Pronunciam​iento de AIS sobre la situacion actual de la Facultad de Ciencias Sociales

Falta poco menos de un mes para que se inicie el V Congreso Nacional de Historia que organiza la Escuela de esa especialidad en San Marcos y el caos en la Facultad de Ciencias Sociales parece amenazar su realización. La toma de las instalaciones de la Facultad, que a todas luces parece ilegal y poco académica ('incivilizada' la llama el rector Pedro Cotillo), no lo es tanto si nos detenemos a pensar que la situación que la generó es todavía más ilegal y mucho menos académica que la toma misma. Cuando hace unas semanas el rector presentó muy orgulloso su reglamento de procesos disciplinarios, se le olvidó mencionar que un decano ilegítimo, avalado y secundado por él, controla la Facultad como si fuera su feudo personal desde hace dos años y se rehusa a reconocer a las autoridades democráticamente elegidas. Que ahora pretenda criminalizar la protesta legítima de los estudiantes y convertirlos en violentistas nos trae el triste recuerdo de cierto interventor que concibió a la cuatricentenaria casi como un centro de rehabilitación. Una lástima por él, porque con ello demuestra que desconoce la historia de luchas y protestas contra el abuso del poder y la ilegalidad que San Marcos exhibe. Nadie quiere ni avala la toma de locales (contraproducentes desde cualquier punto de vista), pero tampoco queremos autoridades ilegítimas. Por ello, me adhiero plenamente al texto del siguiente pronunciamiento ¡Sí a la vacancia de autoridades ilegítimas! (JMM).

UNIVERSIDAD NACIONAL MAYOR DE SAN MARCOS
Fundada en 1551
ACUERDO INSTITUCIONAL SANMARQUINO
Facultad de Ciencias Sociales
Lima, 9 julio de 2012

PRONUNCIAMIENTO


>>> Seguir Leyendo... >>>

Ante la paralización y caos institucional de nuestra Facultad, expresamos nuestro respaldo a las decisiones adoptadas en el reciente Claustro Pleno y nos comprometemos a contribuir para que estos acuerdos se vuelvan realidad. Ellos permitirán, en primer lugar, que el presente semestre académico culmine sin perjuicio de los estudiantes. Al mismo tiempo, respaldamos la exigencia de respeto y regularización de la institucionalidad de la Facultad por parte de las actuales autoridades de la Universidad, pues la alteración de la institucionalidad democrática ha afectado profundamente el normal desarrollo de las actividades académicas y administrativas en nuestra Facultad.

En tal sentido hacemos pública nuestra posición:

1. Respaldamos la decisión democrática del Consejo de Facultad de vacar al actual decano y de solicitar a la Alta Dirección de la universidad encargar el Decanato al profesor consejero de mayor antigüedad en este Consejo, en los términos previstos por el Estatuto de nuestra Universidad. Ello podrá hacer viable la reinstitucionalización exigida y no hay ninguna razón legal para que se pongan obstáculos a esa decisión del órgano de gobierno de la Facultad.

2. Consideramos que la lucha democrática emprendida por los estudiantes de esta Facultad marca un hito en la configuración de una nueva agenda universitaria en nuestra Universidad y el conjunto de universidades públicas del país. Lo que empezó como un puntual reclamo localizado en nuestra Facultad, pronto ganó amplitud de miras. Ello fue así porque esta vez las demandas no se limitaron a las tradicionales exigencias, ya que pusieron en primer plano la preocupación por lo esencial de la universidad, la calidad académica, la transparencia administrativa, la preocupación sistemática e inteligente por la producción intelectual y la meritocracia.

3. Hace dos años se desconoció al decano legítimamente elegido y el rector Izquierdo impuso un decano encargado. Esta designación fue extendida por el actual rector con arreglo a un infundado respeto por la legalidad. Esta imposición ha perdido legitimidad por razones obvias a todos: el aún mayor deterioro académico e institucional de la Facultad: Ciencias Sociales no es ningún referente intelectual y moral para la solución de los problemas sociales y económicos que agobian al país; sus profesionales son apenas requeridos o consultados. Por eso esta actitud estudiantil parece ser una señal sana de que se trata de una nueva agenda universitaria nacional en ciernes, tanto en Ciencias Sociales como en otras Facultades de nuestra Universidad, así como en otras universidades públicas del país.

4. Mientras tanto, las actuales autoridades de San Marcos se han apresurado equivocadamente a criminalizar la justa protesta, sirviéndose para ello del manido recurso de presentarla como generada por sectores con vocación violentista, ocultando así que quienes realmente han violentado el orden institucional, deteriorando con ello la calidad académica, son precisamente ellos, aliados tradicionales de violentistas.

5. La imposición del llamado “Reglamento de Proceso Disciplinario para Alumnos de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos”, que busca reprimir la libre discusión sobre lo que ocurre en la universidad y el país, debe ser entendida en ese contexto. El estudiante (que es un ciudadano) no acude a la universidad para ser disciplinado, peor aún por autoridades ilegítimas. Debe decirse que su sustento real es el control total de los órganos de gobierno de la Universidad, incluyendo la cooptación de la representación estudiantil ante esas instancias. Esto ha sido corroborado por la actitud de la “representación” estudiantil ante la Asamblea Universitaria, que no representa en absoluto los intereses legítimos de los estudiantes. Así, debemos advertir que este reglamento no es ni el único problema, ni el problema medular de nuestra Universidad; los problemas reales son más profundos.

Lo más significativo de esta coyuntura es que, en nuestra Universidad, como en otras universidades, públicas y privadas, el sector estudiantil, que es el más dinámico de la comunidad universitaria, está renovando y ampliando sustantivamente su preocupación por la universidad y el país, poniendo explícitamente como centro de su programa la demanda de calidad académica, el fomento de la investigación, los desafíos ambientales, la preeminencia del mercado, las implicancias de una moderna formación profesional y el respeto a la institucionalidad democrática. Esto es digno de ser saludado y acompañado.

¡Por la defensa de la Universidad Pública!
¡Por calidad académica y reforma de la Universidad!
¡Elección de autoridades por voto universal y directo!

Visite nuestra página web: www.acuerdoinstitucionalunmsm.edu.pe
Escríbanos a nuestro correo electrónico: acuerdo.institucional.unmsm1@gmail.com



0 comentarios:

Publicar un comentario