Al rescate de los balcones

Por Alonso Izaguirre

Forman parte de la identidad de la capital. El paso del tiempo, los terremotos y la indiferencia generalizada se llevaron una buena parte de ellos; pero aún quedan algunas centenas en pie.


La Municipalidad de Lima, mediante las tres campañas Adopte un balcón realizadas en 1997 y 1998 –en la gestión de Alberto Andrade–, buscó salvarlos del olvido y logró restaurar 71 de estas piezas arquitectónicas de las épocas colonial y republicana.

Pero no es suficiente, y Adopte un balcón acaba de entrar en su cuarta edición para recuperar otros 76 balcones. Los ejes de intervención están concentrados en los jirones Áncash, Junín y Trujillo. “A través de este último se ingresará al Rímac”, explica la arquitecta Elba Vargas, gerenta del Programa Municipal para la Recuperación del Centro Histórico de Lima (Prolima).

>>> Seguir Leyendo... >>>

¿Para qué un programa de esta naturaleza? Para contribuir a revalorar y revitalizar el espacio público del Centro Histórico, incentivar el interés de la comunidad sobre la importancia de los balcones, fortalecer la identidad de los vecinos con su ciudad y lograr el mejoramiento físico de la vivienda en la Lima histórica.

Avance gradual

Esta vez, la balconería a intervenir forma parte, en su mayoría, de viviendas particulares –no de empresas ni de instituciones– y de una arquitectura menos compleja en la zona de Barrios Altos. Los trabajos se harán de manera gradual y la parte técnica la asumirá la Escuela Taller de Lima, donde hay especialistas y personal calificado en restauración.

¿En qué estado fueron encontradas estas piezas fundamentales del paisaje arquitectónico del Centro Histórico? La mayoría de los balcones eran usados como depósitos de trastos; en segundo lugar, como colgaderos de ropa y, luego, como baños. Incluso, en uno se encontró una ducha instalada con piso de mayólica.

El deterioro sufrido es más que evidente. Por tanto, las labores en cada balcón costarán entre 10,000 y 15,000 dólares debido a la necesidad de recuperar piezas dañadas y partes del techo, además de los anclajes, la base y contrabase de la estructura. Se usarán andamios especiales para no obstruir el paso de transeúntes y evitar el cierre de calles.

El lado positivo de la reactivación de Adopte un balcón es el apoyo brindado por los propietarios e inquilinos de los inmuebles.

Por ello, y para lograr una mayor sostenibilidad del proyecto, se estudia la probabilidad de brindarles una serie de capacitaciones que los ayuden a realizar los cuidados necesarios para preservar los balcones por más tiempo, refiere la arquitecta Vargas.

Porque, además, después de las primeras campañas en la década de 1990 se hicieron evidentes algunos problemas. Sí, el inversionista apoyó económicamente la restauración de los balcones, pero el propietario o los arrendatarios se preocuparon poco por el mantenimiento de los mismos. Esta situación quiere ser cambiada ahora con la propuesta de capacitaciones.

“A los balcones de los programas anteriores se les hará un diagnóstico para que quienes los adoptaron en su oportunidad ahora nos apoyen en darles buen mantenimiento."

"También se volverán a colocar las placas con los nombres de los inversionistas, porque las anteriores, hechas de bronce, fueron robadas casi en su totalidad. Ahora las vamos a hacer de otro material.”

La gerenta de Prolima calcula en 300 el número de balcones en Lima que necesitan restauración. La labor, entonces, está lejos de concluir.


Trayectoria arquitectónica

  • La arquitectura de los balcones limeños fue diseñada al estilo andaluz con influencia mudéjar.
  • El historiador Juan Manuel Ugarte Eléspuru sostiene que el uso de los balcones proviene del Medio Oriente, Siria y Egipto.
  • Entre los siglos XVI y XVII, los balcones fueron llanos, abiertos y alargados.
  • A fines del siglo XVII aparecen los cajones cerrados.


    ¿Quiénes pueden adoptar un balcón?

  • Empresarios y ciudadanos particulares.
  • Recibirán una placa de reconocimiento por su colaboración en la fachada del inmueble intervenido.
  • Tendrán beneficios tributarios del 10% del impuesto a la renta, siempre y cuando los trabajos de restauración se hagan a través del Patronato de la Escuela Taller de Lima.


    Informes

    Programa Municipal para la Recuperación del Centro Histórico de Lima (Prolima).
    Dirección: Jr. Áncash 229, Centro de Lima.
    Teléfono: 427-4421
    Correo: joanna.castillo@munlima.gob.pe


    Fuente: Diario El Peruano (30/8/2012)


  • 0 comentarios:

    Publicar un comentario