San Marcos exonerará del pago a 1.000 postulantes

Estudiantes de bajos recursos económicos que hayan tenido como promedio 15 en sus notas serán los beneficiados.

Piden presupuesto para continuar investigaciones

Walter Alva recordó que en el 2016 no se ejecutaron trabajos de investigación arqueológica en Lambayeque.

Se realizarán tours nocturnos en Chavín de Huántar

Ministerio de Cultura autorizó visitas para promover importante monumento arqueológico.

Polémica de los Pitufos comunistas ya es mundial

La prestigiosa BBC hace eco de la polémica desatada en Uruguay por comparar a los Pitufos con una sociedad comunista.

¿Se hará realidad la ficción cinemtográfica

Según la agencia, roca espacial circuló demasiado cerca de nuestro planeta.

Peligran los lugares sagrados de Lima por su desordenado crecimiento urbano

LIMA, 30 Abr 2012 (AFP) - La pujante ciudad de Lima convive con más de 300 sitios arqueológicos sagrados o 'huacas', pero mientras algunas construcciones milenarias destacan por su majestuosidad, otras corren riesgo de extinción por el desordenado crecimiento urbano y la falta de una política de preservación.

Las huacas, en quechua 'wak'a' o lugar sagrado, se hallan repartidas por toda la capital peruana. Sus nueve millones de habitantes están acostumbrados a pasar junto a estas reliquias sagradas de barro en forma de pirámide, otrora tumbas de la nobleza prehispánica, o centros de adoración o descanso del inca, que en algunos casos tienen más de 4.000 años.

>>> Seguir Leyendo... >>>

Pero sólo unas pocas se mantiene bien conservadas. Muchas huacas han desaparecido tras construirse sobre ellas viviendas, parques, campos deportivos y hasta algunas instituciones de gobierno. Otras, en abandono, se han convertido en basurales y refugio de delincuentes.

"Son pocas las huacas conservadas, muchas de ellas por participación de la empresa privada y proyectos gubernamentales, pero la falta de presupuesto para un plan de conservación les da un destino incierto", dijo a la AFP Luis Cáceres, director de Arqueología del Ministerio de Cultura.

"En Lima hay más de 300 huacas -se desconoce cuántas quedan en el país- que en su mayoría no están protegidas, por eso son invadidas por familias sin casas, convertidas en vertederos y refugio de delincuentes", agregó Cáceres.

"La mayoría de los sitios son declarados patrimonio cultural de la Nación, pero no se indica cuál es su área intangible. De esa omisión se aprovechan invasores y urbanizadores para violentarlas, también alcaldes para construir sobre ellas parques y campos deportivos", explicó el arqueólogo Cristian Vizconde, jefe del proyecto Marcahuamachuco, un complejo arqueológico de piedra de 1.600 años en la sierra norte de Perú.

Los sitios que no han sido declarados patrimonio cultural "prácticamente desaparecen por estar abandonados a su suerte", agregó Vizconde.

Algunas de las principales construcciones en Lima, como el palacio de Gobierno, se han edificado sobre huacas de gran valor histórico, señaló por su parte el arqueólogo y consultor Elías Mujica.

Mujica relató que la casa de Gobierno se construyó sobre el enorme palacio de Taulichusco "El viejo", que era el curaca de la ciudad (una especie de alcalde de la época) y ejercía esas funciones cuando Francisco Pizarro y sus huestes españoles llegaron a estas tierras y fundaron la ciudad de Lima en 1535.

A lado del palacio de Taulichusco se hallaba la huaca del Cabildo, donde se levantó la Municipalidad de Lima; sobre el Templo del dios 'Puma-inti' se construyó la Catedral de la ciudad, así como otras huacas menores fueron utilizadas para edificaciones españolas.

Pero hoy la cuidad muestra también orgullosa algunas de estas majestuosas construcciones en buen estado. En el distrito de San Isidro sobresale la huaca Huallamarca, una inmensa pirámide de abobe sin techo del siglo II, que fue abandonada y luego convertida en cementerio, hoy rodeada por un parque y que en su interior alberga un museo.

En el vecino distrito de Miraflores está la huaca Pucllana, un enorme centro ceremonial construido hace 1.500 años que no termina aún por ser develado por arqueólogos y que es visitado cada año por miles de turistas.

El sitio es conservado por privados a través del aporte de un restaurante que se instaló justo a su lado y que aporta un porcentaje de los ingresos para la investigación arqueológica.

En contraste, en el distrito de Chorrillos, se construyeron viviendas y parques sobre huacas, e incluso se levantó encima de un invadido santuario preincaico una imagen religiosa y se colocó una placa: "Santísima Cruz de Armatambo, padrino el alcalde Augusto Miyashiro".

"Para salvar a las huacas es necesario un plan de gestión cultural que involucre arqueólogos, población, colegios y municipios, y que se les explique el valor histórico de los sitios", estimó Jorge Silva, arqueólogo y catedrático.

En 2010, el gobierno del expresidente Alan García (2006-2011) lanzó un proyecto por 2,8 millones de dólares para valorar 10 huacas e impulsar un circuito turístico en Lima, pero aún no se ha puesto en funcionamiento.

Otro proyecto es el que impulsa el Congreso con la campaña "Salva una Huaca", que busca involucrar a la empresa privada en la recuperación del patrimonio arqueológico.


Fuente: Univisión (3074/2012)


Una guerra civil con más muertos de lo que se pensaba

Redacción BBC Mundo

Cuando se peleó la Guerra Civil estadounidense no existían las cámaras de video. Sin embargo, todos tenemos imágenes en la cabeza de la crueldad y muerte que sembró gracias a Hollywood. Pero los datos estadísticos los aportan los libros de historia: alrededor de 620.000 muertos. Ahora, un nuevo estudio sugiere que las bajas fueron más, llegando a 750.000.

El número exacto nunca se supo. Las autoridades de ambos bandos no eran muy rigurosas a la hora de mantener los registros al día. No tenían un sistema exhaustivo para anotar fallecimientos. Y las plantillas militares eran más para fabular con la fuerza del ejército que para otra cosa.

>>> Seguir Leyendo... >>>

Como en todas las guerras los hombres desertaban, cambiaban de bando, desaparecían en el campo de batalla o volaban en pedazos. Y en muchos casos lo que se apuntaban como heridos, con el tiempo perecían de por las secuelas.

Por más de un siglo se aceptó la cifra de 620.000 muertos. Más de la mitad de los cuales murió en el campo de batalla.

A esa cifra se llegó por el trabajo conjunto de dos ex soldados de la Unión. William Fox y Thomas Livermore basaron sus estimaciones en informes del campo de batalla, trámite de pensiones por parte de viudas y huérfanos, y otras fuentes que, según los historiadores dejó muchas bajas sin contabilizar.

En diciembre del año pasado el historiador J. David Hacker publicó un estudio en el que utilizó métodos demográficos y un software estadístico para analizar datos de censos de 1850 a 1880 recientemente digitalizados.

Margen de error

Utilizando el programa SPSS, contó el número de estadounidenses nativos blancos en edad militar en 1860 y determinó cuantos seguían vivos en 1870. Para ello utilizó los censos de diferentes décadas y añadió variables como la participación de soldados negros, las tasas de supervivencia, la incidencia de soldados nacidos en el extranjero, entre otras.

Según su análisis la cifra exacta podría estar entre los 617.877 y los 851.066 muertos. Él marca una estimación de 750.000.

"Sabíamos que había sido devastadora", explica Hacker. "En un sentido aumentar la cifra de muertos en un 20% no cambia la historia", añade. "Pero debemos ser lo más precisos para determinar el impacto de la guerra".

Hacker sabe que su trabajo tiene un amplio margen de error, y no quiere hacer valoraciones sin sustento sobre su exactitud. Reconoce que no puede llegar a una cifra exacta. Ni tampoco hacer estimaciones sobre cuántos murieron en cada bando, o cuántos lo hicieron en el campo de batalla y cuántos por las secuelas.

El estudio fue publicado en el número de diciembre de 2011 de la revista Civil War History, y fue respaldado por algunos de los historiadores más prestigiosos sobre el conflicto.

"He estado esperando más de 25 años por un artículo como este", escribe James McPherson, profesor de la Universidad de Princeton, autor de Battle Cry of Freedom-por la que obtuvo el Pullitzer-, en un comentario sobre el trabajo de Hacker.

Muestra "qué tan destructiva fue la Guerra Civil", explica Joshua Rothman, hisotriador especializado en el siglo XIX y director del Summersell Center de la Universidad de Alabama.

Pero no todos son halagos. "Un juego de números sólo nos aleja de llegar a comprender el impacto de la guerra en la vida estadounidense", opina Eric Foner de la Universidad de Columbia, quitando relevancia al hallazgo de Hacker.

Queda por saber si las nuevas estimaciones del profesor Hacker pasarán a ser la nueva medida a la hora de hablar de las muertes ocurridas como consecuencia de la Guerra Civil en Estados Unidos. De momento, sus números fueron incorporados a la Wikipedia.


BBC Mundo (30/4/2012)


Las Madres de Plaza de Mayo recuerdan hoy primera marcha por desaparecidos

Buenos Aires, 30 abr (EFE).- Separadas por asuntos ideológicos, aunque unidas por el mismo dolor, las Madres de Plaza de Mayo recuerdan el nacimiento de la organización humanitaria al cumplirse hoy 35 años de la primera vez que se reunieron para reclamar a la dictadura argentina por sus hijos desaparecidos.

"Estamos preparadas como novias, con alegría, con mucha emoción y con ganas de llorar también", destacó Hebe de Bonafini, quien preside la más radical de las dos organizaciones en que las Madres de Plaza de Mayo están divididas desde hace 26 años.

>>> Seguir Leyendo... >>>

La dirigente dijo que hoy es "un día de felicidad" porque si bien "esta historia comenzó por el horror, después hay momentos en los que uno vuelve a ser feliz".

"Nosotras hicimos lo que cualquier madre haría por un hijo", dijo a su vez Mabel "Taty" Almeida, una de las titulares del sector más moderado de la organización humanitaria.

