San Marcos exonerará del pago a 1.000 postulantes

Estudiantes de bajos recursos económicos que hayan tenido como promedio 15 en sus notas serán los beneficiados.

Piden presupuesto para continuar investigaciones

Walter Alva recordó que en el 2016 no se ejecutaron trabajos de investigación arqueológica en Lambayeque.

Se realizarán tours nocturnos en Chavín de Huántar

Ministerio de Cultura autorizó visitas para promover importante monumento arqueológico.

Polémica de los Pitufos comunistas ya es mundial

La prestigiosa BBC hace eco de la polémica desatada en Uruguay por comparar a los Pitufos con una sociedad comunista.

¿Se hará realidad la ficción cinemtográfica

Según la agencia, roca espacial circuló demasiado cerca de nuestro planeta.

Nuevo satélite ayudará en la protección del patrimonio cultural del país

Lima, abr. 30. El satélite "Asrosat-300", adquirido por el Perú recientemente, le permitirá al Ministerio de Cultura tomar acciones para mejorar el monitoreo de los sitios arqueológicos e históricos, así como su evaluación y estado de conservación, informó hoy el sector.

Precisó que este satélite permitirá obtener imágenes con alta resolución, en tiempo real y con una precisión submétrica, por ese motivo se empleará también para adoptar medidas de protección a favor de las poblaciones indígenas en aislamiento.

"Lo novedoso y más valioso de este satélite es que se podrá contar con imágenes a demanda, en el momento que las solicitemos y en tiempo real, lo que será un gran apoyo para definir acciones inmediatas en torno a la protección de los monumentos arqueológicos e históricos", sostuvo el viceministro de Patrimonio Cultural e Industrias Culturales, Luis Jaime Castillo Butters.

>>> Seguir Leyendo... >>>

De esta manera, agregó, el Ministerio de Cultura podrá también prever cualquier tipo de riesgo o afectación como consecuencia de los desastres naturales o de la acción del hombre.

Castillo Butters manifestó, asimismo, que el satélite permitirá mejorar el registro de la información catastral arqueológica.

"Definitivamente la llegada de esta nueva tecnología nos permitirá conocer más el entorno y obtener información temática a partir del procesamiento digital de imágenes, con miras a la implementación de un catastro que nos sirva para múltiples fines", agregó.

Otra ventaja radica en que el satélite contribuirá a una mejor planificación de las delimitaciones de los monumentos arqueológicos.

"Por ejemplo, será más fácil hacer reconocimientos en zonas de difícil acceso, como monumentos que se encuentran en la cumbre de algún cerro", declaró Castillo Butters.

En otro momento, manifestó que esta tecnología se complementa muy bien con la del vehículo aéreo no tripulado (dron), que ya se emplea en el Ministerio de Cultura desde el año pasado.

"También podremos realizar restauraciones arqueológicas virtuales a mayor escala y contar con información adicional para los análisis de vulnerabilidad y riesgo de los monumentos, que ya venimos trabajando con la tecnología de los drones", manifestó.

Se protegerá intangibilidad de las Reservas

Por su parte, la viceministra de Interculturalidad, Patricia Balbuena, explicó que el satélite "Asrosat-300" servirá para identificar fuentes de contaminación y un eventual avance de la minería informal.

Con esta información, agregó, el Ministerio de Cultura tomará las acciones para garantizar la intangibilidad de las Reservas Indígenas y la protección de la Población Indígena en Aislamiento y Contacto Inicial (PIACI).

"El Ministerio de Cultura se encarga de tener un registro de las reservas territoriales para proteger a esta población vulnerable. Por lo tanto, este satélite nos permitirá realizar un mejor control de posibles actividades ilícitas que se lleven a cabo dentro de estas reservas", expresó.

El satélite será, además, un gran aporte para mejorar la información disponible respecto a los territorios de las comunidades campesinas y nativas a escala nacional.

"Esta tecnología permitirá generar información fidedigna respecto a los territorios de los pueblos indígenas y el uso de la tierra. Es un importante instrumento para determinar con exactitud los espacios de vida de la población indígena", subrayó.


Nuevo museo de sitio de Túcume se estrena con exhibición de ajuar funerario inca

Chiclayo, abr. 30. Un ajuar funerario de un personaje Inca, además de hallazgos de esta milenaria cultura, será uno de los novedosos atractivos que se exhibirán en el nuevo Museo de Sitio que se construyó en el distrito de Túcume, ubicado a 33 kilómetros de esta ciudad, en la región Lambayeque.

Bernarda Delgado, directora del recinto cultural, manifestó que se exhibirá a los visitantes nacionales y extranjeros la osamenta de este personaje con gran parte de su ajuar funerario.

“Él fue enterrado en un fardo funerario y tenía 26 mantos no todos en buen estado (..) pero de los que hemos recuperado hay incluso el gorro del gobernante, un tocado de plumas y algunos mantos y vestidos que van a ser expuestos en la mejor forma posible”, adelantó Delgado a la Agencia Andina.

>>> Seguir Leyendo... >>>

Recordó, que Túcume es uno de los centros más importantes de la época Inca.

“El gobernante data de 1,470 años después de Cristo y fue al parecer un guerrero, pues tiene una serie de fisuras en el cráneo y en el hueso nasal. A este señor se le colocó allí como gobernante por mandato del Inca, pues tiene incluso la insignia real. Este señor representó al inca en Túcume”, aseguró.

La arqueóloga lambayecana, indicó que este guerrero inca fue descubierto en el año 1991 durante las excavaciones dirigidas por el experto Alfredo Narváez.

La especialista remarcó que en este nuevo complejo cultural, Túcume mostrará arqueología, naturaleza y comunidad.

“Creo que esto es un valor agregado importante entre los museos de nuestra región, que pasa a ser una especie de complemento en nosotros donde estamos muy contentos, porque el museo está frente a las pirámides de Túcume y tiene como principal exponente al cerro Purgatorio”, añadió.

Destacó que este nuevo museo es muy lúdico, interactivo y visual porque la gente podrá ver, leer, tocar para hacer cosas que lo hacen más atractivo frente a otros donde sólo van a observar y escuchar.

Precisó que se espera que tras la inauguración del museo prevista para agosto próximo, en los próximos tres años se duplique la afluencia de visitantes hacia este complejo cultural que anualmente alcanza más de 53,000 turistas.

Implementación museográfica

Mencionó que hace casi dos meses está trabajando un equipo de museógrafos en el tema de implementación del museo ya que la obra física ya está lista.

“Está el diseñador, el especialista en iluminación, en vitrinas, en diagramación, maquetas (…) todos trabajan de manera conjunta los que llegan cada fin de semana a coordinar las cosas que se van a colocar dentro del museo”, explicó.

Indicó, que en breve llegará todo el equipo conformado por unas siete personas para continuarán los trabajos que está dirigido por la arqueóloga-museógrafa Etna Quispe.

La funcionaria señaló que actualmente registran un avance del 60 por ciento en los trabajos de implementación museográfica y montaje que se ejecuta en el nuevo museo de Sitio de Túcume.

Mencionó que la inversión del Plan Copesco sobrepasa los 8.5 millones de nuevos soles que se suma a 1.5 millones de nuevos soles de cofinanciamiento de la Unidad Ejecutora N°005 Naylamp-Lambayeque en la construcción y equipamiento de este nuevo y moderno recinto cultural de Túcume.

El complejo arqueológico de Túcume o Valle de las Pirámides se caracteriza por sus 26 pirámides; entre las que se destacan: La Huaca del Pueblo, La Raya, El Sol y Las Estacas. Está ubicado a solo un kilómetro del pueblo de Túcume, comunidad que está muy involucrada con la conservación de su patrimonio natural y cultura.


José Ignacio López Soria: Sobre la nueva Ley Universitaria

Todo indica que nos encontramos en vísperas de una nueva ley universitaria. Para cualquier persona familiarizada con la educación superior, es evidente que la propuesta de la Comisión de Educación del Congreso obedece más a una lógica de la gestión de las universidades que a una lógica de lo universitario propiamente dicho.

La lógica de la gestión de las universidades apunta a evitar abusos y mejorar el rendimiento. Sus éxitos y fracasos se miden en términos preferentemente cuantitativos: captación de alumnos, relación profesor/alumno, tiempo empleado hasta la graduación, comparación ingresantes/titulados, ubicación laboral de sus graduados, número de escritos en revistas prestigiosas, posicionamiento en rankings internacionales, acceso a fondos concursables, infraestructura disponible, porcentaje utilizado del presupuesto, productividad económica de la inversión (para el caso de las instituciones con fines de lucro o proveedoras de sobre sueldos), etc.

Si exceptuamos lo último (la productividad económica), es bastante conocido que estamos en la cola de la cola mundial y regional, y nos lo dicen las mediciones. Nada sorprendente cuando sabemos que en educación básica nos va igual o peor.

>>> Seguir Leyendo... >>>

Poner orden y concierto es evidentemente imprescindible, pero sería castrante para la universidad y empobrecedor para la sociedad hacerlo exclusivamente desde la lógica de la gestión, como de hecho ocurre en la propuesta de ley que comentamos. Hay otro ámbito, el de la lógica de lo universitario, que la mencionada propuesta ignora.

La lógica de lo universitario no parte de una supuesta “esencia” de la universidad de la que se deriven fines y funciones. La universidad no tiene más esencia que su propia historia y es, por eso, en cuanto institución, contingente y flexible y está atravesada de conflictualidad.

Pero se distingue de otras instituciones por la peculiaridad de su implicación en la constitución de lo social. Lo propio de la universidad es contribuir a la construcción de lo social (una construcción que es permanente y variable), aportando conocimientos, tecnologías y procedimientos, cultivando las artes, fomentando diversas racionalidades, situándose en el borde de lo imaginable, promoviendo el espíritu crítico, la libertad de pensamiento y el compromiso con la justicia, constituyéndose en laboratorio intercultural, formando para el ejercicio responsable de la ciudadanía, etc.

