año, se ampliaron los horarios de atención de lunes a sábado de 09:00 a 17:00 horas y los domingos y feriados de 09:00 a 13:00 horas.

“Esta iniciativa ha promovido que el flujo de visitantes incremente notablemente. Esta disposición ha sido acompañada de la promoción turística en la población escolar”, explicó.

Remarcó que buscar convertir al museo en un ente dinámico para que el visitante vea en su recorrido el proceso de evolución cultural del hombre en la costa norte del Perú ya que la exposición abarca desde el hombre de Paiján hasta la influencia inca en los Chimú.

Adelantó que próximamente serán abiertas cuatro salas nuevas para exposiciones temporales.

Presentan exposición Los Originales de José Uriel García

Lima, oct. 25 (ANDINA). La Casa Museo José Carlos Mariátegui presentará este lunes 25, la exposición Los originales de José Uriel García, en la que se podrá apreciar su máquina de escribir, su bastón tallado con motivos cusqueños, cartas, fotografías, publicaciones, entre otros objetos personales.

Esta exposición documental en homenaje al insigne escritor indigenista, es posible gracias a la generosa colaboración de Uriel García Cáceres, hijo del homenajeado.

>>> Seguir Leyendo... >>>

Cusqueño de nacimiento, José Uriel García es uno de los pensadores más originales de la corriente indigenista en la década de 1920, quien en 1930 publicó su famoso libro El nuevo indio.

En él presentó una visión sobre el habitante de los Andes distinta a la que ofrecía Luis E. Valcárcel, que pronosticaba una inminente y tumultuosa Tempestad en los Andes.

Uriel García, junto a Valcárcel y otros intelectuales cusqueños, impulsaron un cambio sustancial en la forma y los contenidos de enseñanza en la tradicional Universidad San Antonio de Abad del Cusco, cuando era su rector Albert Giesecke, en 1909, es decir, antes de la famosa Reforma Universitaria de Córdoba, Argentina (1918).

García fue director de la Biblioteca de dicha universidad y también ingresó a la política al ser elegido congresista por el Cusco.

José Uriel García nació en el mismo año que Mariátegui, 1894 (8 de setiembre) en San Sebastián (Cusco), y murió en 1965 (27 de julio) en Lima.

Otras obras importantes de García son Machupicchu, El Arte Inkaiko en el Qosqo – Tesis Universitaria, Universidad San Antonio Abad del Cusco, Guía Histórico Artística del Cusco, La ciudad de los Incas, Cusco y Pueblos y Paisajes Sud-Peruanos.

La muestra se puede apreciar a las 19:00 horas en la galería de la Casa Museo José Carlos Mariátegui, ubicada en el jirón Washington Nro. 1946, Cercado de Lima. El ingreso es libre.

Presentan libro sobre la Guerra del Pacífico

Sobre ciertas entrevistas a historiadores

De un tiempo a esta parte, las entrevistas a historiadores ya consagrados por parte de jóvenes investigadores que inician su carrera, y que en gran medida toman a los primeros como modelos a seguir, está teniendo un significativo auge. Conozco, personalmente, el caso de tres estudiantes de historia que han realizado entrevistas a historiadores que aún permanecen inéditas y el de otra que circula en YouTube que si bien son significativas para conocer intereses y tendencias, no dejan de poner en evidencia una entendible y justificada admiración del discípulo al maestro que muchas veces acalla la voz crítica que todo historiador debe sostener. O, lo que es peor aún, lo mal preparados que, en algunos casos, están nuestros jóvenes historiadores. Quiero pensar, por el buen nombre y futuro de nuestra historiografía, que es lo primero y no lo segundo el fundamento de que muchas entrevistas se queden en la simple pregunta-respuesta, y que la obligada réplica del entrevistador cedió paso a la admiración sin límites.

>>> Seguir Leyendo... >>>

Se podrá decir, en defensa de muchos 'entrevistadores', que muchas veces la poca o nula preparación que los historiadores reciben para la realización de una correcta entrevista se debe a que la historia oral, por ejemplo, no está muy de moda entre nosotros actualmente. También que la Internet y la Wikipedia ya completaron su estropicio cuando es una legión los que no quieren o no saben leer un periódico o una revista, ni mucho menos saben descubrir entre líneas lo que se lee o escucha porque solo hace falta hacer clic para obtener la respuesta a un qué, un cuándo y un cómo de alguna cuestión de la que se desconoce todo o apenas ha oído hablar (Vilar solía decir que lo primero que nos enseña la historia es a leer un periódico).

Pero la situación es mucho más grave aún si a ella le sumamos la osadía.

Osados son todos los que se sientan frente a un historiador sin la mínima preparación para hacerle las preguntas correctas (o incorrectas) y que esperamos encontrar al abrir un diario, una revista o un blog. De seguir así las cosas, que no nos extrañe que las entrevistas que leamos de ahora en adelante sean simples espacios para satisfacer el ego de entrevistador y entrevistado. Cero crítica, cero réplica y mucho ego. La síntesis de la cultura de nuestro tiempo: lecturas fáciles para lectores fáciles (¿De la historia también?).

Si las entrevistas a los historiadores siguen haciéndose con esa voluntad de acomedidos con que se viene haciendo; si los jóvenes historiadores siguen convencidos que entrevistar a un historiador les permite sentirse sus iguales ahorrándose años de lecturas e investigación; si siguen, digo yo, mostrando a diestra y siniestra estos ejercicios de falta de crítica, nulas lecturas, incapacidad para la réplica y la contestación, entonces será mejor que empecemos a buscar a los culpables (responsables es muy poco decir) que les hicieron creer que una entrevista es tan fácil de realizar como preguntar: "¿De qué trata su libro?".

Entrevista a Heraclio Bonilla

Hemos recibido, como colaboración para la sección Firmas, la siguiente entrevista al historiador Heraclio Bonilla realizada por el bachiller en Historia Christian Anthony Rodriguez Aldana de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. La entrevista fue realizada en enero del 2004, luego de que el profesor Bonilla dictara un Seminario sobre Historiografía Contemporánea en la Escuela de Postgrado de la UNMSM durante el mes de diciembre del 2003. Publicamos la entrevista tal como fue remitida a esta redacción, sin editar ninguna de las preguntas y respuestas, por respeto al autor y como fundamento de un comentario que haremos más adelante.