"Ninguna de nosotras decidió llevar un pañuelo blanco en la cabeza. Ninguna decidió ser una Madre de Plaza de Mayo, pero nos llevaron lo más preciado que tiene una mujer, que es un hijo", sostuvo.

Ambos sectores han organizado para hoy una serie de actividades para conmemorar el 30 de abril de 1977, cuando 14 mujeres se atrevieron a desafiar a la dictadura para exigir conocer el paradero de sus hijos desaparecidos.

Las Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora, que encabezan Almeida y Nora Cortiñas, tienen previsto manifestarse al pie del monumento donde se reunieron por primera vez, convocadas por una de las tres fundadoras de la organización, Azucena Villaflor de Devincenti.

Más tarde se congregarán en un teatro de Buenos Aires en un acto en el que está prevista la presencia de personalidades del mundo de la cultura.

La Asociación Madres de Plaza de Mayo, que lidera Hebe de Bonafini, comenzó el aniversario con su tradicional programa de radio y posteriormente tendrá su acto central en la Plaza de Mayo, habitual escenario de las rondas semanales que estas mujeres llevan a cabo desde hace 35 años.

Además del primer golpe que sufrieron con la desaparición de sus hijos, las Madres soportaron estoicamente otro acontecimiento que las sacudió a finales de 1977: el secuestro de Villaflor, Esther Ballestrino y María Ponce, las tres fundadoras de la organización cuyos cuerpos fueron enterrados en fosas comunes e identificados en 2005.

Después de hacerse visibles en el mundo, en 1986, durante el Gobierno constitucional de Raúl Alfonsín, la agrupación se dividió en dos tras la aprobación de una ley de reparación económica a los familiares de los asesinados y desaparecidos y a quienes habían sufrido encarcelamiento y torturas por sus ideas políticas.

Mientras la Asociación Madres de Plaza de Mayo se negó a recibir el resarcimiento, las Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora dejaron en cada familiar de las víctimas la decisión de aceptarlo.

Un año antes habían celebrado conjuntamente las condenas a prisión perpetua recibidas por algunos jerarcas militares en el histórico Juicio a las Juntas.

Dos tremendos mazazos para la organización fueron la aprobación de las denominadas "leyes del perdón" a represores en 1986 y 1987, también durante el Gobierno de Alfonsín, y los indultos a implicados en la represión dictados en 1989 y 1990 por el entonces presidente, Carlos Menem.

La llegada en 2003 de Néstor Kirchner a la Presidencia del país, desde la cual impulsó la derogación de las "leyes del perdón", lo que derivó en la reapertura de cientos de causas contra agentes de la dictadura, reconcilió a las Madres con la política.

Ese alineamiento con el oficialismo se mantuvo durante toda la Administración de Kirchner (2003-2007) y aún hoy con el Gobierno de su esposa y sucesora, Cristina Fernández.

El año pasado, la agrupación que lidera Bonafini quedó en el ojo de la tormenta por una denuncia por malversación y desvío de fondos públicos destinados a un plan de viviendas sociales contra Sergio Schoklender, exapoderado de la Fundación Madres de Plaza de Mayo y mano derecha de la dirigente.

La causa judicial está en marcha y por ella el próximo 15 de mayo deberán declarar Sergio Schoklender, Alejandra Bonafini, hija de Hebe de Bonafini, y Pablo Schoklender, hermano del exapoderado, entre otros. EFE


Fuente: Univisión (30/4/2012)


Robert Edsel pone en valor el mérito de los "Monuments Men" frente a Hitler

Por Concha Carrón

Madrid, 30 abr (EFE).- A pesar de que los miembros de la Sección de Monumentos, conocidos en la segunda guerra mundial como los "Monuments Men", devolvieron cinco millones de obras de arte robadas por los nazis, su labor ha estado durante años relegada al olvido, del que ahora emergen con la ayuda del filántropo Robert M. Edsel.

Dentro de su empeño por dedicar su vida a la divulgación del legado de estos "guerreros del arte", este empresario petrolífero norteamericano acaba de publicar "The Monuments Men" (Destino), un ensayo en el que se narra la fascinante aventura de estos héroes anónimos que impidieron el expolio cultural nazi.

>>> Seguir Leyendo... >>>

Estos soldados aliados, en su mayoría británicos y norteamericanos, recorrieron Europa para tratar de recuperar auténticos tesoros artísticos que Adolf Hitler soñaba con llevar al museo que aspiraba a crear en su ciudad natal, Linz (Austria) -que nunca se llegó a realizar- y en el que pretendía reunir la gran colección de arte requisada a sus legítimos propietarios por los nazis durante el conflicto bélico.

Previamente, el "Führer" mandó llevar todas las obras requisadas de distintos museos europeos, como el Louvre, la Galería Nacional de Londres, el Rijksmuseum de Ámsterdam o el museo estatal ruso del Hermitage, así como de numerosas catedrales, a un lugar "seguro": una cueva de sal excavada en la localidad de Altaussee, un remoto emplazamiento a sólo 150 kilómetros de Linz.

La mina, cavada en la ladera de roca, quedaba a salvo de las bombas, y era el lugar ideal para guardar las obras debido a que la sal de las paredes absorbía el exceso de humedad y ayudaba, junto con su temperatura constante, a la conservación de la pintura y los grabados, mientras que los objetos metálicos, como las armaduras, se protegían de la corrosión mediante una fina capa de grasa.

En este improvisado almacén subterráneo, según cuenta Edsel, convivieron entre 1939 y 1945 obras de arte mundialmente conocidas como "La Madona" de Brujas, de Miguel Ángel; el retablo de Gante, de Jan Van Eyck; "La ronda nocturna", de Rembrandt; "Dama del armiño", de Da Vinci, o uno de los cuadros preferidos de Hitler, "El astrónomo", de Jan Vermeer.

Pero si esta historia es hoy más conocida es gracias a la labor de Robert M. Edsel (1956), quien recibió en 2007 la medalla nacional de Humanidades de Estados Unidos por su labor de divulgación del legado de los "Monuments Men".

Edsel creó incluso una Fundación que lleva el nombre de los "Monuments Men", y es también el autor de un documental sobre el expolio nazi y de la obra "Rescuing Da Vinci", un repaso a lo ocurrido con el arte durante el conflicto bélico a través de fotografías de la época.

De la ardua labor que realizaron 350 personas de trece países distintos entre 1943 y 1951, integradas en la sección de Monumentos, Bellas Artes y Archivos (MFAA) da cumplida cuenta en el libro Edsel, así como de cómo estos héroes, muchos de ellos militares, pero también directores de museos, conservadores, historiadores o profesores de arte, que utilizaron sus conocimientos para recuperar, catalogar y devolver a su legítimo lugar las piezas.

En su obra, el escritor saca a la luz esta historia de valor incalculable, en la que reproduce los diálogos de los protagonistas, las cartas íntimas a sus esposas, los documentos oficiales y la narración de las batallas, transportando al lector a la retaguardia.

Así, se sabe por sus investigaciones que en el verano de 1943 cerca de 500 obras de maestros modernos, como Klee, Miró, Max Ernst o Picasso, a los que los nazis calificaban de "degenerados" por su manera de representar el mundo, fueron rajadas con un cuchillo y después quemadas hasta su total destrucción.

Además, el libro pone nombres a muchos de estos personajes hasta ahora desconocidos, como los de Jacques Jaujard, director de los museos nacionales de Francia; el capitán Robert Posey; el subteniente James J. Rorimer; Rose Valland, conservadora temporal del Jeu de Paume, o el soldado Harry Ettlinger, un judío alemán a quien el libro reproduce en una fotografía en la que sujeta el "Autorretrato" de Rembrandt, escondido junto a miles de piezas.

Tan llamativa ha resultado esta historia que George Clooney ya ha anunciado que la va a adaptar próximamente a la gran pantalla, dónde su trama puede dar mucho juego. EFE


Fuente: Teinteres.es (30/4/2012)


Marcel Proust en cómic o la condición humana hecha viñetas

Por Carmen Sigüenza

Madrid, 29 abr (EFE).- Cuando se debate si la cultura está perdiendo terreno en favor del espectáculo más banal y parece que para leer a Marcel Proust harían falta meses de reposo, acaba de aparecer en cómic y en español el II volumen de "A la sombra de las muchachas en flor", de la obra "En busca del tiempo perdido".

Una novela gráfica ilustrada por el francés Stéphane Heuet que pertenece a un proyecto que comenzó a publicar la editorial Sexto Piso en 2006 y 2008, cuando lanzó "Por el camino de Swann" y el I volumen de "A la sombra de las muchachas en flor", respectivamente, dos de los siete que componen el clásico francés de Proust, "En busca del tiempo perdido".

>>> Seguir Leyendo... >>>

Así, han hecho falta cuatro años para que lectores de todas las edades, puedan volver a acceder a esta obra maestra, ahora ilustrada, y un clásico al que el escritor Vargas Llosa pide que se vuelva porque con ella Proust trabajó por la libertad, ya que su lectura proporciona una mayor sensibilidad al ser humano y llena el vacío espiritual.

Para Mario Vargas Llosa, lo que hizo Proust fue crear un tipo de sensibilidad que enriqueció a muchos y generó la conciencia de que hay derechos humanos. "Esa sensibilidad para rechazar las lacras, esclavitud, colonialismo, racismo...nace de la cultura", dijo hace unos días el premio Nobel durante la presentación de su ensayo "La civilización del espectáculo".

Este compendio de sabiduría sobre la condición humana que supone "En busca del tiempo perdido", hecho viñetas, consta de 17 tomos y en Francia, donde ya han salido cinco de ellos, ha sido galardonado con el premio Marcel Proust, otorgado por el Cercle Littéraire proustien de Cabourg-Balbec destinado a 'recompensar una creación literaria o cinematográfica que incite a la lectura de la obra de Marcel Prosut.