Es cierto que le toca a la universidad proveer de profesionales al mundo laboral, pero le toca también–en la lógica de construcción de lo social– facilitar el desarrollo de liderazgos (académicos, culturales, políticos…) capaces luego de articular expectativas en formas dignas de convivencia social.

Aunque sobreabundante en reglamentación, la propuesta de ley carece del espíritu de “lo universitario”.

Fuente: Diario La República (30/4/2014)


Ceremonia de distinción Medalla de Honor Sanmarquina al Dr. Miguel Maticorena Estrada

Las siguientes son imágenes de la Televisión de San Marcos correspondientes a la ceremonia de condecoración con la Medalla Sanmarquina en el grado de Gran Cruz al Profesor Miguel Maticorena Estrada, ocurrida el 22 de mayo de 2007.



Yanina Correa: "Maticorena era de una gran generosidad"

El siguiente es un breve reportaje de homenaje y reconocimiento a Miguel Maticorena Estrada aparecido en la televisión piurana, su tierra natal. Como recuerdan, el último lunes se cumplió un mes de su fallecimiento, ocasión que se recordó con una misa y, posteriormente, una breve reunión en los ambientes del Instituto Riva Agüero de la PUCP, que siempre manifestó especial afecto al profesor Maticorena.



Álbum de Fotografías del viaje de la Comisión Consular al Río Putumayo y Afluentes

El Centro Amazónico de Antropología y Aplicación Práctica (CAAAP), Tierra Nueva, el Grupo Internacional de Trabajo sobre Asuntos Indígenas (IWGIA) y la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID) acaban de publicar un libro que es una verdadera joya. Me refiero al "Álbum de Fotografías: Viaje de la Comisión Consular al Río Putumayo y Afluentes", resultado del viaje de inspección que una comisión consular británica y estadounidense realizó en 1912 a las explotaciones caucheras de la Peruvian Amazon Company en el Putumayo. Se trata de un auténtico documento visual e histórico sin parangón. La buena noticia es que los editores han tenido la gentileza de publicar una versión digital del mismo que nos permite acceder a este maravilloso documento gráfico. En el mismo sitio de la IWGIA podemos descargar también el "Libro Azul Británico. Informes de Roger Casement y otras cartas sobre las atrocidades en el Putumayo".



Más de 60 trabajos concursan en "Narra la Independencia desde tu pueblo, tu distrito o tu ciudad"

Como ya saben todos, la fecha de recepción de trabajos para el concurso "Narra la Independencia desde tu pueblo, tu distrito o tu ciudad" venció el pasado 15 de abril, y no pudo hacerlo de manera más auspiciosa. Más de 60 trabajos están en brega. Trabajos que provienen de distintas ciudades del país lo que es una buena muestra de la amplia acogida que ha tenido el concurso. En la siguiente entrevista, José Miguel Munive conversa con Javier Torres sobre esta nueva etapa del concurso.



Alcalde de Ocucaje pide endurecer penas contra contrabando de fósiles

Ica, abr. 29. Ante el frecuente saqueo y venta en el mercado negro de piezas paleontológicas extraidas del distrito de Ocucaje, el alcalde de esta jurisdicción iqueña, Pablo Alvites, manifestó que espera el apoyo de los congresistas para endurecer las penas contra estos delitos.

El burgomaestre, dijo esperar reunirse y coordinar con los parlamentarios representantes de esa región, para ver la forma en que pueda contar con las leyes correspondientes para disuadir y evitar el saqueo del patrimonio en Ica.

"Se han llevado muchísimos fósiles y están regados en el mundo, en diversas universidades privadas y estatales, esta situación no puede continuar a vista y paciencia de las autoridades, por lo que esperamos que se endurezcan las penas", indicó.

>>> Seguir Leyendo... >>>

En tal sentido, dijo esperar que los congresistas atiendan este pedido y mejoren la legislación para proteger la riqueza paleontológica del país y contar con las herramientas necesarias para enfrentar la extracción ilegal del patrimonio en Ocucaje.

El alcalde mencionó que entre los fósiles que son saqueados frecuentemente son los restos de ballenas, moluscos y los gigantescos dientes fosilizados de tiburón prehistórico, llamado en la comunidad científica como megalodón, que son vendidos incluso a los turistas que visitan a la región a vista de las autoridades.

Destacó que también se pueden observar hallazgos de fósiles de distintas especies de ballenas que datan de hace más de tres millones de años.

Manifestó que los últimos descubrimientos paleontológicos han atraído también la atención de los saqueadores que recogen estos restos prehistóricos del desierto de manera ilegal para venderlos.

Al respecto, lamentó que hasta el momento no ha podido concretarse los proyectos necesarios para potenciar el cementerio paleontológico con el que cuentan y que sea un gran atractivo más para el turista nacional y extranjero.


En junio llegarán a Perú las primeras piezas textiles Paracas recuperadas de Gotemburgo

Lima, abr. 29. En junio próximo llegarán al Perú las primeras piezas textiles de la cultura Paracas que se encuentran en la ciudad de Gotemburgo, Suecia, y que fueron recuperadas tras un largo litigio legal, informó el viceministro de Patrimonio Cultural e Industrias Culturales, Luis Jaime Castillo Butters.

"En junio de este año viene la alcaldesa de Gotemburgo a entregarnos las 3 primeras piezas de los 89 mantos Paracas que se sustrajeron del Perú", subrayó Castillo Butters en declaraciones a la Agencia Andina.

Precisó que entre las primeras piezas que llegarán al Perú, se encuentra el famoso manto calendario Paracas "que es la pieza textil más importante que existe en el mundo".

>>> Seguir Leyendo... >>>

Dijo que estas piezas fueron sacadas del Perú en la década de los 30 por un diplomático sueco. "Son piezas absolutamente sorprendentes".

Calculó en más de un millón de dólares la inversión que hará el gobierno sueco para trasladar estas piezas al Perú.

Castillo detalló que, una vez llegados al Perú, estás piezas serían trasladados hasta el Museo de Arqueología y Antropología, en el distrito de Pueblo Libre, donde se habilitará un ambiente especial para estas piezas.

"Un cuarto especial climatizado, con humedad y temperatura controlada sino no van a sobrevivir", anotó.

Dijo que primero permanecerán en cuarentena para ver en qué grado de conservación están. Luego, se seleccionarán las mejores de estas piezas para incluirlas en la muestra de la sala Paracas.

Esta sala fue renovada hace tres meses y gracias a la puesta en punto del recinto ha aumentado considerablemente la cantidad de visitas al museo, tendencia que se espera continúe con los esperados mantos de Gotemburgo.

Castillo sostuvo que el Perú se ha ganado una reputación de ser un país que siempre pelea y litiga en defensa de sus piezas culturales que se encuentran en diversos países del mundo, principalmente en Estados Unidos e algunos países de Europa.

Informó que el Ministerio de Cultura ha elaborado unas cartillas que se distribuyen entre personas de Aduanas, tanto en el Perú como en el extranjero, a fin de advertir que el tráfico de piezas culturales es un delito que está penado por la ley.


Lambayeque: invasiones, excavaciones y actividad agrícola afectan patrimonio cultural

Chiclayo, abr. 28. Las permanentes invasiones, habilitaciones agrícolas y excavaciones ilegales que se registran actualmente en Lambayeque afectan el patrimonio monumental arqueológico que concentra esta región, advirtió el director de la Unidad Ejecutora N° 005 Naylamp-Lambayeque, Carlos Aguilar.

Agregó que tras la reciente campaña impulsada en Lambayeque para preservar el patrimonio arqueológico denominada "Defendamos nuestras huacas", que se inició en Semana Santa, se detectó de graves afectaciones al patrimonio monumental arqueológico, tras invasiones en la zona de Pampa de los Burros y Huaca de los Chinos, en el distrito de Pátapo.

También, en Huaca Quiroz, en el distrito de La Victoria; Pampas del Examen, en Cayaltí; Huaca La Tina, en Lambayeque; y en Cerro Reque, en ese mismo distrito.

>>> Seguir Leyendo... >>>

Igualmente, casos de habilitaciones agrícolas cuya ampliación de área de terreno ha dañado el sitio arqueológico de Apurlec (Motupe) y Pampas de Burros (Pátapo).

A eso se suma, la comprobación de hallazgos de excavaciones clandestinas en los sitios arqueológicos de Nueva Arica, Nanculam y Túcume.

Mencionó que estos hechos fueron comunicados a la Dirección Desconcentrada de Cultura (DDC) de Lambayeque, ente competente del Ministerio de Cultura para que se ejecuten las denuncias penales de estos casos. "Tengo entendido que ya se han realizado", anotó.

Aguilar puntualizó que en el caso de acciones de huaqueo detectados durante Semana Santa, no se ha registrado ninguna captura, pues la gente luego que vio a la policía y personal de la Unidad Ejecutora huyó dejando sus palanas, picos y otros material así como motocicletas que utilizaban para la profanación y destrucción del patrimonio cultural. Esto fue decomisado y se encuentra en poder de la Policía Nacional.

Más atentados contra el patrimonio

El funcionario refirió también, que han realizado visitas a la zona monumental de Apurlec donde han encontrado que la ampliación del área agrícola ha afectado este sitio. Similar situación ocurrió con Cerro Reque donde existe una probable afectación.

"En este tema de Reque existe un equipo de trabajo a cargo de un arqueólogo de la Unidad Ejecutora que va hacer un diagnóstico y emitirá un informe", afirmó Aguilar en diálogo con la Agencia Andina.

Mencionó que ellos han emitido un informe preliminar a la DDC-Lambayeque donde han manifestado que hasta que no se concluya con el estudio, hacen la recomendación de detener los trabajos en esa zona por parte de una empresa privada, que estaría extrayendo material de construcción de una cantera, que podría afectar la huaca.

"Si esta cantera se sigue expandiendo podría haber afectación porque el cerro está allí, y este sí es un sitio arqueológico", acotó el investigador tras precisar que de acuerdo a los informes del arqueólogo Juan Ugaz Moro, el denuncio minero se superpone al sitio arqueológico.