>>> Seguir Leyendo... >>>

DIÁLOGOS EN LA HISTORIA CON HERACLIO BONILLA
Por Christian Rodríguez Aldana

Christian Rodríguez: Para comenzar con el diálogo, pediría que nos comente Dr. Bonilla sobre usted, su infancia y su tierra natal.

Heraclio Bonilla: Yo nací en Lima “por accidente”, pero mi familia es del Centro, de Jauja. Pero tampoco tengo identificación con Jauja porque toda mi niñez la pasé en un campamento minero; esos campamentos mineros que aparecen cuando hay veta y desaparecen cuando la veta se acaba, Morococha.

CR: ¿Y desde cuando reside en Lima?

HB: Vine a estudiar a la Universidad (UNMSM). Ingresé a la universidad en el 59` y terminé en el 64` Antropología, luego me fui siete años a Europa, volví en el 70`pero paraba esporádicamente en Lima, así que me las ingeniaba para estar un semestre en Lima y otro semestre en otros países de América Latina, y eso fue una experiencia muy buena. Me dio un conocimiento de primera mano de la realidad.

CR: ¿Como decidió incurrir en el terreno de la Historia? ¿Qué tipo de formación recibió como estudiante y cómo lo corrigió o complementó después?

HB: Yo estudié Antropología. Entonces, la Antropología de la década del 60´estaba fuertemente marcada -como no podría ser de otra manera- por la Perspectiva Cultural Norteamericana. Siempre un terreno privilegiado para antropólogos, incluso programas de Antropología aplicadas se desarrollaban aquí, porque la sospecha era que los antropólogos tenían la receta para resolver uno de los problemas que todavía existe en el Perú: La desintegración cultural. Entonces, se pensaba que el país uniformemente cultural era efectivamente la solución para este tipo de problemas y que para ese tipo de problemas los antropólogos conocían la receta. Con ese motivo, se hicieron investigaciones muy grandes en varias partes del Perú, particularmente lideradas por José Matos Mar en el Instituto de Etnología, tanto en Chancay como en Pachacamac, en varios otros contextos de la sierra peruana; Taquile.

Pero eso para mi tenía un defecto. Y es que tenía mucho interés no solamente en hacer radiografías del Perú sino tratar de comprender cómo las cosas cambian. Entonces esa dimensión histórica no la encontré en la enseñanza que recibí…

No lo hice en el Perú, porque la historiografía peruana de ese momento no era particularmente entusiasmante y de hecho, los mejores científicos sociales de mi época sabían la Historia justamente porque estaban insatisfechos. El caso más claro es Quijano por ejemplo, él era un estudiante de Historia, luego pasó a sociología; Cotler que era antropólogo, después salió hacia la sociología, la ciencia política; muchísimas generaciones jóvenes salieron de la Antropología para ir a Historia, el caso más reciente es Claudia Guarisco; Carlos Leiva que se dedica a estudios de Pinglo e Historia popular, terminó antropología y ahora se dedica a estudios culturales; Ramón Pajuelo y hay muchísima gente más.

Tuve la suerte que en el último semestre de Antropología entré a un programa de intercambio. Vino un francés, un mexicanista realmente, François Chevalier –alumno de Marc Bloch- que había escrito su tesis doctoral sobre la formación de las haciendas en México y él fue profesor nuestro durante un semestre. Fue para mí el descubrimiento y vi de manera muy directa y muy concreta el tipo de estudio que quería realizar.

Viajé a Francia con el propósito de hacer estudios de Postgrado en Historia, pero muy rápidamente esa ilusión se disipó porque mi cultura histórica era nula. Tenía que hacer estudios de Historia pero no a nivel de Postgrado, sino comenzar desde la base, después, quise dedicarme a la Historia económica pero como dije varias veces en clase uno no puede dedicarse a la investigación histórica sin una base fuerte, en el caso de la Historia económica hay que saber Economía.

Lo que tuve que hacer fue combinar la Antropología, la Historia por una parte y el Razonamiento, el análisis.

CR: Durante el tiempo que estuvo estudiando en San Marcos ¿qué tipo de lecturas fueron para usted de mayor importancia, ya sea dentro o fuera de la Historia?

HB: Bueno, creo que toda la gente de mi generación dirá que el San Marcos que nosotros conocimos de la década del 60´ no tiene nada que ver con lo que es ahora San Marcos.

Regresé a enseñar en el 70´. Ya los primeros síntomas de la degeneración eran visibles, y eso continúa grabándose, razón por la cual cuando yo llego a inicios del 70´, quería encontrar un empleo.

Trabajé en el Instituto de Estudios Peruanos porque mi antiguo profesor era el Director del Instituto, pero a mí no me parecía una cosa buena estar desvinculado de la docencia y busqué una filiación con San Marcos. Lo conseguí porque había encontrado en Oxford a Pablo Macera, que estaba en ese momento de profesor visitante, quien le escribió una carta muy entusiasmada a Alberto Escobar que en ese momento era Vicerrector, y por otra parte Braudel escribió una carta muy entusiasmada a Ella Dumbar Temple.

Entonces me recibieron muy bien, pero no pasó mucho tiempo para darme cuenta que el San Marcos que yo había dejado al San Marcos donde estaba ahora tenían muy poco que ver. De tal manera que cuando estaba Richard Webb en el Departamento de Economía de la Universidad Católica, me dijo vente para aquí. Por lo cual, cuando estuve en el Perú, mi vinculación era más con la Católica a través del Departamento de Economía que con el de Historia. Pero pese a todo eso, yo siempre me las ingenié para mantener por lo menos un curso en San Marcos, porque me parecía y me sigue pareciendo que San Marcos es un retrato en pequeño de lo que es el Perú. Una forma de conocer el Perú, sus problemas y sus posibilidades es justamente enseñando. Esa es la primera constatación a su pregunta.

Volviendo a lo de la Universidad, nosotros empezábamos las clases el primero de abril y terminábamos casi en vísperas de Navidad, porque en ese momento no había el semestre y en el año académico eran nueve meses ininterrumpidos.

Pasábamos las fiestas de Navidad y fin de año en familia. Luego disciplinadamente, apartir del dos de enero salíamos con nuestros profesores a realizar trabajos de campo en Antropología a varios lugares hasta marzo.

A veces San Marcos nos ayudaba con algún dinero para financiar la estadía, pero a su vez teníamos que trabajar.

Los nueve meses que estábamos en San Marcos eran meses de estudio. El Instituto de Etnología tenía una biblioteca muy buena, sería importante preguntarse qué pasó con esa biblioteca, fue diezmada.

