¿Cuál civilización?

Conocí al Dr. Hugo Guerra hace muchísimos años y lo traté lo suficiente mientras trabajé en El Comercio, tiempo en el que aprendí a respetarlo como persona y profesional y a reconocer que, pese a las posiciones encontradas e insalvables sobre casi todos los temas posibles, era un periodista como pocos he conocido. Un respeto y consideración que la distancia y los reveses que el periodismo y la política suelen interponer entre las personas no lo han disminuido, tal vez sí cambiado. Es atendiendo a este respeto que me merece su persona, que me sorprende y decepciona de un modo tremendo que alguien de su inteligencia y cultura perpetre esta frase en su última columna de opinión en El Comercio: “Pese a ello solo los ignorantes no entienden que Israel es hoy el bastión principal de defensa de la civilización occidental”.

Confieso que frente a la cultura y sabiduría de muchos amigos y colegas, me reconozco como un ignorante redomado en más cosas de las que me avergüenza reconocer. Pero esta ignorancia no me impide ver el tamaño del despropósito y peligro que esa frase conlleva y produce vergüenza ajena. Si lo que ocurre en Gaza es una ‘defensa de la civilización’, entonces ya no hay civilización que salvar o defender. Ya perdimos todos: Israelíes, palestinos y todo ser humano, ignorante o no, que acepte esa guerra de exterminio como necesaria para salvarnos todos o a lo que, desde la comodidad de nuestras salas o estudios, llamamos civilización.

>>> Seguir Leyendo... >>>

Si acabar con el terrorismo homicida de Hamás a cualquier precio implica utilizar los instrumentos, métodos y lógica del terror y mirar hacia otro lado ante las imágenes de cientos de niños masacrados, no hay nada entonces que salvar, salvo la propia vida (si es que se vive en ese lugar de destrucción y muerte) o la real politik (si se vive y escribe, como el Dr. Guerra, a miles de kilómetros de tanta desproporcionada demostración de fuerza por parte de un Estado 'occidental'). Peor aún, no sé si el Dr. Guerra se da cuenta o no de la concesión peligrosísima que sus palabras le hacen al totalitarismo y al terrorismo de Estado. Porque, ¿no fue ese, la defensa de la democracia y el Estado del Derecho, el argumento que utilizaron los gobiernos peruanos de la década de los ’80 para enfrentar el terrorismo y justificar una guerra sucia y criminal que dejó miles de desaparecidos que aún hoy sus familiares buscan entre las decenas de fosas comunes que siguen apareciendo sin que ello a muchos no les mueva un pelo, mucho menos les motive una columna de opinión?

Pero lo que más me sorprende del texto del Dr. Guerra es que haya caído en la muletilla cómoda y fácil de acusar de antisemita o antijudío a quien se atreva a criticar a Israel o a censurar y condenar la lluvia de fuego que cae sobre Gaza. Como dije, yo soy ignorante pero no tanto como para no darme cuenta si soy racista, homofóbico o antisemita. Definitivamente no lo soy. Y como estoy plenamente seguro de que no lo soy, lo único que se me ocurre pensar es que esa acusación está ahí por la misma razón y finalidad por la que se publicó la columna del Dr. Guerra: para defender lo indefendible, justificar lo injustificable y sumar puntos ahí donde ya no es posible sumar o hacer nada a su favor, salvo enterrar la cabeza en la tierra y seguir bombardeando escuelas y hospitales. O escribir que lo que está en peligro es la civilización occidental.

No me queda claro, finalmente, qué es lo que quiere decir el Dr. Guerra cuando nos pide hablar con la verdad y denunciar “cómo el fundamentalismo islámico es peor que el nazismo hitleriano”. ¿Hay acaso algún tipo de fundamentalismo homicida mejor o peor que otro? ¿El fundamentalismo genocida del nazismo es menos malo que el de Hamás? Tal vez lo que quiso decir el autor es que lo que hicieron ayer los nazis hoy es menos malo porque ahora lo practican los israelíes contra los palestinos (desde la lógica inconcebible de que todo palestino es un terrorista o uno en potencia) y por esa razón se volvió bueno, decente y justificable.

Pero todos sabemos que no es así. Definitivamente no es así, ¿verdad?


1 comentario:

  1. Tienes razón, Jorge, sobre todo porque el artículo cae en varios lugares comunes.

    ResponderEliminar