Selección italiana de fútbol se emociona en Auschwitz: "Vale más que 1.000 libros"

Por Daniel García Marco

Cracovia/Auschwitz (Polonia), 6 jun (dpa) - Caras compungidas, silencio y escucha atenta: los jugadores de la selección italiana de fútbol se aproximaron hoy más que nunca al horror en su visita al campo de exterminio nazi de Auschwitz-Birkenau.

"Es una experiencia conmovedora", dijo aún afectado el defensa Giorgio Chiellini tras la visita al campo, situado a unos 70 kilómetros de la ciudad polaca de Cracovia, donde Italia prepara la Eurocopa.

"Es difícil encontrar las palabras para describirlo. Somos una generación afortunada que sólo ha visto el horror en fotos, películas, libros y documentales. En la escuela se estudia, pero tener delante de los ojos el lugar donde sucedían esas atrocidades y escuchar los testimonios... Se quedará dentro del corazón, los testimonios son increíbles, dejan una emoción única dentro de nuestro corazón", agregó.

>>> Seguir Leyendo... >>>

Y es que además de ver las cámaras donde los nazis acumulaban el cabello que cortaban a los presos, donde reunían sus enseres y las cámaras de gas donde se estima que fueron asesinados un millón de judíos, los "azzurri" escucharon sentados sobre la llamada "vía de la muerte" los testimonios de italianos que sobrevieron a la masacre. Algunos internacionales no pudieron evitar las lágrimas.

El capitán, Gianluigi Buffon, depositó una corona de flores con los colores de la bandera italiana y algunos jugadores encendieron velas en el muro de ladrillo donde se realizaban los fusilamientos. El campo también fue visitado hoy por la selección holandesa, concentrada igualmente en Cracovia.

Durante la visita al museo de Auschwitz muchos usaron la audioguía para conocer todos los detalles. Luego, la delegación se desplazó a Birkenau, a apenas tres kilómetros del campo, donde se encontraban las cámaras de gas y se consumó la mayor parte de los asesinatos.

"Te queda siempre dentro. Vale más que 1.000 libros o películas que puedas leer o ver. Es una emoción difícil de expresar", dijo Chiellini, que destacó que con la visita esperan concienciar a los jóvenes "para combatir cualquier tipo de discriminación".

A Chiellini le impactaron especialmente "los tatuajes, los números que les escribían sobre el brazo a la llegada, cómo eran arrancados de sus familias y un médico decidía sobre su vida a la llegada, en la misma vía del tren".

En la visita estuvo también el director del Museo del Holocausto en Roma, Marcello Pezzetti, que destacó el poder de los futbolistas para transmitir mensajes: "La señal que ha dado hoy la selección no la puede dar nadie más. Los jugadores pueden llevar de la mano a los jóvenes para evidenciar lo que pasó en el pasado, cuando no se frenó el racismo".

El seleccionador, Cesare Prandelli, ya consideró el martes que visitar Auschwitz debería ser "obligatorio" para todos.

"Todos han leído libros y visto documentales, pero estar aquí es una cosa completamente diferente", dijo Samuel Modiano, uno de los supervivientes que contó su historia a los "azzurri".

"En Birkenau mi comunidad de judíos italianos fue exterminada. Éramos 1.500 personas, se salvaron 31 hombres y 120 mujeres. Yo tenía 13 años y medio, me quedé solo en el mundo y ha sido un dolor enorme. Si los rusos hubieran llegado unos días más tarde, no sé si se habría salvado ninguno", contó Modiano.

"Siempre nos hemos hecho la misma pregunta: por qué nos salvamos nosotros? Ahora encontré la respuesta: mi misión es explicar que todos somos iguales, que no hay razas diferentes y que no puede suceder más algo así", agregó.


Fuente: La Voz Libre (6/6/2012)


0 comentarios:

Publicar un comentario