Si esa biblioteca no era suficiente, el Museo de la Cultura que quedaba en Alfonso Ugarte, en la cual Arguedas era Director, tenía igualmente una biblioteca muy buena.

Teníamos profesores que estaban todo el tiempo con nosotros y me recuerdo de Luis Eduardo Valcárcel, recuerdo a Arguedas, recuerdo a Matos, pero aparte de ellos habían profesores visitantes, de los cuales recuerdo particularmente a cuatro: El profesor Chevalier; a François Bourricaud, el profesor que escribió varios libros sobre el Perú; Aníbal Quijano, que regresaba al Perú después de haber estado en la CEPAL en Chile; Juan Comas, el antropólogo físico y teníamos a John Murra, que había sido oficial en la Guerra Civil de España y cuyo capitán era justamente Comas.

CR: ¿Fue un ambiente especial y muy propicio para Ud.?

HB: Creo que ese ambiente no existe más, como usted sabe los profesores que se mantienen, son profesores realmente muy heroicos, se mantienen recibiendo salarios de hambre, mal que bien seguramente la formación de ellos es muy mala, pero si no hubiera ese tipo de profesores que han resistido con estoicismo seguir trabajando en San Marcos en las condiciones más deplorables que uno puede imaginar, San Marcos habría cerrado hace mucho tiempo.

Yo recuerdo de esos años a Porras como profesor de Fuentes Históricas, a Carlos Araníbar con el curso de Introducción a la Historia del Perú, recuerdo al propio Macera que acababa de llegar de Francia, a José Mejía Valera que enseñaba Introducción a la Sociología, José Cruz Delgado que nos enseñaba Psicología, estaba Alberto Escobar que nos enseñaba lingüística y estaba Martha Hildebrant que nos enseñaba Fonética, entonces puede ver el calibre de profesores que teníamos.

CR: En comparación de ahora, tenían una excelente plana de profesores y muy buena además.

HB: Fue una década muy importante, no solamente por el plantel de profesores que teníamos sino que la década de los 60´ y los 70´ también lo fue para toda América Latina y para el Perú.

Todas las cosas importantes en términos políticos y económicos que ocurrieron en el Perú se dieron en esa década, de tal manera que viéramos ya de encajar la reflexión académica con las preocupaciones políticas. Y los debates eran debates fuertes, porque uno sabía que se estaban realizando estudios que de una manera u otra eran importantes para el país a diferencia de lo que ocurre ahora.

Debates, polémicas… no existen, es un páramo; en segundo lugar, la agenda de las investigaciones y publicaciones del Perú son cosas que no tienen sentido con la realidad del país, como decía en clase: Uno tiene la impresión que en Historia por ejemplo, se estuvieran dedicando a frivolidades.

CR: Entonces en la década de los 60´ y 70´, la tensión política era tan grande que ayudaba a que la Historia sea más vivida.

HB: Sí, porque el legado del pasado era inútil, ya que la historiografía tradicional –salvo algunas excepciones notables, por ejemplo Lohman- era una historiografía que se dedicaba a todo aquello que la historiografía seria con razón condena. De tal manera que como legado, como herencia, esto era inútil.

Por otra parte cabían el tipo de problemas, el tipo de urgencias que le señalo. Además que en la década del 70´ empieza en el campo de la Historia a surgir los primeros profesionales entrenados en esa disciplina, no es más gente que se dedica a la Historia por afición o por hobby, sino que han recibido un entrenamiento profesional. Profesionalmente estaban habilitados para hacer eso y luego se dedicaban en principio a tiempo completo, de tal modo que el cruce de todas las fuerzas, hacen que la década del 70´ haya sido por una parte, la de construir herramientas de un conocimiento y comenzar a explorar lo que era la realidad del Perú no solamente en términos de su realidad contemporánea sino del proceso de su formación.

CR: Profesor Bonilla, personalmente tuve una formación muy nimia con respecto a cursos de iniciación en la Historia y particularmente no tuve una correcta lectura de Marc Bloch, Lucien Febvre, Braudel y Vilar. Las lecturas que suplieron a los autores antes mencionados en mi formación para el estudio de la Historia fueron textos como: Algunas obras de Carlos Marx y Federico Engels; La Crisis de la Social Democracia de Rosa Luxemburgo; La formación de los Intelectuales, Los Intelectuales y su Organización y El Materialismo Histórico y la Filosofía de Benedetto Croce de Antonio Gramsci. Ahora quisiera saber si este tipo de textos que a mí me favorecen para entender la realidad social en la que vivo, también le favorecieron a Ud. en algún momento?

HB: Claro y el peso de esa tradición fue mucho más fuerte en los 70´ porque había una historiografía no solamente inútil, sino que además de inútil profundamente reaccionaria, aquella inspirada por Riva Agüero y sus seguidores; entonces ahora en el 2004 el estudiante de Historia o el estudiante de Ciencias Sociales cuenta además del paradigma marxista con varias alternativas, pero en ese momento lo único que había era el Marxismo.

El Marxismo es un paradigma extremadamente complejo, para comenzar, las obras de Marx no son dos o tres, son muchas. En segundo lugar, hay que llegar a la destreza para discriminar en el conjunto de esa obra cuáles son las rescatables, porque no todo lo es. Por eso es que gente con mucho afán, mucho apuro, que no tenían los medios para estudiar con cuidado esos textos, acudió rápidamente a resúmenes.

Los resúmenes del Materialismo Histórico de la Academia de Ciencias de la URSS, plagado de errores, que para mucha gente fue efectivamente su Biblia y luego cuando se dijo que el revisionismo marxista tenía en ese libro su Biblia, vino el texto de Martha Harnécker “Los conceptos elementales del Materialismo Histórico”, de tal modo que para muchos estudiantes ambos textos les ofrecían una especie de Marx en resumen y con eso mal que bien se defendieron.

El problema es que las bases tan precarias no permitieron ir demasiado lejos y seguramente eso explica lo que discutíamos en clase, es decir: yo no conozco un texto de investigación marxista que sea sólido. Fueron escritos prácticamente a la carrera, entonces esos y otros textos fueron los que formaron a la gente, tanto más que eran textos políticos y no eran solamente textos académicos. Eran leídos no solamente para formarse sino al mismo tiempo para encontrar ahí los instrumentos que le permitan criticar una realidad.

CR: ¿Cuáles son las condiciones mínimas que debe tener un Historiador y cuáles son los atributos que lo definen?