Stéphane Heuet (Brest, 1957), comentó en 2006, cuando presentó el primer volumen en español en la Feria del Libro de Guadalajara en México, que siempre había encontrado esta obra "muy visual", desde que la leyó con 35 años, cuando su mujer le dijo que si la leía entendería más cosas de la vida.

El cómic, o mejor dicho una novela gráfica, porque hay más letra de lo habitual, rezuma belleza por todas partes durante un verano en la localidad Balbec, con paisajes marinos, obras de arte, teatros, música, representaciones, trajes, y un grupo de muchachas alegres que juegan al tenis, montan a caballo o corretean por las playas, dibujadas con un trazo muy claro, parecido al de Hergé con Tintín.

Un mundo de sensaciones y añoranzas de paisajes y personas que son evocados a partir de la famosa magdalena de Proust, cuando el protagonista, -el narrador en primera persona- comienza a recordar por el sabor que le provoca un trozo de ese bollo mojado en un té.

Y también es una crónica social llena de filosofía que Stéphane Heuet definió de forma simple: "esta es la historia de un joven hipersensible e inteligente que busca la felicidad a través de sus relaciones con la sociedad y la familia, y a ello le ayuda el arte".

"En busca del tiempo perdido" en cómic ha sido traducido a más de diez idiomas y Heuet calcula que tardará años en acabar el proyecto.

"En busca del tiempo perdido", ("À la recherche du temps perdú") de Marcel Proust (Auteuil, Francia, 1871-París, 1922) fue escrita entre 1908 y 1922, está dividida en los capítulos: "Por el camino de Swann", "A la sombra de las muchachas en flor", "El mundo de Guermantes", "Sodoma y Gomorra", "La prisionera", "La fugitiva" y "El tiempo recobrado".


Fuente: Teinteres.es (30/4/2012)


Historiadores

Por Jon Juaristi

La inmensa clase media que desaparece ahora en medio de la crisis, aquí y en todas partes, tuvo en España su inmediato antecedente en una burguesía católica y deferencial (o sea, imitadora de los valores y usos de las clases altas). Es fácil ridiculizarla, sobre todo para los que no la conocieron y la identifican con una limitada serie de tópicos procedentes del desarrollismo franquista, que no fue sino su última fase, su ocaso, antes de que tomase el relevo una amplísima mesocracia secularizada y ferozmente niveladora, con escasa tradición burguesa —deferencial o revolucionaria— a la espalda. La trayectoria anterior de aquella otra burguesía, cuando apenas comenzaba a reponerse del trauma de la guerra civil, fue esbozada por un historiador de excepción, Jaume Vicens Vives, en un interesante ensayo con destino a una obra general sobre la Europa contemporánea que auspiciaba un editor italiano. "España contemporánea(1814-1953)", de Vicens Vives, acaba de ser publicado —en catalán y en castellano por la editorial Acantilado.

>>> Seguir Leyendo... >>>

Como es lógico, los casi sesenta años transcurridos desde que se completó su redacción en 1954 (no sería publicado en Italia hasta 1959) hacen que aparezca hoy como deficitario en información, pero aún así ha resistido bien el paso del tiempo. Vicens Vives lo escribió más libremente, claro está, que su Aproximación a la Historia de España, publicada en 1953, en la que proponía un diálogo, a la postre imposible, con la historiografía oficial del régimen. En 1954, admitía que las investigaciones en que aquélla se basaba no estaban suficientemente desarrolladas. Sin embargo, las intuiciones expuestas en el ensayo de 1954 son casi siempre acertadas, de modo que no parece desmesurada la afirmación de que nos encontramos ante un clásico del género histórico con la que se cierra el prólogo del editor.

Un buen ejemplo es la explicación que brinda a los europeos (pero también a los partidarios del régimen) del fracaso de la economía autárquica, de la que el franquismo comenzaba por entonces a salir gracias al apoyo de los Estados Unidos. Vicens Vives lo atribuye al intervencionismo estatal, al alza imparable de los precios y al mercado negro. El carácter férreamente represivo del régimen impidió las protestas de la población y yuguló las alternativas económicas de los empresarios industriales más dinámicos, pero no logró evitar la desafección general ante el programa de «justicia social» que la dictadura trató de promover, según Vicens Vives, «de buena fe». Desde 1939, la distancia entre un pequeño grupo de potentados y la mayoría depauperada no dejó de aumentar: «La clase media de los intelectuales, de los pequeños comerciantes y artesanos se vio empujada hacia los escalones inferiores de la sociedad». La jornada laboral de ocho horas, reconocida oficialmente, se extendió a diez o más por la insuficiencia de los salarios. Los seguros sociales se deterioraban rápidamente por el incesante encarecimiento de la vida. Todo ello incidió en la prolongada crisis política del franquismo que ya se había iniciado cuando el historiador catalán terminó su ensayo de 1954, altamente recomendable todavía hoy para lectores no fanáticos, de izquierdas o de derechas.


Fuente: Diario ABC de España (29/4/2012)


Clyde Snow: “Yo no soy un activista, sino un experto forense”

El hombre que reveló el misterio de la muerte del faraón Tutankamón e identificó los restos del criminal nazi prófugo Josef Mengele llegó al país esta semana para recoger un premio que le concedieron sus discípulos peruanos por una vida dedicada a la investigación y a la ciencia forense.

Por Jorge Moreno Matos


A sus 82 años, Clyde Snow todavía viaja de un lado a otro del mundo para trabajar en la disciplina por la que es reconocido como una autoridad mundial: la antropología forense. Muchas veces, para servir de perito en alguno de los muchos juicios que por violaciones de derechos humanos o genocidio hay en el mundo; otras, para sumergirse con su equipo de colaboradores en alguna fosa con decenas, cientos de cadáveres a los que, además de esclarecer las causas de una muerte terrible y violenta, hay que darles un nombre. Nada hay más gratificante para este texano que ha recorrido más de 18 países desenterrando horrores que sustituir un NN con un nombre y un rostro. Una satisfacción que comparte con los discípulos que ha formado en países como Argentina, Chile y el Perú. En muy contadas ocasiones (muy pocas en realidad), lo hace para recibir un premio, como el que este jueves recibió del Equipo Peruano de Antropología Forense (EPAF). El Comercio tuvo el privilegio de conversar con él.

>>> Seguir Leyendo... >>>

A usted lo conocen como el padre de la antropología forense. ¿Cómo se siente con ese título?

- Mejor no hacer el ADN de ese título [risas]. Soy una de las personas que muy tempranamente desarrolló el tema de la antropología forense. Mis primeros casos fueron de los años 60. A mediados de los 80, la Conadep [la Comisión Nacional sobre la Desaparición de las Personas] me llamó para ir a Argentina y ayudar en la recuperación e identificación de los desaparecidos. Esa fue la primera vez que las ciencias forenses, y específicamente la antropología forense, fueron aplicadas en tal contexto: para documentar abusos a los derechos humanos.

Entonces, todo empezó en Argentina.

- Sí. A Argentina tenía que ir por dos semanas solamente para hacer una evaluación de la situación y dar algún tipo de consejo. Pero quedó claro cuando llegué que no había los recursos humanos para investigar ese tipo de casos, porque había miles de desaparecidos. Un grupo de estudiantes de Antropología y Medicina se me acercaron como voluntarios. Así fue como las dos semanas se convirtieron en dos años en Argentina.

¿Recibió algún tipo de amenazas?

- Ciertamente hubo intimidación oficial y algunas amenazas de muerte. No directamente a mí, pero sí a los miembros del equipo. Pero ellos lo manejaron muy bien. Como generalmente eran amenazas telefónicas, contestaban: “Lo sentimos, pero solo tomamos amenazas de 2 a 4. Llame más tarde y pregunte por Mimí”, que era una de las personas del equipo.

Usted se acerca a la historia de un modo distinto a como lo hacen todos: desde una muerte violenta. ¿Qué perspectiva le da eso?

Le da una perspectiva diferente sobre la humanidad en general.

¿Por qué lo dice?

- Por ejemplo, en el caso de Josef Mengele, cuando fuimos a Brasil para examinar su esqueleto entrevistamos a la gente que lo protegió. Sucedió algo que siempre voy a recordar. Él se ahogó mientras se bañaba en el mar. Como el esposo de la mujer que lo cuidaba, tratando de auxiliarlo, terminó en el hospital, la mujer hizo el camino de vuelta al pueblito donde lo iban a enterrar, ayudada por un hombre que conducía la carroza donde iba el cadáver. Mientras la entrevistaba, la mujer se refería al chofer como María y hablaba de ella como si fuera hombre. Pensé que había una contradicción o que alguien mentía. Entonces me dijo: “María era hombre y ahora es mujer”. Frente a mí estaban los restos de un hombre que tuvo tanto poder que con el simple movimiento de un dedo mandaba a miles de personas a las cámaras de gas, y que al final de sus días fue conducido a la tumba por un travesti que muy seguramente él habría mandado a la muerte. Eso te da una perspectiva muy diferente de la historia.

Dicen que una muerte es una tragedia, pero una muerte masiva y violenta es una tragedia inconmensurable ¿Cómo enfrenta eso?

- Es difícil, principalmente cuando vemos niños, algo que es muy común. Pero uno aprende a lidiar con ello. Ya sea que trabaje en la fosa o en el laboratorio, uno debe mantener una actitud científica por la que puede pagarse un precio emocional muy alto. Me di cuenta de eso con los estudiantes argentinos. Para mí fue una carga muy brutal tener que decirles: “Cuando estés aquí, en la fosa, vas a mantener tu actitud profesional. Si quieres llorar, llora en la noche”. Le puedo garantizar que hubo muchas lágrimas derramadas todas las noches.

¿Siempre ha seguido su propio consejo?

- Casi todo el tiempo. Cuando se ha estado muchos años en esto como yo, uno se toma un martini demás en la noche. Todos tienen que enfrentar esto de una forma u otra.
¿Qué siente al presentarse en los juicios a los responsables de estas muertes?
Ese es un aspecto de todas las ciencias forenses. Somos profesionales calificados para presentar evidencia en una corte. Tenemos la obligación de presentar la evidencia de una manera justa y objetiva; no en decir lo que está bien o lo que está mal, sino en presentar la evidencia.

