¡La Casona de San Marcos en peligro!

Un amigo y colega historiador me acaba de confirmar que lo que hasta hace unos días era apenas un estúpido rumor, estaría por concretarse (mejor dicho, por perpetrarse) por obra y gracia, nada menos, que del propio rector de San Marcos, Pedro Cotillo: el cierre parcial de algunos espacios del Centro Cultural de San Marcos para convertir sus ambientes, con más de cuatrocientos años de historia, en aulas de clase para los estudiantes de la Facultad de Derecho. Una decisión que afectará indefectiblemente al Museo de Arqueología, al Salón General y a las exposiciones temporales que actualmente hay, según me han podido confirmar personal y amigos que trabajan ahí.

Lo que todavía resulta más absurdo en esta historia es que la solicitud para convertir en un anexo temporal de la facultad de Derecho a la vieja casona sanmarquina, haya partido del decano de esa facultad, José Horna Torres, lo que pone en evidencia no solo su más completa ignorancia sino también el enorme desprecio que este hombre de leyes siente por la historia, propia o ajena. Algo que, por cierto, no debiera extrañarnos tanto. Recordemos que hace poco otro abogado argumentó, convencidísimo, que demasiada educación era mala. Con el oficio que usted puede leer al lado, el decano Horna se ha ganado merecidamente su lugar en la historia universal de la estulticia y como su colega, bien podría argüir que demasiada historia es igual de irrelevante e inservible.

>>> Seguir Leyendo... >>>

¿Qué pasa en este país para que la más alta autoridad de la primera universidad de América canjee, sin el menor asomo de vergüenza, un centro cultural por veinte aulas de clase? ¿Qué abogados formamos en nuestra universidad si el decano que los representa se pasea sin inmutarse por salas de exposiciones, museos y ambientes añejísimos, llenos de tradición como el viejo Salón General, que cerrarán o se verán seriamente afectados al ser convertidos en salones comunes y corrientes? ¿Quién responderá, ante los organismos internacionales, por los millones invertidos en la restauración y puesta en valor de este noble edificio ante los daños que ocasione la decisión del rector Cotillo? ¿Cómo es que no ha surgido, hasta ahora, un movimiento ciudadano (y no solo de sanmarquinos) que proteste contra este atropello a la historia y a la cultura? Se va a cerrar o, en su defecto, reducir a su mínima expresión un dinámico y diligente centro cultural y no hacemos ¿nada?

Somos los primeros en salir a protestar contra la corrupción, la política nefasta y la economía abusona, pero no movemos ni un dedo por defender un símbolo de nuestra historia como lo es la vieja Casona de San Marcos. Hemos sido capaces de organizar marchas multitudinarias contra una dictadura ominosa y traerla abajo, pero un viejo edificio declarado Patrimonio Cultural de la Humanidad por la Unesco no convoca a nadie en su socorro. Pero lo que nadie entiende es que es en esta inacción en defensa de la historia y la cultura en que confía precisamente la corrupción, la politiquería barata y el mercantilismo para seguir actuando impunemente y reproduciéndose a escala planetaria. Porque no tener historia y anular, borrar, destrozar, inutilizar los instrumentos que preservan la memoria y elevan el espíritu aseguran su existencia.

A Cotillo y a Horna habrá que recordarles la conocida frase de Pablo Macera: "San Marcos es anterior a la República, al Ejército y a los partidos políticos, y a todos ellos sobrevivirá”; y decirles que ahora agregamos a ella a los abogados y a los malos rectores.

Porque estoy seguro que San Marcos sobrevivirá al rector Cotillo y al decano Horna. Y a los demás funcionarios de su tipo que vengan después de ellos.


9 comentarios:

  1. Pero qué manera de ser alarmistas. En el oficio se dice que esto sólo será temporal durante el semestre 2013 - 2 porque INDECI ha ordenado las reparaciones en la Facultad de Derecho para que esta siga funcionando. Se ha pedido en primer lugar el nuevo pabellón de Ciencias Físicas y solo algunos salones de la Casona. No es que el Centro Cultural vaya a desaparecer definitivamente y que toda la casona vaya a estar ocupada por los futuros abogados.

    En fin. Saludos reporteros.

    ResponderEliminar
  2. Al parecer han estado aislados de lo que pasa en Ciudad Universitaria. Los estudiantes de Derecho no pretendemos tener un anexo o más aulas de clase. El problema es que nuestras irresponsables autoridades firmaron un Contrato para la remodelación de nuestra Facultad durante el periodo de clases (nuestro régimen de estudios es anual) y mediante una Addenda dispusieron la entrega de el terreno externo desde el 21 de mayo y TODO EL PABELLÓN DE AULAS DESDE EL 1 DE JULIO (la obra durará por lo menos 4 meses). Eso fue lo que dejó el Decano saliente y a diferencia de la mayoría de Facultades, en la nuestra no se ha podido elegir Decano por la arbitrariedad del Rector, quien ha impuesto como Decano encargado a José Horna Torres. Los estudiantes hemos planteado la RENEGOCIACIÓN DEL CONTRATO para que el pabellón pueda ser entregado en diciembre y no afectar nuestras clases; sin embargo, el Decano encargado ha tomado atribuciones que no son de su competencia, pretendiendo gobernar la Facultad y buscando dar una solución al problema solicitó a las demás Facultades aulas para nuestras clases, teniendo como lógica respuesta que no podemos contar con ellas, siendo la excepción el nuevo pabellón de Ciencias Físicas y la "brillante" idea de solicitar la Casona. Aún así, difícilmente podremos satisfacer nuestra necesidad pues por una irresponsabilidad de algunos grupos estudiantiles y de la Dirección Académica contamos con aulas con 200 matriculados que no alcanzan ni en nuestras propias aulas, por esta razón difícilmente podremos lograr la reubicación temporal de las clases y además sería complicado para nosotros tener clases en la Casona y en Ciudad Universitaria por razón de la distancia y el tiempo que nos llevaría trasladarnos de un curso a otro cuando las clases sean consecutivas.