HB: Primero es el domino lingüístico; ahora, a través de las varias editoriales se puede acceder con relativa prontitud a la traducción de textos importantes pero pese a eso, creo que el dominio de las lenguas es fundamental. Yo no voy a decir que el historiador debe ser un políglota pero por lo menos debería leer el inglés, por que sin eso qué va a hacer.

El Segundo aspecto es que la Historia, que es una disciplina que se dedica a los asuntos de los hombres y las mujeres, supone para tratar este tipo de problemas en la actualidad y en el pasado: Sensibilidad y Cultura. Concebir a un historiador con la mente cuadriculada, no se le entiende nada y la única manera de adquirir Sensibilidad y Cultura, una cultura histórica y una cultura humanista, es leyendo. El Historiador no puede ser un ignorante, no se trata de que sea una enciclopedia, pero por lo menos debe conocer las cosas centrales de la Cultura Occidental y de la otras Culturas. Y en tercer lugar si profesionalmente se va a dedicar a eso- producir conocimiento en la Historia- la Historia, no es suficiente. Si va a dedicarse a la Historia Económica, debe por cierto saber Economía; si va a dedicarse a la Historia Social, debe saber Teoría Social.

Creo que esos tres componentes: Teoría; Historia, para empaparse de una cultura histórica muy grande y luego las Humanidades: las Ciencias Sociales para abrir su campo. No estaría demás algunas destrezas técnicas: La Lengua, el Inglés, la Matemática, la Computación; para eso no se requiere ni Universidad ni profesores, ahora con una computadora lo tiene todo.

CR: ¿Por qué consideramos que la Historia está en crisis profesor? Y si lo está ¿Qué la tiene en constante crisis?

HB: Creo que la mayor parte de la gente que se dedica no está satisfecha, piensa con razón o sin ella de que todos los paradigmas anteriores, todos los intentos de construir una Historia seria terminaron en fracaso. Llegan a esa convicción no solamente por razones académicas sino por razones políticas y por razones ideológicas, de tal manera que lo que vivimos ahora es un desconcierto, un desconcierto que permite llamar Historia a cualquier cosa. En América Latina y en todo el mundo, lo que eran las áreas fuertes de la investigación y la docencia en Historia, el campo de la Historia económica y social por ejemplo, ya no tienen el mismo atractivo, la misma aceptación y los mismos fervientes practicantes que antes tenían y ahora se dedican a los campos culturales que a mí me parece un campo muy importante, que había sido no muy bien considerado como consecuencia de los excesos de lo que se llamó después el economicismo. Entonces desde ese punto de vista me parece un equilibrio sano y bueno, el problema es que hay muchas dimensiones dentro de los estudios culturales que se fueron al otro extremo, de tal manera asume el campo de la cultura; el campo de las ideas andan flotando como nubes en el espacio y que no hay un asidero material. Ni economicismo rudimentario ni el idealismo casi exacerbado son pertinentes.

Esto se produce en gente en Historia que no tiene efectivamente una formación teórica. De tal manera, que como se mueven en el vacío, cualquier moda que agita el entorno nos deja conmovidos.

CR: Este tipo de hacer Historia, a la que usted hace referencia, para algunos de nosotros –estudiantes de San Marcos- es controversial, en el sentido de que se pierde la calidad de la Historia como Ciencia.

HB: Yo sé lo terriblemente mal que anda la enseñanza de la Historia y no solamente en San Marcos, pero creo que hay que reconocer efectivamente que es una dificultad que está presente en varios otros contextos pero como te repito yo creo que ahora un estudiante de Historia en el 2004 – 2005 tiene un conjunto de posibilidades abiertas que la gente de mi generación no la tenía.

Comenzar en el contexto universal, paradigmas teóricos cada vez más finos, cada vez más sofisticado y profundos. Y en el caso del Perú además, yo creo que la trayectoria avanzada del 70´ a fines del siglo XX ha permitido si no o tal vez comprender el Perú, pero por lo menos abrir surcos.

Creo que la producción en el Campo de las Ciencias Sociales en el Perú tiene una altura notable. Entonces esa es una diferencia frente al páramo que era el conocimiento del Perú en la década de los 70´.

Esas bases, mirando el contexto, teniendo como legado la producción científica de la gente que trabajó y creo que alguien en su situación está efectivamente situado en un piso mucho más firme, sumándose el Internet.

La gente ignora el enorme privilegio que significa que usted en Comas con un computador pueda acceder a los reservorios bibliográficos más importantes del mundo, algo que la gente de mi generación no tenía.

Ahora incluso, gente como usted puede darse el lujo de no realizar estudios de especialización en el extranjero, algo considerable.

Admitiendo que San marcos anda mal –creo que siempre anduvo mal salvo ese paréntesis del 60´ al que me estaba refiriendo- creo que ahora hay herramientas como para poder escapar de eso. Formar círculos de estudio, debe haber algún profesor que sea de Historia, de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de San Marcos que no esté tan abrumado, sobreviviendo, por consiguiente trabajando en varios lugares. Carlos Contreras me contaba que tiene que estar en la Católica, tiene que estar en el Instituto, en San Marcos y no sé cuantas cosas más porque tiene que mantenerse y mantener a su familia en niveles decentes. De tal manera que es comprensible en ese contexto que no puede, por mucho que quisiera dedicarse a hacer lo que la gente de mi generación debe a sus profesores: hacer talleres, trabajar y se trabajaba con ellos de una manera mucho más efectiva fuera de las academias.

A lo mejor César Puerta, Eduardo Toche que son personas informadas, a lo mejor Pablo Macera –si ya le pasó la locura- están dispuestos.

Macera antes de dedicarse a lo que se dedicó; era un hombre muy generoso con sus estudiantes de Historia, su taller de Historia Rural fue un semillero de formación de muchísima gente. Si en última instancia no hay, bueno las bibliotecas.

CR: Lo que sucede Dr. Bonilla es que ahora último la mayoría de los estudiantes de Historia sólo quieren recibir su cartón y nada más.