¿Y es así de fácil?

- A veces me preguntan: “¿Desde cuándo es activista de derechos humanos?”, y yo les respondo que no soy un activista sino un experto. Son los abogados los que son los activistas en realidad.

¿Algún caso que le haya quitado el sueño?

- Todos los casos son trágicos, pero pienso que tal vez el de la familia Lanescu, en Argentina. El padre y la madre aparentemente estaban relacionados con los montoneros. Tenían tres hijos: el mayor de 6 años, Bárbara de 4 y Matilda, de apenas 8 meses. Cuando los agentes de seguridad los ubicaron, los mataron. Años después los exhumamos. Al padre le lanzaron una granada y la madre y los niños tenían un balazo en la cabeza cada uno. Como a todos los enterraron juntos, removimos toda la tierra buscando indicios de la bebe de 8 meses. Nunca la encontramos. Los vecinos luego contaron que escucharon a un bebe llorando tras los disparos. Luego descubrimos que a los bebes los vendían a 600 dólares. Eso me marcó mucho.

¿Identificar a las víctimas alivia el dolor de los familiares?

- La identificación es un elemento que nos ayuda, es una gratificación personal devolverlos a sus familias. La otra gratificación es presentar esa evidencia en un juicio.

¿Cómo se siente que haya venido a recibir un premio y no a trabajar?

- Me siento tremendamente honrado.


De Egipto a Dallas, tras el ADN de la historia

Clyde Snow ha dedicado su vida a la ciencia, lo que no ha impedido que hurgue en la historia de la mano de ella. Como perito forense, participó en la identificación de la momia del faraón Tutankamón y formó parte de la Comisión del Congreso de los EE.UU. para investigar el asesinato de John F. Kennedy, así como la identificación de las víctimas del asesino serial John Wayne Gacy, las víctimas al ataque terrorista en Oklahoma de 1995 y del criminal de guerra nazi Josef Mengele, que le dio fama mundial.


¿Una conspiración sin evidencias?

Tras la lluvia de críticas que recibió la Comisión Warren por su investigación del asesinato del presidente John F. Kennedy, el Congreso de EE.UU. formó otra comisión en los años 70 con docenas de expertos y científicos para determinar si hubo o no una conspiración para asesinar al presidente.

Clyde Snow fue uno de los miembros de esa comisión que, luego de dos años de trabajo, llegó a la misma conclusión de la culpabilidad de Lee Harvey Oswald. “No encontramos ninguna evidencia que contradijera la teoría de que Oswald era el único asesino”.

A pesar de que sus conclusiones decepcionaron a muchos, especialmente a los creyentes de las teorías conspirativas, Snow no deja de mostrar su escepticismo científico. “Podemos probar positivos, pero no negativos. En el caso de Kennedy, podemos probar que no hay evidencia. Buscamos y no encontramos. Hubiera sido interesante encontrar algo, algún tipo de conspiración. Lo cual no implica que la evidencia no exista, sino que no la encontramos”, precisa.

Para hacerse entender, utiliza una analogía: “Es lo mismo que sucede con los platillos voladores. Así no haya uno aquí, no podemos decir, como científicos, que en algún lugar no haya uno volando”, explica.


El llamado ‘efecto C.S.I.’

Si hay algo a lo que la televisión contribuye enormemente es a la divulgación de muchos aspectos de la vida que para el común de la gente es extraño o completamente desconocido. La práctica forense no escapa a esa influencia, que con series como “C.S.I.”, “Bones” o “Criminal Minds” ha terminado por banalizar el sentido de ella.

“Un aspecto positivo de esas series de televisión es que presentan técnicas y métodos que hacen al público consciente de lo que las ciencias forenses hacen o pueden hacer. Y eso es importante”, señala Snow.

Sin embargo, el aspecto negativo de estas series en los EE.UU. es el ‘efecto C.S.I.’ que en los jurados ha empezado a tener.

“Esperan que en cada caso, como ellos ven en la televisión, lleguen los científicos con sus técnicas milagrosas y lo resuelvan todo. Y como no siempre es así, los jurados dejan ir a los acusados”. “Lo bueno de esas series es que en 60 segundos pueden hacer un montón de cosas que generalmente toma años o meses lograr”, precisa con humor Snow.


Publicado en el diario El Comercio, el domingo 29 de abril de 2012.


Presentación del IV vol. del Compendio de Historia Económica del Perú

La directora general del Instituto de Estudios Peruanos, Roxana Barrantes, y el presidente del Banco Central de Reserva, Julio Velarde, presentaron el Tomo IV del Compendio de Historia Económica del Perú: "Economía de la Primera Centuria Independiente". Comentaron la obra los historiadores Carlos Contreras (editor de la obra), Nelson Manrique y Manuel Burga.



Historiadores árabes recogieron una cronología de eventos climáticos del año 816 al 1009

“Hemos recuperado una interesante cronología de eventos climáticos como sequías, inundaciones, lluvias, heladas, olas de frío o calor, y fuertes vientos para el periodo 816-1009 en los actuales Iraq y Siria”

Las crónicas de los historiadores árabes narran cronológicamente cuestiones sociales, políticas y religiosas; y algunas hacen referencias al clima. Un estudio, liderado por investigadores de la Universidad de Extremadura (UNEX), se ha centrado en antiguos apuntes meteorológicos de la ciudad iraquí de Bagdad.

“Hemos recuperado una interesante cronología de eventos climáticos como sequías, inundaciones, lluvias, heladas, olas de frío o calor, y fuertes vientos para el periodo 816-1009 en los actuales Iraq y Siria”, informa a SINC Fernando Domínguez-Castro, autor principal e investigador en el departamento de Física de la UNEX.

>>> Seguir Leyendo... >>>

El estudio, que se ha publicado en la revista Weather, destaca un alto número de olas de frío. “El periodo de 902 a 944 concentra una frecuencia muy alta, si la comparamos con los datos meteorológicos actuales. Ejemplo de ellos son las seis nevadas que se vivieron en esa época, mientras que en la actualidad solo se tiene conocimiento de una nevada en Bagdad el 11 de enero de 2008”, señala Domínguez-Castro.

Más días fríos por erupciones volcánicas

El equipo de investigación se sorprendió en especial con el “inesperado” descenso de las temperaturas de julio de 920. Según los documentos analizados, los habitantes de Bagdad tuvieron que bajar de sus tejados (donde solían dormir en verano), meterse en casa e incluso abrigarse con mantas. Las temperaturas pudieron entonces descender 9 ºC respecto a la media actual en un mes de julio.

“Es difícil saber a qué se debe este descenso de la temperatura, pero una posibilidad es la de una erupción volcánica el año anterior, ya que es frecuente que las temperaturas desciendan en verano en estos casos”, destaca el experto quien señala que durante alguna de estas noches de julio de 920, las temperaturas no superaron los 18 ºC.

Existen dos erupciones volcánicas importantes durante esta época que podrían ser la causa de las olas de frío, “aunque están datadas con una importante incertidumbre”, afirma el investigador. Una de ellas es la del volcán Ceboruco (México), hacia 930, y la otra la del Guagua Pichincha (Ecuador), hacia 910. Sin embargo, “son necesarias más evidencias para confirmar esta hipótesis”, advierte el experto.

La investigación demuestra que durante la primera mitad del siglo X, los eventos climáticos fríos en Bagdad tuvieron mayor frecuencia e intensidad que en la actualidad. Mientras que la ciudad iraquí registró solo dos días con temperaturas por debajo de 0 ºC entre 1954 y 2008, al menos hubo seis días muy fríos en un periodo de 42 años en el siglo X.

Según los investigadores, “las crónicas árabes son muy útiles para la reconstrucción del clima en épocas y lugares de los que sabemos muy poco”. Gracias a la sinergia de humanidades y ciencia se puede extraer “información climática robusta”, concluyen.

Bagdad, el centro del imperio

En 762, Abu Ja`far al-Mansur, el segundo califa de Abbasid (la segunda dinastía del Islam) fundó la ciudad de Bagdad y la estableció como la capital del imperio. Pronto la urbe se convirtió en la más próspera de su tiempo y en el centro del comercio internacional y el desarrollo agrícola, lo que atrajo a una población creciente.

Los historiadores de la época discutieron las razones por las que el califa le dio tal importancia a Bagdad. Además de su estratégica situación, entre los ríos Tigris y Éufrates, la ciudad contaba con buenas condiciones climáticas. “El agua era abundante, el clima era muy cálido en verano, muy frío en invierno y moderado en primavera y otoño”, detalló Al-Ya`qubi, autor de un tratado geográfico de 891.


Fuente: Ecoticias (26/4/2012)


Theotonio Dos Santos: Renacimiento de un Chile crítico e innovador

[Discurso de recepción del título de Doctor Honoris Causa por la Universidad de Valparaiso, Chile].

Estimado Rector Aldo Valle,

Estimados Decano de la Facultad de Humanidades Carlos Martel; Director del Instituto de Sociología Juan Orellana Peralta; Director del Instituto de Historia y Ciencias Sociales, Leonardo Jeffs Castro.

Mi estimado amigo Eduardo Aquevedo, mi ex colega de la Universidad de Paris VIII, mi colega como ex presidentes de la Asociación Latino Americana de Sociología (ALAS) que formamos hoy parte de un muy activo consejo de ex presidentes (de ALAS).

>>> Seguir Leyendo... >>>

Señoras y señores, con mis especiales saludos a esta nueva generación de jóvenes estudiantes que tienen por adelante unas tareas gigantescas de retomar el hilo de la historia de emancipación de la humanidad que fue cortada violentamente a nuestra generación a pesar de que muchos no nos hemos desanimado nunca.

