Vientos nuevos soplan en el Instituto Porras de San Marcos

Un nuevo Director, Harry Belevan-McBride, acaba de instalarse en el Instituto Raúl Porras Barrenechea de la Universidad de San Marcos y, por sus declaraciones, lo primero que concluimos es que vientos nuevos soplan en la casa de la calle Colina. Una noticia estupenda que ojalá, en verdad, lleve a ese importante centro a una actualización y modernización que hace mucho tiempo reclaman quienes son sus más fieles seguidores.

Su biblioteca, por ejemplo y tal como el propio director apunta, necesita urgentemente ser depurada de miles de libros que mejor servicio prestarán en otras bibliotecas de la Universidad que en el Instituto Porras. De manera particular me refiero a la Biblioteca Li Carrillo, donada por la familia del filósofo a San Marcos y constituida por cerca de 5.000 volúmenes de ciencias matemáticas (de altas matemáticas, en realidad) que nadie consulta y mucho menos sabe de su existencia. En la Facultad respectiva es mas que seguro que esa colección brindará un servicio inestimable y dejará espacio a nuevas donaciones o adquisiciones muy en la línea del Instituto, como apunta Beleván.

Hay, por supuesto, hay otras tareas más urgentes pero quienes conocen al Dr. Beleván sabemos que, si la inquina y el marasmo que a veces caracterizan a San Marcos, lo dejan trabajar, lo más probable es que nuestra universidad tal vez cuente, por fin, con un centro de investigación en humanidades y ciencias sociales digna de ella. Esperemos que sí.


0 comentarios:

Publicar un comentario