HB: En el mercado un egresado graduado en economía sabe quienes lo van a emplear, saben de manera muy clara para qué sirven las habilidades que este señor o esta señorita ha adquirido; es mucho más complicado en el caso del historiador, no hay mercados muy grandes y de hecho los pocos mercados tradicionales para historiadores como eran la docencia universitaria y la investigación el caso del Perú están cerrados. Entonces el espacio es nulo y por esta razón hay mucho desaliento, pero yo creo que eso habría que tomarlo igualmente con cierta distancia porque si usted es bueno, cualquiera que sea la profesión que elija siempre tendrá las oportunidades de trabajo; por otra parte sólo en los años recientes la Historia ha sido pensada con gran convicción, Marc Bloch pensaba que era un oficio como un artesano, una vocación, de tal manera que si no está buscando a través de la convicción un éxito económico y social inmediato, seguramente las estrecheces del mercado dejen de ser una forma de desaliento conseguido en un reto.

CR: ¿Qué nos puede decir con respecto al Marxismo y su manifestación en el Perú?

HB: Los 60´ y los 70´ fue una década en la cual el Marxismo tenía una presencia hegemónica en todo ciencias sociales, no solamente en San Marcos sino en todas las Universidades tanto públicas como privadas del país, pero más como ideología que como análisis. Eso explica porqué el libro de Martha Harnécker “Los conceptos elementales del Materialismo Histórico” alcanza la popularidad que tuvo.

La gente andaba buscando versiones sintéticas del Marxismo más que acometer el estudio del conjunto de las obras de Marx. Y por lo mismo, “la aplicación del Marxismo a la realidad peruana” fue una aplicación ideológica y política, salvo algunas excepciones no produjo a nadie.

Creo que el texto de Montoya: El Capitalismo y no Capitalismo del Perú y los varios trabajos de Quijano son las excepciones.

CR: ¿Cuáles son sus relaciones con el Marxismo y qué le dio éste en su formación académica?

HB: Cuando el Marxismo inundaba todo el horizonte cultural del Perú y de América Latina, yo andaba buscando otras alternativas. Ahora, cuando el Marxismo está considerado como un anacronismo, he vuelto a las fuentes. Pero más allá de las bromas en Historia, el programa de investigación sugerido por Marx es un programa estupendo, es un programa de investigación, son preguntas, son hipótesis muy pertinentes. Mucho más pertinente que los paradigmas en boga, a condición de no tomar esas preguntas, esas sospechas, esas hipótesis, como si fueran los versículos de la Biblia porque si uno hace eso, la esterilidad resultante es clara.
Entonces en ese sentido yo reivindico mi formación, mi herencia y debo ser uno de los pocos que han leído los textos de Marx con dedicación pero no para rendirle culto.

CR: Como integrante de la Generación Historiográfica del 70´ ¿Se considera o se consideraron en algún momento Marxistas?

HB: En la década del 70´ el Marxismo le ofreció a la gente de mi Generación el único apoyo sobre la cual pararse, reconocer que estaba haciendo ciencia y por otra parte la única plataforma para criticar todo lo que venía antes, asociado a todo el entorno político no solamente dentro del Perú, las guerrillas, Velasco Alvarado sino, dentro de América Latina: Cuba por ejemplo. Creo que la amalgama de las razones tanto políticas como académicas constituye un componente muy fuerte.

Como consecuencia de la democratización de las Universidades Públicas, San Marcos dejó de ser la Universidad de una Plutocracia para una Plutocracia; comenzó a abrir sus puertas a hijos de clase media, a hijos de obreros, a hijos de campesinos, cuyas gentes no encontraban efectivamente un lugar en el tipo de cosas que San Marcos discutía. De tal manera que en ese contexto Marx, el Materialismo Histórico incluso en sus versiones más dogmáticas de desgracia, hicieron parte. Y una de las expresiones de esa popularidad es la Teoría de la Dependencia o la CEPAL. No es que la Teoría de la Dependencia y los postulados de la CEPAL sean Marxistas pero tanto la Teoría de la Dependencia como la CEPAL coincidieron con el análisis de Marx en formular críticas rotundas acerca de los paradigmas económicos, por ejemplo la convicción que la División Social del Trabajo era la “Panacea” para los países nuestros, economías nuestras. En el caso de la Sociología, la crítica a la Teoría de la Modernización: Pensar que habían sociedades tradicionales de un lado y sociedades modernas de otra, que la Historia consistía en el traslado de las primeras a las segundas era por cierto una tontería. Creo que la Teoría de la Dependencia enseñó que no podía hablarse de esa manera sino que tradición y modernismo no eran estadios sucesivos sino dos caras de la misma moneda.

CR: ¿Qué nos puede decir sobre Alberto Flores Galindo y sobre qué trataron las polémicas que algunas veces llegaron a tener ustedes?

HB: Eso es una exageración, yo nunca tuve discrepancias serias con Tito, fue mi alumno; por lo menos sus libros Arequipa y el Sur Andino y Los Mineros de Cerro de Pasco son clara inspiración mía. Yo nunca creo haber dicho que la Historia se hace sin Archivos, es decir en la hoja de vida que le he mostrado y en las obras que están editando ahora, verán que el componente documental es inmenso. Lo que sí creo haber dicho –como lo dije en clase y la gente lo entendió mal, sobre todo cuando se quiere hacer una crítica muy fácil- es que la Historia se escribe con documentos por cierto pero sobre todo se escribe con ideas, porque la simple compilación de documentos no puede llamarse Historia.

Por otra parte había en el Tito de esos momentos un cierto componente nacionalista, él me criticaba y hubo una famosa polémica a propósito de un artículo que escribí en una revista, en la revista editada por Manuel Cotler, donde haciendo un balance de la historiografía peruana aludida como es normal, que el 80% eran textos escritos en Inglés o en Francés. Creo que no se puede desconocer eso por muy nacionalista que sea una historiografía, esa no puede construirse en oposición y a espaldas de lo que se hace.

Entonces Tito contestó y dijo: “Esto olvida y prescinde lo que nosotros hacemos”. Y eso es una exageración.

Luego hubo un tercer momento –que puede llamarse de discrepancia– y es que los trabajos finales de Alberto Flores, eran trabajos más de circunstancias, polémicos, más periodísticos y yo creo que es necesario hacer eso a condición de no olvidar los trabajos de más largo aliento.

CR: ¿Cómo se cimentó la Generación Historiográfica del 70´ en el Perú?

