Una guerra civil con más muertos de lo que se pensaba

Redacción BBC Mundo

Cuando se peleó la Guerra Civil estadounidense no existían las cámaras de video. Sin embargo, todos tenemos imágenes en la cabeza de la crueldad y muerte que sembró gracias a Hollywood. Pero los datos estadísticos los aportan los libros de historia: alrededor de 620.000 muertos. Ahora, un nuevo estudio sugiere que las bajas fueron más, llegando a 750.000.

El número exacto nunca se supo. Las autoridades de ambos bandos no eran muy rigurosas a la hora de mantener los registros al día. No tenían un sistema exhaustivo para anotar fallecimientos. Y las plantillas militares eran más para fabular con la fuerza del ejército que para otra cosa.

>>> Seguir Leyendo... >>>

Como en todas las guerras los hombres desertaban, cambiaban de bando, desaparecían en el campo de batalla o volaban en pedazos. Y en muchos casos lo que se apuntaban como heridos, con el tiempo perecían de por las secuelas.

Por más de un siglo se aceptó la cifra de 620.000 muertos. Más de la mitad de los cuales murió en el campo de batalla.

A esa cifra se llegó por el trabajo conjunto de dos ex soldados de la Unión. William Fox y Thomas Livermore basaron sus estimaciones en informes del campo de batalla, trámite de pensiones por parte de viudas y huérfanos, y otras fuentes que, según los historiadores dejó muchas bajas sin contabilizar.

En diciembre del año pasado el historiador J. David Hacker publicó un estudio en el que utilizó métodos demográficos y un software estadístico para analizar datos de censos de 1850 a 1880 recientemente digitalizados.

Margen de error

Utilizando el programa SPSS, contó el número de estadounidenses nativos blancos en edad militar en 1860 y determinó cuantos seguían vivos en 1870. Para ello utilizó los censos de diferentes décadas y añadió variables como la participación de soldados negros, las tasas de supervivencia, la incidencia de soldados nacidos en el extranjero, entre otras.

Según su análisis la cifra exacta podría estar entre los 617.877 y los 851.066 muertos. Él marca una estimación de 750.000.

"Sabíamos que había sido devastadora", explica Hacker. "En un sentido aumentar la cifra de muertos en un 20% no cambia la historia", añade. "Pero debemos ser lo más precisos para determinar el impacto de la guerra".

Hacker sabe que su trabajo tiene un amplio margen de error, y no quiere hacer valoraciones sin sustento sobre su exactitud. Reconoce que no puede llegar a una cifra exacta. Ni tampoco hacer estimaciones sobre cuántos murieron en cada bando, o cuántos lo hicieron en el campo de batalla y cuántos por las secuelas.

El estudio fue publicado en el número de diciembre de 2011 de la revista Civil War History, y fue respaldado por algunos de los historiadores más prestigiosos sobre el conflicto.

"He estado esperando más de 25 años por un artículo como este", escribe James McPherson, profesor de la Universidad de Princeton, autor de Battle Cry of Freedom-por la que obtuvo el Pullitzer-, en un comentario sobre el trabajo de Hacker.

Muestra "qué tan destructiva fue la Guerra Civil", explica Joshua Rothman, hisotriador especializado en el siglo XIX y director del Summersell Center de la Universidad de Alabama.

Pero no todos son halagos. "Un juego de números sólo nos aleja de llegar a comprender el impacto de la guerra en la vida estadounidense", opina Eric Foner de la Universidad de Columbia, quitando relevancia al hallazgo de Hacker.

Queda por saber si las nuevas estimaciones del profesor Hacker pasarán a ser la nueva medida a la hora de hablar de las muertes ocurridas como consecuencia de la Guerra Civil en Estados Unidos. De momento, sus números fueron incorporados a la Wikipedia.


BBC Mundo (30/4/2012)


0 comentarios:

Publicar un comentario