Deseo antes de todo expresar mis sentimientos de alegría y esperanza al recibir este honorable título de la Universidad de Valparaiso. Alegría por rever mi Chile querido liberado de esta horrible ficción neoliberal que convirtió un pueblo generoso y decidido en una expresión imitativa del egoísmo feroz que preside una economía mundial cada vez más prisionera de la violencia impuesta por las contradicciones que contiene estructuralmente este “modelo” de vida social. Lo más dramático aún era sentir de cerca la profundidad de los efectos negativos que el régimen de terror imponía a este pueblo valeroso aún paralizado en el desarrollo de su inmensa capacidad creativa.

Creo que ese homenaje tiene que ver con las luchas que trabamos con queridos compañeros, en gran parte muertos o desaparecidos por la acción o mejor reacción o respuesta brutal a los cambios que se produjeron en el intento de instaurar un modelo de sociedad y un proceso revolucionario en el cual este egoísmo y violencia, imposición y terror no tenían espacio para sobrevivir.

Nuestros esfuerzos teóricos y nuestras investigaciones articuladas en torno de una teoría de la dependencia que se desdobló en una teoría del sistema mundial fueron centro de un debate que aún está en curso. Pero con una diferencia muy importante. En la medida que el restablecimiento de las democracias en todo el mundo, pero sobretodo en la región latinoamericana, se fue imponiendo, se fueron abriendo también las puertas para una retomada del proyecto intelectual que se articula con estos cambios políticos en marcha.

Por esto quiero aprovechar esta ocasión más bien para pensar el futuro y nuestros proyectos de trabajo para esta nueva fase de esperanza en la retomada del camino de cambios revolucionarios que fueron ahogados en sangre, tortura y obscurantismo.

En los últimos años me he dedicado cada vez más intensamente a la investigación de los problemas fundamentales de nuestros pueblos oprimidos por años de violencia, explotación y expropiación de su trabajo duro y extenuante.

No entiendo el rol de las ciencias sociales y del pensamiento crítico si no se propone a trabajar por la superación de estas condiciones de vida deplorables.

En los últimos 10 años me he dedicado a sistematizar los conocimientos que el pensamiento crítico pudo organizar sobre esta problemática, trabajo que se expresó en la trilogía que publiqué en la última década sobre las ciencias sociales y el mundo contemporáneo.

En primer lugar, publiqué el libro sobre "La Teoría de la Dependencia: Balance y Perspectivas", editado en español por la Editorial Plaza y Janés, México y or la Editorial SudAmericana en Argentina.

En este libro hago una reivindicación del esfuerzo del pensamiento latinoamericano que logró retirar del estrecho campo de las historias locales y nacionales los problemas del subdesarrollo y del desarrollo para situarlos en el plano de la historia universal. Despues de nuestras investigaciones, el subdesarrollo no más podría ser tratado como una herencia de economías precapitalistas comunitarias y/o feudales sino como un resultado de la acumulación primitiva de capitales que dio origen a la moderna economía y sociedad capitalista.

La trata de esclavos, la explotación de los metales preciosos y de las especiarías de los trópicos, la explotación de los pueblos originarios y el gigantesco movimiento comercial con las colonias, para lo cual se estructuró una gigantesca economía exportadora, fueron elementos fundamentales en la acumulación de riquezas que permitió a Europa no solo subyugar gran parte de la humanidad sino también realizar los cambios que dieron origen a la revolución industrial que permitió convertir el capitalismo en un nuevo modo de producción, fundado en la explotación absoluta y relativa del trabajo “libre” o asalariado a través de la plusvalía.

Es profundamente perverso que las llamadas ciencias sociales se hayan dedicado a explicar a los pueblos colonizados, sometidos a estas condiciones deplorables, cómo alcanzar las condiciones de vida obtenidas por los pueblos colonizadores sin las vantajas obtenidas por su pasado colonizador y su presente neo-colonial e imperialista.

Hemos desenmascarado este truco intelectual maldoso al ligar el fenómeno del subdesarrollo a la dependencia estructural de nuestras economías, sociedades y culturas de la economía mundial capitalista.

Al demostrar las consecuencias negativas de nuestra sumisión a una división internacional del trabajo que entregaba las actividades económicas más lucrativas y más estratégicas a los centros del poder mundial, apuntamos el compromiso del capitalismo dependiente con los mecanismos de superexplotación, concentración del ingreso y exclusión socioeconómica, y definimos así el camino de nuestra liberación y emancipación.

En este libro mostramos también la repercusión internacional de este esfuerzo teórico latino americano en todos los continentes, inclusive en los países centrales, que llevó a una reformulación de los principios de las ciencias sociales con la crítica al euro centrismo y la elaboración de una nueva teoría sobre el surgimiento y desarrollo del capitalismo como sistema económico social a partir del concepto de sistema mundial.

Este cambio de las ciencias sociales abrió camino a una nueva aproximación de los fenómenos sociales y a un movimiento profundo de reforma de las Ciencias Sociales que se sintetizó en el Informe de la Comisión Gulbenkian sobre Abriendo las Ciencias Sociales, coordinado por Inmanuel Wallerstein, en este entonces presidente de la Asociación Internacional de Sociología.

Por fin, hemos buscado demostrar como surgió en nuestra región una modalidad de sumisión a la dependencia a través de la reinserción de nuestro pensamiento en el cuadro de la modernización capitalista propuesta por el neoliberalismo. Este enfoque sirvió de base ideológica para la adhesión de amplios sectores de nuestra izquierda al proyecto neoliberal que tuvo su expresión más sofisticada en el gobierno de Fernando Henrique Cardoso en Brasil cuyo cuadro ideológico continúa se extendiendo hasta nuestro días.

En seguida me he dedicado a estudiar más detalladamente esta economía mundial que nació con el capitalismo y que pasó por cambios fundamentales en nuestros días. En el segundo libro de mi trilogía ("Economía Mundial e Integración Regional Latinoamericana"), también editado por Plaza y Janés (México) y, en nueva edición ampliada y actualizada, en la Derrama Magisterial (Perú), hago un balance de los cambios operados en la estructura económica y en el movimiento cíclico del capital en la fase contemporánea.

Pude demostrar en varios estudios sobre el tema como se abría una oportunidad para la integración latinoamericana, en la medida en que el proceso de regionalización era el camino inevitable de la globalización capitalista y obligaba las regiones culturalmente articuladas – como la América Latina y el Caribe – a integrarse para defenderse de la globalización.

Por fin, llegamos al libro con el título "Del Terror a la Esperanza: Auge y Decadencia del Neoliberalismo", editado en castellano por Monte Ávila, Caracas, que lo disponibiliza gratuitamente en Internet. Él plantea dos tesis centrales que creo ser una contribución importante al estudio de la etapa actual del capitalismo como sistema económico y como ideología.

La primera es la afirmación sobre la petición de principio del pensamiento teórico neoliberal. Este pretende volver a las primicias básicas del liberalismo, establecidas en el siglo XVIII. Pretende demostrar que el “libre” mercado es un producto de la naturaleza humana, fundada en la idea del individuo posesivo como plena expresión de la naturaleza humana. Además del contenido ideológico evidente de esta construcción teórica, ya demostrado por varios autores, ella entra en choque con el carácter monopolista y el desarrollado capitalismo de Estado que organizan el capitalismo contemporáneo. Si la hipótesis del libre mercado podría tener algún sentido práctico en el siglo XIX para imponer el dominio del capital sobre la economía mundial, en el siglo XX y más aún en el siglo XXI es una aberración inútil que entra en choque con los hechos a cada día. De ahí el fracaso del neoliberalismo y del pensamiento único para inspirar políticas económicas coherentes.

En mi estudio de la práctica del neoliberalismo demuestro como las políticas económicas de inspiración neoliberal aumentaron el déficit público y por lo tanto la intervención del Estado en la economía (disminuyendo el gasto social pero aumentando de manera explosiva los gastos financieros y militares). Al mismo tiempo, los gobiernos neoliberales crearon déficits comerciales, de un lado, y superávits, del otro, que introdujeron un desequilibrio brutal en la economía mundial.

Es evidente que estos desequilibrios fiscales y comerciales condujeron también a un desequilibrio monetario y una oscilación de las divisas internacionales completamente dependientes de las intervenciones estatales y de los juegos monopolistas y especulativos que ningún mercado “libre” puede ni de lejos regular. Este grado de desequilibrio solo puede ser logrado por vía de la más violenta intervención estatal.

La segunda tesis que presentamos en este libro se refiere a la relación entre los regímenes de fuerza, fascistas y para fascistas, con el dominio ideológico y político del neoliberalismo. No fue una coincidencia que el desmoralizado grupo de la Universidad de Chicago encontrase el primer gobierno que los insertó en el mundo económico real a través del régimen fascista de Augusto Pinochett en Chile. Ni es menos verdad que los gobiernos de Thatcher y Reagan que lo propagaron en todo el mundo estas propuestas proto modernas, se fundaron en violentas confrontaciones con el movimiento sindical de sus países y se impusieron a traves de bestiales formas de autoritarismo político.

Establecimos así en un cuidadoso análisis la correlación directa entre el terror de Estado y las políticas neoliberales que retiraron de los trabajadores derechos históricamente conquistados rebajando drásticamente sus sueldos al combinar represión estatal con represión económica a través de las recesiones, con su séquito de desempleo y desesperanza.

"Del Terror a la Esperanza: Auge y Decadencia del Neoliberalismo" contribuye así a una compresión significativa del período recesivo de la economía mundial entre 1967 a 1994, tema que analizamos en el cuadro de las ondas largas de Kondratiev, contribución teórica y econométrica del economista ruso cuya vigencia hemos restablecido en la década del 1970 junto con Ernest Mandel, André Gunder Frank, Christopher Freeman, Inmanuel Wallerstein y tantos otros.

Nos cabe ahora avanzar en el análisis de la nueva fase de la economía capitalista mundial, en la cual entran en crisis definitiva las falsas soluciones impuestas en el período del auge neoliberal. Estos análisis ganaron una evidencia colosal con la crisis desatada en el segundo semestre de 2008. Ella demostró con enorme violencia algunas de las tesis de este libro:

1. Los desequilibrios generados por las políticas neoliberales arriba citados abrieron camino para un gigantesco sistema financiero sostenido por la deuda pública, generada por el déficit fiscal permanente y creciente. Este sistema no puede mantenerse sin la transferencia colosal de recursos del sector productivo a un mundo económico financiero artificial realizada por el Estado. El capitalismo de Estado pasa a ser el sostén fundamental de este nuevo orden capitalista, contrariando drasticamente los principios ideológicos disfrazados de científicos que doinó el ambiente intelectual del período.