HB: No creo que se trate de una de un grupo cimentado, lo que sí es cierto es que esa Generación independientemente de si se sintiera afín una con otra, compartía ciertos parámetros claros. En primer lugar la Historia dejaba de ser hobby para convertirse en un oficio que debía ser asumido y practicado a tiempo completo, profesionalmente riguroso además. De tal manera que habían ciertos parámetros más allá de las proclividades ideológicas de cada quien, que sabían que había que respetarse. Por otra parte era gente conocida no por lo que hablara sino por lo que escribía y producía; igualmente había reuniones tanto fuera como dentro del país de debate muy fuerte. De tal manera que todo eso fue creando una comunidad académica bien interesada y eso es una Generación que a mí me dio mucho, porque tuve el privilegio de vivir una generación muy vivida, muy activa, donde la discusión y la polémica eran parte consustancial de nuestro propio conocimiento, no siendo como ahora: El hastío completo, alguien dice algo y no creo que alguien se interese. Esa es una diferencia.

CR: ¿Cómo es que se llegan a aglutinar y compenetrar los integrantes de dicha Historiografía, teniendo en cuenta que no son una Generación propiamente dicha?

HB: Bueno, sí es una Generación en el sentido cronológico de la palabra, estamos hablando de la Generación de los 70´ con gente que tenía entre los 30, 35 y 40 años. Pero a partir de ahí, hablar de una Generación como el caso de España (La Generación del 98´) me parece excesiva. Primero porque sería muy difícil decir por ejemplo que Burga, Kapsoli o Tito Flores, por el hecho de pertenecer generacionalmente al mismo grupo tenían cosas afines, eso no es cierto porque creo que las polémicas entre ambos era muy fuerte; entonces lo que permitió que ese grupo generacionalmente afín en esos términos, pudiera crecer y desarrollarse en diversas oportunidades, oportunidades nuevas que universidades tanto públicas como privadas ofrecían.

Momento de explosión de las universidades tanto en Lima como fuera del país, de manera que habían centros de trabajo donde esta gente podía desarrollarse, podía mantenerse y como lo vuelvo a repetir, con sus estudios sabía que más allá de las opciones ideológicas o políticas de cada quien, habían cánones profesionales mínimos en Historia que tenían que ser respetados, aparte del convencimiento de que la Historia sin las Ciencias Sociales, sin Mariátegui, sin el Marxismo, no podía ir demasiado lejos. Creo que esas son las tres cosas que por cierto compromiso, un compromiso político, un compromiso con los sectores populares, las peleas contra el gobierno militar tanto en la primera como en la segunda fase, teníamos.

CR: ¿De qué manera contribuyó con su Generación José Carlos Mariátegui?

HB: Ha habido tres tipos de gentes ahí. La más extrema que desemboca en el Sendero Luminoso de José Carlos Mariátegui, para quien todo estaba dicho en el texto de 1928. De manera que no había nada más que agregar, ni una coma, con los resultados catastróficos que produjo.

El texto de Mariátegui ya para su tiempo no era perfecto, mucho menos para el 70´. La caracterización de la sociedad peruana siempre me pareció discutible.

El segundo grupo de Mariateguistas y creo que a esa generación pertenece tanto Germaná como Quijano, fue el reconocimiento que había pese a todo en las propuestas de Mariátegui, una propuesta original y genuina para comprender el Perú, que era muy distinto a repetir lo que textualmente Mariátegui había escrito en 1928. Y una tercera Generación –para escépticos como yo– que por cierto habíamos leído todos a Mariátegui, que nos parecía importante lo que había propuesto incluso para su momento, incluso algunas propuestas para después. Sus escritos sobre el problema de las razas en América Latina, sobre el punto de vista antiimperialista son efectivamente textos que trascienden del momento en que fue escrito. Entonces ahí tiene los tres grupos marcados de una manera u otra por el pensamiento de Mariátegui.

CR: ¿Quisiera saber porqué nos manifestó en algún momento que los Siete Ensayos de la Interpretación de la Realidad Peruana, es un texto equivocado desde la primera hasta la última letra?

HB: Tal vez es un poco de exageración, pero no tanto. Tome la caracterización del Imperio Incaico: Socialista y Comunista, porque no había propiedad privada, aunque por cierto los matices de Mariátegui son mucho más precisos; pero cómo conciliar esta visión con la presencia de un Estado en el cual una Panaca, la Panaca Real de los Incas, tenía el monopolio completo del poder político, los Incas salían de esa Panaca, entonces ¿Qué tipo de Socialismo es?

Tome la caracterización de la sociedad colonial: Feudal. La evidencia son siervos con hacienda, sin duda evidencia contundente, pero como sabe había haciendas con esclavos y los esclavos no eran siervos; el sector económico más importante es el sector minero con mitayos o con trasladores directos, de manera que ese sector dominante muy difícil era feudal; habían Obrajes y no hay ninguna evidencia que esos obrajes eran Feudales. Entonces toda esta combinación de formas que en última instancia caracteriza al sistema Colonial, Mariátegui no lo mira y creo que sería muy injusto además porque los textos de Marx que permiten un análisis en este sentido, son textos posteriores a la muerte de Mariátegui; por eso me parece injusto achacar a Mariátegui esas diferencias, pero que las hay, las hay.

CR: ¿Qué significó Pablo Macera para la Historiografía Peruana, así como también para la Generación que usted representa?

HB: Macera era , para la gente de mi Generación, varias cosas; primero el Oráculo, todos se sentían obligados – no sé porqué – a preguntarle qué va a pasar mañana al Dr. Macera, y éste al igual que muchos pensadores políticos de hoy, se sentían efectivamente obligado a predecir la lluvia, el sol, y las tinieblas, hablaba de todo. Luego tenía un ghetto, el taller de Historia Rural del cual yo no hice parte pero sé que ahí mucha gente aprendió mucho, además en el marco de una generosidad de parte de Macera muy grande, pero yo nunca lo escuché en clase, además yo no sé si el profesor Macera es capaz de dar clases ordenadas durante un semestre o durante un año, yo creo que es un hombre que tiene chispazos geniales a diferencia de otro profesor de su generación que siempre a mí me pareció un modelo de elocuencia y de docencia que era Carlos Araníbar. Aparte de eso mucha gente admiraba y admirábamos la cultura de Macera.

CR: Macera tenía o tiene una capacidad de previsión muy grande pues tuve la oportunidad de leer un texto y un prólogo: “Visión Histórica del Perú”, donde al final del texto uno puede darse cuenta que se aproxima un gobierno populista o democrático, ya está previendo él un gobierno de Belaúnde y más adelante el de Alan García. En 1983 en el prólogo del libro de Willy Pinto Gamboa titulado “Sobre Fascismo y Literatura”, él está previendo un gobierno de carácter autoritario y con signos fascistas. ¿Qué nos podría decir con respecto a eso y sobre la posición que toma luego?

