El legado de Bolívar

Por Antonio Zapata

Un día como hoy murió Bolívar, exactamente el 17 de diciembre de 1830 a la edad de 47 años. Después de liberar medio Sudamérica, al encontrar la muerte a orillas del Caribe, acababa de renunciar a la presidencia de Colombia, mientras que en Venezuela le habían prohibido el ingreso. Enfrentando un incierto exilio, murió sin atravesar el desgaste de una larga presidencia fracasada. Lo suyo fue la gloria no el poder.

Una excelente biografía del historiador británico John Lynch ofrece un panorama completo de su vida y examina el contexto que le tocó enfrentar. Nada por añadir, solo recomendarla, en estas semanas navideñas, a quien quiera regalar un libro tan ágil como una buena novela y además riguroso como pocos.

Aunque, cabe una pregunta sobre el legado de Bolívar. ¿Cuál es la razón de su actualidad? Una comparación con San Martín, el otro héroe de la emancipación latinoamericana, sirve para precisar que el líder argentino es una figura histórica y corresponde a una época precisa, la independencia, de donde nadie lo sacaría jamás, menos para servir de guía a políticos contemporáneos.

>>> Seguir Leyendo... >>>

Incluso en su patria, San Martín no es el padre de la cultura política actual, sino el general Juan Perón. Por el contrario, en medio Latinoamérica y no solo en su Venezuela natal, Bolívar sigue presente como padre espiritual de afanes políticos propios de nuestros días.

Sucede que su reputación fue intencionalmente construida. Doce años después de su muerte, los gobiernos venezolanos iniciaron la forja de su heroicidad. Su cuerpo fue trasladado a Caracas en una ceremonia fastuosa y desde entonces intelectuales y artistas han sido regularmente convocados a rendirle culto.

Como Bolívar fue partidario de un gobierno centralizado y fuerte, su figura ha alentado varios gobiernos autoritarios. Tomadas algunas de sus ideas fuera de contexto, pueden fundamentar a dictadores, quienes dentro y fuera de Venezuela han solido justificar sus arbitrariedades con el manto del Libertador. Pero, esa propaganda política se asienta sobre la carrera de Bolívar. Sin sus hechos no hubiera trascendido. ¿Qué tuvo de original que ha permitido su larga permanencia en el imaginario político latinoamericano?

Su acción pública cruzó tres esferas y se desarrolló en un momento crucial. Estaban naciendo los estados nacionales y él tuvo de filósofo, político y guerrero por igual. Había leído mucho y estaba al día, buscando aplicar las ideas de la ilustración sin repetirlas mecánicamente; asimismo, era hombre de guerra, destacando como organizador y seguro comandante. Su pulso fue tan firme como el de Napoleón, con quien siempre estuvo comparándose.

En el manejo de la política revolucionaria mostró su genio. Supo unir a una masa heterogénea compuesta por criollos, mulatos y negros de su Venezuela natal, indígenas y cholos del Perú y Bolivia, junto a mestizos colombianos. Bolívar integró, hizo grandes discursos y convocó a congresos constitucionales. Administró la revolución uniendo a las partes, gracias a ello obtuvo la victoria.

Pero la independencia de España no bastaba para transformar la sociedad colonial latinoamericana, Bolívar quiso reformarla al mismo tiempo que obtenía la independencia. Perdió en el intento, pero dejó una propuesta que sigue recorriendo nuestro mundo.

El líder caraqueño no fue un revolucionario social, quería mantener el orden y aborrecía el caos. Aunque, sí liberó a sus esclavos, abolió la mita y el tributo indígena, buscando remediar las injusticias sociales con una estricta igualdad jurídica. En ese sentido fue un reformista con sentido social.

Además, y junto al resto de líderes de la independencia, condujo el primer proceso de descolonización del planeta. A los latinoamericanos nos enseñó el valor de la autonomía y a pensar en nuestros intereses.

Así, la independencia nacional y la reforma social constituyen los fundamentos de la permanencia de Bolívar. Ambas propuestas aún están incompletas y explican la actualidad de su llamado.

Publicado en el diario La República, el 17/12/2014.


0 comentarios:

Publicar un comentario