Peligran los lugares sagrados de Lima por su desordenado crecimiento urbano

LIMA, 30 Abr 2012 (AFP) - La pujante ciudad de Lima convive con más de 300 sitios arqueológicos sagrados o 'huacas', pero mientras algunas construcciones milenarias destacan por su majestuosidad, otras corren riesgo de extinción por el desordenado crecimiento urbano y la falta de una política de preservación.

Las huacas, en quechua 'wak'a' o lugar sagrado, se hallan repartidas por toda la capital peruana. Sus nueve millones de habitantes están acostumbrados a pasar junto a estas reliquias sagradas de barro en forma de pirámide, otrora tumbas de la nobleza prehispánica, o centros de adoración o descanso del inca, que en algunos casos tienen más de 4.000 años.

>>> Seguir Leyendo... >>>

Pero sólo unas pocas se mantiene bien conservadas. Muchas huacas han desaparecido tras construirse sobre ellas viviendas, parques, campos deportivos y hasta algunas instituciones de gobierno. Otras, en abandono, se han convertido en basurales y refugio de delincuentes.

"Son pocas las huacas conservadas, muchas de ellas por participación de la empresa privada y proyectos gubernamentales, pero la falta de presupuesto para un plan de conservación les da un destino incierto", dijo a la AFP Luis Cáceres, director de Arqueología del Ministerio de Cultura.

"En Lima hay más de 300 huacas -se desconoce cuántas quedan en el país- que en su mayoría no están protegidas, por eso son invadidas por familias sin casas, convertidas en vertederos y refugio de delincuentes", agregó Cáceres.

"La mayoría de los sitios son declarados patrimonio cultural de la Nación, pero no se indica cuál es su área intangible. De esa omisión se aprovechan invasores y urbanizadores para violentarlas, también alcaldes para construir sobre ellas parques y campos deportivos", explicó el arqueólogo Cristian Vizconde, jefe del proyecto Marcahuamachuco, un complejo arqueológico de piedra de 1.600 años en la sierra norte de Perú.

Los sitios que no han sido declarados patrimonio cultural "prácticamente desaparecen por estar abandonados a su suerte", agregó Vizconde.

Algunas de las principales construcciones en Lima, como el palacio de Gobierno, se han edificado sobre huacas de gran valor histórico, señaló por su parte el arqueólogo y consultor Elías Mujica.

Mujica relató que la casa de Gobierno se construyó sobre el enorme palacio de Taulichusco "El viejo", que era el curaca de la ciudad (una especie de alcalde de la época) y ejercía esas funciones cuando Francisco Pizarro y sus huestes españoles llegaron a estas tierras y fundaron la ciudad de Lima en 1535.

A lado del palacio de Taulichusco se hallaba la huaca del Cabildo, donde se levantó la Municipalidad de Lima; sobre el Templo del dios 'Puma-inti' se construyó la Catedral de la ciudad, así como otras huacas menores fueron utilizadas para edificaciones españolas.

Pero hoy la cuidad muestra también orgullosa algunas de estas majestuosas construcciones en buen estado. En el distrito de San Isidro sobresale la huaca Huallamarca, una inmensa pirámide de abobe sin techo del siglo II, que fue abandonada y luego convertida en cementerio, hoy rodeada por un parque y que en su interior alberga un museo.

En el vecino distrito de Miraflores está la huaca Pucllana, un enorme centro ceremonial construido hace 1.500 años que no termina aún por ser develado por arqueólogos y que es visitado cada año por miles de turistas.

El sitio es conservado por privados a través del aporte de un restaurante que se instaló justo a su lado y que aporta un porcentaje de los ingresos para la investigación arqueológica.

En contraste, en el distrito de Chorrillos, se construyeron viviendas y parques sobre huacas, e incluso se levantó encima de un invadido santuario preincaico una imagen religiosa y se colocó una placa: "Santísima Cruz de Armatambo, padrino el alcalde Augusto Miyashiro".

"Para salvar a las huacas es necesario un plan de gestión cultural que involucre arqueólogos, población, colegios y municipios, y que se les explique el valor histórico de los sitios", estimó Jorge Silva, arqueólogo y catedrático.

En 2010, el gobierno del expresidente Alan García (2006-2011) lanzó un proyecto por 2,8 millones de dólares para valorar 10 huacas e impulsar un circuito turístico en Lima, pero aún no se ha puesto en funcionamiento.

Otro proyecto es el que impulsa el Congreso con la campaña "Salva una Huaca", que busca involucrar a la empresa privada en la recuperación del patrimonio arqueológico.


Fuente: Univisión (3074/2012)


0 comentarios:

Publicar un comentario