Denuncian que incendio habría destruido las colecciones arqueológicas del Museo de San Marcos

El incendio en el Colegio Real, local de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos sigue dando que hablar, y de qué manera. El día de hoy, en la página de Salvemos San Marcos, se hizo pública la denuncia de que el fuego destruyó las colecciones arqueológicas de la Sierra Central del Museo de Arqueología y Antropología de esta casa de estudios, información que ya habíamos recibido por correo electrónico. De este modo, se descarta, como ha sido hasta ahora la posición de las autoridades de la Universidad, de que la pérdidas registradas se reducían al edificio (como si esto en sí mismo no fuera ya una tragedia de dimensiones inconmensurables).

>>> Seguir Leyendo... >>>

Según la denuncia recibida, el escueto comunicado del Rectorado descarta que el siniestro haya destruido la documentación del Archivo Histórico Domingo Angulo, pero no dice nada sobre la otra gran perdida que habría sufrido la Universidad: gran parte de las colecciones arqueológicas de su Museo de Arqueología de San Marcos, materiales que incluían, cerámicas, textiles, restos óseos, textiles, etc. Es este material el que, precisamente, aparece en las fotografías que publicamos el día de ayer del fotógrafo Dante Piaggio, del diario El Comercio, y de la publicación Sinsentido Crítico. El material estaba contenido en las cajas quemadas y humedecidas por el agua arrojada por los bomberos que se ve en las imágenes. Las cajas en cuestión contenían las colecciones arqueológicas del Museo de diversos investigadores nacionales y extranjeros a lo largo de muchos años.

Según se nos ha comunicado, han pasado casi dos días del hecho y no se está haciendo nada para investigar la gravedad de estas pérdidas. Según fuentes de Salvemos San Marcos, la pérdida de la colección arqueológica habría sido una negligencia directa de la actual administración del Museo de Arqueología ya que estos materiales estaban fuera del depósito de colecciones y arrumados en el pasadizo donde justamente fue el incendio. Según estas misma fuente, el Rectorado no quiere que personal especializado del Museo haga el registro y evaluación de las pérdidas, sino que ha encargado el mismo a un geógrafo que funge de secretario del Museo de Arqueología. De ser cierta esta denuncia, se corre el riesgo de que la decisión tomada por el rectorado y avalada por la dirección del museo termine por hacer desaparecer, de manera irreparable, información importantísima sobre nuestro pasado.

No hay que olvidar que esta misma gestión de la UNMSM es la que hace dos años intentó convertir el Centro Cultural (ex Casona del parque Universitario) en aulas para la Facultad de Derecho, convirtiendo sus salas de exposición en salones de clase e instalando 20 baños químicos en sus históricos patios.


0 comentarios:

Publicar un comentario