Cuando el mundo estuvo al borde de la extinción

La Crisis de Octubre cumple 50 años con sus protagonistas todavía distanciados. Como nunca, la humanidad estuvo en 1962 muy cerca del apocalipsis.

Por Jorge Moreno Matos

La mañana del 14 de octubre de 1962, un día como hoy hace 50 años, un avión U-2 de EE.UU. sobrevoló Cuba en una misión de reconocimiento y tomó fotografías a una altura de entre 19.000 y 21.000 metros. Los objetos captados en las fotos apenas si tenían un tamaño de 0,2 m2.

Fueron examinados aquella misma noche en el Centro de Análisis Fotográfico de la CIA en Washington y la conclusión a la que llegaron los especialistas fue contundente: la Unión Soviética estaba construyendo rampas de lanzamiento de misiles balísticos en Cuba, con capacidad para llegar a las principales ciudades de EE.UU. en cuestión de minutos.

>>> Seguir Leyendo... >>>

Al día siguiente el presidente John F. Kennedy formó un comité de crisis en la Casa Blanca. Era el primero de los famosos 13 días de octubre de 1962. La Crisis de los Misiles. El momento más grave y tenso de la Guerra Fría.

Kennedy no solo exigió el retiro de los misiles, sino que además, para evitar que estos llegaran a estar operativos, trazó una línea simbólica en el Atlántico y advirtió de graves consecuencias si los cargueros rusos que los llevaban a Cuba la traspasaban.

El líder soviético Nikita Kruschev replegó sus naves, pero terminó exultante. Le había sacado a Kennedy la promesa de no invadir nunca más Cuba y eso para él era un triunfo. Precisamente, algo similar a lo que pensaban los estadounidenses sobre los soviéticos con el retiro posterior de los misiles en Cuba.

Ahora sabemos que tanto Washington como Moscú ganaron al hacerse una diversidad de concesiones mutuas que resolvieron la crisis y evitaron una guerra nuclear que habría terminado con nuestra civilización.

Medio siglo después, solo uno de los tres protagonistas de esa crisis (o Crisis de Octubre, como se la conoce en Cuba), sobrevive: Fidel Castro. Paradójico, “el papel de Castro durante esos 13 días fue modesto”, recordó el experto estadounidense Philipp Brenner. Por cierto, Castro jamás perdonó a Kruschev la ‘traición’ de retirar los misiles.

En cambio los otros dos, Nikita Kruschev y John F. Kennedy, aunque pasaron a mejor vida, todavía hoy siguen generando libros, testimonios, documentos y cintas que ofrecen nuevas pistas sobre sus decisiones y actos de esos días cruciales . Solo esta semana se han desclasificado 2.700 documentos sobre la crisis.

¿POR QUÉ CUBA?

“Al momento de estallar la crisis, se había logrado instalar en Cuba 40 ojivas nucleares en misiles FKR-1”, contó en estos días Vadut Jakimov, oficial del Ejército Rojo que formó parte de los más de 300 soldados soviéticos encargados de la que se denominó Misión Anadyr.

Por qué Kruschev instaló misiles en Cuba es una cuestión que hasta ahora debaten los historiadores. Un testimonio de la época revela que el líder soviético solo quería devolver a EE.UU. el mismo trato que estos les habían dispensado con la instalación de misiles en Turquía (los mismos cuyo retiro posibilitaron el acuerdo final que acabó con la crisis), y que estaban a tiro de piedra de Moscú. “Nosotros, los rusos, hemos aprendido a tolerar el hedor de la amenaza nuclear norteamericana, y ahora vosotros, norteamericanos, tendréis que hacer lo mismo”, dijo Kruschev. Tal vez ahí empezó la crisis.

50 años después, EE.UU. y Cuba siguen tan distanciados como en aquella época. Y más aun, hay quienes quieren ver en el programa nuclear de Irán el hecho de que el mundo no aprendió la lección de esos 13 días. ¿O sí?


¿Pacificador o Conservador?

Contra lo que cree mucha gente, John F. Kennedy tal vez no solo sea el más popular de todos los presidentes estadounidenses sino también el más mitificado de todos ellos. Cuando asumió la presidencia, en enero de 1961, tenía 43 años y era un político esencialmente pragmático y profundamente conservador, al decir del historiador Joseph Fontana. Lo paradójico es que, pese a ello, la extrema derecha estadounidense siempre lo consideró demasiado blando en sus tratos con el comunismo. La forma en que manejó la Crisis de los Misiles (negociar con los soviéticos antes que bombardear Cuba) lo enemistó con la extrema derecha y los ‘halcones’ de la poderosa cúpula castrense.


EFECTOS

ESCALADA ARMAMENTISTA

Una consecuencia de la Crisis de los Misiles fue el proceso de rearme nuclear a gran escala que inició de inmediato la Unión Soviética.

CASTRISMO TRIUNFANTE

Tras el acuerdo privado y secreto que puso fin a la crisis, el régimen de Castro pudo continuar sin la amenaza latente de las operaciones encubiertas que la CIA preparaba contra él.

ENDURECIMIENTO DEL BLOQUEO

Después de la crisis de los misiles, nunca más EE.UU. volvió a intentar invadir Cuba. En cambio, sí endureció el bloqueo económico sobre la isla vigente desde octubre de 1960 y que continúa hasta hoy.

EL SOBREVIVIENTE

Fidel Castro ha sobrevivido a once presidentes de EE.UU., desde Eisenhower hasta Obama.


Publicado en el diario El Comercio el domingo 14 de octubre de 2012.


0 comentarios:

Publicar un comentario