El funcionario indicó también, que allí existe una comunidad que está por años, que ha cercado la zona. "Entonces estamos hablando que habría afectaciones no solo de la empresa minera sino de la comunidad", añadió.

Respecto al caso de las invasiones, señaló que algunos son sitios arqueológicos y otros están en el límite del área. "Lo que hace la DDC es la denuncia correspondiente ante el Ministerio Público y luego esta instancia actúa al respecto. El Ministerio Público es un aliado estratégico para alcanzar una acción más inmediata", comentó.

Al mismo tiempo, pidió la creación en esta región, de una Fiscalía Especializada en Monumentos Arqueológicos.

Hoy se reunieron autoridades y funcionarios del Ministerio de Cultura en la segunda Mesa de Trabajo por la Defensa y Protección del Patrimonio Cultural de Lambayeque, instalada con el propósito de establecer un proceso de coordinación articulado para salvaguardar los cerca de 600 monumentos arqueológicos que guardan el legado de nuestros antepasados.

El lunes 5 de mayo se desarrollará el acto protocolar de juramentación del Comité para la Defensa y Protección del Patrimonio Cultural de Lambayeque, en esta ciudad.


Representante de pueblo asháninka recibirá Premio Ambiental Goldman en EE.UU.

Ruth Buendía Mestoquiari fue declarada "heroína del medio ambiente"

Lima, abr. 28. Ruth Buendía Mestoquiari, representante asháninka que luchó para defender el hábitat de su pueblo ante la intención de instalar dos hidroeléctricas, fue galardonada hoy como "heroína del medio ambiente" y recibió el Premio Ambiental Goldman.

Buendía Mestoquiari trabajó por la unidad de su pueblo para enfrentarse a quienes pretendían construir dos represas sin tener en cuenta que el proyecto, tal como se planteaba, hubiera desarraigado comunidades indígenas ubicadas al lado del río Ene.

Usando simulaciones digitales, la galardonada dirigente demostró cómo se inundaría el valle durante la construcción de las estructuras. Además, organizó una asamblea regional para unir a los asháninkas y defender su suelo.

>>> Seguir Leyendo... >>>

Su historia en defensa de los recursos naturales y de su pueblo la ha hecho merecedora del galardón, el más importante de su género en el ámbito mundial, ya que resalta el tesón de individuos que luchan para conseguir logros ambientales a pesar de tenerlo todo en contra.

El premio Goldman se otorga anualmente a héroes del medio ambiente provenientes de cada una de las regiones continentales habitadas del mundo. Ruth Buendía será la galardonada en la categoría correspondiente a Sudamérica y Centroamérica.

Cada uno de los seis ganadores recibirá un premio individual en efectivo de 175,000 dólares, que se entregará en una ceremonia a efectuarse en San Francisco, Estados Unidos.


Los sellos y autores que renuevan las ediciones de Historia en Chile

La creación de una nueva editorial especializada en esta disciplina autoriza una inmersión en los entresijos de los sellos que publican libros de historia. Fuera y dentro de las universidades, especializados y más genéricos, siguen pautas propias y prestadas para cubrir un ámbito. De mejor y peor manera. Por Pablo Marín

María José Correa se doctoró en 2011 por el Wellcome Trust Center para la Historia de la Medicina en University College London. Su tesis versó sobre la medicalización de la locura en Chile entre 1830 y 1925. Cerrado el procedimiento, seleccionó aspectos de este trabajo con la idea de escribir un libro que evitara al lego los rigores y la extensión de un texto doctoral.

Así nació Historias de locura e incapacidad. Santiago y Valparaíso (1857-1900). Pero mientras lo desarrollaba, la autora acariciaba otro proyecto, junto a sus colegas Aude Argouse y María Eugenia Albornoz: crear una editorial especializada en historia y, por esta vía, generar nuevas interacciones con el lector. Así nació Acto Editores y su primer libro, que se vende en tres librerías y a través de la web del sello, donde más adelante se podrá acceder al material en su integridad. La autora lo quiso de esta manera, acaso “porque no hay un mercado editorial para tesistas que los ayude a que sus trabajos circulen”. Y porque, en términos generales, piensan Correa y sus socias, “no hay mucho trabajo de edición” localmente en esta área.

>>> Seguir Leyendo... >>>

Hay paño que cortar, eso sí. Por de pronto, hay variedad de campos y de aproximaciones conceptuales y metodológicas, sin olvidar áreas que algunos aún consideran ajenas, como la biografía y las memorias. Pero también asoman particularidades en los sellos que publican, en el rol de la Academia, y en los horizontes que se presentan a los historiadores. En cuanto a los lectores, se conjetura más de lo que se sabe y hay quienes asumen, como la editora Andrea Viu (Taurus) que incluso si se busca llegar a un público amplio, los más fieles son aquellos “con experiencia lectora amplia, lectores de diarios y revistas”. Lo demás hay que averiguarlo.

En Chile se publican libros de historia, cuando menos con tiradas individuales desde 300 ejemplares y cuando más, de 1.500. De los 6.045 volúmenes publicados en Chile en 2012, según estadísticas de ISBN, un 4,5% -251 títulos- están en la categoría. Y adentro hay de todo: desde libros largamente empujados por historiadores de nota, hasta los que compilan apuradamente ponencias de algún seminario.

Nacida en 1990, Lom no tuvo su foco en cuestiones históricas durante su primera década y empezó a tenerlo para adecuarse al inesperado éxito de ventas de los dos primeros volúmenes de la Historia Contemporánea de Chile, de Gabriel Salazar y Julio Pinto (unos 15 mil ejemplares vendidos hasta la fecha). Esto llevó, hacia 2002, a formalizar el funcionamiento de su Colección Historia, incorporando al comité editorial del sello al historiador Mario Garcés y al propio Pinto. Hasta hoy, el comité recibe y preselecciona, incorporando pareceres de miembros de otros ámbitos, como Naín Nómez y Tomás Moulian. Reconocible por los trabajos de historia social y “desde abajo”, Pinto afirma que apuntan a “un público interesado en temas de impacto social, pero desde una perspectiva de pensamiento crítico”.

Con un promedio de ocho libros anuales de historia, Lom ofrece una de varias especializaciones. Otra, más laxa y más antigua, es la colección “Imagen de Chile”, de Universitaria, que con un ojo en cuestiones del siglo XX reedita de a mil ejemplares los clásicos de Eyzaguirre o Villalobos. Y una que partió en 2008 es la colección ad hoc de Ediciones U. Alberto Hurtado, donde un comité específico de historiadores examina los manuscritos que llegan. El sello tiene tres líneas de publicación (Chile contemporáneo, con énfasis en el pasado reciente y la memoria social; políticas sociales en el siglo XX chileno, y metodología y teoría de la historiografía).

El nexo entre Academia y editoriales es vital, como siempre, y no sigue caminos evidentes. Allí donde el Instituto de Historia de la UC tiene un acuerdo con Ril y no con el sello de su institución para producir obras como Historia de Chile 1891-1994, de Cristián Gazmuri, la U. de Chile dispone de un fondo para apoyar a sus académicos que deseen publicar con Universitaria. Y las Ediciones Universitarias de Valparaíso tiene estrechos lazos con el Departamento de Historia de la UCV, generando obras en campos inhabituales, como el de las perspectivas comparadas de la historia (Chile-Perú, Perú-Chile. 1820-1920).

Por su lado, las transnacionales como Santillana y Penguin Random House Mondadori, no tienen hoy colecciones y suelen importar más que producir. Mientras la segunda ha reclutado a autores como el mencionado Salazar y Alfredo Jocelyn-Holt (Mercaderes, empresarios y capitalistas e Historia general de Chile, respectivamente), la segunda se ha curtido en obras colectivas como la Historia de las mujeres en Chile. La colección negra del Fondo de Cultura Económica, en tanto, es un clásico continental que también produce localmente y a veces con rescates historiográficos de la talla de Ideas y política de la independencia chilena 1808-1833, de Simon Collier, en una nueva traducción. Se publican, en efecto, obras de extranjeros especializados en Chile (agréguense los trabajos de William Sater y Carmen McAvoy vía Centro de Estudios Bicentenario, otra editorial especializada) y también de visitas ilustres -François Dosse, Robert Rosenstone- que ceden artículos inéditos para ser publicados por sellos como el de la Universidad Finis Terrae.

Hay varios hilos en este trompo y uno no menor es el de los historiadores. El libro visibiliza al tema y al autor, concuerdan los editores. Tiene “impacto”. Pero las universidades tienen otras prioridades y, al decir de Pinto, a su vez académico Usach y UC, “se ha instalado cierta tensión entre la publicación en revistas especializadas, la que más se considera al momento de medir la productividad académica en las instituciones que albergan investigación, y la publicación de libros, que es la que más impacto político o social suele tener”.

Por cierto se ven singularidades, tantas o más que normas. Y así como hay un sello de historia militar (Legatum), en el Centro de Investigaciones Diego Barros Arana (Cidba) de la Dibam, la colección Sociedad y Cultura lleva 57 volúmenes publicados desde 1990 y hace tres años arrancó una dedicada a historia de la ciencia. Este último sello le habla más bien a académicos y estudiantes avanzados, mientras asoman títulos del Centro de Estudios Bicentenario (como Veteranos de la Guerra del Pacífico, de Carlos Méndez), que son un éxito en las ferias literarias de provincia, según reporta Cristóbal Zepeda, director editorial.

“Hay historiadores trabajando en todos los períodos de la historia chilena, y en enorme variedad de temas y enfoques”, plantea Jaime Rosenblitt, investigador y editor en el Cidba. Pero hay también cuellos de botella, como las dificultades para transmitir a la comunidad los respectivos aportes al conocimiento. Historia sigue habiendo todos los días, en todo caso. Queda ver en qué términos nos sigue convocando.

Publicado en La Tercera de Chile (Domingo 27/4/2014)


Construirán tres grandes museos con más de S/. 350 millones de inversión

Sedes estarán en las ciudades de Lima, Iquitos y Cusco

Lima, abr. 27. Tres grandes museos, que estarán ubicados en las ciudades más representativas de las tres regiones naturales del Perú, serán construidos con una inversión superior a los 350 millones de nuevos soles, a fin de albergar las riquezas de la historia peruana, se anunció hoy.

