Rectores deben volver a asociarse pero bajo condiciones distintas a la ANR

Lima, jul. 13. Tras la desaparición de la Asamblea Nacional de Rectores (ANR), a consecuencia de la nueva Ley Universitaria, las máximas autoridades de los centros de estudios superiores universitarios deben buscar maneras distintas de asociación, estimó la rectora de la Universidad Particular Cayetano Heredia, Fabiola León.

En entrevista con la Agencia Andina, la académica indicó que los parámetros que deben darse en esta nueva interrelación tendrían que ser distintos a los hasta hoy existentes en la ANR.

"Los rectores debemos de volver a asociarnos, tal vez con nuevas condiciones y pautas, porque en todo sistema educativo existe un organismo como la Asamblea Nacional", indicó.

>>> Seguir Leyendo... >>>

Estas entidades, dijo, son considerados "referentes para emitir opiniones" en el tema de la educación superior, aunque no necesariamente "reciben financiamiento del Estado en otros países", como sucedía aquí, indicó.

La Ley Universitaria, promulgada por el Gobierno, tras su aprobación en el Congreso, precisa que en un plazo de 90 días la ANR debe transferir sus activos e infraestructura al Estado.

La norma establece, asimismo, la creación de una Superintendencia que velará por la calidad del sistema universitario.

"Hay otras posibilidades para que una asociación de rectores exista", insistió León, quien también es integrante de la Comisión Nacional de Educación.

Precisó que a pesar de los cuestionamientos que se le pueden hacer, la ANR también se convirtió en un espacio interesante de coordinación.

De otro lado, León señaló que las universidades que se preocupan por mantener altos estándares de calidad, como la Cayetano Heredia y Pontificia Universidad Católica, no tendrán problemas en adecuarse a lo señalado en la nueva ley.

"Acá hemos sido los primeros en tener un vicerrectorado de investigación y estamos generando una oficina de transferencia tecnológica", mencionó.

Otro de los requisitos que están por cumplirse es contar con el 25 por ciento de docentes dedicados a tiempo completo a labores académicas.

En cuanto a la oposición algunos sectores empresariales a la nueva ley, estimó que podría deberse a que buscaban medidas más profundas, pero también al hecho de que ahora los propietarios de universidades tendrán que invertir más en el sueldo de sus docentes e investigación.


0 comentarios:

Publicar un comentario