Museos alemanes custodian aún miles de obras de arte robadas por los nazis

Berlín, 27 ene (dpa) - Los museos alemanes custodian aún miles de obras de arte robadas por los nazis durante el Tercer Reich, a la espera de que se certifique su procedencia, un trabajo que puede durar décadas debido a la falta de mano de obra destinada a esa misión, según publica hoy la revista alemana "Der Spiegel".

El ex ministro de Estado de Cultura Michael Naumann reclama al gobierno alemán poner más ímpetu en la devolución de las obras de arte sustraídas por los nazis.

"El gobierno debería concretar más el reembolso de esos tesoros", declaró Naumann a "Der Spiegel". "Asimismo debería destinar más dinero para los trabajos de investigación en los museos para averiguar su procedencia", agregó.

>>> Seguir Leyendo... >>>

En los almacenes de los museos alemanes se apilan miles de obras de arte, que durante la época del nacionalsocialismo fueron traídas de toda Europa y llevadas a Alemania y cuyo origen aún no ha sido aclarado.

El Estado alemán ha aprobado hasta el momento 84 proyectos para trabajos de investigación con la intención de aclarar su procedencia, sin embargo, en Alemania existen 6.300 museos.

Uno de los principales problemas a los que tienen que hacer frente y que podría dilatar décadas los trabajos de investigación es la falta de mano de obra.

Por ejemplo, sólo una persona se encarga de analizar, en las colecciones de arte del Estado federado de Baviera, un total de 4.400 pinturas y 770 esculturas que fueron llevadas a la ciudad desde el ascenso de Adolf Hitler al poder el 30 de enero de 1933, hace ya ochenta años.

La publicación alemana señala también que en Baviera existe asimismo un gran número de objetos heredados de los líderes nazis.

Entre ellos destaca, por ejemplo, un reloj de brillantes con una dedicatoria personal, que Hitler regaló a su amada Eva Braun en 1939 para su 27 cumpleaños y que se encuentra en el almacén de la Pinacoteca de Arte Moderno de Múnich bajo el número de inventario 471/96.

También se encuentran objetos personales de Hermann Göring, comandante en jefe de las fuerzas aéreas nazis, como gemelos de oro, alfileres de corbata de platino, un anillo de brillantes, así como vasos de champán de oro.

Después de la Segunda Guerra Mundial, Baviera vendió numerosas mansiones pertenecientes a la cúpula nazi para hacer frente a las elevadas indemnizaciones de las víctimas del régimen de Hitler.


Fuente: Télam (27/1/2013)


0 comentarios:

Publicar un comentario