"La ciudad y los perros" y la censura franquista

Madrid, 20 jun (dpa) - Cuando el Nobel de Literatura peruano Mario Vargas Llosa se propuso publicar su primera novela, "La ciudad y los perros", se encontró con la férrea censura de la España de Francisco Franco.

Corría el año 1962, y todas las editoriales rechazaron aquella historia muy crítica con la disciplina castrense, que además contenía pasajes con una carga sexual impensable por aquel entonces. Por eso, como contó hoy durante la presentación de la edición conmemorativa del libro en Madrid, Vargas Llosa estará "siempre agradecido" al editor Carlos Barral.

>>> Seguir Leyendo... >>>

Fue él quien lo convenció para que se presentara al premio Biblioteca Breve. La novela resultó ganadora y contó entre otros con el apoyo del poeta y crítico José María Valverde, "que fue muy generoso con el libro". A partir de ahí, comenzó una negociación "larga, sorprendente y cómica a ratos" con el Ministerio de Información, que acabaría en la modificación de ocho frases.

Locuaz y sonriente, Vargas Llosa relató como los censores no toleraban que escribiera que un coronel tenía un "vientre de ballena", porque a su juicio ridiculizaba a la institución, pero sí aceptaron "vientre de cetáceo". O cómo se escandalizaron porque escribió que el capellán del colegio merodeaba burdeles, pero pasaron prostíbulo "porque el término era más suavecito".

Ese tira y afloja se prolongó un año, y la novela se publicó finalmente en Barcelona en 1963. En la segunda edición del libro, sorteando la censura, Carlos Barral restauró las frases originales, contó el escritor.

La Real Academia Española (RAE) y la asociación de academias (ASALE) acaban de lanzar una cuidada edición (Alfaguara) de "La ciudad y los perros" que rinde homenaje al Nobel de Literatura en el cincuentenario de la culminación de su primera novela.


Fuente: Vanguardia de México (20/6/2012)


0 comentarios:

Publicar un comentario