Lerner Febres: "Aparición de Movadef revela que nuestra memoria es aún frágil"

Lima, jul. 15 (ANDINA). A 20 años del atentado de Tarata, en el distrito limeño de Miraflores, los peruanos no hemos aprendido lo suficiente sobre el significado de la violencia terrorista y nuestra memoria es frágil, dijo el expresidente de la Comisión de la Verdad, Salomón Lerner Febres.

Sostuvo que una evidencia de ello es la aparición del Movimiento por la Amnistía y Derechos Fundamentales (Movadef), que reivindica y demanda la libertad del cabecilla terrorista Abimael Guzmán y los sediciosos presos.

“A 20 años de la barbarie en Tarata no hemos aprendido lo suficiente. No hay un olvido completo, hay una memoria que vive, pero no lo suficiente, porque de lo contrario no existiría ahora un Movadef con jóvenes, que en absoluto parecen conocer lo que ocurrió en el país”, declaró a la Agencia Andina.

>>> Seguir Leyendo... >>>

Indicó que Tarata continúa siendo un testimonio permanente de una historia nefasta y hace recordar todo lo que sufrió el país por la violencia de Sendero Luminoso.

A su juicio, a pesar del tiempo transcurrido no existe una conciencia plena de lo que significó el terrorismo en algunos sectores, por ello, surgen “máscaras” de Sendero, como Movadef, que lo único que promueven es muerte y violencia.

Además, añadió, fomentan la negación de toda política democrática basada en el diálogo, tolerancia y respeto.

Lerner Febres consideró esencial incluir en la currícula escolar las conclusiones del informe de la Comisión de la Verdad y Reconciliación para que los jóvenes conozcan la época de barbarie desatada por la subversión.

Comentó sentirse desilusionado por algunos políticos que en el pasado han cuestionado tal posibilidad, acusando “indebidamente” a la comisión de cometer sesgos en su trabajo.

Sin embargo, destacó que la construcción del Lugar de la Memoria constituye un excelente punto de partida para crear conciencia cívica ante los hechos de violencia que vivió el país en las décadas del 80 y 90.

“No solo hay que conformarnos con el crecimiento, porque todavía hay cicatrices, eso es parte de nuestra identidad e historia”, puntualizó.

De acuerdo a la Comisión de la Verdad y Reconciliación, la violencia generada por el terrorismo en los ochenta y noventa dejó cerca de 70 mil muertos, la mayoría de ellos pobladores del ande y de las zonas más alejadas y pobres del país.


0 comentarios:

Publicar un comentario