Documental sobre cónsul mexicano que ayudó a miles de republicanos españoles

Chicago (EE.UU.), 16 abr (EFE).- La mexicana Lillian Liberman trae al Festival de Cine Latino de Chicago "Visa al paraíso", un documental sobre el cónsul mexicano Gilberto Bosques Saldívar, quien desde Marsella ayudó a miles de republicanos españoles que dejaron su país tras la guerra civil (1936-1939).

"Lo más relevante de esta historia es que nadie la había contado aún", dijo Liberman a Efe.

La directora, que ha presentado su obra en más de 20 festivales pero no ha logrado pantalla en cines de México, está orgullosa de haber conseguido reflejar la historia de "un personaje que fue un humanista progresista".

>>> Seguir Leyendo... >>>

El documental realizado en 2010 y que se verá a partir de mañana en Chicago, presenta testimonios de Gilberto Bosques, de quienes lo conocieron, algunos de los rescatados y familiares de éstos.

El diplomático, enviado por el entonces presidente mexicano Lázaro Cárdenas como cónsul general en Marsella (Francia), orquestó una de las labores diplomáticas más arriesgadas del siglo pasado.

En aquel momento se calcula que más de 500.000 españoles habían cruzado la frontera con Francia tras ser derrotado el bando republicano en la guerra civil y la mayoría fueron recluidos en campos de concentración en penosas condiciones.

Entre 1939 y 1942, Bosques logró entregar visas mexicanas a más de 30.000 personas, una labor que además de salvar vidas impulsó un proceso que contribuyó a la diversificación cultural de México, dijo la autora.

"Lo más emocionante es cuando me entero que algunos de los que ven el documental son descendientes de personas que fueron salvadas por el protagonista", dijo Liberman en una entrevista.

Entre ellas destacó a la cónsul de México en San Diego (California), a una maestra del Instituto Tecnológico de Monterrey y un químico de la Universidad de Otawa (Canadá), que le escribieron "muy emocionados".

Aunque al anterior Gobierno mexicano, encabezado por Felipe Calderón, "le fascinó el documental, no ayudó a difundirlo", y hasta el momento en México solamente se exhibió durante cinco semanas en una cinemateca.

"No hubo manera de exhibirlo en cines comerciales de México", señaló Liberman, quien sí contó con el apoyo del Instituto Mexicano de Cinematografía.

El documental logró el Premio del Público en el Décimo tercer Encuentro de Cine Sudamericano de Marsella (2011), mención al mejor documental y ópera prima del Quinto Festival Internacional de Cine Documental de la Ciudad de México (2010), y premio a la mejor investigación del Festival Pantalla de Cristal de México (2010).

La película fue realizada en formato digital, lo que a juicio de la realizadora "favorece ampliamente al cine documental".

La documentación, búsqueda de filmes y fotos en archivos e intercambio con diversas instituciones demandó un trabajo de dos años y medio, "y si no fuera por las facilidades que ofrece el cine digital hubiera resultado imposible", afirmó.


Fuente: Terra Colombia (16/4/2013)

0 comentarios:

Publicar un comentario