El viceministro de Patrimonio e Industrias Culturales del Ministerio de Cultura, Luis Jaime Castillo Butters, detalló que el primero de estos grandes museos se levantará en la ciudad de Lima, cerca al complejo arqueológico de Pachacamac, en el distrito de Lurín, con una inversión de 150 millones de nuevos soles y se denominará Museo Nacional.

"Ese museo de la costa va a costar por encima de los 200 millones de nuevos soles y eso saldrá del erario público", manifestó Castillo.

>>> Seguir Leyendo... >>>

Subrayó que el propósito de construir este museo es albergar todas las piezas que están almacenadas en el Museo Nacional de Antropología y Arqueología ubicado en el distrito de Pueblo Libre que, por su tamaño, ya colapsó en su propósito de exhibir todas las piezas que posee el Perú.

Otro de los recintos culturales a ser construidos será el Museo Amazónico, en la ciudad de Iquitos (Loreto), y el presupuesto para su ejecución aun está por ser definido, aunque estimó que este no será muy alto.

En cuanto a la construcción del Museo del Tahuantinsuyo, Castillo dijo que será construido, con una inversión superior a los 150 millones de nuevos soles, sobre un terreno que será adquirido por el Estado, cerca al complejo de Sacsayhuamán, en la ciudad del Cusco.

Para tal efecto, informó que la Dirección Desconcentrada de Cultura (DCCC) del Cusco ha contratado al arqueólogo Luis Lumbreras, quien lidera el proyecto para elaborar el guión museográfico.

"Estamos viendo la compra de un terreno grande que le dé mucho desahogo a las exhibiciones. La idea es reforzar el circuito que ya existe con Sacsayhuamán, Puca Pucara", subrayó.

Finalmente, el viceministro sostuvo que lo ideal sería contar con un museo que a su vez tenga cuatro sedes que representen el Contisuyo, el Antisuyo, Chinchaysuyo y Collasuyo, pero que todavía está siendo evaluado por el equipo que lidera Lumbreras.


Realizan documental sobre el mito del Incarrí según pueblo Q'ero

Lima, abr. 27. La historia del Incarrí supera el tiempo, pero corre el riesgo de que las nuevas generaciones no la conserven. Para evitarlo, se realizó un documental que rescata esta tradición oral.

“Dicen que solo la cabeza de Incarrí existe. Desde la cabeza está creciendo hacia adentro: dicen que está creciendo hacia los pies”.

Este párrafo corresponde al Mito de Incarrí, del que ya hablaba Felipe Guaman Poma de Ayala en el siglo XVI y fue mencionado en 1942 por el escritor boliviano Mario Unzueta en su novela Valle.

Es el mismo que un grupo de antropólogos recogió en la comunidad de Q’eros (Paucartambo, Cusco) en 1955 y José María Arguedas en Lucanas (Ayacucho) en 1959.

Se han llegado a identificar hasta siete versiones del mito, que según Alberto Flórez Galindo nació después de los suplicios de Atahualpa (Cajamarca, 1533) y Túpac Amaru I (Cusco , 1572).

>>> Seguir Leyendo... >>>

La sublevación de José Gabriel Condorcanqui fue tomada como la resurrección de Inkarrí, de ahí que su derrota significó una de las mayores frustraciones sufridas por el pueblo andino.

Sin embargo, este dolor se fue mutando en una alegoría de esperanza a través de la perpetuación del mito de Inkarrí.

Ha sido justamente un cineasta paucartambino quien ha querido mostrarnos la grandeza de una comunidad, la de los Q’eros, ubicada entre los Andes y la Amazonía, que supo guardar a través de cinco siglos de resistencia el mensaje subliminal de este legado cultural.

Propuesta

José Huamán Turpo, formado en el sétimo arte por estudios y experiencia, vivió durante diez años en esa comunidad para recoger el “pensamiento de vida” como ha sido calificado el mito y transformarlo en el documental Inkarrí, 500 años de resistencia del espíritu inca en el Perú, de invalorable valor étnico y estético.

Concluido 2012, después de sortear múltiples dificultades, mereció ser premiado por la ONU, Nova, Coral y Conacine (2013).

Hace poco fue presentado en el programa Indiginoris Brillance Spain en Obsidiana TV (Valencia) con gran éxito de audiencia.

Relatos

Para estructurar el documental, en el que los protagonistas son los pobladores Q’eros, José Huamán recogió diversos testimonios.

Por ejemplo, José Quispe Machacca aparece contando que “la cabeza del inca fue colocada en el nevado Huaytapallana, lugar desde donde volverán a crearse manos y pies para retornar”.

José Quispe Machacca, en la secuencia de Q’oyllority, manifiesta que los brazos y piernas de José Gabriel Condorcanqui están enterrados en ese lugar, motivo por el cual ellos peregrinan hasta el santuario.

Los esposos Luis Machacca Apaza y Juana Quispe muestran, en cambio, su preocupación porque los jóvenes están perdiendo estas milenarias tradiciones. “Sus pagos son incompletos”, dicen, “no como lo hacemos nosotros, de otra manera”.

Este proceso de aculturización se da porque la nueva generación se ve obligada a emigrar hacia Ocongate o al Cusco, debido a la falta de interés de las autoridades pertinentes para resolver sus problemas locales.

Datos

Huamán Turpo se encuentra dirigiendo varios documentales, como Aya Yupari wanakauri: espacio sagrado y origen de la cultura andina.

Cinta sobre Inkarrí fue realizada en idioma quechua (subtítulos en castellano e inglés) y dura 83 minutos.


Restaurarán templo que data de la época colonial en el valle del Colca

Arequipa, abr. 27. Trabajos de restauración y conservación se realizarán en el templo San Pedro de Alcántara, en Arequipa, con apoyo de la Autoridad Autónoma del Colca (Autocolca) y la municipalidad distrital de Cabanaconde.

El gerente de Autocolca, Freddy Jiménez, informó hoy que se transfirió 100,000 soles a la municipalidad de Cabanaconde para que ejecute los trabajos en el templo que fue construido en el siglo XVI.

El templo que data de la época colonial presenta fisuras en su estructura y torres, así como el deterioro de sus bienes muebles, señaló Freddy Jiménez.

>>> Seguir Leyendo... >>>

El funcionario indicó que esta es la tercera oportunidad que se transfiere dinero a la municipalidad de Cabanaconde para que realice trabajos de restauración y conservación en el templo del distrito.

“La inversión para restaurar el templo San Pedro de Alcántara es elevada por eso hacemos transferencias económicas cada año para avanzar por etapas el proyecto de conservación del principal centro religioso de Cabanaconde”, manifestó Freddy Jiménez.

El templo de San Pedro de Alcántara es de influencia neoclásica, posee planta de cruz latina con una sola nave y bóveda de cañón con arcos fajones, sus dos torres rematadas por cupulines flanquean la fachada principal que pose elementos decorativos de estilo mestizo.

Para llegar al distrito de Cabanaconde, en la provincia de Caylloma se requiere hacer un viaje de cinco horas partiendo de la ciudad de Arequipa por una carretera asfaltada en gran parte.


Cerca de S/. 50 mllns. demandará protección de zonas arqueológicas ante Fenómeno El Niño

Lima, abr. 25. Cerca de 50 millones de nuevos soles demandará la ejecución de una serie de obras de prevención para proteger los monumentos y zonas arqueológicas del norte del Perú, ante la pronosticado Fenómeno El Niño, estimó el Ministerio de Cultura.

El viceministro de Patrimonio Cultural e Industrias Culturales, Luis Jaime Castillo Butters, aclaró que dicho presupuesto estará distribuido entre diferentes sectores del Estado comprometidos en las tareas de prevención ante el mencionado fenómeno meteorológico.

"Se trata de obras como encausamientos de ríos, los drenajes que están colmatados en muchas partes. En esas zonas hay que limpiar los drenajes para que las aguas no se estanquen", subrayó.

>>> Seguir Leyendo... >>>

En declaraciones a la Agencia Andina, Castillo informó que el Ministerio de Cultura ha contratado los servicios del especialista en conservación en barro y codirector de la huaca de La Luna, en La Libertad, Ricardo Morales, para hacer una evaluación general ante los posibles impactos.

Indicó que, una vez concluida la evaluación que se viene realizando en las zonas arqueológicas desde Tumbes hasta Áncash, se elaborará un mapa de riesgo para ver dónde se debe actuar en base a las recomendaciones de estos especialistas.

"Hace un mes nos presentaron un primer avance de este mapa de riesgo. Lo que se ha hecho es ir con planos topográficos para visitar cada uno de estos sitios arqueológicos", anotó.

Confirmó por ejemplo que la Unidad Ejecutora Naylamp de Lambayeque cuenta con un presupuesto superior a los 8 millones de nuevos soles para obras de prevención de los monumentos arqueológicos de esa zona del norte.

Explicó que, hasta el momento, ya se han tomando medidas en las zonas arqueológicas, con el techado de ciudadelas como Chan Chan o la Huaca de La Luna, donde hay mayor cuidado ante los fenómenos climáticos.

"Calculo que, entre el dinero que hemos invertido en los proyectos de intervención y los equipos que están trabajando en este momento, habremos invertido unos 4 millones de nuevos soles", expresó.

De otro lado, dijo que, luego de inspeccionar diversos recintos arqueológicos de la región Lambayeque, se identificó a las huacas Ventarrón y Bandera como altamente vulnerables.

Aseguró que de presentarse un fenómeno leve, los monumentos si soportarían los efectos, pues asegura que oportunamente se han concretado trabajos con una cifra aproximada de 10 millones de nuevos soles.