HB: No solamente en esos textos, en Trabajos de Historia estoy pensando en el artículo “Penalismo Colonial Americano”, hay intuiciones muy grandes. Son intuiciones que no tienen un respaldo documental sostenido, es decir, la característica del trabajo de Macera son esos fogonazos brillantes y creo que no hay mucho detrás. Ahora, el conocimiento muy grande que tenía de la Historia Peruana le permitía hacer justamente este tipo de predicciones y seguramente por eso – como le decía en la década del 80´ en el Perú – lo convirtió en el Oráculo. En todos los periódicos estaba lo que pensaba el Dr. Macera, entonces la gente ya no se preocupaba por mirar lo que ocurría en el Perú sino por leer a Macera; vuelto absurdo.

Su capacidad de predicción tiene límites, eso lo demuestra su propia aventura y opción personal final. Cómo pudo equivocarse de manera tan increíble.

CR: Qué opinión tiene Ud. del legado historiográfico dejado por José de la Riva Agüero y sus seguidores, que tienen como centro principal a la Universidad Católica?

HB: Yo nunca tuve respeto por ese legado y por esa tradición, fue legados de este tipo contra el cual la gente de mi Generación fue educada. Entonces esta Historia de gentes, de ideas, con prescindencia de todo lo nuestro, una Historia además orientada a la justificación de un orden, no me parecía una Historia Científica. Dicho eso, el Instituto Riva Agüero jugó un papel muy importante porque de su seno salieron las canteras que de una manera u otra se parte de esta historiografía y sobre todo ahora el número de Historiadores Rivaagüeristas –aunque seguramente no se reconocen como tales– es grande y me parece muy bien, porque la única manera como una historiografía, cualquiera que sea su signo, crezca y se desarrolle, es en opinión, en diálogo y en controversia con otras perspectivas porque sino eso termina en el estancamiento completo.

CR: ¿Y sobre el artículo de Scarlett O´Phelan “El Mito de la Independencia concedida?

HB: Yo no sé como puede cubrir con un manto de olvido a los hechos decisivos que Junín y Ayacucho fueron en el escenario de las armas dejada atrás por años; pero solamente eso, es decir todas las corrientes nuevas de la Historiografía política y creo que he comentado el libro de François Xavier Guerra: “Modernidad e Independencias”, la tesis fundamental de ese libro es que lo ocurrido en España entre 1808 y 1814, explica lo que ocurrió en esta parte. Lo dice además una persona que mucha de esta gente conoce.

CR: ¿Cómo es que usted tiene la Información de que la Escuela de Estudios Hispanoamericanos de Sevilla, era a mediados de siglo XX el ala derecha del Franquismo? cuéntenos un poco sobre ellos.

HB: Creo que es obvio pero lo olvidé y era algo preciso. La gente pudo formarse de una manera diferente porque por vez primera había becas para hacer eso, es decir, el Instituto de Cultura Hispánica dejó de tener el monopolio de la beca.

Si ahora hay un montón de afrancesados incluso en San Marcos es porque la gran parte de ellos se formaron ahí: Burga, Flores Galindo, Kapsoli, Germaná, yo y ninguno de nosotros se les hubiera ocurrido tocar las puertas del Instituto de Cultura Hispánica para ir a España, porque sabíamos qué nos esperaba ahí; entonces en vez de hacer eso, seguí trabajando aquí.

La gente se formó profesionalmente para historiadores de sectores medios y sectores populares que no teníamos recursos para formarnos adecuadamente, gracias a un programa de becas extremadamente generoso no solamente de Francia sino también de Inglaterra; Margarita Guiesecke, Scarlett O´Phelan vienen de esas canteras.

Ir a España es un anacronismo, creo que ahora uno que otro irá, pero nadie en su sano juicio se le pasaba por la cabeza ir a Sevilla.

CR: Teniendo en cuenta que Heraclio Bonilla es un personaje que ha investigado mucho sobre el Guano y la Burguesía en el Perú, también es un personaje polémico cuando uno toca el tema de la Independencia, entonces ¿Qué significado tuvo para el Perú, para San Marcos y para la Historiografía Peruana, la celebración del Sesquicentenario de la Independencia del Perú?

HB: Eso me pareció una propaganda de lo más vulgar, es decir que es un conjunto de señoras y señores que encontraron los recursos suficientes como para celebrar los 1500 años de la Independencia del Perú.

El mensaje ideológico fue puesto por gente como De la Puente Candamo: El Perú, decía él y sigue diciendo, quiso desde mucho tiempo liberarse de la tutela política de España con la decisión complicada, con llantos y gritos. Y al final de cuentas uno no sabe cómo tomó esa decisión; además dice: El Perú Mestizo, que es el otro contrabando; es decir, las diferencias de clase desaparecen – no puede pasar por alto – pero las diferencias de color desaparecen. Ahora nosotros sabemos no de manera contundente pero por pocos estudios que se hicieron que desde el Sur del Río Grande – como se dice– hasta los Araucanos de Chile, la población le dijo: No a la Independencia. Además el caso de Ayacucho, se levantaron con las armas en la mano para pedir el regreso de Fernando VII, entonces eso que en la Historia se da no se condice con esta propaganda. De tal manera que había un clima de asfixia, porque además nos amenazaban con publicar libro tras libro destinado a probar la participación de los peruanos, teniendo en cuenta que el concepto de peruano no existía en la gesta de la Independencia y es así que editaron una colección que mucho me temo, ni siquiera los editores lo leyeron porque muchos de esos textos dicen lo contrario de lo que ellos querían sostener. Y por lo mismo algunos textos como esos son muy valiosos, porque a gente de su generación efectivamente le permite tener cómodos libros, documentos que se encuentran dispersos en varias partes del mundo y además transcritos paleográficamente. De tal manera que la “Independencia en el Perú” fue un texto hepático, fue escrito en una semana no por ser un texto muy profundo sino porque lo que Karen Spalding y yo tratábamos de decir era lo que cualquier persona de mediana inteligencia y medianamente informada sabe. Entonces, como hubo un diluvio de críticas, en un segundo momento cuando el libro se reedita decidí hacer investigaciones más precisas aprovechando los mismos documentos para tratar de fortalecer las ideas que habían sido rápidamente expuestas.

Creo haber dicho en clase que para mí la Historia es también la demolición de mitos y creo que demoler el mito de la independencia conquistada por el pundonor de los peruanos es una de ellas.

