Alemania vs. Grecia, un choque más allá del fútbol

Por Sebastián Fest | DPA

Berlín, 17 jun (dpa) - La confirmación de que Alemania y Grecia se enfrentarán el viernes en Gdansk por un lugar en las semifinales instala a la Eurocopa en una inesperada encrucijada político-deportiva.

El 2-1 de hoy sobre Dinamarca situó a Alemania como ganadora del Grupo A y rival del segundo equipo del Grupo B, que es Grecia tras su 1-0 sobre Rusia en la noche del sábado.

Quince minutos antes de las nueve de la noche de ese viernes los 40.000 espectadores en el Estadio Municipal y millones de personas en todo el mundo fijarán su vista en 22 hombres que no sólo estarán jugando al fútbol.

>>> Seguir Leyendo... >>>

Sobre el césped la pelota correrá junto a las urgencias de una Europa en crisis, el futuro de su moneda, el euro, y, sobre todo, los prejuicios.

"¡Ahora queremos a los alemanes!", exigió hoy el diario griego "Sportday" sin disimular la euforia. "Goal News" se adhirió a ese deseo con un juego de palabras en el que involucró a la canciller alemana, Angela Merkel: "Que nos traigan ahora a la Merkel. No van a echar nunca a Grecia del EURO".

Esos arrestos de los medios griegos, de los más simplistas y populares, llegaron antes de que las elecciones parlamentarias de esta noche le dieran el triunfo a Antonis Samaras, del conservador Nueva Democracia y nuevo interlocutor de Merkel, no precisamente popular en Grecia.

A griegos y alemanes los une y desune la historia, con la ocupación nazi como gran herida que de tanto en tanto vuelve a abrirse. Cerca de Gdansk, la sede del partido, se inició en 1939 la Segunda Guerra Mundial, con un bombardeo alemán.

Cuna de la civilización occidental, Grecia está sometida a un durísimo programa de ahorro que redujo salarios y jubilaciones y hundió al país en una depresión no sólo económica. El programa lo dicta el gobierno de Berlín, el más influyente en la Unión Europea (UE).

Fernando Santos, el portugués que dirige a los helenos, habló como si fuera griego: "Todos deben respetar a Grecia por su democracia, sus valores, la ciencia. Todo comenzó en Grecia, así que es difícil que alguien nos dé lecciones".

El fútbol, "un deporte en el que juegan 11 contra 11 y siempre ganan los alemanes", según el delantero inglés Gary Lineker en su momento, es terreno abonado para los prejuicios, y en Europa circulan hoy dos muy fuertes: que los alemanes son insensibles e implacables y que los griegos son perezosos e incorregibles y se merecen salir del euro como "castigo".

Se trata sólo de un partido de fútbol? Sí y no. Bastó con ver en la noche del sábado a Michalis Sifakis, el arquero de la selección griega, que estaba fuera de sí. Liberaba la misma presión, angustia y emoción que cargan la mayoría de sus 11 millones de compatriotas.

"Nos criticaron tanto... ¡Pero lo logramos!. Queremos más respeto", dijo Sifakis. En ese momento se estaba refiriendo a la selección de fútbol, pero enseguida amplió la mira y fue más allá: "Somos un pueblo maravilloso que no se merece todo esto".


Fuente: Cambio Político (17/6/2012)


0 comentarios:

Publicar un comentario