La película "Oblawa" rompe mito de la santidad de la resistencia polaca durante la guerra

Por Julio César Rivas

Montreal (Canadá), 24 ago (EFE).- El film polaco "Oblawa", una de las películas candidatas al Gran Premio de las Américas del Festival de Filmes del Mundo de Montreal (FFM), reveló hoy una visión irreverente pero más realista de la resistencia polaca durante la Segunda Guerra Mundial.

"Oblawa", del director Marcin Krzysztalowicz, es una de las 18 películas que compiten este año en el Certamen Mundial de FFM junto con las españolas "Els nens salvatges", de Patricia Ferreira, y "Mil de naranjas", de Imanol Uribe.

>>> Seguir Leyendo... >>>

El filme de Krzysztalowicz, que debutó como director con "Something Was Taken Away" en 1999, se centra en el otoño de 1943 y en un pequeño grupo de la resistencia polaca especializado en la captura y asesinato de soldados alemanes y sus colaboradores polacos.

Uno de los integrantes del grupo, interpretado por Marcin Dorocnski, recibe la orden de capturar y asesinar a un colaborador que vive en una pequeña aldea, papel al que da vida el actor Maciej Stuhr.

Pero el guerrillero y el colaborador se conocen desde la infancia y la captura del aliado de los alemanes inicia una serie de eventos que permiten al director polaco relatar uno de los aspectos más oscuros y tabú de la resistencia polaca.

Tanto el actor Maciej Stuhr como la actriz Weronica Rosati, que han viajado a Montreal para participar en el estreno internacional del film, reconocieron hoy durante una rueda de prensa que aunque la Segunda Guerra Mundial es un tema habitual del cine polaco, "Oblawa" se adentra en un territorio nuevo para Polonia.

"Probablemente muchas de nuestras películas que van a festivales internacionales son sobre la guerra. Pero creo que ésta es una historia contada de forma totalmente diferente" declaró la actriz polaca.

Stuhr explicó que sólo ahora, más de 60 años después de la Segunda Guerra Mundial, ha pasado el suficiente tiempo para desmitificar la resistencia polaca.

"Durante la época comunista crecimos con los filmes de la Unión Soviética, que eran una propaganda inmensa en la que los polacos eran los buenos y los alemanes los malos. No había otra forma. Ahora somos lo suficientemente mayores para hablar de esto de forma seria y descubrir el lado más oscuro de nuestra propia nación", dijo el actor polaco.

"Los soldados de la resistencia tuvieron muchos problemas durante el estalinismo, muchos fueron encarcelados o asesinados. Pero instituciones como Solidaridad recordaban lo que esa gente había hecho y se convirtieron un poco en un mito, como algo muy santo" añadió.

"En ese sentido, esta película no es políticamente correcta", terminó señalando porque revela la brutalidad de la resistencia.

Para Rosati, lo que Krzysztalowicz (quien no pudo acudir a Montreal por problemas de salud) ha querido mostrar "es lo que la guerra hace a las personas, incluso a la gente buena e inocente. Básicamente les convierte en monstruos, si no tienen otra opción".


Fuente: Publimetro de Colombia (24/8/2012).


0 comentarios:

Publicar un comentario