Angola celebró hoy diez años de paz tras la guerra civil que devastó el país

Luanda, 4 abril.- Angola celebró hoy los diez años de paz vividos tras la guerra civil que devastó el país, una década que ha convertido a la antigua colonia portuguesa en uno de los países con mayor crecimiento económico de África por su riqueza petrolera.

El presidente angoleño, José Eduardo dos Santos, que lleva en el poder más de 32 años, protagonizó el acto central de la conmemoración en Luena, capital de la provincia de Moxico (este), donde inauguró un monumento en honor a los héroes de la patria. En Moxico, precisamente, murió el 22 de febrero de 2002 el líder del grupo rebelde Unión Nacional para la Independencia Total de Angola (UNITA), Jonas Savimbi, durante un combate contra tropas gubernamentales.

>>> Seguir Leyendo... >>>

La muerte de Savimbi allanó el camino para los acuerdos de paz, firmados en Luanda el 4 de abril de 2002 entre representantes del Gobierno angoleño y de UNITA.

La firma del acuerdo puso fin a la guerra civil, que estalló poco después de que Angola se independizase de Portugal en 1975.

El conflicto se tornó, además, en un teatro de operaciones de la Guerra Fría (1945-1991), pues Estados Unidos y Sudáfrica apoyaron a los rebeldes de UNITA, mientras Cuba y la Unión Soviética respaldaron al Movimiento Popular de Liberación de Angola (MPLA), que gobierna el país desde la independencia.

En el llamado Día de la Paz, jornada festiva en todo el país marcada por la celebración de conciertos, festivales y actividades patrióticas, Dos Santos desveló hoy en Luena la placa inaugural del monumento que simboliza los acuerdos de paz. El monumento representa una paloma blanca que descansa sobre dos brazos lleva inscrita en la base la palabra paz.

Después, el Presidente de Angola presidió un mitin popular en la Luena, que reunió a más de 100.000 personas en el que se destacaron los logros de la paz, con énfasis en la reconstrucción del país.

"La naturaleza, que nos ha dado casi todo, sigue siendo generosa con nosotros y nos da fuerza para seguir trabajando para mejorar nuestras vidas, aprovechando ese potencial", afirmó Dos Santos.

El excombatiente José Mussenguite, que reside en Luanda, subrayó a Efe la gran importancia de acabar con la guerra para el país africano. "Cualquier cosa puede pasar, pero la paz fue el bien más preciado que consiguieron los angoleños, después de muchos años de guerra", dijo Mussenguite.

Hoy día, Angola, miembro de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), es el segundo mayor productor petrolero de África, después de Nigeria. En la última década, el país ha llegado a registrar un crecimiento anual de su economía superior al 20 por ciento gracias a la riqueza petrolero.

Sin embargo, gran parte de la población sigue sumida en la pobreza, toda vez que el país cuenta con una expectativa de vida y un índice de mortalidad infantil de los más bajos del mundo. Además, la falta de empleo empieza a hacer mella entre la población, especialmente entre los jóvenes, cada vez más descontentos con el presidente Dos Santos, que gobierna Angola de forma autoritaria desde 1979.

La próximas elecciones generales del país están previstas para el próximo setiembre.


Fuente: La Prensa, de Nicaragua (474/2012)


0 comentarios :: Angola celebró hoy diez años de paz tras la guerra civil que devastó el país