Las primeras damas y el poder

"El autor de este artículo no tiene problema alguno con el rol activo de la señora Nadine Heredia y cree que gran parte de la rabiosa oposición a su actuación obedece a la profunda herencia patriarcal y machista de nuestra sociedad. Aquí se enfrentan el progresismo y la más oscura reacción". De este modo cierra su texto César Arias Quincot (quien fue mi profesor en la maestría de Periodismo y de quien difícilmente puede decirse que sea un furibundo humalista) sobre las primeras damas; pero habría que hacerle una pequeña atingencia. Ninguna de los casos de primeras damas que él menciona en su recuento hizo una grosera campaña a favor de su candidatura en cada acto protocolar en el que participó y mucho menos puso a andar al aparato partidario para ir voceando su candidatura al 2016. Así que, un poco más de serenidad y objetividad que no es una cuestión de machismo ni de reacción. Solo simple corrección y sana alternancia democrática (JMM).


Las primeras damas y el poder

Por César Arias Quincot
Periodista y licenciado en historia

Durante las últimas semanas se ha encendido una polémica mediática en torno a nuestra Primera Dama debido a la ola de cuestionamientos planteados por algunos congresistas de oposición y medios de comunicación, a los que parece irritar el rol activo de la esposa del Presidente de la República.

>>> Seguir Leyendo... >>>

Para dar un marco más global a esta discusión queremos señalar situaciones similares vividas en Estados Unidos, país que inició la costumbre de darle un tratamiento especial a la esposa del jefe del Estado. En América Latina se comentaba criollamente que en aquella nación se les daba un papel demasiado importante a las esposas de los ejecutivos y de los políticos, y que ello era signo de que los gringos eran "sacos largos".

Sin embargo, esa costumbre se trasladó a nuestra región y a otros lugares del mundo.

Hay que puntualizar que el concepto de "primera dama" fue diseñado en una época anterior a la emancipación de las mujeres durante la segunda mitad del siglo XX. Cuando el prototipo femenino era el ama de casa sin mayor educación, se concibió a la primera dama como una figura protocolar que mostraba la estabilidad familiar del mandatario.

El mundo cambió y ahora tenemos mujeres de opiniones propias, con alto nivel profesional e intelectual. Esto ha conducido a que las esposas de los gobernantes, además de ser las personas de mayor confianza en el gobierno, desempeñen un papel más activo en el mundo de la política.

Esto es natural por la evolución de la historia, situación que muchos peruanos aún se resisten a aceptar.

Recordemos que Eleanor Roosevelt, esposa del presidente estadounidense Franklin Delano Roosevelt, no solo contribuyó de modo decisivo a la redacción de la Declaración de los Derechos Humanos de las Naciones Unidas, sino que usó su influencia política para que se aceptara a negros como pilotos de combate, venciendo la oposición de obtusos congresistas sureños. Activista del pacifismo y los derechos humanos, viajera infatigable, otro expresidente de Estados Unidos, Harry Truman, la llamó "la primera dama del mundo".

Más conocida es hoy la acción política de Jackie Kennedy, esposa del asesinado presidente John F. Kennedy; en una oportunidad, llegando a México, el mandatario afirmó: "Todos saben que vengo como acompañante de Jackie".

El expresidente Jimmy Carter envió a su esposa Rosalynn encabezando delegaciones al exterior. En 1978, cuando se inauguró la Constituyente, la delegación de Estados Unidos fue liderada por la señora Carter. El caso de Hillary Clinton, la esposa del expresidente Bill Clinton, es muy conocido.

La sociedad peruana acepta sin problema a una primera dama "discreta", es decir, limitada al apoyo social y a lo protocolar, pero a muchos molesta una dama con ideas propias y capaz de expresarlas.

El autor de este artículo no tiene problema alguno con el rol activo de la señora Nadine Heredia y cree que gran parte de la rabiosa oposición a su actuación obedece a la profunda herencia patriarcal y machista de nuestra sociedad. Aquí se enfrentan el progresismo y la más oscura reacción.


Fuente: Diario El Peruano (1/9/2012)


0 comentarios:

Publicar un comentario