¿De qué trata su libro? Jaime Urrutia

Pese a tratarse de una recopilación de trabajos de investigación publicados a lo largo de veinte años, casi podría asegurar que el libro que acaba de publicar Jaime Urrutia, "Aquí nada ha pasado. Huamanga siglos XVI-XX" (Lima: IEP, IFEA, CIMISEDH, 378 pp., 2014), apunta a ubicarse entre los mejores libros de historia del año. Basta solo repasar los temas y asuntos de los que se ocupan los quince ensayos reunidos para comprobar ésta y otras impresiones. Otra de ellas, la enorme presencia que la historiografía ayacuchana empieza a hacer sentir más allá de círculos estrictamente académicos y locales (y a veces ni eso, si pensamos en las cosas que investigan y publican los colegas de Arequipa, Cusco o el norte peruano y que aquí son prácticamente desconocidos). Otro mérito del libro es que Urrutia ha compilado trabajos en los que la multidisciplinariedad son su marca más distintiva, y en los que examina procesos a través de análisis de larga duración al mejor estilo braudeliano. Los dos ensayos finales dedicados al conflicto armado interno que sufrió esa región, que reafirman el compromiso del autor con la misma, cierran un libro cuya lectura se hace indispensable. Jaime Urrutia es historiador egresado formado en la Universidad Nacional San Cristóbal de Huamanga (UNSCH) y Máster en Historia por la Universidad de París I, Pantheon-Sorbone. Actualmente es investigador principal del Instituto de Estudios Peruanos. De su valiosa bibliografía merece destacarse “Huamanga: región e historia, 1530-1770” (1985), “La ciudad de Huamanga: espacio, historia y cultura” (1995), y “Formas de comunicación y toma de decisiones en comunidades campesinas” (1995).



Sobre nuestro despotismo ilustrado, otra vez

Un interesantísimo debate sobre lo que vendría a ser nuestro 'Despotismo Ilustrado' es el que se está desarrollando en el muro de Facebook de Augusto Ruiz Zevallos. No es mi intención terciar en el mismo e incidir más en un tema sobre el que ya escribí en su momento (sobre el propio Macera en dos ocasiones, aquí y aquí; y en otra cuando comenté una nota que publicó Trazegnies en El Comercio sobre "¿Para qué sirve la historia?"), pero sí me gustaría señalar tres cosas.

La primera de ellas: si hemos de ser tan comprensivos y magnánimos con Macera, seámoslo también con Trazegnies y todos los intelectuales que colgaron la toga para ponerse un mono naranja y servir muy bien a un régimen del que ya se ha dicho y escrito suficiente para saber de quién se trataba. Si Macera es un gran historiador, Trazegnies es un gran abogado y ese otro un gran ingeniero agrónomo y aquel un gran economista y así con todos con los que hay que ser indulgentes por mirar hacia otro lado mientras el país era secuestrado por una banda de ladrones y delincuentes de primerísimo nivel. Si esto es así, ¿qué sentido tuvo firmar un manifiesto como este? ¿A quién le permitimos 'retornar' y a quién no? ¿Solo los que apellidan Fujimori están proscritos? Y los que contribuyeron a lavarle la cara con su prestigio académico e intelectual ¿no? Menuda cuestión.

>>> Seguir Leyendo... >>>

Una segunda cosa es que todavía me sigue sorprendiendo cómo es que hay personas verdaderamente inteligentes que sigan separando la ética del intelectual de la del hombre. En otras palabras, que se puede ser el desvergonzado encargado del servicio de lavandería de una dictadura de las aulas para afuera siempre y cuando dentro de ellas deslumbre con su inteligencia a sus discípulos y escriba memorables estudios que todos leeremos, citaremos y recordaremos con fruición. Este es un tipo de permisividad con la que siempre me atraganto. Y me atraganto por una sencilla razón: Si alguien está mejor preparado que cualquiera de nosotros para percibir la entraña corrupta y delincuencial de un régimen, son precisamente estos intelectuales de los que se espera que se conviertan en conciencias cívicas de un país y no en corifeos de satrapas y sus cómplices.

Y la tercera, no menos importante, sobre el legado (indiscutible) de Macera. De él y su legado historiográfico se puede decir lo que en una ocasión escribí sobre su maestro, el gran Porras Barrenechea: Con Porras, los historiadores peruanos hacemos lo que el común de la gente hace con la selección peruana de fútbol de 1970: vivir de su gloria pasada. Está bien recordar los grandes libros o estudios que Macera publicó, pero más conveniente y productivo resultaría ahora, en vez de este nostálgico ejercicio memorístico, pensar y discutir los otros libros que Macera no escribió y para los que estuvo preparado mejor que nadie. De lo que sembró, ¿cuánto es lo que se ha cosechado? ¿Quiénes han escrito esos grandes libros o síntesis que Macera prefirió o eligió no escribir?

La impresión que me deja este debate es que seguimos discutiendo el pasado desde el pasado mismo. Y que el futuro de nuestra historiografía no es más que una eterna mirada nostálgica de lo que los amigos escribieron ayer y no de lo que esperamos que escriban mañana.


Charles Walker escribe sobre Miguel Maticorena

El historiador Charles Walker rinde homenaje a Miguel Maticorena Estrada en su imprescindible blog.



"Este Gobierno es el gobierno de las transnacionales"

El siguiente es un programa de casi media hora de duración que emitió el 4 de abril último la cadena internacional rusa de noticias RT Actualidad. Resulta más que sorprendente que "Perú, retrato de una contradicción", con todo sus defectos o aciertos, tenga una cobertura y enfoque noticioso mucho más amplio de lo que se ve en la televisión peruana. ¿En qué momento se jodió el Perú? Pues uno de esos momentos es tal vez en el que este tipo de reportajes desaparecieron de nuestra TV para dar paso a programas que son una apología y exaltación de la superficialidad y la estupidez. Disfrutenlo, igual que yo.



Gabo, el periodista

Llevo varios días intentando escribir una nota u obituario sobre Gabriel García Márquez que, debido a lo que él siempre recomendó sobre el periodismo y el arte de la escritura, terminan todas en la papelera de la computadora. Ayer en la noche lo intenté una vez más y en busca de inspiración divina leí, por enésima vez, “Crónica de una muerte anunciada”, subrayando en el libro lo que ya antes había sido subrayado innumerables veces. Y fue este inútil ejercicio de relevar lo importante en un libro donde hasta las comas son relevantes, lo que me reveló porque hasta ahora no lograba redondear un párrafo. Ni siquiera la entradilla. ¿Por qué escogí del estante y casi por instinto“Crónica…” y no “Cien años de soledad”?

>>> Seguir Leyendo... >>>

Una vez leí una entrevista a GGM en la que él contaba que alguien le reclamaba, en cierta ocasión que no recuerdo, que no diera opiniones políticas. “Lea ‘Cien años de soledad’”, replicó, “Ahí hay 300 páginas de opiniones políticas”. De “Crónica…” se puede decir que en poco más de cien encontramos el mejor tratado de escritura periodística que uno pueda leer. Aunque se trata de una obra literaria, está escrita con las armas y herramientas del mejor periodismo, con una economía de recursos sabiamente utilizados que es una demostración de cómo y qué debe hacer el periodista con el material que tiene, y donde demuestra que una noticia o historia bien contada (como él mismo enseñaba) es mil veces mejor que una noticia dada en primicia pero desnuda de todo. Incluso de aquello que la hace ‘noticiable’.

Es un libro que acaba con muchos mitos de cómo se cuenta o debería contar una historia. Para empezar, como todos sabemos, desde la primera línea el autor nos revela que el protagonista muere: “El día en que lo iban a matar, Santiago Nasar se levantó a las 5:30 de la mañana para esperar el buque en que llegaba el obispo…”. ¿Para qué seguir leyendo una historia de la que se nos adelanta el desenlace fatal? ¿Algo podrá evitar que Santiago Nasar muera? Aunque dos líneas más abajo el autor nos confirma el destino aciago del protagonista, este dosifica tan bien cada dato, declaración, testimonio o recuerdo de las personas que entrevista para su ‘crónica’ que, sin darnos cuenta, hemos sido arrastrados a la última página sin aliento y sin esperanza alguna de que el sino trágico de la víctima cambié. Si un periodista logra que el lector vaya, en su crónica o nota informativa, de la primera a la última línea sin pestañear o detenerse siquiera a pensar porque lo hace, es que aprendió bien las lecciones de este maravilloso libro. Después de “Crónica…”, solo “Hiroshima”, de John Hersey, me ha enseñado todo lo que todos deberíamos saber sobre el arte de contar historias ‘reales’. Quien haya leído este sobrecogedor reportaje sabrá porque me eximo ahora de toda explicación de un libro que se explica por sí mismo.

A raíz de su muerte, las notas aparecidas en la prensa mundial han ido de lo mejor a lo peor, y en donde los lugares comunes se han llevado el premio y las confesiones de amor de los lectores de última hora han competido con la estupidez de los oportunistas que nunca fallan en estos momentos. Todo esto habría enojado enormemente a GGM, con la fobia que le tenía a la huachafería y el texto mal escrito o trillado. Pero sobre todo se habría enojado sobremanera con la noticia vieja que dieron todos de que el más grande escritor en lengua castellana de nuestro tiempo había fallecido. Podría haberse muerto hace veinte o dentro de diez años, pero no había necesidad de recordarle a nadie y a seis columnas una verdad que sabíamos enteramente nuestra desde hace mucho. Y menos que todos lo querían como a alguien de la familia, porque eso era todavía más sabido.

El que se murió en realidad fue alguien mucho más importante todavía para todos, sean periodistas o no, escritores con poco o nada de talento, o simples mortales en búsqueda de instantes de felicidad que solo los buenos libros proporcionan. Fue el maestro que nos enseñó que escribir bien una novela, un cuento, una crónica o una simple carta de amor es tan primordial y esencial en la vida misma como hacer el amor, engreír a los amigos y cuidar a la familia. Si hacemos mal todo esto, mejor dedicarse a otra cosa.

