Nuestro patrimonio documental ¿En manos de quién?, por Gabriela Ramos

Una amiga me pone sobre la pista de este post de la historiadora Gabriela Ramos comentando el nombramiento del nuevo jefe del Archivo General de la Nación (AGN). Un nombramiento que a todas luces resulta tan inexplicable y soso como el que ocurrió hace unos meses en la dirección del Museo Nacional de Arqueología, Antropología e Historia del Perú (MNAAHP). Resulta poco menos que sintomático que los términos que utilicé en aquella ocasión para cuestionar aquel nombramiento, sean casi los mismos que utiliza ahora Gabriela Ramos para cuestionar el que ha ocurrido en el AGN. De lo que se deduce que la política cultural de este Gobierno o no existe o es más torpe de lo que aparentaba. No se diga ya de la responsabilidad que le compete a personas (devenidos en burócratas ahora) largamente vinculados al sector cultural que estarían avalando, con su bien ganado prestigio, las peores decisiones que esta administración ha tomado respecto de nuestras principales instituciones culturales. Con una grave crisis afectándolo, se provocó una situación en el AGN que alejó de su dirección a quien estaba perfectamente calificado para dirigir nuestro primer repositorio documental. Hoy se le ha reemplazado con un oscuro señor que, como afirma Gabriela Ramos, carece de todas las credenciales para el puesto, con lo cual se agrava su situación. No se la mejora. ¿Es esta la 'gran transformación' de la que nos hablaba el señor Humala? ¿Transformar en recintos de mediocridad nuestros archivos y museos? (JMM).

Nuestro patrimonio documental, ¿en manos de quién?

Por Gabriela Ramos


>>> Seguir Leyendo... >>>

¿A quién confiarías tus documentos importantes? Por ejemplo, aquellos que respaldan tu identidad, o los que certifican tu propiedad. O tal vez los papeles con referencias a tus antepasados, incluso los muy remotos, tan lejanos que no tienes idea de cómo eran. Y si a estos papeles tan importantes para tu persona se añadieran los que servirían para escribir la historia de tu ciudad, tu región, o tu país, ¿qué harías con ellos? ¿los dejarías que se pudran, que se hagan polvo, o queden expuestos a pérdidas o incluso robos? ¿en manos de quién los dejarías? ¿sería razonable confiarlos a alguien que no conoces? ¿te animarías a ponerlos en manos de alguien que no entiende su importancia ni su valor? Esta última parece ser la opción que ha tomado el gobierno desde hace unos meses con respecto a los papeles de mayor importancia para el Perú. En febrero de este año, el gobierno decidió nombrar al señor Pablo Maguiña Minaya como Jefe del Archivo General de la Nación (AGN).

El AGN es una institución, dependiente hoy del Ministerio de Cultura, encargada de conservar el patrimonio documental del país. Nuestro patrimonio documental no atrae turistas y tampoco ofrece vistas espectaculares. Su exhibición no produce dinero. Tampoco puede degustarse acompañado de una cerveza o un pisco, ni servirse en un restaurant de lujo o de medio pelo. Pero es tan importante como nuestros monumentos históricos más conocidos y apreciados. Lamentablemente, estos detalles son poco conocidos y peor entendidos, y nuestro Archivo General de la Nación es, desde hace mucho tiempo, una institución que sobrevive con muy pocos recursos, en ambientes inadecuados y con personal escasamente remunerado. En el pasado el AGN ha sido dirigido por personas diversas, algunas muy prestigiosas y entendidas como el historiador Guillermo Lohmann o el reconocido especialista en archivos y profesor universitario Mario Cárdenas.

