Carmen McEvoy: "Si La Haya es favorable a Perú, será una recuperación simbólica"

Para esta académica, un dictamen no favorable para Chile puede significar una ganancia a largo plazo.

Por Cristina Cifuentes

Cuando quedan pocos meses para conocer el fallo de la Corte Internacional de Justicia sobre el diferendo marítimo entre Chile y Perú, la historiadora peruana Carmen McEvoy participó en el foro “Chile y Perú después de La Haya”, organizado por el Instituto de Investigación de Ciencias Sociales de la Universidad Diego Portales, para analizar las repercusiones y alcances de este litigio. En su libro Guerreros civilizadores. Política, sociedad y cultura en Chile durante la Guerra del Pacífico (1879-1883), la académica de la Universidad del Sur, Sewanee, en Estados Unidos, entregó una visión peruana del conflicto, pero basándose en fuentes chilenas. En conversación con La Tercera, analizó las consecuencias de la guerra hasta nuestros días.

>>> Seguir Leyendo... >>>

¿Cuáles son las lecciones aprendidas de la Guerra del Pacífico?

Una de las lecciones, probablemente la más fuerte, es que un conflicto no termina con la firma de la paz, sino que muchas veces las repercusiones, como es lo que está ocurriendo en el caso de Bolivia, perduran en el tiempo. Entonces, estas repercusiones pueden crear desequilibrios geopolíticos en la región. La lección es que si hay voluntad política, en el caso nuestro todas las fuerzas económicas, el empresariado tanto del lado chileno como del lado peruano está creando una plataforma económica y una red de relaciones que puede servir de base para un nuevo capítulo de las relaciones Perú-Chile. También se necesitan políticas culturales que, primero, nos permitan revisitar la historia de la Guerra del Pacífico en conjunto, en una especie de visión binacional de la guerra y, segundo, intercambios culturales que permitan que descubramos que somos más que estos vecinos que alguna vez fueron enemigos.

¿Por qué la Guerra del Pacífico sigue provocando tanta tensión, pese a que se desarrolló en el siglo XIX?

En el caso específico de Perú, es un reclamo más bien marítimo que puede ser un derivado de la Guerra del Pacífico, pero no tiene nada que ver. Perú entendió que había una frontera que no se había delimitado, y se llevó el caso a La Haya porque no se pudo resolver de manera bilateral. Pero en el caso de otras repercusiones que puede haber tenido la guerra, creo que es el tema de la violencia física y verbal que desató. Todavía nos movemos en el lenguaje de esa violencia verbal, que aflora cuando hay un problema fronterizo, cuando hay un partido de fútbol. Hay una agresividad de ambos lados que es la herencia de esa guerra.

¿Por qué se ha mantenido en el tiempo este discurso?

Porque creo que la potencia del discurso beligerante no ha sido desmontado. Quedas atrapado en el tiempo en un momentoen el que crees que se originaron todos tus problemas. Hay que poner la guerra en su debida perspectiva, que no sea nuestro referente. Este conflicto domina todo, porque fueron cinco años de guerra, incluidos tres años de ocupación, y un lenguaje bélico que, digamos, se manifestó en la prensa y en los púlpitos de las iglesias. Es tan potente que muchas veces se repite de manera inconsciente.

¿Cómo se puede traspasar esta buena vecindad hacia los pueblos?

Yo no sé si todos están hablando de la Guerra del Pacífico. Cada vez que existe un problema, como los grafiteros que pintaron en el Cusco, reaparece este lenguaje agresivo contra Chile. Lo que hay que hacer es convertir la guerra en historia. ¿Cómo desmontar un paradigma? Esa es la gran tarea. El tema de las relaciones económicas está funcionando, pero es el tema cultural el que no ha sido resuelto como debería.

¿Cómo ve las relaciones de ambos países una vez que se conozca el fallo de La Haya?

Tenemos que reconocer que el tránsito no será fácil y que el fallo, sea favorable a uno o al otro, va a producir patadas y rezagos de nacionalismo que van a aparecer y que vamos a tener que enfrentar. Debemos prepararnos para un escenario de protesta. Creo que la prensa debe jugar un papel fundamental de desdramatizar, porque acá nadie va a perder la vida. Para Perú será una especie de regalo simbólico, una recuperación simbólica. Para Chile, perder puede significar una ganancia en el largo plazo. Algo que probablemente la población no comprende es que el fallo de La Haya es una coyuntura que no va a cambiar la relación entre ambos países.


Publicado en La Tercera, de Chile, el domingo 24 de marzo de 2013.


0 comentarios :: Carmen McEvoy: "Si La Haya es favorable a Perú, será una recuperación simbólica"