La Mita de Potosí

Por Miguel Maticorena Estrada

Nacido en Zaragoza, Victorino de Villaba, Fiscal de la Audiencia de Charcas, murió en Chuquisaca, hoy Sucre, en 1802. Autor de informes fiscales y traductor de las “Lecciones de Comercio o bien de Economía Civil” del mercantilista Abate Antonio Genovesi (1784). Polemizó con Pedro Vicente Cañete e impugnó su “Guía” histórico-geográfica de Potosí. En 1797 escribió los “Apuntes para la Reforma de España sin transtorno del Gobierno ni de la Religión” (Ed. Buenos Aires, 1822) (Valentín Abecia B.: “Historiografía Boliviana”, 1793). Célebre por su “Discurso sobre la Mita de Potosí” que redactó en marzo de 1793.

Villaba pertenece a una generación que percibió la urgencia de la reforma de la anticuada estructura del Imperio español. Su reformismo o proyectismo, muy típico del siglo XVIII, tiene una vertiente institucional, otra social que trasluce, esta última, el título de sus “Apuntes”. La crisis del Antiguo Régimen, acentuada aquí con la inquietud post-tupamarista, le hace decir: “Nuestro estado actual es violento y nada violento es durable”. Proponía cambios “para evitar una revolución que los mismos abusos preparan”. Como reacción a la política anti-criolla de Gálvez, pedía la integración de las Audiencias en forma proporcional con los americanos.

>>> Seguir Leyendo... >>>

Poco conocido y menos citado aquí, su "Discurso sobre la mita de Potosí" condensa la preocupación del político y el reformista social. Se entrecruzan allí, creemos, ecos del 'cuantitativismo' español y algunas tesis que casi enlazan con la fisiocracia. En cuatro capítulos pide la extinción de la mita: no es servicio público y aun cuando lo fuera, no justifica el trabajo compulsivo. Enfrentándose a los defensores de la mita, Villaba demuestra que una economía próspera no depende necesariamente de la explotación minera. Si aquellos creían que "la abundancia del dinero es el nervio del Estado", Villaba veía 'problemática' esa ecuación "abundancia de numerario" y "felicidades de una nación". Fernando El Católico, decía, sin minas hizo una "nación industriosa y poblada"; Felipe II, en cambio, que tuvo las americanas, sufrió la bancarrota.

El contraste social de Potosí le permite recoger la idea de que "en los países de minas no se ve sino la opulencia de unos pocos con la miseria de infinitos". Si el dinero es una "mercadería universal" canjeables con "mercaderías particulares, faltando estas es imposible que se manteng aquella". Recurriendo a la analogía orgánica, que también viene en Genovesi, sostien que el "aumento de metales" sin un correspondiente "aumento de los frutos de la agricultura y la industria, es una verdadera enfermedad que estorba a la circulación de los humores por losmiembros". En lo que se llama el "mecanismo de las sociedades", Villaba intuye pues ese nexo entre inflación por abundancia de metales y decadencia política.

Fácilmente se advierten aquí las resonancias de la literatura económica-política 'cuantitativista' ordenada por Pierre Vilar ("Crecimiento y desarrollo", 1964). Los textos económicos del entonces inédito Luis Ortiz, González de Cellorigo ("el mucho dinero no sustenta a los Estados, ni está en él la riqueza de ellos", 1600), Caxa de Leruela. El singular 'mercantilista agrario' francés del siglo XVII, Sully, dira: "la labranza y el pastoreo son [...] las verdaderas minas y tesoros del Perú" (Vilar: "Oro y moneda en la historia", 1969; Villey: "Historia de las grandes doctrinas económicas", 1960). Todos esos textos y hasta el literario de Saavedra Fajardo, dice Vilar, preanuncian el análisis económico de Ricardo Cantillon.

Sin negar alguna influencia a tarvés de Genovesi, para un autor español del siglo XVIII, era familiar toda esa temática que viene de la del XVI: Indias, ruina, 'maldición del oro'. Villaba inclina su mirada sobre los "frutos de la tierra" y considera que "es evidente que las riquezas de un Estado no son otras que el producto del trabajo de los hombres".

Villaba denuncia la red de intereses subalternos de los 'abogados' de los ricos y los "políticos amantes del oro y de la plata". Su indigenismo, característico en muchos magistrados, acusiado por la crisis potosina y perulense, se convierte en análisis económico-social. Con razón el historiador argentino Ricardo Levene considera a Villaba "precursor de la Independencia americana".


Publicado en el diario El Comercio, el 16 de abril de 1979.


0 comentarios:

Publicar un comentario