Una generación castrada

Hace años el crítico de cine y periodista del diario El Comercio, Alberto Servat, rompió fuegos contra los que criticaban acremente que los niños y jóvenes de ahora leyeran masivamente y se encandilaran con los libros de la serie de Harry Potter. Su argumento, muy válido por cierto, era que si las aventuras del joven mago acercaba a los niños y jóvenes a los libros, bienvenidos estos. Ya habría tiempo, decía, que descubrieran a Salgari, a Dostoievski, a Tolstoi, a Mann y, quien sabe, al mismísimo Joyce. Lo cierto es que ha pasado el tiempo y esa generación de lectores de Harry Potter no ha descubierto nada, o lo poco que ha descubierto es más de lo mismo. O sea, más de la peor o más sosa literatura que existe y circula por ahí. Lo comprobé hace un par de semanas tras leer la nota que le dedicó el suplemento El Dominical, del mismo diario, a la comunidad de lectores y 'comentaristas' (llamarlos críticos sería un exceso que muchos amigos del gremio no me perdonarían) agrupados en ese fenómeno que responde al nombre de 'bookTubers'. Lo cierto es que no sé que es peor: si los videos que hacen, si las reseñas que perpetran o los libros que leen. Vistos en conjunto, no entiendo cómo puede haber quien celebre esto como una forma de fomento a la lectura o una prueba de que 'en el Perú hay jóvenes que leen'.Dicho del modo más claro posible: estos son la versión literaria y kitsch de programas como "Esto es guerra" o "Combate". O mejor dicho, su consecuencia. Porque si esta es la razón de tanta felicidad (nuestros jóvenes leen), pues entonces estamos muy mal porque la pregunta que salta como un conejo es: ¿Qué leen nuestros jóvenes? ¿Es que nadie los ha orientado en sus lecturas o, peor aún, a reseñar y comentar un libro? ¿Tan mal está nuestra educación para que se afirme y fomente este tipo de lectores, vacuos y sin capacidad de análisis? Por supuesto habrá quien diga que exagero, pero ni tanto. ¿Por qué creen que hay gente que votará en las próximas elecciones por el candidato ladrón, el político corrupto o el alcalde que 'roba pero hace obra'? Porque hemos castrado a toda una generación de la capacidad de analizar hasta lo más evidente, de distinguir una cosa de otra y porque les hemos hecho creer a todos ellos que lo importante es hacer, figurar y opinar sin detenerse a pensar y analizar el fondo de las cosas. Así de simple.



0 comentarios:

Publicar un comentario