2. La crisis actual pone en manifiesto la necesidad del capitalismo actual de garantizar con billones de dólares estatales ( en forma de deudas crecientes o en fora de emisión de dólares u otras monedas consideradas “seguras” por un sistema de instituciones de seguro y aconsejamiento corrupto) su funcionamiento. Aún no está claro cuanto tiempo y hasta que límites la sociedad está dispuesta a sostener esta política estatal – ocultada por el neoliberalismo hasta que los medios de comunicación tuvieron que explicitarla claramente, cuando esos desequilibrios alcanzaron niveles intolerables para el modelo institucional existente.

3. La crisis actual tiene dos lados: en parte ella pone de manifiesto el fracaso de la famosa capacidad de equilibrio que se podría alcanzar por un “libre mercado” que no existe y jamás podría regular procesos tan fundamentales. Pero, por otro lado, un manejo mediático impresionante de la “crisis” permite confundir las personas para justificar la violenta y deficitaria intervención estatal para impedir “la crisis sistémica” que nos destruiría a todos.

4. En consecuencia se combate la crisis con los mismos mecanismos que la generaron. Se pretende que la intervención estatal y la regulación que faltaron en el reino neo liberal serán sustituidas por unas “nuevas” intervenciones y regulaciones a servicio de un equilibrio anti-cíclico que solo puede conducir a nuevas crisis aún más violentas.

5. El anuncio de un déficit fiscal de 1 billón y 700 mil millones de dólares que previó correctamente el presidente Obama para 2009 y la pretendida e inviable disminución de este déficit para cerca de 700 mil millones en 2013 podrá combinarse con una recuperación moderada de la economía estadounidense. Es evidente que una recuperación fundada en estos mecanismos será restringida y vacilante profundizando la crisis de la hegemonía mundial de los Estados Unidos y de su moneda. El caso japonés en la década del 90 queda como referencia fundamental para los próximos 7 a 9 años.Y es bueno acordar que Japón consiguió bajar el valor internacional de su moneda drasticamente desde 1996 y mantuvo una tasa de interés negativa en este período. Sin embargo no logró restablecer un período sólido de crecimiento económico.

6. Es claro también que, mientras se mantiene este cuadro de “recuperación razante” a alto costo en la Tríade (EE.UU., Europa y Japón) las economías emergentes estarán en ascenso, apoyadas en la expansión de sus mercados internos a través de distribuciones del ingreso más o menos profundas como resultado de una ascensión creciente de los movimientos sociales y sus éxitos políticos más o menos importantes.

7. Podemos esperar que los próximos 10 años serán de avanzo social y económico con mayor o menor avance político dependiendo de la conciencia de las fuerzas sociales emergentes y de la capacidad de sus liderazgos políticos de expresar y sintetizar sus necesidades y aspiraciones. Creo que nuestro libro sobre auge y la decadencia del neoliberalismo y los demás de la trilogía podrán ayudar en esta tarea. El hecho de que ha sido traducido, además de los otros 2, al idioma chino y publicado por la editorial de la Academia de Ciencias Sociales en el inicio de este año de 2012 me enorgullece. Me gusta pensar que la vanguardia política de China pueda dialogar con mi esfuerzo teórico, como lo viene haciendo desde la traducción al mandarin de mi libro "Imperialismo y Dependencia" en 1992, seguida de 2 reediciones y la publicación de 5 libros más.

Me propongo a dedicarme ahora, con varios compañeros, a formular las alternativas que se dibujan a través de gobiernos progresistas – que se formaron a partir de la decadencia del neoliberalismo y de la acción cada vez más activa y conciente de los movimientos sociales que se liberon poco a poco del terror paralizante. Al mismo tiempo, me dedico a elaborar un nuevo esfuerzo crítico sobre el concepto de desarrollo, vinculando lo al avance del proceso civilizatorio en curso que rompe con el intento ( hoy definitivamente cuestionado) de imponer al mundo la idea de que Europa y su seguidos norteamericano representan el modelo de la civilización en general. La noción de desarrollo no puede más servir a este proyecto imperialista y debe sí servir de instrumiento para planear las condiciones de surgimiento e implantación de una verdadera civilización planetaria que se apoyará en las ricas experiencias ciivizatorias de todos los pueblos del planeta y del definitivo respecto a la diversidad cultural que la historia produjo. Este esfuerzo democrático y pluralista nos permitirá utilizar la sabedoría de las diversas civilizaciones, que emanan de ambientes ecológicos diversos y de las soluciones creativas encontradas por sus habitantes, para lograr una articulación virtuosa entre la humanidad y la naturaleza que tanto necesitamos delante de una crisis ambiental planetaria extremamente grave que vivemos bajo el caos social que promueve las formaciones sociales fundadas en el modo de producción capitalista.

Buscamos sobretodo dar continuidad a la crítica de la economía política propuesta en los Grundrisse y en el libro con este mismo nombre e iniciada en El Capital de Karl Marx que solo representaba e primero libro de los 6 que copnían este genial proyecto científico. Se hace necesario extenderla al complejo proceso histórico del mundo contemporáneo, lo que es un trabajo teórico más abstracto pero muy necesario para orientar nuestra práctica actual, trabajo cuyos principios generales espero también ofrecer al público lector muy pronto. Al incluirme en el claustro de la Universidad de Valparaiso busco encontrar colegas dispuestos a participar de estas tareas teóricas tan necesarias. Marchemos juntos!

Theotonio Dos Santos
Valparaiso, 18 de Abril de 2012.


Según un estudio, la agricultura se extendió en Europa gracias a migraciones del sur

WASHINGTON, 26 Abr 2012 (AFP) - Un análisis genético de huesos humanos de 5.000 años de antigüedad, descubiertos en Suecia, muestra que la agricultura se extendió en Europa en la Edad de Piedra con las migraciones provenientes del sur del continente, según el estudio publicado el jueves en Estados Unidos.

La investigación, realizada por un equipo sueco-danés y publicada en la revista estadounidense Science, arroja luz sobre un tema muchas veces debatido de la historia de la humanidad: cómo se propagó la agricultura desde Medio Oriente a Europa?

Los científicos creen que la agricultura se originó en Medio Oriente hace unos 11.000 años, y llegó a la mayor parte de Europa continental hace unos 5.000 años.

>>> Seguir Leyendo... >>>

Los últimos hallazgos sugieren que las técnicas de cultivo fueron introducidas por las poblaciones del sur que vivían en la región del Mediterráneo y llevaron sus conocimientos hacia el norte a las tribus de cazadores-recolectores.

Estos emigrantes de la cuenca mediterránea no sólo aportaron sus conocimientos en el cultivo de la tierra y cría de ganado, sino que también se reprodujeron con estos individuos, creando la base genética de las poblaciones europeas modernas.

"Analizamos los datos genéticos provenientes de dos culturas, una de cazadores-recolectores y otra de agricultores, que existían en la misma época y vivían a menos de 400 km unos de otros" en lo que actualmente es Suecia, explicó Pontus Skoglund, de la Universidad de Uppsala en Suecia, autor principal del estudio.

"El perfil genético de los agricultores de la Edad de Piedra coincide con el de personas que actualmente viven en la zona del Mediterráneo, en Chipre, por ejemplo", dijo Skoglund.

"Los resultados sugieren que la agricultura en toda Europa se propagó junto con la migración de las personas", agregó Skoglund.

"Si la agricultura se hubiera extendido únicamente como un proceso cultural, no veríamos a un agricultor en el norte con tal afinidad genética con las poblaciones del sur".

El coautor del estudio, Mattias Jakobsson, también de la Universidad de Uppsala, dijo que los dos grupos "tenían antecedentes genéticos completamente diferentes y vivieron uno junto al otro durante más de un millar de años hasta que finalmente se reprodujeron entre sí".

El resultado es una población europea actual que muestra fuertes influencias genéticas de los agricultores inmigrantes de la Edad de Piedra, a pesar de que persisten algunos genes del grupo de los cazadores-recolectores, dijeron los investigadores.

El estudio fue financiado por el Consejo Danés de Investigaciones Científicas, la Real Academia Sueca de las Ciencias y el Consejo Sueco de Investigación, así como por fundaciones privadas.


Fuente: Univisión (26/4/2012)


El controvertido Penacho de Moctezuma volverá a México

Viena, 26 abr (EFE).- El gobierno austríaco ha dado su visto bueno a un acuerdo bilateral con México sobre préstamos temporales de bienes culturales, lo que podría permitir en el futuro un retorno, que no cesión permanente, al país azteca del controvertido Penacho de Moctezuma, que está en Austria desde el siglo XVI.

El Penacho de Moctezuma, emperador azteca a la llegada de los españoles a México en 1519, es un tocado de unas 400 plumas de quetzal engarzadas en oro y piedras preciosas, y constituye un importante símbolo nacional para el país latinoamericano. El tratado, negociado durante casi dos años, fue aprobado el martes por el consejo de ministros del Gobierno austríaco y pretende descongestionar la disputa bilateral desde hace décadas sobre el Penacho, informó hoy a Efe un portavoz del ministerio de Cultura y Educación de Austria.

>>> Seguir Leyendo... >>>

El objetivo del acuerdo es "crear seguridades jurídicas a nivel internacional para el caso de préstamos temporales de bienes culturales", dijo el vocero.

El tratado, negociado entre los respectivos Ministerios de Cultura y Cancillerías de ambos países, no toca en ningún caso la cuestión de quién es el propietario del objeto cultural prestado, agregó el funcionario austríaco.

Para poder entrar en vigor, los Parlamentos de ambos países deberán aprobarlo, lo que en el caso austríaco podría suceder "en cuestión de meses", aclaró el portavoz.

