¡Yo no marcho!

Resulta curioso como se dan a veces las cosas en este mundo. Nada más ayer sostenía una ácida polémica con un profesor de Historia de San Marcos por el tema de la vieja Casona del Parque Universitario, y en la que este me recriminaba el que yo me extrañara que no se hubiera convocado una marcha para defenderla. “¿Organizar marchas para que los alumnos no estudien?”, escribió censurándome. Hoy, cientos de sanmarquinos, encabezados por su rector, el inefable Pedro Cotillo, salieron masivamente a marchar contra una nueva ley que amenaza la autonomía universitaria. Según este historiador, me ha quedado bastante claro que es el propio Rector de San Marcos el que no quiere que los alumnos estudien. Eso, y que ninguno de los que tomaron las calles serían capaces de salir con las mismos ímpetus a defender un edificio histórico que corre el riesgo de verse seriamente afectado por las desastrosas decisiones y la mala administración de quienes salen en la foto en defensa de sus fueros. Recordemos que esa misma 'autonomía universitaria' que han salido a defender con tantos bríos es la que ha posibilitado que se cometan los peores desaciertos y se cocinen los más sucios entripados en la Facultad de Ciencias Sociales. Una autonomía que permite a las autoridades de esa Facultad, por ejemplo, anular un concurso docente completamente legal y limpiamente ejecutado, y mandar a rodar a dos doctores en Historia para favorecer a dos Licenciados con escasa experiencia. Si esa es la autonomía que han salido a defender, ¡Yo no marcho! Si esas son las autoridades que encabezan el movimiento en defensa de la universidad, ¡Mejor solo que mal acompañado! Ante el panorama desolador de Sociales, ¿Qué es lo que realmente han salido a defender estos señores y autoridades bajo el pretexto de defender la Autonomía Universitaria? ¿No habrá llegado ya la hora de darle un nuevo o verdadero sentido y significado a un concepto que solo ha servido para cometer las más vergonzosas tropelías?


0 comentarios:

Publicar un comentario