Felipe Osterling: Golpe del 5 de abril carecía de toda justificación

Lima, abr. 05 (ANDINA). El golpe de Estado del 5 de abril de 1992 fue absolutamente injustificado, porque el Congreso nunca impidió la gobernabilidad del país y el terrorismo no acabó durante la dictadura de Alberto Fujimori, sostuvo hoy el expresidente del Senado peruano, Felipe Osterling.

“Ya basta de seguir con la mentira de que el golpe se justificó porque el Congreso impedía gobernar a Fujimori o que el fujimorismo acabó con la subversión terrorista. Ese golpe fue absolutamente injustificado y hasta ahora sufrimos sus consecuencias”, declaró a la Agencia Andina.

>>> Seguir Leyendo... >>>

Recordó que en 1992, cuando Fujimori se encontraba en su segundo año de mandato, el Parlamento respaldó a su administración gubernamental delegando facultades legislativas al Ejecutivo en materia económica y de lucha antiterrorista.

Por ello cuestionó que algunos sectores fujimoristas hoy repitan el argumento de Fujimori, quien acusaba al Poder Legislativo de bloquear todas sus iniciativas e impedir las condiciones de gobernabilidad necesarias.

“¿Cómo es posible que por un poco más llame antidemócratas a gente como Roberto Ramírez del Villar o Raúl Ferrero Costa? Ellos respetaban la democracia y apoyaban al gobierno. No es justificado decir que ellos impedían la gobernabilidad en el Congreso”, comentó.


También rechazó que el golpe de Estado fuera una medida necesaria para controlar el terrorismo desatado por grupos como Sendero Luminoso y el Movimiento Revolucionario Túpac Amaru (MRTA).

En primer lugar mencionó que la captura del cabecilla senderista Abimael Guzmán fue realizada por un trabajo casi secreto del exgeneral PNP Antonio Ketín Vidal y un grupo de colaboradores, y que “agarró de sorpresa” a Fujimori y su entorno.

“El régimen autocrático y dictatorial de Fujimori carecía de una estrategia antiterrorista. Incluso la captura de Guzmán fue una sorpresa, porque Fujimori estaba pescando en Loreto, mientras que su comandante general Nicolás Hermoza Ríos estaba en un cóctel”, dijo.

Osterling opinó que esa situación demostraba su total desconocimiento de tan importante captura, porque de lo contrario hubieran estado monitoreando, como jefes de gobierno y de las Fuerzas Armadas, todo el proceso.

En todo caso, lamentó que, incluso ahora, exista gente que siga creyendo que el fujimorismo acabó con el terrorismo, pese a que las acciones sediciosas continúan casi una década después de la captura de Guzmán y de toda la cúpula senderista.

“Es triste ver que sigamos sufriendo las consecuencias del golpe. Vemos cómo los partidos políticos han desaparecido, y apenas sobreviven dos, y vemos cómo las instituciones democráticas aún luchan por recuperarse después de su destrucción”, indicó.

Al cumplirse 20 años del quiebre institucional, coincidió con el premio Nobel de Literatura 2010, Mario Varga Llosa, sobre la casi desaparición del fujimorismo, porque Alberto Fujimori tiene problemas de salud, se encuentra en la cárcel y tiene la imagen de un corrupto.

Para evitar que el fujimorismo y su modelo golpista regresen, debemos reforzar el sistema democrático con el retorno del sistema bicameral, la desaparición del voto preferencial y el reforzamiento del Poder Judicial”, anotó.


0 comentarios:

Publicar un comentario