El actual acuerdo sobre el préstamo de bienes culturales entre Austria y México data de 1974 y no contiene procedimientos jurídicos en el caso de que una parte no devuelva un bien prestado.

El portavoz destacó que un eventual envío del Penacho a México estaría sujeto a un peritaje previo que certifique la posibilidad de transportar el artefacto "ida y vuelta" a Viena, donde se encuentra desde 1929 en el Museo de Etnología.

En ningún caso, el estado austríaco accederá a una cesión permanente del Penacho a México, destacó la fuente ministerial, tras agregar que de acuerdo a sus informaciones, el Gobierno mexicano todavía no ha aprobado este acuerdo.

Según informa hoy la prensa austríaca, el acuerdo que han negociado Austria y México es analizado de cerca también por otros estados europeos, como por ejemplo, el Reino Unido.

Y es que en muchos museos de Europa se encuentran expuestas piezas culturales de otros países, reclamadas por los estados de origen, por lo que el acuerdo austro-mexicano podría servir como una especie de "precedente", han señalado en Viena expertos jurídicos.

En el caso del Penacho, según cuenta el cronista Bernal Díaz del Castillo en su "Historia verdadera de la conquista de la Nueva España", fue obsequiado por el propio Moctezuma al conquistador Hernán Cortés, quien a su vez se lo regaló a Carlos I de España.

Se cree que años después pasó a ser propiedad de la Casa Real de Austria cuando el barco en el que viajaba el penacho fue atacado en Jamaica por corsarios franceses y medio siglo después fueron adquiridas a un ladrón italiano por el archiduque de Austria Fernando II del Tirol.

El gobierno de México reclamó formalmente en 1991 a las autoridades austríacas la devolución del penacho, que ha permanecido casi quinientos años en Europa, sin obtener respuesta.

Desde entonces investigadores, indigenistas e incluso descendientes directos de Moctezuma han luchado por su regreso con numerosas manifestaciones realizadas en Austria y Alemania.

Austria nunca ha cedido la pieza a México alegando su extremada fragilidad, pero también por temor a que jamás fuera devuelta.


Fuente: Yahoo Noticias (26/4/2012)


Una visión de la evolución urbana de Lima

Por Jesús Cosamalón

En contra de la tendencia de los trabajos históricos que va por la senda más bien monográfica, de menor temporalidad y con la intención de profundizar un tema, en este trabajo, Francisco Quiroz (1) intenta establecer una síntesis documentada y académica acerca de la importancia que la producción artesanal y el sector social que lo componía tuvieron en la sociedad colonial.

El trabajo de Quiroz se centra en un escenario concreto: la ciudad de Lima y aborda el tema proponiendo una periodización: la formación (siglos XVI-XVII), la industria criolla (fines del siglo XVII a mediados del s. XVIII) y las Reformas y la crisis (fines del siglo XVIII).

>>> Seguir Leyendo... >>>

Una de las principales propuestas del autor es contextualizar la producción artesanal e industrial en el marco de las variables demográficas y sociales de la ciudad de Lima. Así, en las páginas del libro se pasa revista a la evolución urbana, la ubicación de los talleres e industrias, la conformación de la familia limeña, el patrón de propiedades urbanas, etcétera. La razón que sustenta esta excursión por temas conexos es que es imposible comprender cabalmente las labores productivas sin el conocimiento de la ciudad misma y de los mecanismos de trabajo que se apoyaban en la estructura familiar.

La distinción entre la producción artesanal y manufacturera es una de las claves del texto. Al principio del período colonial, el productor artesanal está representado por el típico maestro de taller, acompañado de un pequeño número de trabajadores. Esta unidad productiva funcionaba de manera doméstica, a pedido y con relaciones de trabajo generalmente no salariales o serviles. Para demostrar este aspecto, el autor recurre a numerosas evidencias documentales sustentadas en un amplísimo trabajo de archivo. En cambio, los manufactureros sí vendían anticipadamente su producción, generalmente por medio de un comerciante que se encargaba de la distribución. Incluso algunos de ellos lograban expandir sus negocios por medio de una integración vertical (incorporar actividades previas o posteriores a la fabricación) u horizontal (abrir más talleres).

En la etapa madura del orden colonial, siglos XVII-XVIII, se observa una evolución en las manufacturas hacia el tipo de industria doméstica, consistente en la entrega de materia prima a los productores por parte de comerciantes o personas no vinculadas a la producción, las cuales generalmente tenían contratos con el gobierno u otras instituciones. Esta modalidad convivió con el gran taller y los artesanos. Por esa razón, según Quiroz, la actividad de los gremios se concentró en tratar de evitar de que aquellas personas no relacionadas a la producción y los gremios participen del proceso productivo.

Hacia finales del período colonial el gran taller declina, consolidándose el artesano y el trabajo domiciliario como las modalidades productivas más importantes. La propuesta del autor es que la progresiva apertura comercial afectó principalmente al gran taller que abastecía a los sectores más acomodados, quienes no pudieron resistir la llegada de los productos importados.

También se debe considerar – según el autor – que la eliminación de los repartos o su limitación, dejó sin mercado a una parte de la producción de los talleres. Mientras el artesano se encargaba de abastecer a la población de menores recursos, los cuales no se vieron afectados por la llegada de las importaciones.

Las características generales de la producción artesanal mencionadas, son discutidas en detalle en los capítulos 2, 3 y 4 del libro. Por ejemplo, se intenta establecer – con las limitaciones del caso – los volúmenes de producción artesanal, para lo cual se recurre a los impuestos como una manera de recomponer el total, considerando adicionalmente la evasión fiscal. Así, se logra dar un panorama de los talleres y artesanos existentes a fines del siglo XVI. También se establece las diversas formas por las cuales los artesanos y agentes dedicados a la producción se agenciaban del capital necesario. Tal tema es poco frecuente en la historiografía por lo que los hallazgos del autor son muy importantes para establecer los diversos mecanismos financieros a disposición de los productores: dotes, préstamos, habilitaciones, etcétera.

Considero que el principal aporte del libro consiste en la cuidadosa reconstrucción de las relaciones laborales establecidas en el proceso productivo, para cada uno de los períodos mencionados. Por medio de abundantes registros notariales, el autor pudo reconstruir, coherentemente, el universo de las relaciones sociales.

Tales consideraciones previas son más que suficientes para afirmar que el libro de Francisco Quiroz es muy importante para la historiografía dedicada a la historia colonial. Vale la pena añadir que aunque el texto es editado bajo la serie ‘historia económica’, este dista de ser sólo un trabajo de esta índole. Por el contrario, los temas que aborda el libro son varios y pueden ser considerados parte de la historia social y demográfica.

A pesar de los méritos del trabajo, hay aspectos que no están suficientemente bien explorados, probablemente por la falta de fuentes disponibles, pero que son necesarios de puntualizar. Ese es el caso de los precios y salarios, cuya ausencia no permite aquilatar más profundamente el peso de la producción y el valor de ella. Pero a contrapeso de estos vacíos – explicables por cierto – el texto se cierra con comentarios muy útiles acerca de las fuentes utilizadas y un glosario de términos que tanto a los especialistas como a los estudiantes les será de gran utilidad.


1. Francisco Quiroz: "Artesanos y manufactureros en Lima colonial". Lima: Banco Central de Reserva, Instituto de Estudios Peruanos, 267 pp., 2008

Publicado en la revista Moneda (Banco Central de Reserva), N° 140.


Adiós a Pierre Bourdieu

Por Fabián Sanabria (ICANH) (*)

Cuando le pregunté hace casi veinte años qué significaba para él ser sociólogo, respondió sin vacilar: "practicar un deporte de combate". Pierre Bourdieu, el Papa de la sociología –como algunos lo llamábamos–, falleció el 23 de enero de 2002, a las 11 de la noche (hora de París), en el hospital de Saint-Antoine de la Ciudad Luz de Soledades. A los 71 años y en el punto más alto de su producción intelectual, el célebre profesor titular de la Cátedra de Sociología del Colegio de Francia, nos dejó una monumental obra de 33 libros y cerca de 400 artículos que superan el quehacer sociológico a escala mundial.

Bourdieu, el sociólogo de todos los combates, nació en el seno de una familia de origen campesino, en los Pirineos, el primero de agosto de 1930. Estudió en el Liceo Louis Le Grand –donde conoció a Jacques Derrida– y preparó su agregación de filosofía. Posteriormente se dedicó a la etnología de la sociedad Kabyle –durante la guerra de Argelia– y, gracias a las lógicas prácticas que allí explicitó, se consagró a la sociología de la producción cultural hasta convertirse en el académico titular de esa disciplina en la institución más prestigiosa de Francia. En 1975, fundó la revista Actes de la Recherche en Sciences Sociales –principal escenario de sus investigaciones–, de la cual sería su director hasta su fallecimiento. En los últimos años de su vida, su compromiso con los movimientos sociales provocaría toda clase de reacciones, en pro y en contra de su obra: desde quienes lo acusaban de pesimista y anti-popular, hasta quienes lo reconocemos como genio nihilista del “orden social”.

>>> Seguir Leyendo... >>>

¿Qué decir de Bourdieu, más allá de los lugares comunes que en los diarios y semanarios del mundo por estos días se publican? Ante todo que era un verdadero maestro: sencillo y feroz: de voz pausada y apasionada, con la vitalidad suficiente para pedir la cabeza de un primer ministro. Implacable con sus adversarios, especialmente con los "pensadores acelerados" que, según él, suelen pensar más rápido que su sombra resaltando sus "complejos de inferioridad" al exhibir jactanciosamente sus estilógrafos… Bourdieu escribía detrás de las hojas impresas, con lapiceros bellos y poco costosos; siempre nos enseñó el rigor de saber hacer “mapas simbólicos” de los “campos del poder”: aprender a objetivar quién dice qué y desde dónde, y cuál es la posición de un agente social en el mundo, incluida la del propio investigador.

