Descartan daños en ciudadela de Machu Picchu por intensas lluvias en Cusco

Machu Picchu, feb. 13 (ANDINA). La ciudadela inca de Machu Picchu no ha sido afectada por las intensas lluvias que azotan el Cusco, gracias a las acciones de prevención ejecutadas por las autoridades a cargo del cuidado de la maravilla mundial, por lo que las visitas continúan con normalidad, informó hoy una autoridad cultural.

Fernando Astete, jefe del parque arqueológico de Machu Picchu, dijo que las visitas se efectúan sin ninguna restricción, por lo que cada día la ciudadela inca recibe un promedio de 2,500 turistas entre nacionales y extranjeros.

“Principalmente llegan turistas sudamericanos, entre ellos chilenos, colombianos y brasileños. Durante el reciente feriado largo los turistas nacionales fueron los que se movilizaron en gran número”, refirió en diálogo con la Agencia Andina.

>>> Seguir Leyendo... >>>

Insistió en que el flujo turístico se mantiene igual en esta impresionante y admirada ciudadela, ubicada a 112.5 kilómetros al noreste de la ciudad del Cusco, a 2,350 metros sobre el nivel del mar.

“Sólo el último lunes cerramos el ingreso de los visitantes a la histórica ciudadela por precaución, ya que el caudal del río Vilcanota (también llamado Urubamba) creció mucho”, comentó.

Astete añadió que de una de las tareas primordiales a ejecutar en la maravilla mundial es el funcionamiento al 100 por ciento del sistema de drenaje, tanto de la época inca como los contemporáneos que se adecuaron para que las aguas de las lluvias no se queden empozadas en el monumento y así evitar aniegos.

El especialista indicó que también se procede al corte de la vegetación y al mantenimiento de los techos y pisos para evitar cualquier emergencia que pueda ocurrir en este lugar sagrado.

Camino Inca

En relación a la red de caminos incas que conducen a la ciudadela de Machu Picchu, precisó que, según el reglamento, el acceso de visitantes está cerrado desde el 1 de febrero hasta el 28 del mismo mes. Del 15 de enero al 31 de marzo se realizan labores de mantenimiento y conservación.

“La visita al camino inca es un servicio que ofrecemos durante 11 meses y este mes de febrero no podrán ingresar las casi 50,000 personas, entre turistas y portadores que recibe”, puntualizó.

Especificó que para la ejecución de las labores de estabilización y consolidación de los tramos del Camino Inca que fueron impactados por el tránsito de visitantes, se ha dispuesto un contingente de 70 obreros conservacionistas, que es dirigido por especialistas de la Dirección Regional de Cultura.

Asimismo, se realizará el tratamiento de pisos deteriorados, arreglo de terrazas y servicios higiénicos, mantenimiento de áreas de camping y de drenajes, reforestación y repintado de casetas de control, entre otras labores.

El cierre de la red de Caminos Inca es una medida que se aplica cada año en la temporada de lluvia a fin de poner a buen resguardo la integridad de los visitantes, ante posibles deslizamientos de tierra.


0 comentarios:

Publicar un comentario