Por ejemplo, yo nunca pude entender porqué a Túpac Amaru lo consideran el precursor de la Independencia cuando todos sabemos que fue gracias a Túpac Amaru que el Perú se convirtió en el bastión colonial. Los criollos se dieron cuenta, gracias a Túpac Amaru, el enorme peligro que revestía la movilización independiente de los indios. Entonces con ellos no.

Esa es toda la Historia del Guano, la de 1812, del Cuzco de 1814 con Pumacahua, que cada vez que los criollos avanzaban y percibían que su avance iba a ser superado por la movilización de los indígenas, rompían filas y abrazaban a los españoles. Ahora eso, para ser justo con mis compatriotas, ocurrió no sólo en el Perú sino en Haití como sabemos. La rebelión de Haití comienza porque los colonos dicen: Eso de Libertad, Igualdad y Fraternidad suena muy bonito, pero lo queremos aquí y no solamente en París. Como eran pocos la única forma de conquistar esos emblemas era movilizando a la población negra.

CR: ¿Qué consecuencias trajo para Ud. y para Karen Spalding la publicación de la Independencia en el Perú?

HB: Fue muy molesto, lo que empezó siendo una tomadura de pelo – digo: bueno vamos a poner un poco de sentido común a esa gente que anda desvariando - , yo no había calibrado la profunda reacción. Entonces El Comercio, Expreso, La Prensa, se convirtieron cotidianamente en las ventanas de partido en las cuales había injuria tras injuria. Fue en ese momento que yo le dije a Karen, que era americana, “por favor ponte al lado, yo voy a asumir esta pelea”, porque no es que no me pudieran hacer algo pero como peruano era un poquito más difícil que acusaran a una extranjera en los asuntos del país.

Creo haber contado que la academia de Historia, la Academia Militar, discutiera qué hacer con este señor, entonces hay un memorandum de Tauro del Pino diciendo barbaridad y media. Ahora si eso me salvó se debe a una coincidencia y es que se encontraba Velasco, porque como este andaba proclamando que ellos estaban conquistando la segunda y definitiva independencia, tenía a un historiador que decía: Eso de 1821 no había sido todo lo completo que debía haber, pero de no haber existido esa coyuntura y no solamente los precedentes de deportación, prisión; porque el nacionalismo es un asunto muy serio, no se puede jugar con eso. Pese a eso volví a reincidir en 1879 otra vez y lo seguiré haciendo por las nuevas generaciones, retirar este pasivo.

CR: Fue una tensión muy grande para Ud. y para la Señora Spalding

HB: Fue desagradable… fue desagradable; en todo caso, tengo garantizado que nunca ingresaré a la Academia de la Historia del Perú, no me importa, pero creo que es importante que lo constate.

Y Rafael Barrón me dijo: Los Miro Quesada jamás te permitirán que ingreses a El Comercio, lo que les haz hecho es terrible.

CR: La edición de ese texto fue aceptado por el Instituto de Estudios Peruanos?

HB: Fue pedido de él. Como dije yo regresaba el 70´, el Instituto organizaba el Congreso Internacional de Americanistas, de tal manera que terminado eso, era diciembre del 70´, ya empezaba la invasión de la propaganda. Y Matos me dijo: “Mira porqué no escribes” y yo le dije: “Yo sé del siglo XIX, pero mis conocimientos sobre la época colonial no son tan seguros”. Entonces por ahí andaba Karen Spalding, ella sí sabía de la época Colonial y juntamos; adivinó Matos.

CR: ¿Y tuvo una gran aceptación?

HB: Claro, fue un tiro por la culata, porque si se hubieran quedado callados seguramente ese libro no hubiera hecho el ruido que hizo; porque no fue solamente ese artículo, nos las ingeniamos para germinar cuatro capítulos de gente seria que colocaba la Independencia en un contexto más amplio.

CR: ¿A qué temas se dedica en estos momentos, ya que actualmente está radicando en la Universidad Nacional de Colombia?

HB: Me dedico al siglo XVI por varias razones, nunca había tenido ocasión de realizar investigaciones sobre el período Colonial, había leído y además el periodo Colonial siempre me fascina. Desde hace mucho tiempo buscaba la guía y abrir un paréntesis para dedicarme a eso y mi salida a Colombia permitió eso porque hay documentos importantes no sólo en Colombia sino en Sevilla sobre la Moneda en Nueva Granada, de tal manera que eso me permitía además volver a practicar una disciplina que ya nadie ahora le presta atención que es la Historia Económica, en su vertiente más fuerte como es la Moneda. El texto sobre “La encomienda en el Reino de Nueva Granada” es un avance de esas cosas; el libro, espero que se publique este año, pero entre tanto con el CEDEP estamos publicando en 3 tomos todo lo que he escrito y está disperso en varias revistas aquí desde 1970, porque lo que se conoce son los libros efectivamente, pero no se conocen los artículos, están agotados temáticamente y espero que pueda ser útil. Y varias cosas más, aunque alguien me dijo: “Para qué te preocupas en publicar libros si nadie lee”.

CR: ¿Finalmente, a qué corriente de la Historia se adscribe Ud. profesor Bonilla?

HB: Ahora no hay corrientes, todos los paradigmas –como dije en clase- se rompieron, de manera que en parte como anacrónico creo profundamente en la Historia Económica, porque creo que la economía y la materia cuentan. Esto no quiere decir que uno sea un economista obtuso, que halla que pensar que la política y la cultura derivan de la economía, pero si uno piensa –como lo hago- que ni la política ni la cultura están suspendidas en el aire, como nubes, sino que tienen un asidero material, entonces la necesidad de pensar en estas articulaciones es importante. Por eso, la Economía sigue siendo para mí un acceso y una disciplina privilegiada, la Antropología para un país como el Perú y la Historia; el hecho que pueda moverme del siglo XVI al siglo XX con comodidad me da una perspectiva histórica muy grande.

CR: Entonces profesor, se adscribe a la Historia Económica.

HB: Sí, con mucho orgullo además porque nadie da un céntimo por ello y no sé cuantos de su promoción tienen interés por la Historia Económica. Me interesa discutir algunos puntos centrales de Historia del Perú o la Historia de América Latina, sobre todo aquellos puntos de controversia y enlace con la teoría social que es fundamental.

CR: San Marcos está llegando a niveles críticos

HB: Es una pena, siempre fue así.

CR: Muchísimas gracias por la entrevista Profesor Bonilla