    ResponderEliminar
  3. Hay motivos sobrados para ser 'alarmistas'. Espacios destinados en la Casona al Teatro de San Marcos fueron asignados 'temporalmente' a oficinas que finalmente devinieron en eso. Por otro lado, nadie ha dicho que vaya a desaparecer la Casona. Lo que se afirma es, básicamente, dos cosas: 1) El cierre de un espacio cultural para el dictado de clases, lo que da una medida de la importancia que le dan las autoridades a la cultura y a la labor de un centro cultural, y 2) Que se afectara un edificio histórico por la desidia de las autoridades de la Facultad de Derecho, de un modo que, inevitablemente, afectara su monumentalidad (o creen que el uso masivo de los ambientes de la casona por cientos de alumnos de pregrado- se habla de 20 espacios de la Casona designados para el dictado de clases- no mellará en nada al edificio). ¿Por qué advertir que cerrar un centro cultural, por completo o en parte, para ser utilizado como salón de clases es ser alarmista? ¿Qué tanto valor 'práctico' tiene la cultura en este país?

    ResponderEliminar
  4. Se me ha pedido agregar una corrección al texto, lo cual he hecho y es lo que va subrayado.

    ResponderEliminar
  5. Nunca se ha dicho que la pretensión de la Facultad de Derecho sea el de tener un anexo en la Casona. Lo que se ha denunciado, en la persona del decano Horna, es el poco aprecio por un monumento histórico de quien, precisamente, se esperaría su protección habida cuenta que la monumentalidad y valor cultural del edificio están basados en tratados internacionales. Si bien el oficio que firma el decano de Derecho es escueto en detalles (que Juan Herrera proporciona profusamente para conocimiento de todos), lo que llama la atención es cómo (si no me equivoco) los estudiantes rechazan recurrir a la Casona no porque sea un monumento histórico de la universidad, sino porque no satisface sus necesidades y les crearía problemas de desplazamientos entre una y otra clase. Creo que esto no necesita mayor comentario.

    ResponderEliminar
  6. Es necesario indicar, que las estructuras de una construcción tan antigua se verán afectadas por el tránsito, durante cuatro meses, de un alta cantidad de personas. No me parece que el artículo sea alarmista. La casona no debe ser utilizada como centro de estudios, ese ya no es u fin.

    ResponderEliminar
  7. Muy a parte de si resulta conveniente para los alumnos desplazarse o no a la casona, está no debe ser utilizada como centro de estudios, porque el alto tránsito de los estudiantes, durante cuatro meses, según leo, generará un daño a la estructura física del centro cultural.

    ResponderEliminar
  8. En parte , podrían tener la razón y hacen una defensa digna de mejores causas . El CC de San Marcos , no va a desaparecer sino solo parte de él , actualmente sin un uso permanente y que sobra espacio incluso para las pocas acividades que se mantienen con un tinte culturaloide, es lo que se puede usar,y es la zona de poca ingerencia cultural , como el area del segundo patio anteriormente Ciencias y los ambientes del pasadizo dela tercera puerta hacia COtabambas. y quizas algunas de atrás poquisímamente utilizadas. Sobre todo es un caso coyuntural y de poca duración y que mas bien deben estar prevenidos para que se desocupe a su término. No me explico esa insolidaridad de no colaborar con el resto dela facultad,y se tratan entre sanmarquinos como si fueran enemigos , que por lo manifestado por el alumno Herrera , ellos tambien serían algo victimados, aunque su queja tiene mucho de oposicion pólitica, que hace recordar iempspo pasados de cerrada intolerancia por
    razones politicas

    ResponderEliminar
  9. YA eata cambiando sus motivaciones Moreno ,pues se dió cuenta que sus protestas son desorbitadas , pues nadie va a destruir ni a cerrar el CC sino soloa ocupar parte de él ,actualmente con poco o ningun uso durante unos 4 meses para apoyar a alumnos como él que están sufriendo inoperancias de las autoridades administrativas . se tratan entre sanmarquinos como enemigos y se cree que el local de la casona es algo intocable y no recuerdan que siempre fue un aulario de muchisimos intelectuales hasta hace pocos años . Sean solidarios con Uds mismos , pues algun dia puedan estar pasando lo mismo y nadie les va a dar una mano . Las protestas de Herrera , tiene un tufillo de oposicion política, ya que lso horarios pueden ser arreglados de tal manera que en un dia no tengan que trasladarse a la CU y además para qué si no habria clases alli? Si son 200 los alumnos de algun ciclo pueden repartirse en dos o tres turnos. Esto si me aprece uan irresponsabildiad de Rectorado y delas autoridades en admitir tanta gente , ya no necesitamos mas abogados que lo unico que hacen es entrampar los mecanismo sociales , solo para intereses personales y ademas intervienen en todo sin ninguna experticia solo la
    necesaria para hacer intringulis legales. Son una de las dos o tres profesiones que con los mismos argumentos y pruebas pueden declarar a una persona inocente o culpable , delictuosa o honesta.

    ResponderEliminar