El nombramiento del señor Maguiña -a quien no conozco- es francamente alarmante. ¿Cuáles son sus credenciales para que el Estado le haya confiado los papeles importantes de la nación? Una búsqueda por internet da algunos resultados: La primera fuente a la que acudí fue la página web del AGN. Hasta hace un par de semanas, aparecían en ella una serie de fotografías del señor Maguiña Minaya. Esto me pareció una mala señal. ¿Puede utilizarse un portal institucional del Estado para fines autopropagandísticos? En una de las fotografías, Maguiña estrecha alborozado la mano del señor Luis Peirano, Ministro de Cultura. Las fotos han sido ahora retiradas, pero queda un recuadro cuyo contenido es insólito. Allí el señor Maguiña Minaya agradece a todos quienes lo han felicitado por su nombramiento. ¿Es lícito que un servidor del Estado publique en la página web de la institución que dirige una lista de las personas que aparentemente lo respaldan? Esto tiene un tufillo que tampoco me agrada. En la lista reconozco solamente a dos personas vinculadas con el oficio de la historia: un antiguo alumno de la Universidad de Huamanga, hoy director del archivo histórico de Junín y el actual director de la Biblioteca Nacional. Los otros son funcionarios en ministerios, regiones y municipalidades. Por ejemplo, la señora Ana Jara, Ministra de la Mujer. Figuran también la ex-voleybolista y hoy congresista fujimorista Leyla Chihuán y la creadora de la Marca Perú, Isabella Falco. Y aparece también, oh sorpresa, la congresista Martha Chávez. ¿Quién es Pablo Maguiña Minaya?

Antepone a su nombre el título de licenciado, pero no sabemos en qué. Google me informa que su afiliación institucional es el Círculo de Periodistas Deportivos. ¿Será licenciado en periodismo? ¿Será una eminencia en futbol?¿Es esta una calificación razonable para dirigir una institución de la importancia del AGN?

La exhuberante alegría del señor Maguiña Minaya en las fotografías que colgó en la página web del AGN despertó mi curiosidad. ¿Por qué alguien que carece de las credenciales para dirigir esta institución que tiene tantos problemas actúa como si se hubiera sacado la lotería? Si fuera conciente de la responsabilidad que tiene entre manos, su semblante debería ser sombrío, o por lo menos, adusto. Sospecho, pensé, que este señor ha sido candidato a algo y este nombramiento representa el cargo que no logró por medio de los votos. Infogob.pe es una fuente valiosa. Escribí Maguiña Minaya y apareció la ficha de este señor. En efecto, ha sido candidato. La ficha es interesante por lo que contiene y también por lo que no dice. La hoja de vida ha desaparecido, de manera que no puedo saber cuál es su CV ni qué estudios tiene. Pero me entero de que en 1993 fue candidato a regidor provincial en Huaraz por un Frente Amplio Popular. No consiguió ser elegido. Pero el señor Maguiña Minaya fue perseverante. En 1998 redujo sus expectativas y se lanzó nuevamente como candidato, esta vez solo como regidor distrital, por el movimiento fujimorista Vamos Vecino. Pero los votos tampoco llegaron. Así el señor Maguiña Minaya debe haber quedado esperando su oportunidad.

¿Cómo logró este ex-militante de Vamos Vecino y poco exitoso aspirante a regidor municipal este "cargo de confianza" en el gobierno de Ollanta Humala? La hoja de vida podría dar algunas pistas, pero parece haber sido removida del portal Infogob.pe. Google nos da algunas pocas informaciones adicionales. Su rubro de negocios es Actividades Inmobiliarias por Retribución, y está calificado por la SUNAT como Persona Natural Sin Negocio.

Una vez en el puesto, como hemos visto, el señor Maguiña Minaya ha dado muestras de querer publicitar su persona lo más posible: fotos en la web, lista de adherentes, reportajes colgados en un llamado "Canal AGN" en Youtube, donde también se aprecian entrevistas radiales. Una de estas, dada a la periodista Mariella Balbi en Radio Exitosa, será motivo de un muy próximo comentario.


Tomado del blog Reloj de Arena (3 de junio de 2012)


0 comentarios:

Publicar un comentario