Información inédita de Francisco Pizarro (*)

Por Miguel Maticorena Estrada

En homenaje a Lima, en su 457o. Aniversario, damos cuenta de un documento inédito de Francisco Pizarro, su fundador. Es una información de servicios recibida en Panamá el 26 de marzo de 1528. Aparece fechada después del segundo viaje marítimo de Pizarro por el Levante o el Perú (1526-28). Antes del viaje a España donde, dice, la presentará. Pese a su silencio en cuanto a toponimia o sucesos del viaje, es un documento importante. Adviértase que trata de un personaje de primer orden como es Pizarro. Acerca de Pizarro, después de las ediciones de Raúl Porras Barrenechea y Guillermo Lohmann, no se han visto aportes documentales importantes.

Informaciones de Panamá

Si Pierre Chaunu veía en Panamá el Istmo de Sevilla, el recordado Marcel Bataillon creía era el Istmo del Perú. Panamá era y es enlace de las rutas comerciales interoceánicas. Es la prolongación geopolítica del Perú. Por esto puede hablarse de un ciclo panameño en la historiografía peruana.

>>> Seguir Leyendo... >>>

Sin la documentación panameña no puede entenderse la conquista del Perú. Precisamente uno de los textos más famosos es el Contrato de Panamá de marzo de 1526. Después de la monografía que le dedicamos tenemos ya nuevas pruebas documentales (El Contrato de Panamá, 1526... En: Caravelle, 7, Toulouse, 1966). Otros datos panameños aparecen en el artículo que publicamos con Enrique Otte sobre La Isla de la Magdalena en el II viaje de Pizarro y Almagro (Mercurio Peruano 398).

Al término del segundo viaje se reciben en Panamá varias informaciones sobre esa expedición. Las de García de Jarén, Cristóbal de Peralta, Pedro de Candia, los aventureros de la Isla del Gallo, Rodrigo de Chávez (noviembre). A éstas hay que añadir la que ahora nos ocupa en esta nota.

Me parece que el único autor que dio a conocer cuatro líneas de esta información es Raúl Porras Barrenechea (El nombre del Perú, 1968). No figura en el completo y valiosísimo corpus documental de Guillermo Lohmann Villena: Francisco Pizarro. Testimonio... (Monumenta Hispano-indiana. V Centenario del Descubrimiento de América, Vol. III), Madrid, 1986. Se trata, pues, de un documento inédito.

Panamá 1528

El 26 de marzo de 1528, Francisco Pizarro pide al alcalde de Panamá reciba información de sus méritos y servicios. Ya está decidido el viaje a España que terminará con la Capitulación de 1529. Acaso para no suscitar el recelo de Almagro oculte el deseo de la gobernación propia. Dice Pizarro: ``porque yo voy a besar las manos al Emperador nuestro señor y a darle cuenta de los servicios que he hecho en estos reinos, y de los que en descubrimiento de la tierra nueva del sur le hice a mi costa, y para que S.M. sepa junto a esto, cómo he vivido en estos reinos, desde que en ellos estoy y pido a Vuestra merced mandeis preguntar a los testigos que ante vos traxere por las preguntas que de yuso serán qontenidas...''. Testigos de la presentación del interrogatorio fueron Diego de Robles, Cristóbal de Peralta y Juan Cobo.

En el segundo ítem Pizarro pide se acredite ``ha servido a S.M. de capitán y siempre he andado a mi costa... sin salario de S.M.''. En el tercero consta es ``hombre llano (no ha) tenido diferencia con nadie sino vivir limpiamente e como caballero''. En el siguiente dice: ``he tratado muy bien a la gente (y en las residencias) no se me ha puesto ni aun una demanda ni ninguna calidad...''.

Urabá

En lugar de ocuparse de sus do s primeros viajes al Levante, región sur de Panamá, Pizarro pone de relieve su actuación en Urabá el año 1509. Raúl Porras, Manuel Ballesteros, Antonio del Busto, Albert García, todos los biógrafos de Pizarro, mencionan esa espectacular actuación reemplazando a Alonso de Ojeda.

Recordando el suceso de 1509, dice: ``yo vine por capitán con el gobernador Alonso de Hojeda a estos reinos, e cuando se fue dexó la gente toda en Urabá, yo quedé por su lugarteniente e gobernador e él no volvió mas''. Y a continuación pregunta ``si saben que tuve en toda paz e sosiego e justicia toda la dicha gente e gobernación... que ha veinte años que he vivido como caballero e persona de mucha honra según los tiempos e las necesidades e prosperidades''.

Por la Capitulación de 1529 se sabe que Pizarro pasó a Santo Domingo con Nicolás de Ovando en el año 1502. Cuando en el texto copiado y en otros habla de ``veinte años'' se refiere, pues, a la estancia en la tierra firme o continental. Los datos que trae la Capitulación, que no aparecen en esta del año 28, hacen pensar en otra información ahora desconocida. Bien conocidos son los testigos que declaran: Juan de Vallejo, Hernando de la Serna, Alvarado de Guijo, Toribio Montañés, el alcalde Francisco Gutiérrez, Alonso de Cáceres, Gonzalo Farfán, el capitán Juan de Cárdenas. Los testigos contestan todos afirmativamente a las preguntas en un contexto casi rutinario. El texto clave es el referente a haberse encargado de la gobernación de Alonso de Ojeda. Pizarro apuntaba a conseguir otra para él.

Un contraste

Sorprende que Pizarro no preguntara sobre su actuación en el espectacular segundo viaje iniciado en 1526. Sucesos como el paso de la Equinoccial, la estancia en la Isla del Gallo, la hiperbólica visión de Candia sobre el Tumbes incaico, las Capullanas de Piura, la balsa de Salango, el periplo hasta el río Santa, todo esto hubiera dado más relieve a sus méritos.

Esta sobriedad y silencio concuerda con el talento que se atribuye a Pizarro. De modo especial Raúl Porras acentúa en una página este rasgo (Pizarro, 1978). Un hombre de pocas palabras, poco comunicativo y cauteloso. Esta parquedad contrasta con el caudal informativo de los soldados de la Isla del Gallo el 29 de marzo de 1528. Todo lo contrario a la inflada visión de Pedro de Candia o las más detalladas de Almagro en 1526 y 1531. En cualquier caso este nuevo documento de Pizarro hay que situarlo en el contexto de las otras informaciones.

(*) Publicado en el Suplemento Dominical del diario El Comercio, el 19/01/1992.


0 comentarios:

Publicar un comentario