Mauricio Tenorio: “Reescribir el pasado y reinventar el presente”

El historiador mexicano diserta sobre las tendencias actuales de la historiografía en su libro “Culturas y memoria: manual para ser historiador”

Por Yanet Aguilar Sosa | El Universal


Cerca de dos décadas como profesor de historia en Estados Unidos y M éxico -además de España-, le han dado a Mauricio Tenorio Trillo una experiencia tremenda en la docencia, pero ante todo una postura crítica sobre la historia y la memoria. Su argumento incómoda a más de uno, el historiador mexicano enfatiza la importancia de la “imaginación histórica”, que define como la herramienta que permite “experimentar posibilidades” y “empujar los límites de lo perceptible y lo decible”.

En la academia norteamericana era llamado el enfant terrible -hoy niega ser un “enfant”, tiene cerca de 50 años-, sin embargo, mantiene viva su crítica a la profesión del historiador que cree tener una memoria privilegiada y saberlo todo.

>>> Seguir Leyendo... >>>

Tenorio Trillo cuestiona la historia, dice que es una gran mentira que nos han enseñado.

“La escriben los vencedores y los poderosos, creo que deberíamos tener una actitud más irónica y ambigua frente a la historia como frente a la memoria, porque no es cierto que la historia la escriben siempre los vencedores porque no siempre la saben escribir ni les interesa escribirla y porque la memoria resulta que no es tan verdadera como creíamos”, señala el historiador que ha plasmado todas estas ideas en su libro "Culturas y memoria: manual para ser historiador".

Ese nuevo libro, publicado por Tusquets Editores y que tiene como subtítulo Una invitación teórica y práctica para reescribir el pasado y reinventar el presente, es la apuesta de Mauricio Tenorio Trillo (La Piedad, Michoacán, 1962) para dar cuenta de la discusión, que ha habido en las últimas dos décadas, sobre la memoria y la historia, pero también para señalar que su propuesta es la imaginación histórica.

El doctor en historia por la Universidad de Stanford y actual catedrático en la Universidad de Chicago cuenta que en estos últimos 20 años ha habido una discusión muy intensa, hay una tendencia de muchos historiadores a decir que la historia tiene que ser la memoria de los testigos y que se debe escribir a partir de testimonios de los sobrevivientes, como ya hay muchas; y una tendencia a declarar que la historia por el mero hecho de ser historia es mentira porque está escrita desde el poder y entonces hay que dudar de lo que los historiadores dicen.

Tenorio Trillo dice que cualquier visión del pasado está hecha a través de la acumulación de datos, pero sobre todo dice que está hecha con imaginación.

“Si uno acepta que la historia es hecha con imaginación, buena o mala, no hay ni paraíso de la historia perfecta y verdadera ni paraíso de la memoria absoluta que nos dice la verdad. Lo que queda, y es la propuesta del libro, es que debemos enseñar qué es y cómo funciona la imaginación histórica, que incluye una memoria pero que también incluye el olvido y que necesariamente está inspirada en los datos de la realidad y en la investigación pero que no se reduce a los datos de la realidad y la investigación”, dice Tenorio Trillo.

Para evitar los tropiezos

La conclusión a la que ha llegado Tenorio Trillo es que la memoria y la historia son muy similares, acumulan historias, verdades, mentiras, datos, se reescriben, se vuelven a reescribir, pero también que es tan necesario recordar un dato como olvidarlo para poder armar algo más; es decir, que es tan importante el olvido como la memoria.

El autor de Historia y celebración y Argucias de la historia. Siglo XIX, dice que su nuevo libro es un manual, una especie de bitácora de errores para que el historiador joven no los cometa de nuevo. “Yo no le puedo decir cómo y qué es la imaginación histórica, pero si le puedo enseñar los parámetros donde se puede mover para tener una buena imaginación histórica, lo demás a cada joven historiador o historiadora le queda hacerse su camino”.

Tenorio Trillo afirma que este libro le enseña a los aspirantes a historiador a conocer las salidas falsas, al tiempo que muestra la intrascendencia que tienen hoy día los historiadores. “Yo soy de los que cree que hoy, en el mundo de habla española, no requieren del historiador”.

A partir de esa conciencia de que el trabajo académico no tiene importancia sino para el mismo grupo de historiadores, Mauricio Tenorio se propuso escribir un libro con mucha sátira e ironía, una especie de vodevil o de tandas al estilo del Teatro Blanquita, dirigidas para que el público en general, para que los lectores comunes “entiendan que no somos tan aburridos, que lo que contamos y la manera en que lo hacemos es mucho más complicada de lo que se imaginan”.

Este ensayo, que es apasionado alegato de la historia como ejercicio intelectual y creativo sobre el revivir del pasado y la construcción del presente, es el más irreverente y lúdico trabajo que ha escrito.

“Muestro al lector que es mucho más complicado escribir la historia de lo que nos imaginamos, que la memoria es muy importante tanto como el olvido y que la historia no nada más fue echa para atarnos al pasado sino para inventarnos un nuevo futuro y tener una actitud más irreverente frente a la historia, pero al mismo tiempo mucho más respetuosa porque es sumamente complicado escribir el pasado”, señala el historiador mexicano, quien agrega que la historia como la memoria se reconstruyen constantemente.


Fuente: El Universal de México, (3/4/2012)


0 comentarios:

Publicar un comentario