Los presidentes de Estados Unidos, un curioso grupo

Por Chris Melzer (DPA)

Nueva York, 16 oct (dpa) - William Howard Taft no fue uno de los más grandes presidentes estadounidenses, pero sí uno de los más pesados. Taft, que gobernó entre 1909 y 1913, consiguió algo que ningún otro gobernante norteamericano logró: quedarse atascado en la bañera de la Casa Blanca, y que ésta tuviese que untarse de mantequilla para lograr sacarlo.

Aún así, no fue el más estrambótico. Los 44 hombres que hasta ahora gobernaron Estados Unidos forman un curioso ramillete: trabajadores y vagos, ascetas y glotones, aburridos y borrachos.

>>> Seguir Leyendo... >>>

Entre los más callados está sin duda Calvin Coolidge. Estaba considerado un buen orador, pero un pésimo conversador. En una cena se sentó junto a él la escritora Dorothy Parker y le dijo: "había apostado a que conseguía sacarle más de dos palabras". Collidge la miró y le contestó: "Apuesta perdida". Y guardó silencio el resto de la noche. La escritora se vengó en 1933, cuando murió "Silent Cal". "En qué han notado que está muerto?", se preguntó entonces.

Pocas semanas después se convirtió en presidente Franklin D. Roosevelt, un rico que aún así necesitó a los ricos para financiar su campaña. Cuando uno de ellos quiso ser nombrado embajador en Londres como compensación, Roosevelt le pidió que se bajase los pantalones.

Perplejo, el millonario lo hizo, pues quería el cargo a toda costa. Y Roosevelt le explicó que sólo quería ver sus piernas, pues el embajador en Reino Unido debía vestir pantalones abrochados a las rodillas ante la reina. "Y tú eres el hombre con las piernas más torcidas que conozco, Joe", le espetó. Aún así, el millonario consiguió el trabajo, en una maniobra de Roosevelt dirigida contra un advenedizo al que odiaba: Joseph Kennedy, el padre del futuro presidente Jonh F. Kennedy.

Roosevelt fue el presidente que más tiempo se mantuvo en el cargo: cuatro legislaturas, aunque murió al inicio de la cuarta. El mandato más corto fue el de William Henry Harrison. En 1841, con 68 años, se convirtió en el presidente más viejo de Estados Unidos en los primeros 200 años del país. Y su edad no fue superada hasta 1981, cuando Ronald Reagan llegó a la Casa Blanca con un año más. Para mostrar su buen estado, Harrison dio un discurso de investidura de dos horas sin sombrero ni abrigo. Una mala idea: se enfermó de pulmonía y murió a los 30 días de llegar al puesto.

Sus pasos los siguió nueve años después Zachary Taylor, aunque en su caso fue víctima del calor. Taylor siguió la ceremonia del 4 de julio de 1850 bajo un sol abrasador. Tras horas de desfile, se refrescó con agua helada y comió fruta que aún no estaba madura. La digestión le pasó factura y cinco días después murió. Hasta hoy corren rumores de que fue envenenado, pero la exhumación del cadáver en 1991 no aportó pruebas al respecto.

Sí que se sabe sin embargo lo que contribuyó a la muerte de James Buchanan (1957-1961): aprovechó su paseo a caballo dominical para agarrarse una borrachera. También su predecesor era aficcionado a la bebida. Aunque en su caso, pueda que tuviera motivos, pues sus tres hijos murieron siendo niños. "No queda otra cosa que hacer que emborracharse", dijo en una ocasión resignado.

Por el contrario, sus sucesores en la Casa Blanca consideraron un tabú el alcohol, incluso en recepciones oficiales. Una de las más firmes defensoras de esa abstinencia fue sin duda la primera dama Lucy Webb Hayes, que pasó a los libros de historia como "Lemonade Lucy".

La historia de los presidentes estadounidenses cuenta también con curiosas coincidencias. Como la del fallecimiento de John Adams y Thomas Jefferson, segundo y tercer presidente del país y eternos rivales. Cuando Adams murió, sus últimas palabras fueron: "Y Thomas Jefferson me sobrevivió". Sin embargo, se equivocaba: Jefferson había muerto pocas horas antes, a 900 kilómetros de distancia. Ambos fallecieron el 4 de julio de 1826, justo 50 años después de la aprobación de la Declaración de Indepedencia de Estados Unidos, a la que ambos contribuyeron de forma muy importante.


Fuente: Cambio Político (16/10/2012)


0 comentarios:

Publicar un comentario