Publicado en Noticias SER.pe (23/4/2014)



¿De qué trata su libro? Gérard Borras

Los dos discos que constituyen la segunda entrega de los archivos históricos de la música popular peruana en los que se han empeñado investigadores como Gerárd Borras y Fred Rohner, e instituciones como el Instituto Francés de Estudios Andinos (IFEA) y el Instituto de Etnomusicología de la PUCP (IDE-PUCP), constituyen no solo un valiosísimo aporte a la historia cultural peruana, sino también una prueba y demostración de investigación histórica y rastreo de fuentes modélicos. Esta segunda entrega, “La música popular peruana. Lima-Arequipa (1913-1917)”, rescatan una serie de grabaciones casi inéditas para muchos de nosotros y una oportunidad para reconstruir una historia que estaba construida sobre suposiciones equivocadas como advierten los editores en su estudio introductorio. Son grabaciones digitalizadas de discos de carbón con un siglo de existencia que contribuyen a reevaluar la participación del Perú en el mercado discográfico mundial. Gerárd Borras, quien nos acompaña en esta ocasión, es profesor de estudios latinoamericanos en la universidad de Rennes2, Francia. Se ha dedicado al estudio de las relaciones entre músicas populares y sociedades en América Latina y en los países andinos en particular. Ha publicado, con Fred Rohner, “Montes y Manrique. Cien años de música peruana” (Lima: IFEA, IDE-PUCP, 2010) y “Lima, el vals y la canción criolla” (Lima: IFEA, IDE-PUCP, 2012). Desde setiembre de 2012 es Director del IFEA, desde donde ha apoyado las distintas iniciativas de historiadores e investigadores peruanos.



El Top 10 de "¿De qué trata su libro?"

El 3 de mayo del 2012 iniciamos en El Reportero de la Historia una serie de vídeo entrevistas a historiadores que buscaban promover no solo sus publicaciones, sino a la historiografía peruana misma. Hoy, casi dos años después hemos realizado 47 de estos vídeos (la semana pasada entrevistamos Gérard Borras y a Jaime Urrutia, cuyos vídeos publicaremos estos días), por lo que de alguna manera se puede decir que el objetivo se ha cumplido hasta donde las circunstancias lo han permitido. Por supuesto, en un medio donde el periodismo cultural es hermano gemelo del farandulero, es mucho más lo que se tendría que hacer parta poner en vitrina el trabajo de nuestros historiadores y las investigaciones que llevan a cabo en un medio en el que, precisamente, se desalienta mucho la investigación. Por lo pronto, hemos empezado otra serie de entrevistas que involucra a los tesistas de Historia y cuyos resultados todavía no podemos augurar. Así que, para seguir moviendo el ambiente cultural de Historia, aquí les dejo el Top Ten de la serie "¿De qué trata su libro?" que a la fecha suman más de seis mil visitas. Desde aquí, mi agradecimiento a todos los historiadores que amablemente colaboraron (y colaborarán) en este proyecto.

1. Eduardo Torres Arancivia y "La voz de nuestra Historia" (906 visitas)




2. Carlos Carcelén Reluz y "Respuestas a los cambios ambientales. Lima y su entorno en el siglo XVIII" (743 visitas)




3. Scarlett O'Phelan Godoy y "Un siglo de rebeliones anticoloniales. Perú y Bolivia 1700-1783" (672 visitas)




4. Rafael Sánchez Concha Barrios y "Miradas al Perú histórico. Notas sobre el pasado peruano" (633 visitas)




5. Claudia Rosas Lauro y "Nosotros también somos peruanos. La marginación en el Perú. Siglos XVI a XXI" (583 visitas)




6. Marcel Velásquez Castro y "La mirada de los gallinazos" (559 visitas)




7. Francisco Quiroz Chueca y "De la Patria a la Nación. Historiografía peruana desde Garcilaso hasta la era del guano" (549 visitas)




8. Michael Mendieta Pérez y "Camnisas verdes en el Perú. El proyecto de Estado del etnocacerismo" (528 visitas)




9. Carmen Mc Evoy y "En el nudo del Imperio" (486 visitas)




10. José Agustín de la Puente Candamo y "La Independencia del Perú" (474 visitas)



Jacques Le Goff: Un gran estudioso de las mentalidades

Por Manuel Burga | Historiador y docente universitario

Jacques Le Goff, el gran medievalista francés, murió el pasado 1 de abril, casi a la edad de 90 años. Había nacido en Toulon, al sur de Francia, en 1924. Fue el más grande especialista en la Baja Edad Media europea.

Lo conocí de lejos cuando hice mi tesis doctoral con el entrañable profesor italiano Ruggiero Romano a inicios de los años 1970. Ruggiero y Le Goff fueron alumnos de Fernand Braudel y por esos años integraban el innovador grupo de la “Nouvelle histoire”, que renovó la revista Annales con nuevos temas y territorios de la historia. Aterricé en medio de este movimiento en 1970, pero no tenía todo el tiempo para conocer a todos ellos.

Luego tuve una beca francesa posdoctoral y en coordinación con Ruggiero Romano decidí seguir los dos seminarios de Jacques Le Goff durante el año universitario 1981-1982. Uno de ellos se desarrolló en una pequeña aula de la École Normale Superieure de la rue d’ Ulm. Fue una experiencia extraordinaria. Tenía ayudantes sobresalientes como Jean-Claude Schmitt y Michel Pastoureau, ahora grandes historiadores.

>>> Seguir Leyendo... >>>

La docencia en la École des Hautes Études en Sciences Sociales, como así se llamaba desde 1975, integraba un trabajo sistemático en el Seminario donde se presentaban avances de investigación y se escuchaba al gran historiador. Las tertulias en casa del profesor era un adicional importante. Así conocí a su familia, su esposa polaca Hanka, también me enteré que sus hijas pasaban un buen tiempo en la tierra de la madre y pude constatar que entonces Le Goff era muy cercano a Solidarinosc, el movimiento de Lech Walesa.

El ambiente de la tertulia de Romano, que me parecía poco francesa, se repetía de nuevo en la tertulia de Le Goff, porque finalmente ambos eran profesores en Francia, pero muy europeos. Trabajaba entonces, junto a Alberto Flores-Galindo, en la utopía andina. Mi tema era el nacimiento de la utopía en el siglo XVII peruano y recuerdo que en este período leí ávidamente el reciente libro de Le Goff, Naissance du Purgatoire, un extraordinario y complejo estudio sobre historia de las mentalidades cristianas que orientó definitivamente mi investigación.

El tema central en sus seminarios eran las mentalidades, su fuerza en el destino de la humanidad, en las creencias, actitudes, arte, arquitectura y las políticas públicas, pero aparecía inopinadamente siempre un gran tema de fondo, Saint Louis, la biografía del rey cristiano, el único de los reyes franceses canonizado, que ya había sido estudiado preliminarmente por Marc Bloch. En 1996, Le Goff publicó su gran libro de 1,000 páginas sobre este personaje casi mitológico de la historia francesa del siglo XIII.

Publicado en el diario El Peruano (21/4/2014)

¿Once mil mulas u once mil llamas?

Mi amigo, el historiador Jesús Cosamalón, me comentaba hace poco en Facebook que siempre cita en sus clases el discurso de Gabriel García Márquez, “La soledad de América Latina”, al recibir el Premio Nobel de Literatura como el “ejemplo de un intelectual que escribe desde América Latina, una voz que interpela al mundo desde este rincón a veces menospreciado del planeta”. Y no le falta razón. Este tal vez sea no solo el más hermoso discurso de todos los que haya escuchado la Academia sueca en los más de cien años de historia que tiene ese premio, sino además la mejor síntesis literaria e histórica de nuestro continente. Y que pese a su enorme belleza, no está exento de errores (y no precisamente ficticio).

>>> Seguir Leyendo... >>>

No quiero parecer igual de maletero que Fernando Vallejo, pero el maestro García Márquez incurre en un error (en aras del aliento poético de su texto, supongo) cuando en el mismo se refiere al rescate de Atahualpa: “Uno de los tantos misterios que nunca fueron descifrados, es el de las once mil mulas cargadas con cien libras de oro cada una, que un día salieron del Cuzco para pagar el rescate de Atahualpa y nunca llegaron a su destino”. ¿Once mil mulas? ¿No habrán sido once mil llamas?

Como saben, la mula, o el mulo, es el hibrido del asno y la yegua (como el burdégano lo es de un caballo y una burra, menos usuales), y ambas especies son, la mayoría de veces, estériles. Un dato nada baladí para la anécdota que señala GGM. Para cuando Atahualpa es apresado, y luego traicionado y ejecutado por sus captores en Cajamarca, el uso de las mulas para transporte no estaba tan extendido en la región andina. Si bien es cierto que el caballo, según los estudios más serios, tiene su origen en Norteamérica hace 50 millones de años, desde donde se extendió al resto del continente y de ahí hacia Eurasia y África, se extinguió en América hace diez mil años por razones en las que aún no ponen de acuerdo los estudiosos y fueron reintroducidos por los conquistadores españoles en el siglo XVI. Así, para el año de la muerte de Atahualpa, 1533, resulta casi imposible que hubiera ‘once mil mulas’ en el Cusco que transportaran el oro y plata del rescate.

Más aún, la sustitución de la llama por la mula para el transporte de mercadería es mucho más tardía. En 1545 el descubrimiento de las minas de plata de Potosí demanda un mercado de mercancías tan grande que el sistema de transporte y arrieraje con mulas (más fuertes que las llamas, que en promedio transportan entre 35 y 40 kilos frente a los casi cien que podían cargar las mulas) empieza a tomar un auge e importancia inusitados en el sur andino. Para fines del siglo XVI y principios del XVII, el sistema de arrieraje con mulas ya está extendido por toda el área andina y en manos, como señala Luis Miguel Glave, de mestizos. Otro dato que tampoco resulta menos importante. Túpac Amaru es, como sabemos un importante arriero y casi todos sus familiares, líderes de la rebelión, están inmersos en el negocio. Durante el juicio a los jefes de la rebelión, cuatro de los seis arrieros juzgados resultan familiares del cacique de Tungasuca. Juan José Vega conjeturaba que la actividad de arrieraje (el poder desplazarse de un lado a otro sin despertar las sospechas de las autoridades) de los rebeldes fue fundamental para la organización y desarrollo de la gran rebelión.

