Una vez más, la arbitrariedad se impone en la Facultad de Ciencias Sociales de San Marcos

Quiero a San Marcos. Soy lo que soy, profesionalmente hablando, gracias a ella. Le agradezco todo lo que ha hecho por mí y por eso, en cuanto foro o espacio público se me ofrece, la defiendo y más que a ella, defiendo a la universidad pública (una defensa que me ha costado caro, muy caro, así que tengo la suficiente autoridad para hablar sobre ella). Pero al ver imágenes como esta no puedo menos que sentirme avergonzado por lo que sucede en la facultad donde me formé y que parece secuestrada, tomada como botín por un grupo que sin el menor asomo de vergüenza comete arbitrariedades e ilegalidades como la que apreciamos. Una vez más, las autoridades 'encargadas' de la facultad, ante la evidencia de que no cuentan con los votos suficientes para mantenerse en el cargo, deciden nuevamente boicotear la elección del nuevo decano. Tal como ocurrió en una ocasión anterior, tan vergonzosa como esta, aplicando maliciosamente la figura del "Tercio móvil", el decano 'encargado' Jorge Rueda decide levantar la sesión, pese a existir el quórum reglamentario para elegir al nuevo decano. ¿Para ver estas escenas es que defendemos tanto la autonomía universitaria? ¿Con qué argumentos podemos defender a San Marcos si sus propias autoridades son las primeras en torpedearla? Tomen nota: esta es la gente que terminará hundiendo la imagen de la universidad pública, y de San Marcos en particular, cuando llegue la hora del gran debate (que llegará) sobre la 'conveniencia' de eliminar o no a la universidad pública. Ya sabemos cómo habrán contribuido ellos.



0 comentarios:

Publicar un comentario