Presentan hoy obra póstuma de Virgilio Roel Pineda

“El Perú al borde del abismo (1962–1975)” se titula la obra póstuma del economista Virgilio Roel Pineda, que será presentada hoy a las 7 de la noche en el auditorio del Colegio de Ingenieros del Perú (Av. Arequipa 4947, Miraflores) y que es un testimonio de primera mano de un periodo de trece años, que se reconoce ahora como crucial en la historia contemporánea del Perú. Un periodo en el que el país se vio en la disyuntiva de optar por la vía de la prosperidad posmoderna o por la vía de la degradación y la crisis.

Roel describe un momento importante en que la opción elegida nos condujo al país actual, en un momento en que aún no sufríamos la hiperinflación del primer gobierno aprista, ni la debacle social que significó la lucha entre Sendero Luminoso, el MRTA, las Fuerzas Armadas y el resto de la sociedad en la época de la violencia política. Tampoco se vislumbraba entonces el crecimiento de la corrupción que actualmente es más visible ni la serie de crímenes de lesa humanidad cometidos en los últimos 30 años.

>>> Seguir Leyendo... >>>

El Perú de entonces era más joven, con menos surcos en la frente, y tenía un futuro promisorio, tal y como más adelante lo tuvieron los llamados “Tigres Asiáticos” (Singapur, Corea del Sur, Taiwán y Hong Kong); sin embargo, el camino seguido fue otro. En el capítulo VI de este libro, Roel señala que la lucha entre las ideas de Mao Tse Tung en China, del que el desarrollo estaría basado en convertirse en una potencia siderúrgica, chocaron con las de Deng Siao Ping, quien previó que el desarrollo no estaría en el crciemiento de una industria propia del siglo XIX, sino en aquella propia del siglo XX, el del manejo y empleo de las tecnologías más sofisticadas. Y ello, señala Roel, estuvo sustentado en la creación de complejos industriales de alta tecnología, la creación de un imponente servicio educativo universal y la construcción de una gran red de comunicaciones a partir de una red de transporte rápido y efectivo. Para él, la economía, la educación y la unión entre las distintas geografías del país van de la mano hacia el desarrollo. Todo ello correspondió, advierte, a una Planificación Estratégica, que describe a grandes rasgos.

Mientras esos países de Asia llegaron a desarrollar una economía respetable, en el Perú las recetas del Banco Mundial, seguidas por los funcionarios, nos llevaron a prestarnos del extranjero y en dólares estadounidenses (deuda externa) entre 1972 y 1973, para imprimir el texto de la Ley de Educación, para una carretera sin asfaltar o para el control de la fiebre aftosa. Tan solo en el primer gobierno de Belaunde, entre 1962 y 1969, la deuda externa subió de 158 millones de dólares estadounidenses a 874 millones, y hasta 1990 llegó a 18 mil 934 millones. La deuda externa es impagable.

Publicado en La Primera, el 17 de noviembre de 2013.


0 comentarios:

Publicar un comentario