Por cierto, no quiero dejar pasar otra observación nimia respecto a lo que menciona GGM: él dice que las mulas transportaban ‘cien libras’ de oro cada una. Una simple conversión de libras a kilos convierte esas cien libras en 45 kilos, el promedio de carga de una llama (los ‘carneros de la tierra’, como las llaman los cronistas indianos).

El arrieraje fue una actividad económica tan importante y lucrativa que no es de extrañar que constituya uno de los capítulos más fascinantes de la historia de América del que se han ocupado los historiadores en diversas ocasiones y que, en esencia, es la historia del transporte colonial y de la transformación de la sociedad y economía andina tras la irrupción de Occidente. El clásico estudio de Luis Miguel Glave, “Trajinantes, caminos indígenas en el Perú colonial” (Lima: Instituto de Apoyo Agrario, 1989), o el de Jesús Contreras sobre “Los arrieros de Carmen Alto: notas sobre la articulación económica de Ayacucho” (Barcelona: Boletín Americanista, 1987), son dos de los ejemplos que se me vienen ahora mismo a la memoria. Jaime Urrutia, en el reciente libro que acaba de publicar y que reúne sus estudios sobre Huamanga, “Aquí nada ha pasado. Huamanga, siglo XVI-XX” (Lima: IEP, 2014), también le dedica un capítulo a la relación de los arrieros huamanguinos con los comerciantes de Lima y de otras regiones, lo que destaca la importancia de esta actividad. Hay, también, un excelente trabajo de Viviana Conti y Gabriela Sica (aparecido en “Nuevo Mundo Mundos Nuevos”) sobre el sistema de arrieraje en el noroeste argentino que merece una lectura atenta.

En conclusión, la mula, completamente desconocido por los incas, fue introducida en el área andina por los conquistadores españoles como una manera de potenciar el sistema de transporte para sus actividades productivas y comerciales una vez que empezó asentarse el sistema económico colonial. Debieron ser llamas y no mulas esos once mil animales que transportaban el oro del rescate y que nunca llegaron a su destino, para desgracia de Atahualpa.


"Maneras de ser periodista", de Julio Camba

Había ido a pagar la pensión de la universidad de mi hijo y dispuesto a utilizar bien lo poco que resta de mi sueldo luego de pagar una mensualidad que me está produciendo una ulcera encima de la que ya tengo, cuando decidí entrar a la librería del campus y darle buen uso al sencillo que quedaba en mis bolsillos.

Pensé en comprar el reciente libro de Pablo Ortemberg sobre los “Rituales del poder en Lima”, o la “Historia de la Arqueología en el Perú del siglo XX” que acaba de publicar el IFEA, pero el precio de ambos superaba lo disponible. Enrumbé hacia los estantes de novedades literarias, pero ahí los precios son todavía más prohibitivos que los de Historia. Estaba ya por darme por vencido cuando una casi indiferente revisión de los anaqueles de periodismo me llevó a uno de los descubrimientos literarios más importantes que haya hecho en los últimos años. Apretujado entre textos sobre el periodismo del siglo XXI (que de nuevo ya no tiene nada) y las crónicas reunidas de Monsiváis y Jon Lee Anderson, estaba el librito de un autor del que nunca había leído nada y escuchado muy poco: Julio Camba.

>>> Seguir Leyendo... >>>

En “Maneras de ser periodista”, Francisco Fuster, el editor, reúne una treintena de artículos de este periodista español que, me entero, fue una celebridad en su tiempo. Maestro del artículo breve, irónico con elegancia tanto como con inteligencia, un demoledor sin pretensiones que utilizaba frases como mandobles, Camba ha sido toda una revelación para mí. Un escritor de esos que uno descubre una vez en la vida y en el momento preciso. Y no me refiero a la edad de uno (porque, valgan verdades, yo ya estoy doblando la esquina), sino al momento en que uno sabe que escribe porque es lo único que le da sentido a algunas cosas que ya no tienen sentido como es el seguir escribiendo, por ejemplo. Dato curioso porque lo primero que uno lee de él es que Camba no se tomaba muy en serio su propia profesión de periodista (los artículos reunidos, pueden dar fe de ello), pero hay que ver como sienta cátedra en cada uno de los textos que, sobre el oficio, escribe con sencillez, precisión y mucho humor. Y honestidad. Camba es tan honesto que es capaz de decir que escribe para ganarse el pan y que, con ese fin, convierte cualquier asuntillo o tema en una columna o artículo, pero con la seriedad y la pulcritud de quien se sabe leído y admirado por miles (“Los cafés deben ser amenos; los periódicos deben ser entretenidos”). Y además con una brevedad que asombra que resuelva el asunto del que se ocupa en un par de líneas.

Esta brevedad, que es su marca distintiva y que lo consagró en su tiempo, no por ello deja de ser menos penetrante, aguda y corrosiva. Una economía de palabras y recursos en la que el desenfado y la irreverencia son su mejor reemplazo. Y en donde el talento del periodista se aprecia desde el titular mismo (“Anatomía de la inspiración”) o la primera línea (“El calamar se parece al periodista en dos cosas fundamentales: en que puede tomar a voluntad el color que más le convenga y en que se defiende con la tinta”).

Ahora que lo pienso bien (y que confirmó buscando el libro), recuerdo que sí he leído a Camba. Lo leí en la antología del artículo español del siglo XX que Justino Sinova publicó hace un tiempo. Pero es un artículo que, pese a todas sus señas de identidad personales, no llega a la altura de los incluidos en “Maneras de ser periodista”. Y es que es uno de asunto político. Y si en algo destacó Camba fue en el artículo costumbrista, en el relato de viaje y el texto autobiográfico. La política, por lo visto, no le iba bien cuando de escribir se trataba. O tal vez sí, pero el que eligió Sinova es el que menos favor le hace. Como menos favor le hace seguir escribiendo sobre él y no empezar, de nuevo, este maravilloso librito que me devolvió la alegría luego de rumiar problemas sin importancia que Camba, seguramente, habría utilizado para escribir una deliciosa columna.


Jueves Historiográficos: "La América Latina de Eric Hobsbawm", por Paulo Drinot

Organizado por la especialidad de Historia de la Facultad de Letras y Ciencias Humanas de la PUCP, el pasado jueves 10 de abril se realizó la primera sesión de los Jueves Historiográficos que estuvo a cargo del historiador Paulo Drinot Ph.D., quién ofreció la charla magistral sobre “La América Latina de Eric Hobsbawm”. El siguiente es el registro en vídeo del evento.



Arqueólogo Walter Alva destaca reducción de tráfico de bienes culturales

Chiclayo, abr. 19. El director del Museo Tumbas Reales de Sipán, Walter Alva, afirmó que se está reduciendo gradualmente el tráfico de piezas arqueológicas en el Perú, debido a que las leyes vigentes son más drásticas.

“Existen convenios internacionales y además la comunidad está tomando conciencia de que destruir nuestro patrimonio es destruir nuestra historia”, aseguró en diálogo con la Agencia Andina.

También el tráfico de bienes culturales está siendo controlado por el actuar de la Policía y, a nivel internacional, el coleccionismo de piezas arqueológicas ha disminuido, subrayó.

>>> Seguir Leyendo... >>>

"El Perú ha tenido casos de escándalos internacionales y de recuperaciones que han sentado precedente”, sostuvo Alva.

El arqueólogo remarcó la toma de conciencia de la comunidad nacional e internacional ante el saqueo o huaqueo, que, anotó, significa destruir nuestra historia. "Coleccionar significa recabar los despojos de este saqueo”, comentó.

Resaltó que existen convenios y acuerdos con otros países y sobre todo existe algo que ya se puede considerar el desprestigio del coleccionismo.

“Antes era prestigioso coleccionar piezas arqueológicas pero ahora se está viendo que quiénes coleccionan estas piezas propician el saqueo, en la misma medida que quien compra objetos robados, propicia el delito”, enfatizó.

Alva recordó que el Perú ha registrado en los últimos años casos emblemáticos de la devolución de piezas arqueológicas, como el protector coxal del Señor de Sipán, saqueado por profanadores de tumbas.

“Que eso vuelva al Perú después de una incautación policial en otros países, ya es un caso disuasivo”, refirió.


Discurso de Gabriel García Marquez en el IV Congreso de la Lengua española

Discurso de Gabriel García Márquez durante el homenaje que recibió en Cartagena (Colombia) el año 2007 durante el IV Congreso de la Lengua española y en el que revela detalles inéditos y divertidos acerca del proceso de escritura de "Cien Años de Soledad".



Podcast: La soledad de América Latina

Audio del Discurso de Gabriel García Márquez al recibir el Premio Nobel de Literatura de 1982.



Archivo Periodístico: Gabriel García Márquez en conferencia de prensa tras concedérsele el Nobel

Recorte de prensa del diario El Espectador de Colombia del 21 de octubre de 1982, un día después de concedérsele el Premio Nobel de Literatura de 1982 a Gabriel García Márquez.



La soledad de América Latina

Discurso de Gabriel García Márquez al recibir el Premio Nobel de Literatura de 1982.

Antonio Pigafetta, un navegante florentino que acompañó a Magallanes en el primer viaje alrededor del mundo, escribió a su paso por nuestra América meridional una crónica rigurosa que sin embargo parece una aventura de la imaginación. Contó que había visto cerdos con el ombligo en el lomo, y unos pájaros sin patas cuyas hembras empollaban en las espaldas del macho, y otros como alcatraces sin lengua cuyos picos parecían una cuchara. Contó que había visto un engendro animal con cabeza y orejas de mula, cuerpo de camello, patas de ciervo y relincho de caballo. Contó que al primer nativo que encontraron en la Patagonia le pusieron enfrente un espejo, y que aquel gigante enardecido perdió el uso de la razón por el pavor de su propia imagen.

