"Orgullo y prejuicio" cumple 200 años sin perder su vigencia

Por Britta Gürke (DPA)

Londres, 27 ene (dpa) - La hermosa e impertinente Elizabeth Bennet y el atractivo, pudiente y extravagante Mr. Darcy, protagonistas de "Orgullo y prejuicio", forman una de las parejas más conocidas de la literatura mundial. El 28 de enero se cumplen 200 años de la publicación de la novela de la escritora británica Jane Austen, que salió a la venta en 1813. Dos siglos después, la historia de amor y odio y diálogos afilados no ha perdido su vigencia.

Tan sólo en Reino Unido cada año se compran 50.000 nuevos ejemplares de "Orgullo y prejuicio", a pesar de que los derechos de autor ya expiraron hace tiempo y la novela puede conseguirse gratis en Internet. Además, prácticamente cada diez años aparece una adaptación al cine de la historia o de los libros que han bebido de su influencia, sin ir más lejos incluso las peripecias de la treintañera "Bridget Jones".

>>> Seguir Leyendo... >>>

"Pride and Prejudice" sigue siendo uno de los libros más leídos en lengua inglesa y uno de los favoritos en las encuestas.

El relato en sí es fiel a la época en que se escribió. En el encorsetado mundo de formalidades de la nobleza provincial inglesa, las cinco hijas de la familia Bennet intentan encontrar marido. Cuando el acaudalado Mr. Bingley llega junto a su amigo Mr. Darcy a una vecina casa señorial, comienza la caza de solteros. El argumento transcurre entre convenciones sociales, apuros económicos, cuestiones morales, herencias y, como no, orgullo y prejuicios.

Ya poco después de su aparición, la novela generó una división de opiniones. Por un lado los lectores la adoraban. Pero durante décadas, críticos como Walter Scott o Charlotte Brontë la criticaron, asegurando que era conservadora y estrecha de miras. A día de hoy, algunos creen que está pasada de moda. Pero los seguidores de Austen advierten que no hay que dejarse engañar por la entretenida y superficial narración, ni considerarla sólo como una historia de amor.

"Reconocemos la calidad revolucionaria de Austen", aseguró poco antes del aniversario la crítica literaria Hannah Betts en el diario británico "The Independent". A menudo se encasilla a Austen, considerándola puritana, conservadora y apolítica. Sin embargo, esa imagen era falsa. "Austen era intensa, cultivada, valiente, abierta, viajada, estaba al tanto de la política global, estaba en contra de la esclavitud y conocía la miseria, la enfermedad psíquica y los escándalos sexuales", afirmó Betts.

Su posición respecto a la pareja, la maternidad y la carrera serían incluso el prototipo de los de una feminista. Sin embargo, esta imagen de Austen se ignora en la actualidad ante las ostentosas películas costumbristas sobre sus libros, advierte Betts. Pero en el corazón de "Orgullo y prejuicio" y de otras de sus obras laten un fuerte realismo y la sátira social.

Para Susannah Fullerton, escritora y especialista en Austen, "Orgullo y prejuicio" mantiene su actualidad porque aborda cuestiones universales y atemporales. "Nos hace pensar sobre la amistad, sobre nuestras relaciones, nuestros padres y hermanos, sobre la felicidad en la pareja, los jefes estrictos, las casualidades y su papel en las cuestiones humanas", explica.

Invita, según Fullerton, a plantearse cuestiones universales. "La naturaleza humana no ha cambiado en los últimos 200 años y por eso 'Orgullo y prejuicio' todavía nos puede decir como actúa la gente", opina. "Y obliga a cada lector a reflexionar sobre las muchas variantes de orgullo y prejuicio con las que nos encontramos cada día en el mundo en que vivimos".


Fuente: El Carabobeño (27/1/2013)


0 comentarios:

Publicar un comentario