París recorre seis siglos de historia del libro en una exposición

París, 12 sep (EFE).- París repasa seis siglos de historia del libro, desde la invención de la imprenta por Gutenberg hasta la llegada del e-book, en una exposición que comienza mañana, jueves.

Hasta el próximo 20 de enero, la muestra "Seis siglos del arte del libro: del incunable al libro de artista", organizada por el Museo de Cartas y Manuscritos, pretende incidir, más allá del texto, en la importancia del soporte, a través de más de un centenar de obras "de excepción", señaló a Efe su comisario, Pascal Fulacher.

>>> Seguir Leyendo... >>>

La exposición revela hasta qué punto la encuadernación, el papel, las ilustraciones y la tipografía de un volumen se han transformado a lo largo de los siglos, hasta adquirir en ocasiones un protagonismo similar al del propio texto.

El recorrido parte de esos primeros libros fabricados cuando el mundo de la impresión aún estaba en pañales, y llega al siglo XX, momento en que el papel se convertía en un verdadero campo de experimentación para creadores y artistas.

Entre el siglo XV y la actualidad han corrido ríos de tinta, como puede verse al comparar los "incunables" (primerísimos libros impresos) con la estética atrevida e innovadora de obras del siglo XX como "Nadja" de André Breton, encuadernada en cuero rugoso verde lima, adornada con relieves futuristas e ilustrada por Man Ray.

"Cada vez más, pintores y fotógrafos se interesan por participar en la creación del soporte de sus obras", explicó Fulacher, quien considera que hoy en día éste cumple una función "privilegiada" en la presentación del trabajo del artista.

La evolución de aspectos como la tipografía o los formatos también pueden sorprender al visitante, que descubrirá por ejemplo que la letra "Garamond", habitual en cualquier editor de texto actual, fue inventada en el siglo XV, y el formato "de bolsillo" apareció en la época del Renacimiento.

No fue, sin embargo, hasta el siglo XIX cuando se produjo una explosión editorial, gracias a nuevas técnicas de reproducción como la litografía y a "una nueva clientela de bibliófilos con gustos muy eclécticos", precisó el comisario.

La exposición se completa con la presencia de herramientas y materiales cedidos por el Taller del Libro de arte y de la Estampa de la Imprenta nacional, y con préstamos del museo del pergamino de Rouillon y del Taller de encuadernación de Florent Rousseau.

La idea es, según señalaba el presidente del museo en el catálogo de la muestra, Gérard Lhéritier, "mostrar la permanencia de estos oficios ligados al libro a través de los siglos".

"El libro tiene presente y futuro", aseguró Fulacher, y refutó la idea de que las tabletas puedan sustituir algún día al papel, porque "el libro es y será uno de los pilares de nuestra cultura".


Fuente: Qué.es (12/9/2012).


0 comentarios:

Publicar un comentario