Tras haber estudiado su obra y logrado el privilegio de ser su alumno en la Escuela de Altos Estudios en Ciencias Sociales de París, cuatro aspectos, considero capitales de su inmensa producción: la construcción de numerosas herramientas teórico-metodológicas para explicitar los diversos modos de dominación, una crítica fundamental a la reproducción –material y simbólica– del orden social, el análisis riguroso de los “campos de la producción cultural” en tanto “campos de poder”, y su compromiso total en la conformación de un “corporativismo de lo universal”.

Bourdieu juzgaba fundamental no confundir las “cosas de la lógica” (las teorías que se construyen sobre la realidad), con la “lógica de las cosas” (la práctica). Así, en su inmensa obra la aprehensión de las prácticas sociales exige, más que denunciar, enunciar las estructuras que generan esos “hechos”, en tanto relaciones: ante todo el cuerpo, en calidad de principal receptáculo del “sentido social”; luego los habitus, a manera de disposiciones no-conscientes que nos impulsan a hacer lo que hacemos y no otra cosa (maneras de sentir, pensar y actuar sobre nosotros, los otros y el mundo); finalmente las instituciones que nos conforman y comprenden (familia, escuela, iglesia, estado, trabajo, etc.). Todo ello enmarcado en un proceso de socialización que nos asigna un nombre y un lugar en el mundo.

Mas no todos los agentes sociales resultan “bien clasificados” en la sociedad: hay dominantes y dominados, ricos y pobres, burgueses y proletarios, etc. Sin caer en las tentaciones superfluas tipo “no hay nada nuevo bajo el sol” o del “mañana será el Apocalipsis”..., Bourdieu logra integrar lo material a lo simbólico, lo económico a lo político: los agentes sociales gozan de diferentes especies de capital, desigualmente distribuidas entre productores, reproductores y consumidores en los diversos campos de la producción cultural. Existen luchas simbólicas por controlar las “reglas de juego” en las sociedades porque, como diría Pablo de Tarso, “no todos los competidores llegan a la meta”. Aquí, su gran trabajo sobre la crítica social del juicio –yo diría del gusto y el deseo–, muestra hasta qué punto estamos condicionados por lo que creemos más íntimo: los seres que amamos, la religión o la política que practicamos, los deportes que ejercitamos, los alimentos y bienes simbólicos que consumimos. No obstante, gracias a la consciencia de lo que nos comprende, los “mal clasificados” pueden servirse de la sociología para contestar el orden arbitrario que los clasifica mal.

En ese orden de ideas, tenemos intereses en el mundo, la mayoría de ellos disimulados: clasificamos a los otros porque a nosotros no nos gusta que nos clasifiquen; sin embargo, según nuestras disposiciones y posiciones en el mundo, sabemos relativamente quién es quién y a qué podemos aspirar. Cuando damos, sabemos –en alguna medida– que conviene olvidar cuánto dimos para algún día recibir un valor semejante a cambio. En este punto, qué no decir de todos los aspirantes a “servidores públicos” que sólo buscan el “bien común”, de los “países generosos” que “sólo desean el desarrollo democrático de los países pobres”, del “nuevo orden mundial” que “sólo quiere liberar los mercados para que los seres humanos conformemos un mundo nuevo y mejor”…

La obra de Bourdieu, traducida a más de veinte idiomas, es un legado que ahora nos aplasta e ilumina: nos aplasta porque al leerla, sentimos el peso de las leyes que pesan sobre los agentes sociales haciendo volar en pedazos la ilusión de un “sujeto” libre y transparente; nos ilumina porque su profunda ironía, contribuye democráticamente a “universalizar las condiciones de una Real-política de la razón para acceder a lo universal”.


* Discurso pronunciado por Fabián Sanabria (Director del Instituto Colombiano de Antropología e Historia –ICANH–), con motivo de la inauguración del Coloquio Internacional “Pierre Bourdieu, 10 años después”.

Fuente: Coloquio Internacional Pierre Bourdieu 10 años después
(ICANH)
(Bogotá, marzo 14 de 2012)


Hoy es la tercera sesión del Taller de Historia Económica

La Asociación Peruana de Historia Económica (APHE) realiza hoy la tercera sesión de su Taller de Historia Económica, en lacual se presentará y debatirá el libro de Roxanne Cheesman "El Perú de Lequanda. Economía y comercio a fines del siglo XVIII". La cita es a las 7:00 p.m. en Horacio Urteaga 694 (Jesús María). No falten.




¿Está la Cultura en peligro de desaparición?

¿Está la Cultura en peligro de desaparición? ¿La cultura ya no es lo que era? Pero, ¿qué es la cultura? La reciente publicación del último ensayo de Mario Vargas Llosa, "La civilización del espectáculo" ya ha empezado a generar una serie de debates y polémicas. En el siguiente programa de la RTVE.es, las tesis de nuestro Nobel de Literatura son discutidas por el filósofo José Luis Pardo y el escritor y periodista Peio Riaño. Disfruténlo.




Documental "Gernika, el bombardeo"

Hoy se cumplen 75 años del bombardeo de la localidad vasca de Guernica por la aviación alemana, la tristemente célebre Legión Cóndor. Y aunque la fecha no ha pasado desapercibida en las redes sociales, me extraña que los grandes diarios españoles no hayan preparado suplementos o especiales (como hizo anteriormente) para la ocasión, habida cuenta de que se trata de uno de los sucesos más emblemáticos de la Guerra Civil (no olvidemos que el bombardeo dio origen al que tal vez sea el cuadro más famoso del siglo XX). De cualquier modo, aquí no queremos dejar pasar la ocasión de recordar tan infausta fecha y hemos creído que, del abundante material que existe en la red sobre el tema, el siguiente documental, preparado por la EITB.com, es el que mejor presenta los hechos.




Aprendamos de la experiencia histórica

Manuel Burga
Historiador y Docente universitario


Hoy se presenta el cuarto volumen de la colección Compendio de la historia económica del Perú, dirigido por el historiador Carlos Contreras Carranza y editado por el Banco Central de Reserva (BCR) y el Instituto de Estudios Peruano (IEP). Cinco historiadores, de generaciones diferentes, han sido convocados para abordar temáticas de historia económica en este volumen, Economía de la primera centuria independiente, 1820-1930, desde sus experiencias profesionales. Un extenso y completo apéndice cuantitativo de 128 páginas, elaborado por Luis Miguel Espinoza, lo acompaña.

Se inicia con un estudio de Jesús Cosamalón, "Población y mercado laboral, 1827-1940", en el que estudia el tránsito desde un patrón demográfico de antiguo régimen a uno más moderno, con crecimiento, con una pirámide de edades más regular y una nueva distribución geográfica de la población peruana.

>>> Seguir Leyendo... >>>

Llama mucho la atención que el autor, llevado por la calidad de las fuentes, haya tomado un período diferente para poder utilizar de manera exhaustiva y comparada los censos de 1876 y 1940: así constatamos que no hubo un censo en 64 años de República. Si ampliamos el marco cronológico, podemos encontrar solamente tres censos, 1790, 1876 y 1940, y entonces preguntarnos, ¿cómo se puede gobernar un país prácticamente a ciegas?

El ensayo de Fernando Armas Asín, "Tierras, mercados y poder", es muy original en el estudio de las repercusiones de la agitada primera centuria republicana en la propiedad de la tierra. Muestra cómo las haciendas cambian de propietarios con la independencia y también con la llegada de los capitales del guano, que ponen en marcha una modernización de las haciendas costeñas y una multiplicación de las haciendas en las zonas andinas. Hace un interesante análisis del crédito hipotecario tradicional, que proviene de la época colonial y que penosamente supervive hasta el siglo XX.

La figura del presidente hacendado parece ser propia de esta centuria.

El experimentado historiador José Deustua se une a este grupo con su ensayo "Guano, salitre, minería y petróleo", que nos sorprende de nuevo con sus cifras tan rotundas para mostrar la importancia del sector minero en la economía nacional de esta época.

Las cifras de las exportaciones de plata, oro y cobre solo fueron superadas por el guano en ese alucinante período de 1845 a 1873. No se sabe qué queda de este período que se inicia con los liberales de Ramón Castilla y termina con los liberales de Manuel Pardo. Fue una gran oportunidad para el liberalismo peruano, que no supo aprovechar esta riqueza creada por la demanda europea para salir del modelo económico primario exportador que vuela en pedazos durante la Guerra con Chile.

Martín Monsalve, de la Universidad del Pacífico, en su ensayo "Industria y mercado interno", se pregunta con Copello y Petriconi, que criticaron en 1876 "la prosperidad ficticia" del guano, por qué los liberales de aquella época pudieron hacer las cosas de una manera diferente.

¿Por qué no apoyaron un desarrollo industrial moderno? Las respuestas escapan lógicamente a la voluntad de las personas y tienen que ver, más bien, con esa lógica implacable y inmediatista del capital: va donde gana más, y rápido, no donde tiene que esperar y pensar en los otros para ganar. ¿Por qué el incipiente desarrollo industrial se frustró?

El última ensayo corresponde al historiador sanmarquino Alejandro Salinas, "Finanzas públicas", como para analizar el complicado manejo del tesoro público y mostrar cómo se generan y legitiman gestiones presidenciales dispendiosas y nada técnicas en esta centuria. Nos muestra cinco modelos fiscales: mestizo, guanero, descentralista y centralista oligárquico, entre 1820 y 1930. Nos muestra con abundante información cómo la Colonia se prolonga en la República.

El editor, Carlos Contreras, nos advierte en la introducción que el balance de este período "es bastante ambiguo". Hay avances, pero también retrocesos notables, como una escasa redistribución de los excedentes a los sectores sociales menos privilegiados y una pobre y errática inversión en educación pública.

¿Por qué el guano jugó en contra del desarrollo de un Perú moderno? ¿Por qué persistimos en el modelo primario exportador? Este conocimiento ya no es exclusivo de los historiadores, sino que parece formar parte de nuestra cultura histórica nacional, que ahora interpela al proyecto Conga y pide una nueva minería para Cajamarca y por qué no también para todo el Perú. ¿Por qué no aprender de la historia?


Fuente: Diario El Peruano (26/4/2012)