>>> Seguir Leyendo... >>>

Este libro breve y fascinante, en el cual ya se vislumbran los gérmenes de nuestras novelas de hoy, no es ni mucho menos el testimonio más asombroso de nuestra realidad de aquellos tiempos. Los Cronistas de Indias nos legaron otros incontabels. Eldorado, nuestro país ilusorio tan codiciado, figuró en mapas numerosos durante largos años, cambiando de lugar y de forma según la fantasía de los cartógrafos. En busca de la fuente de la Eterna Juventud, el mítico Alvar Núñez Cabeza de Vaca exploró durante ocho años el norte de México, en una expedición venática cuyos miembros se comieron unos a otros, y sólo llegaron cinco de los 600 que la emprendieron. Uno de los tantos misterios que nunca fueron descifrados, es el de las once mil mulas cargadas con cien libras de oro cada una, que un día salieron del Cuzco para pagar el rescate de Atahualpa y nunca llegaron a su destino. Más tarde, durante la colonia, se vendían en Cartagena de Indias unas gallinas criadas en tierras de aluvión, en cuyas mollejas se encontraban piedrecitas de oro. Este delirio áureo de nuestros fundadores nos persiguió hasta hace poco tiempo. Apenas en el siglo pasado la misión alemana encargada de estudiar la construcción de un ferrocarril interoceánico en el istmo de Panamá, concluyó que el proyecto era viable con la condición de que los rieles no se hicieran de hierro, que era un metal escaso en la región, sino que se hicieran de oro.

La independencia del dominio español no nos puso a salvo de la demencia. El general Antonio López de Santana, que fué tres veces dictador de México, hizo enterrar con funerales magníficos la pierna derecha que había perdido en la llamada Guerra de los Pasteles. El general Gabriel García Morena gobernó al Ecuador durante 16 años como un monarca absoluto, y su cadáver fue velado con su uniforme de gala y su coraza de condecoraciones sentado en la silla presidencial. El general Maximiliano Hernández Martínez, el déspota teósofo de El Salvador que hizo exterminar en una matanza bárbara a 30 mil campesinos, había inventado un péndulo para averiguar si los alimentos estaban envenenados, e hizo cubrir con papel rojo el alumbrado público para combatir una epidemia de escarlatina. El monumento al general Francisco Morazán, erigido en la plaza mayor de Tegucigalpa, es en realidad una estatua del mariscal Ney comprada en Paris en un depósito de esculturas usadas.

Hace once años, uno de los poetas insignes de nuestro tiempo, el chileno Pablo Neruda, iluminó este ámbito con su palabra. En las buenas conciencias de Europa, y a veces también en las malas, han irrumpido desde entonces con más ímpetus que nunca las noticias fantasmales de la América Latina, esa patria inmensa de hombres alucinados y mujeres históricas, cuya terquedad sin fin se confunde con la leyenda. No hemos tenido un instante de sosiego. Un presidente prometeico atrincherado en su palacio en llamas murió peleando solo contra todo un ejército, y dos desastres aéros sospechosos y nunca esclarecidos segaron la vida de otro de corazón generoso, y la de un militar demócrata que había restaurado la dignidad de su pueblo. Ha habido 5 guerras y 17 golpes de estado, y surgió un dictador luciferino que en el nombre de Dios lleva a cabo el primer etnocidio de América Latina en nuestro tiempo. Mientras tanto, 20 millones de niños latinoamericanos morían antes de cumplir dos años, que son más de cuantos han nacido en Europa desde 1970. Los desaparecidos por motivos de la represión son casi 120 mil, que es como si hoy no se supiera donde están todos los habitantes de la cuidad de Upsala. Numerosas mujeres encintas fueron arrestadas dieron a luz en cárceles argentinas, pero aun se ignora el paradero y la identidad de sus hijos, que fueron dados en adopción clandestina o internados en orfanatos por las autoridades militares. Por no querer que las cosas siguieran así han muerto cerca de 200 mil mujeres y hombres en todo el continente, y más de 100 mil perecieron en tres pequeños y voluntariosos países de la América Central, Nicaragua, El Salvador y Guatemala. Si esto fuera en los Estados Unidos, la cifra proporcional sería de un millón 600 muertes violentas en cuatro años.

De Chile, pais de tradiciones hospitalarias, ha huído un millón de personas: el 12 % por ciento de su población. El Uruguay, una nación minúscula de dos y medio millones de habitantes que se consideraba como el pais más civilizado del continente, ha perdido en el destierro a uno de cada cinco ciudadanos. La guerra civil en El Salvador ha causado desde 1979 casi un refugiado cada 20 minutos. El país que se pudiera hacer con todos los exiliados y emigrados forzosos de América Latina, tendría una población más numerosa que Noruega.

Me atrevo a pensar, que es esta realidad descomunal, y no sólo su expresión literaria, la que este año ha merecido la atención de la Academia Sueca de las Letras. Una realidad que no es la del papel, sino que vive con nosotros y determina cada instante de nuestras incontables muertes cotidianas, y que sustenta un manantial de creación insaciable, pleno de desdicha y de belleza, del cual este colombiano errante y nostálgico no es más que una cifra más señalada por la suerte. Poetas y mendigos, músicos y profetas, guerreros y malandrines, todas las criaturas de aquella realidad desaforada hemos tenido que pedirle muy poco a la imaginación, porque el desafío mayor para nosotros ha sido la insuficiencia de los recursos convencionales para hacer creíble nuestra vida. Este es, amigos, el nudo de nuestra soledad.

Pues si estas dificultades nos entorpecen a nosotros, que somos de su esencia, no es difícil entender que los talentos racionales de este lado del mundo, extasiados en la contemplación de sus propias culturas, se hayan quedado sin un método válido para interpretarnos. Es comprensible que insistan en medirnos con la misma vara con que se miden a sí mismos, sin recordar que los estragos de la vida no son iguales para todos, y que la búsqueda de la identidad propia es tan ardua y sangrienta para nosotros como lo fué para ellos. La interpretación de nuestra realidad con esquemas ajenos sólo contribuye a hacernos cada vez más desconocidos, cada vez menos libres, cada vez más solitarios. Tal vez la Europa venerable sería más comprensiva si tratara de vernos en su propio pasado. Si recordara que Londres necesitó 300 años para construirse su primera muralla y otros 300 para tener un obispo, que Roma se debatió en las tinieblas de la incertidumbre durante 20 siglos antes de que un rey etrusco la implantara en la historia, y que aun en el siglo XVI los pacíficos suizos de hoy, que nos deleitan con sus quesos mansos y sus relojes impávidos, ensangrentaron a Europa como soldados de fortuna. Aun en el apogeo del Renacimiento, 12 mil lansquenetes a sueldo de los ejércitos imperiales saquearon y devastaron a Roma, y pasaron a cuchillo a ocho mil de sus habitantes.

No pretendo encarnar las ilusiones de Tonio Kröger, cuyos sueños de unión entre un norte casto y un sur apasionado exaltaba Thomas Mann hace 53 años en este lugar. Pero creo que los europeos de espíritu clarificador, los que luchan también aquí por una patria grande más humana y más justa, podrían ayudarnos mejor si revisaran a fondo su manera de vernos. La solidaridad con nuestros sueños no nos hará sentir menos solos, mientras no se concrete con actos de respaldo legítimo a los pueblos que asuman la ilusión de tener una vida propia en el reparto del mundo.

América latina no quiere ni tiene por qué ser un alfil sin albedrío, ni tiene nada de quimérico que sus designios de independencia y originalidad se conviertan en una aspiración occidental. No obstante, los progresos de la navegación que han reducido tantas distancias entre nuestras Américas y Europa, parecen haber aumentado en cambio nuestra distancia cultural. ¿Por qué la originalidad que se nos admite sin reservas en la literatura se nos niega con toda clase de suspicacias en nuestras tentativas tan difíciles de cambio social? ¿Por qué pensar que la justicia social que los europeos de avanzada tratan de imponer en sus países no puede ser también un objetivo latinoamericano con métodos distintos en condiciones diferentes? No: la violencia y el dolor desmesurados de nuestra historia son el resultado de injusticias seculares y amarguras sin cuento, y no una confabulación urdida a 3 mil leguas de nuestra casa. Pero muchos dirigentes y pensadores europeos lo han creído, con el infantilismo de los abuelos que olvidaron las locuras fructíferas de su juventud, como si no fuera posible otro destino que vivir a merced de los dos grandes dueños del mundo. Este es, amigos, el tamaño de nuestra soledad.

Sin embargo, frente a la opresión, el saqueo y el abandono, nuestra respuesta es la vida. Ni los diluvios ni las pestes, ni las hambrunas ni los cataclismos, ni siquiera las guerras eternas a través de los siglos y los siglos han conseguido reducir la ventaja tenaz de la vida sobre la muerte. Una ventaja que aumenta y se acelera: cada año hay 74 millones más de nacimientos que de defunciones, una cantidad de vivos nuevos como para aumentar siete veces cada año la población de Nueva York. La mayoría de ellos nacen en los países con menos recursos, y entre estos, por supuesto, los de América Latina. En cambio, los paises más prósperos han logrado acumular suficiente poder de destrucción como para aniquilar cien veces no sólo a todos los seres humanos que han existido hasta hoy, sino la totalidad de los seres vivos que han pasado por este planeta de infortunios.

Un día como el de hoy, mi maestro William Faulkner dijo en este lugar: "Me niego a admitir el fin del hombre". No me sentiría digno de ocupar este sitio que fue suyo si no tuviera la conciencia plena de que por primera vez desde los orígenes de la humanidad, el desastre colosal que él se negaba a admitir hace 32 años es ahora nada más que una simple posibilidad científica. Ante esta realidad sobrecogedora que a través de todo el tiempo humano debió de parecer una utopía, los inventores de fábulas que todo lo creemos nos sentimos con el derecho de creer que todavía no es demasiado tarde para emprender la creación de la utopía contraria. Una nueva y arrasadora utopía de la vida, donde nadie pueda decidir por otros hasta la forma de morir, donde de veras sea cierto el amor y sea posible la felicidad, y donde las estirpes condenadas a cien años de soledad tengan por fin y para siempre una segunda oportunidad sobre la tierra.

Fuente: Sitio Oficial de la Fundación Nobel