Miguel Maticorena: la nación como promesa

Gustavo Montoya
Historiador UNMSM

Ningún otro historiador contemporáneo en el Perú le dedicó tantos años de su vida a investigar, explicar y divulgar las múltiples representaciones de la nación peruana. Formado en ese cenáculo privilegiado que Raúl Porras conducía desde la calle colina en Miraflores, Miguel Maticorena rápidamente destacó por su erudición y la sagacidad con que se conducía en archivos peruanos y extranjeros. Luego de varias décadas de trabajo heurístico en diversos fondos documentales en España, Maticorena se incorporó al cuerpo de docentes en San Marcos, convirtiéndose en el más solvente académico de la historia de su alma mater, logrando instituir precisamente la Cátedra San Marcos .

Entre la multiplicidad de sus ocupaciones destaca su generosa acogida en su domicilio en el centro de Lima donde se formaron varias generaciones de historiadores. En esa casa alquilada todos los que lo visitábamos logramos expandir nuestra estrecha perspectiva de nóveles cronistas. Lo primero que impresionaba al visitante de su morada era la multitud de libros, documentos, manuscritos y diversos soportes de la escritura, aparentemente en desorden pero que el maestro conocía al detalle tanto su contenido como su ubicación exacta. Su generosidad nunca tuvo límites. Durante más de dos décadas fue el fundador, organizador y animador de Coloquio de Historia de Lima, una de las instituciones culturales de mayor continuidad en nuestra ciudad.El Dr. Miguel Maticorena, ha sido distinguido como integrante de importantes sociedades académicas y universidades nacionales y extranjeras.

Su contribución intelectual para encontrar las claves que nos permitan a los peruanos identificarnos como miembros de un proyecto colectivo, son razones más que suficientes para que el Estado peruano, que representa a la nación, lo asista – por su avanzada edad- durante la difícil situación que padece en el Hospital Almenara.


0 comentarios:

Publicar un comentario