Descubren cráneos con 500 años de antigüedad en Templo Mayor de México

Ciudad de México, 5 oct (dpa) - Arqueólogos mexicanos encontraron una piedra de sacrificio y varios cráneos en el recinto sagrado de Tenochtitlan, ubicado en la zona arqueológica del Templo Mayor, en el centro histórico de la Ciudad de México, informó hoy el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

Las 45 calaveras y unas 250 mandíbulas humanas descubiertas en el lugar tienen poco más de 500 años de antigüedad y son "el conjunto más numeroso de cráneos hallados en el lugar", según informó la institución.

>>> Seguir Leyendo... >>>

"Los cráneos eran utilizados por los antiguos mexicas como elementos de consagración o de clausura de espacios arquitectónicos, y para rituales vinculados al culto a Mictlantecuhtli, dios de la muerte, por lo que quizá se trata de una ofrenda que sirvió para clausurar alguna edificación prehispánica", dijo sobre el hallazgo el responsable del Programa de Arqueología Urbana (PAU) del INAH, Raúl Barrera.

El depósito de los cráneos se encontró en la parte posterior de la estructura denominada cuauhxicalco, descubierta en 2011, debajo del cual también se encontró una piedra de sacrificios, la segunda que se localiza en el sitio en los últimos 20 años, y que posiblemente corresponde a la etapa constructiva II del Templo Mayor (1375-1427).

Barrera informó que bajo la piedra sacrificial se descubrieron cinco cráneos fragmentados que tienen un orificio a la altura del parietal, que hace suponer que quizá, en algún momento, formaron parte de un tzompantli (monumento donde se exponían las calaveras de sacrificados) de Tenochtitlan. Los especialistas creen que los restos al parecer fueron una ofrenda de consagración hacia ese elemento.

"Es posible que algunos de los 45 cráneos que se encontraban por encima de la piedra de sacrificios hayan sido manipulados con la intención de elaborar 'máscaras-cráneo' que nunca fueron concluidas, sólo son preformas, lo cual se infiere a partir de las huellas de corte que presentan", consideró.

El especialista explicó que este tipo de máscaras se caracterizan por ser hechas con el frente de las calaveras humanas.

"En ciertos casos fueron adornadas con aplicaciones de piedra verde para simular los ojos, o se acompañaron con collares de caracol, cascabeles y cuchillos de obsidiana", indicó.

Sobre estos objetos, la arqueóloga Ximena Chávez aseguró que eran depositados en diversas ofrendas y se usaban como atavíos de individuos sacrificados o quizá eran suspendidas y exhibidas en templos.

Chávez dijo que este tipo de caretas no fueron utilizadas como máscaras en sí, debido a que los orificios de las órbitas de los ojos eran tapados y esto impediría la visión de quien las portara.

El nuevo hallazgo en esta importante zona arqueológica de la capital mexicana se hizo a mediados de agosto pasado, durante las labores de construcción que se realizan en el predio Plaza Manuel Gamio para la creación de un vestíbulo de acceso a la zona arqueológica y museo del Templo Mayor.

"Los restos óseos se encontraron directamente sobre un relleno de tierra, correspondiente a la etapa constructiva IV de Templo Mayor (1440-1469); estaban delimitados por un alineamiento de piedras que los concentraba en un espacio de 1,5 metros de este a oeste, y 1,2 de norte a sur; además corresponde al depósito de cráneos más numeroso hasta el momento descubierto en la zona arqueológica", dijo Barrera.


Fuente: Terra (5/10/2012)

0 comentarios:

Publicar un comentario