El Archivo General de la Nación, otra vez

Seamos claros. El Archivo General de la Nación pasa por una severa crisis de la cual es responsable, en primerísimo lugar, el Estado peruano que lo priva de los recursos necesarios para cumplir sus funciones. La denuncia que el programa Punto Final de Canal 2 propaló anoche no es para nada novedosa y, para ser exactos, sí muy tendenciosa y amarillista. Casi se diría que tenía nombre propio. La forma en que el periodista abordó los problemas de nuestro principal repositorio documental (y para el cual se sirvió de la persona del congresista Johnny Lescano, que hizo el papel de tonto útil en un reportaje en el que apenas menciona dos palabras), solo revela que hay personas o grupos empeñados en boicotear la marcha del Archivo sin proponer solución o alternativa alguna para mejorar las cosas. El señor Maguiña, actual Jefe institucional del AGN, para nada es de mi simpatía, en lo absoluto; pero la celada de la que es víctima solo revela que el reportaje va dirigido contra él, no en defensa o interés del AGN. Como dije, una denuncia con nombre propio. Por otro lado, ¿cómo es posible que el reportero tome un documento de tanto valor histórico con las manos y sin ningún tipo de protección ante la mirada impasible de los trabajadores del Archivo? No hay duda de que hay gente muy interesada en destruir al AGN que cuentan con muy buenos contactos en la prensa y en el Congreso para realizar este tipo de 'denuncias'. Un sabotaje y boicot del que sufren todos los jefes institucionales, buenos, malos o excelentes, y que solo busca mantener en el caos y la anarquía al AGN. ¿Por qué? ¿Para qué? Y lo más importante, ¿quiénes? Yo, señores, no me chupo el dedo.



0 comentarios:

Publicar un comentario