Arqueólogo Walter Alva Alva recibe nuevo reconocimiento internacional

Chiclayo, set. 08. El arqueólogo peruano Walter Alva Alva recibió una nueva distinción que reconoce su trayectoria como investigador. Fue durante una ceremonia especial donde recibió el Premio Esteban Campodónico en el área de Actividad Destacada, se informó.

El premio reconoce su meritoria labor profesional en sus más de 40 años de ininterrumpido trabajo al servicio al país, brindando sus aportes en la investigación arqueológica y por su invalorable contribución a la historia y la cultura, con el descubrimiento de la tumba intacta del Señor de Sipán.

También, por la puesta en valor de una porción importante del patrimonio arqueológico del Perú, llevando el nombre del país al mundo entero.

>>> Seguir Leyendo... >>>

Durante la ceremonia de premiación, el rector de la Universidad de Piura, Sergio Balarezo, destacó que este “reconocimiento se otorga, precisamente, en una década en la que se han multiplicado las acciones y actividades que buscan la revalorización del rol de la historia, la arqueología y ciencias afines, en la construcción del desarrollo de un país o de cualquier región”.

Asimismo, resaltó la importancia del conocimiento del pasado para construir una identidad, así como a la recuperación y protección del patrimonio cultural en sus diversas manifestaciones.

La doctora Ruth Shady, ganadora también del Premio Campodónico en el 2007, resaltó la capacidad de gestión del investigador Walter Alva, así como dedicación por el rescate de la cultura moche.

“Se ha preocupado no solo poner la Historia de Sipán en un ambiente con la arquitectura y tecnología acordes con su importancia sino que ha gestionado la capacitación de especialistas en la conservación de los materiales recuperados de las tumbas, mediante convenios interinstitucionales. Cabe destacar el esfuerzo que ha realizado por resaltar los valores de la cultura Moche en el Perú y en el mundo. Por toda la dedicación y trabajo profesional ininterrumpido que ha contribuido significativamente al conocimiento de la historia andina, al reconocimiento nacional y mundial de los valores sociales y culturales, y al desarrollo de Lambayeque y el Perú (…)”, aseveró.

Por su parte, Walter Alva agradeció la designación del premio a la Fundación Clover, la Universidad de Piura; así como a su familia, colegas y amigos que lo han acompañado a lo largo de su trayectoria profesional.

“Los hombres y nuestras acciones somos producto de la sociedad, entorno y circunstancias. Cuando recibimos un galardón como este premio, resulta justo y grato, reconocer y agradecer a todas aquellas personas que nos formaron, apoyaron y acompañaron en la aventura de la vida, sus retos y tareas cumplidas”.

Al finalizar la ceremonia, el presidente de la Fundación Clover, Ralph Coti, destacó el trabajo del galardonado a través del cuidado e impacto de la arqueología nacional.

“El trabajo del doctor Alva con el Señor de Sipán ha sido la llave que abrió un cofre de tesoros, una caja fuerte de información, sobre la cultura Moche, y se convirtió así en el pionero que abrió sendas para sucesivos arqueólogos interesados en descubrir nueva información sobre el Perú prehispánico”, afirmó.

A la ceremonia asistieron Emilio Arizmendi Echecopar, vice gran canciller de la Universidad de Piura; Ralph Coti, presidente del Consejo directivo del Premio Esteban Campodónico Figallo y director de la Fundación Clover de Nueva York; y Jorge Muñoz, alcalde de Miraflores; además de los miembros del jurado del Premio Campodónico y ganadores de ediciones anteriores.

Sobre el Premio

El Premio Esteban Campodónico, organizado por la Fundación Clover de Nueva York y la Universidad de Piura (UDEP), se entrega cada año desde 1995 cumpliendo la voluntad testamentaria del médico Esteban Campodónico (1866-1938), quien nació en Italia y radicó desde muy joven en el Perú, donde se formó como médico y ejerció con espíritu filantrópico su profesión y actividad social e intelectual.

Su objetivo es reconocer y estimular a instituciones o personas que destacan por sus aportes significativos a la sociedad peruana y en beneficio de ella.

Sobre el ganador

Walter Alva ha destacado en el campo de la arqueología, brindando aportes con su trabajo a la investigación, defensa del patrimonio cultural, difusión, educación y proyección social con proyectos de carácter científico, museográfico y de apoyo social para la cultura nacional.

El trabajo del investigador peruano desde la década de 1980 permitió a la Arqueología Peruana tener un desarrollo científico importante, a mirar el potencial turístico de nuestros recursos arqueológicos y sobre todo a despertar en la población un sentimiento de respeto, admiración e identidad con nuestros antepasados; hechos que sólo se consiguen con un trabajo cubierto de pasión y vocación.

En 1977 asumió el cargo de director del Museo Brüning de Lambayeque. Realizó excavaciones arqueológicas en las Salinas de Chao (1977), en el valle de Zaña (1977-1978), en el Morro Eten (1979) y en Purulén (1983). Pero sería el descubrimiento de las Tumbas Reales en Sipán lo que le daría fama universal.


0 comentarios:

Publicar un comentario